Escribe una reseña

Perdida, entre tu amor y tu sombra

Todos los derechos reservados ©

Sinopsis

Ella creció en el "Círculo" un lugar donde los hombres y mujeres de la alta sociedad cumplen sus más oscuras fantasías y perversos deseos. Lleva el nombre de Zafiro, la prostituta más aclamada del lugar y ha olvidado el suyo: Leah. Zafiro solo ha conocido la bondad en Héctor, quien la ayuda a escaparse del "Círculo", sin prepararla para todo lo que vivirá cuando se encuentre afuera. Malo, es un hombre impulsivo, mimado y ególatra, al que solo le interesa disfrutar de los placeres de la vida, hasta que una noche conoce a Zafiro y se ve enfrentado a un mundo de oscuridad y dolor que no sabía que existía y en el que nunca hubiese querido estar, pero con el que está íntimamente relacionado. Zafiro y Malo se enamoran, solo que son diferentes, vienen de mundos dferentes y se ven enfrentados a luchar por su amor, en medio de las sombras, unas sombras donde pierden lo más importante de sus vidas, una Estrella, una vida inocente, un alma pura. ¿Podrán Malo y Leah vencer las sombras y disfrutar del amor? ¿Juntos? ¡Acompañalos a descubirlo!

Genero:
Erotica / Drama
Autor/a:
HanaCR
Estado:
Completado
Capítulos:
37
Rating:
4.0
Clasificación por edades:
18+

Prólogo



— ¡Tienes que irte ya! No hay tiempo que perder — Le dice el hombre mirándola fijamente. Han logrado salir por la parte trasera del club, donde los meseros botan la basura y ha sido una verdadera odisea — ¡Vete! — grita el hombre — Vete y no mires atrás.

— ¡Héctor! — ella le habla con el corazón lleno de tristeza — ¡No me dejes! Héctor ¡Por favor! No me dejes sola — la chica se arrodilla frente a él, sus manos rodean las piernas del alto hombre, llora y sus lágrimas se desbordan sin control.

— Vete Zafiro ¡Vete! ¡Ahora! — el hombre intenta alejarla, empujarla, pero la chica sigue aferrada a él, se escuchan pasos que se acercan, él sabe que ella debe marcharse.

— Dijiste que vendrías conmigo — se aferra con más fuerza a él — Por favor, no puedo seguir sin ti Héctor, no me hagas esto — inconsolable, la chica se pone de pie, besa los labios y las manos del hombre, la desesperación es presa de ella y el miedo invade cada uno de sus huesos, de su ya débil cuerpo.

— ¡Vete, amor mío! Saber que eres libre será lo único que llenará mis días — El hombre piensa que no van a lograrlo, si ella no se marcha inmediatamente — Zafiro, escúchame — Toma la cara de la chica entre sus manos — Nunca voy a dejar de amarte, eres el amor de mi vida, pero verte aquí encerrada y siendo el objeto de placer de otros, me mata, prefiero no verte y saber que eres libre — La empuja lo más fuerte que es capaz de hacer, sin llegar a lastimarla — ¡Vete! — su voz contenida, asusta a la chica.

— Héctor, yo ... — En su desesperación, ella se siente incapaz de hablar y expresar lo que su alma guarda con celo.

— ¡Vete! — la puerta se cierra y ella impotente ve partir al amor de su vida, sin haberle dicho jamás que lo amaba.

Siente que su corazón se parte en mil pedazos, corre sin detenerse ni mirar atrás, a buen resguardo lleva el único documento que Héctor logró rescatar para ella.
Se siente abandonada y traicionada, Héctor le prometió que se marcharían juntos, que se amarían fuera de ese perverso mundo que había consumido sus vidas. Ahora se encontraba sola, cansada y con hambre.

No había dormido, porque había pasado toda la noche trabajando, atendiendo clientes cada vez más exigentes, no había podido bañarse o abrigarse correctamente, Héctor le entregó un viejo abrigo, pero este invierno estaba siendo demasiado despiadado y el frío se incrustaba por cada poro de su piel. Héctor había entrado en su habitación sin darle tiempo a nada y le había dicho que era el momento de partir, que no tendrían otra oportunidad.

— ¡Dios Mío! — La chica grita en la solitaria calle, son aproximadamente las tres de la mañana.

Una ligera llovizna acompaña su caminar, no ha encontrado a un alma en su camino, siente que las fuerzas la abandonan. Solo el miedo la hace avanzar, no ha parado de caminar, no sabe dónde se encuentra, a pesar de haber pasado infinidad de años en esta ciudad, no la conoce y está impresionada, por lo que ha visto hasta ahora.

— ¡Hey, Tú! La chica levanta la mirada y se encuentra frente a tres hombres grandes y sucios, con los ojos inyectados en sangre — ¿A dónde vas, preciosa? — Uno de ellos se acerca y pasa una de sus manos, por una pierna de la chica, ella intenta separarse, siente repulsión.

Otro de los chicos la toma por la espalda, presiona un afilado cuchillo alrededor de su cuello. Zafiro siente su putrefacto aliento y su cuerpo tiembla, el asco y el desconcierto la embargan.

No puede creer que haya escapado de este tipo de horrores y que se encuentre en una situación igual, o peor; porque Héctor no está para protegerla. Él se había arriesgado por ella, para que no siguiera siendo una víctima de hombres despiadados y se encontraba con tres que, al parecer, eran peores.

—¡Por favor! — se atreve a decir — solo quiero volver a casa — Héctor le había explicado lo que debía decir, dependiendo la situación en la que se encontrara.

— Nosotros podemos llevarte con gusto, preciosa — Uno de los hombres, aprovechando que la chica se encontraba inmóvil, gracias al cuchillo de su camarada, se acerca a ella y levanta completamente su abrigo y tira de él con fuerza, lo rasga, al igual que su ropa.

El hombre que la sostiene retrocede hasta entrar en un pequeño y oscuro callejón, la agarra con fuerza, mientras su amigo comienza a desabrocharse el cinturón.

Zafiro, llora, grita e intenta golpear al hombre que la sostiene y al que está intentando tocarla, pero ellos son tres y ella se encuentra muy cansada y débil.

El último de ellos se acerca, se inclina y fuerza a la chica a abrir las piernas, ella continúa gritando y presiona, con todas sus fuerzas, su cuerpo contra el hombre que la rodea.

— ¡Maldita mujer! Voy a matarte — grita en uno de los oídos de la chica, el filo del cuchillo hace un poco de presión en su cuello, el hombre presiona más fuerte y un hilo de sangre cae sobre su pecho, las lágrimas aumentan y el dolor se siente cada vez más fuerte e intenso.

— ¡Auxilio! ¡Ayuda! — intenta gritar, pero el hombre le cierra la boca con su mano grande y sucia, le da náuseas y se da cuenta de que tiene una pequeña posibilidad, así que intenta morderlo, abre su boca hasta sentir dolor para luego cerrarla con todas sus fuerzas, mordiendo la parte inferior de la mano del hombre y parte el dedo pequeño, la chica siente de nuevo asco cuando la sangre de este invade su boca. El hombre la suelta mientras grita y se sostiene la mano. Ella escupe la sangre con lágrimas en sus ojos.

— La maldita me ha mordido — Ella ha caído al suelo donde se golpea con fuerza, intenta levantarse — Me cago en la puta hostia — el hombre la patea sin piedad, sus compañeros intentan calmarlo y Zafiro aprovecha la oportunidad para arrastrarse hacia la calle que acaban de dejar, ha avanzado unos pasos, muy pocos, cuando siente que tiran de sus pies.

— ¿A dónde vas, maldita? — el suelo es adoquinado y siente sus manos al rojo vivo, pues se las lastimó al caer, sus rodillas igualmente están lastimadas y el pecho le duele.

Mientras que el hombre la arrastra, siente su cuerpo en carne viva, los adoquines le hacen mucho daño.

Uno de los hombres tira de su cabello y la pone de pie, golpea con fuerza su mejilla y luego la lanza contra la pared, el impacto en su espalda y contra su mejilla la dejan sin fuerzas y siente que en cualquier momento puede perder la consciencia Las lágrimas corren como riachuelos por su cara y no logra contenerlas.
Ella siente como el hombre la empuja contra el suelo y se sienta sobre su cintura, levanta lo que queda del abrigo de la chica que empieza a perder la conciencia y a internarse en un mundo de fantasía: Piensa en una familia de la que ya no recuerda si son reales o no. Ve a una niña de cabello negro, largo y trenzado y a su mamá abrazándola y diciéndole que todo estará bien, siempre.

La chica, con sus ojos abnegados en lágrimas, perdida en su mundo, sonríe; mientras que el hombre rasga su ropa interior y sus amigos ríen y le piden darse prisa para poder aprovechar su turno, antes de que alguien aparezca.

Los hombres no pueden creer en su suerte, nunca han estado con una mujer así de hermosa y no tienen dinero para pagar a una, así que están impacientes y muy excitados.

Zafiro piensa en Héctor y en el resultado de su amor, que protege con recelo; mientras su cuerpo es ultrajado.
Cree que él estaba equivocado, que acá afuera no podrá ser libre, como Héctor le aseguraba. Los hombres siempre se mueven por sus más bajos instintos, afuera o adentro, la diferencia es que acá, afuera. No hay seguridad, no hay calor, el suelo es frío, duele y ella se siente cada vez más sola.
Cierra los ojos con fuerza y reza para que su cuerpo resista, una noche más.

Se imagina que es una noche como otras más, solo que, en esta ocasión, no está Héctor para luego consolarla y hacerle olvidar todo y crear nuevos recuerdos con sus tiernas palabras, sus dulces besos y las maravillosas sensaciones que le hacía vivir cada vez que unían sus cuerpos.

Se imagina su hermosa y masculina cara, la cara del hombre que ama, la cara de Héctor y luego, se suma en la más completa oscuridad.

Continuar leyendo Siguiente Capítulo
Otras recomendaciones

Natasha: I love the stories, very exhilarating. Made me wish that some of these stories was me

lechenet: Bonne histoire

Marleen: Engaged real quick in the story!

Shakeicha Young: Really loved it!!

Amjad: The writing style and the characters are good

Army gurl: I love this novel soo much

Ronni: Me encanta la temática es maravillosa el amor del Kookmin es bonito y los cachorros son tan tiernos 🫶🏻

jjapes: Gelungene Story. Hier und da ein paar Wort und Satz Fehler-lässt sich aber dennoch flüssig lesen. Danke dir fürs teilen deiner Phantasie!

Más recomendaciones

Nora: J'ai tout aimé beaucoup de suspense

Maree: It’s good so far need to read more to get a understanding

ivasulovic: Loved it! It was a warm story, romantic and erotic, I loved the way story developed and the pace it took. I wish there was more to read.

Amy: Spannend, spaßig und kurzweilig geschrieben. Danke dafür.

Jazmom: Was not to long. Would have loved a bit bit too

Sobre nosotros

Inkitt es la primera editorial del mundo impulsada por los lectores y que ofrece una plataforma para descubrir talentos ocultos y convertirlos en autores de éxito mundial. Escribe historias cautivadoras, lee novelas encantadoras y publicaremos los libros que más gusten a nuestros lectores en nuestra app hermana, GALATEA, y otros formatos.