Write a Review

"ʜᴜᴇʟʟᴀꜱ"♣ [ᴷᵒᵒᵏᴹⁱⁿ] 국민

All Rights Reserved ©

Summary

Historia mía.

Genre:
Drama / Other
Author:
Miri❇
Status:
Complete
Chapters:
1
Rating:
n/a
Age Rating:
13+

Capítulo único


Ya no sabía cómo lidiar con todo este confundido asunto. JiMin se portaba raro, muy diferente a como antes me trataba. Siempre le pedía que habláramos, que me dijera lo que sentía, que yo comprendería todas sus decisiones y por supuesto que las aceptaría. Sin embargo, palabras mudas se dieron en sus finos labios. Nunca me decía nada, para él todo estaba bien, y eso de alguna manera me hacía sentirme bien.

A excepción de éstas últimas semanas.

JiMin se comportaba raro, en la escuela ya no me miraba con aquella enamorada sonrisa, aquellos deslumbrantes y preciosos ojos ya no se fijaban en mí. Incluso, hubo días donde por primera vez no hablábamos ni un sólo momento.

Comenzaba a desesperarme, tal vez alejarme un poco de él y darle su tiempo se arreglarían las cosas, sin embargo, no fue así. Yo quería pensar que solamente estaba malhumorado, pero como mencioné anteriormente, ya no era lo mismo.

Y justo ahora, estoy a su lado, probablemente unos cincuenta centímetros nos separan, y el incómodo silencio se presenciaba de manera poco formal. Moría por preguntarle infinidades de cosas. De cómo había estado su día. De si había desayunado. De cómo le hacía para mantener esa preciosa belleza en su rostro.

— JungKook... — JiMin le miró de reojo, jugando con sus pies sobre la cancha de fútbol — ¿De qué quieres hablar?

— JiMin, dime qué tienes — dijo por fin, igualmente mirándole con una profunda tristeza —, últimamente estás muy cortante conmigo.

Aquel día era martes. Seis exactos días sin entablar una conversación no era en balde. JungKook sabía que ocultaba algo.

— Ehm...

— Anda, dilo — JungKook sonrió, admirando el bello perfil de su amado.

—El jueves, me sentí incómodo — soltó de golpe, colocándose el gorro de su sudadera.

— ¿De qué forma? — frunció el ceño confundido.

— Entre nosotros — musitó bajo, moviendo desesperado la rodilla — Siento que... no lo sé, solamente me siento incómodo.

JungKook permaneció unos segundos en silencio, tratando de captar y entender las palabras que JiMin quería soltar. Dolía como los mil demonios al pensar lo siguiente de la conversación, porque incluso un nudo en su garganta nacía cruelmente.

— Quieres decir que... ¿ya no sientes nada por mí? — la voz de JungKook temblaba, claro que lo hacía, porque incluso ahora había dejado de mirarle para ver la tierra de la cancha.

— Sí, eso... no sé cómo decirlo para no herirte pero-

— Entiendo — le interrumpió con una fingida sonrisa, dejando caer sus manos en la tierra mientras miraba al cielo —, sólo que debiste decírmelo desde antes.

— En realidad comenzó ésta incomodidad la semana pasada, no tiene mucho.

JungKook sabía que mentía. Sabía porque él era el que sentía todo este cambio. Ahora era él quien quería llorar. Ahora era él quien quiera salir corriendo como loco entre las canchas.

Porque JiMin le estaba dejando. JiMin quien en un pasado le prometió infinidades de cosas, entre ellas vivir juntos, viajar juntos, porque incluso, JiMin prometió esperarle cuando regresara de su carrera para vivir juntos alrededor del mundo. Porque jodidas promesas de amor como en los cuentos de hadas, aquellas donde ambos se prometían amarse por siempre y para siempre. Donde ambos se juraban amor eterno y prejuraban que nunca le olvidaría.

Pues JungKook odiaba en estos momentos esos bellos recuerdos.

Ese primer beso que ambos tímidamente se dieron. JungKook era muy penoso ante la sociedad, le daba miedo salir a flote de lo que en verdad era, sin embargo, por JiMin había cambiado tantas cosas en su personalidad. Porque estaba seguro de que nunca olvidaría aquel precioso y único beso en el parque cubiertos por una grande sudadera, donde ambas bocas se conocieron con pasión y amor, donde sonreían tímidos en medio del beso mientras seguían complacientes.

Joder, definitivamente no era bueno recordar todos los bonitos recuerdos.

— Está bien — JungKook mantenía la sonrisa, jugar con ramas secas no le hacían esfumar sus sentimientos y el dolor que sentía en esos momentos.

— ¿Sí? — le miró de reojo. Los ojos de JiMin expresaban miedo, JungKook le conocía.

— Sí — asintió, levantándose finalmente de la tierra mientras se sacudía el pantalón — Eso era todo, me tengo que ir.

— No, siéntate, sigamos platicando — JiMin insistió, palmeando a un lado de él.

¿Acaso le gustaba jugar con él? JungKook comenzaba a odiarle, porque claro que del amor llegaba al jodido odio. Porque ahora entendía porqué los cambios tan repentinos hacia él, ahora entendía porqué le ignoraba, porqué no le contestaba los mensajes cursis que dejaba por redes. JungKook entendía todo, y mierda, en serio que de la tristeza crecía cruelmente el odio, y tal vez no para JiMin, sino para él mismo, por haber creído en un futuro que nunca existió.

— No hay nada de qué hablar, anda, vámonos — JungKook insistió, viendo que JiMin le miraba sorprendido para después ponerse de pie.

— ¿Estás seguro?

Más que nunca.

— Sí — su voz quebrada se transparentaba, y vaya que JungKook odiaba ser así —. No me quedaré a jugar, así que nos vemos después.

— Espera — JiMin estiró su brazo, mirándole fijamente a los ojos. JungKook sabía que en ellos se habían quitado una gran carga, sabía que JiMin estaría finalmente feliz... feliz sin él.

— ¿Qué? — miró su mano.

— Dame un abrazo — pidió con voz tranquila —, un abrazo de amigos.

Era realmente difícil aceptar la pérdida de una persona a la que tanto amaba. Era difícil aceptar que sus abrazos, besos y caricias ya no serían para él. Que su tiempo ya no se lo dedicaría. Y ahora, el simple hecho de que le pidiera un abrazo de amigos le hacían querer estallar en lágrimas y súplicas porque no le dejara.

Es por eso que se negó.

— No, es mejor así — JungKook se giró para caminar, sus piernas temblorosas caminaban y su vista comenzaba a nublarse por las lágrimas que comenzaban a nacer.

No voltees. Se dijo a sí mismo. Porque no quería volver a mirarle jamás, porque incluso entre la conversación sabía que había jugado con él, que había estado en una relación donde JiMin jamás tuvo el valor de decirle que se marchara, porque si JungKook no le hubiese preguntado, hubiera vivido en una relación forzada y joder, eso lo odiaba a muerte.

— JungKook, dijiste que seríamos amigos — le dijo mientras le seguía a sus espaldas, insistiendo —. Quédate aunque sea un rato a jugar.

No voltees.

No voltees.

— No, no puedo — inventó, mirando en todo momento al frente. Estaba dispuesto a ir por sus pertenencias e irse lo más pronto posible.

— ¿Por qué? — JiMin siguió, aún a sus espaldas.

Entonces JungKook se detuvo en medio de la cancha, mirando lentamente sobre sus hombros a JiMin, quien igualmente se detuvo para mirarle.

— Porque si te quiero olvidar... — jadeó, finalmente su voz se quebró y lágrimas cayeron por sus mejillas —, debo alejarme de ti.

Fue todo lo que dijo para después ir por su mochila y correr básicamente del lugar, huir como en su verdad sería. El JiMin que conoció en un pasado, hubiera ido tras él, le hubiera abrazado por la espalda y decirle que lo lamentaba, que le ama con el alma y nunca le dejaría.

Al voltear discretamente, JiMin ya no le miraba, y es cuando supo que todo era cierto.

JiMin ya no le amaba.

Fue al baño de los hombres, en el transcurso se encontró con NamJoon y Hoseok, quienes desesperados y confundidos le siguieron, preguntándole en todo momento que qué pasaba, que porqué temblaban sus brazos, que porqué caminaba tan rápido, pero nada a excepción de un fuerte golpe en la pared vieron, pues JungKook en desespero, golpeó duramente desquitando su coraje, y si no es porque NamJoon le sostuvo el brazo, le hubiese dado un segundo golpe.

— ¡¿JungKook?! — Hoseok le abrazó inmediatamente al verle derrotado, el castaño lloró con fuerte intensidad sobre su hombro, aferrándose al abrazo mientras su voz quebrada daba al margen.

— Me lo dijo — murmuró como pudo, sorbiendo su nariz mientras seguían llorando. Podía sentir un profundo dolor en el pecho, exactamente en el corazón, un dolor donde nunca antes había sentido, donde nunca creyó que se daría en él.

— ¿Qué te dijo? — NamJoon preguntó ésta vez, acariciando la cabellera del castaño.

JungKook solamente negó con la cabeza. No quería hablar de ello, no cuando su mano punzaba y el dolor nacía jodidamente. Había mucha gente a su alrededor, claro que había apoyo, pero era inevitable que los malditos recuerdos del pasado viajaran en su mente, los recuerdos bonitos, las palabras preciadas, las promesas sinceras que juntos dieron.

¿Qué había hecho mal?

JungKook al principio no sabía, no captaba su error, sin embargo, después de tanto lo supo.

Supo que su error había sido enamorarse.

Y, aunque dolía como estar en las mismísimas llamas del infierno, sabía que en un futuro le superaría, sabía que le olvidaría, sabía que pronto le vería nuevamente a la cara y daría una fiel sonrisa. Dolía, sí, y dolía como nunca antes dolió una pérdida, pero después de todas las maldiciones que había dado, le agradecía gratamente a JiMin, porque con él había conocido el sincero amor.

Tal vez no ahora, pero sí en su debido momento. Tal vez sí, cuando fue un seis de diciembre, el día que nació una preciosa rosa... que con el tiempo marchitó y finalmente murió, no volviendo a florecer jamás.

Jamás.

................

Fuimos dos personas confundidas, dos personas que fueron amigas, dos chicas que tuvieron un travieso beso hasta que por fin la relación se dio. Perdóname, mi niña bonita, si en un momento fallé para que llegaras a ésta decisión. Te amo, y porque te amo debo decirte adiós y respetar tu decisión.

Gracias.

Continue Reading
Further Recommendations

Karin Rogowski: Die Charactere, die Handlung und der Schreibstil passen. Ich verschlinge das Buch fõrmlich....

Heather: Way to go writer. This book sucks you right in from beginning to end, I could not put it down. The way the author writes, I was crying from beginning to end for the little girl. But it all worked out in the end for her, finally a family to love her.

Tracey: Thank you for really sweet loving story everyone don’t matter what size you are all deserve loving can’t wait to read more of your stories

Lisa Rocher: Great story. Loved the characters!

Nethra: Short but soo good 😊👍🏻. There's a lot of meaning in each chapter giving lessons about life. I really enjoyed it even it makes me cry so much but ended happily ever after ❤️🤗. Expecting a lot like this from the author.

Amjad: The writing style and the characters are good

annemirl56: Toller Schreibstil wie immer und sehr erotisch 😘😘muss auch dabei sein, sonst istces langweilig 😘

annemirl56: Gefällt mir sehr gut! Gut und zügig zu lesen.. deine Bücher laden zum entspannen ein.Danke dafür 🫶🫶🫶

Jazmom: Was not to long. Would have loved a bit bit too

More Recommendations

marilyn: At first I thought journey was a little psycho. But I understand her more now. What she does is a little disturbing but everyone has their things. Kid started out like a dick. I did not like him. I cried with what happened to their baby. And what happened to Janet afterwards....she fucking deserv...

nathaliebetrondesa: Sublime lire! Et j'adore car ayant lu vos autres romans,on voit qu'ils "s'emboîtent tous" peu importe par lequel on commence en faite! Merci et j'espère vous lire encore !

2jlynn: How can people do such horrible things... especially to the innocent? My heart hurts thinking of what is reality for some individuals. My life may not be "storybook", but comparatively speaking, there is nothing to complain about.

WriterSweezy: 🚶🏿‍♀️🏃🏿‍♀️🏃🏿‍♀️🏃🏿‍♀️book 4

eotero945: Enamorada. Una pena haya sido corta pero suficientemente caliente🥵🥵🥵🥵🥵🥵

Diane: Your writing just keeps getting better and better!

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.