Write a Review

"ᴀᴜꜱᴇɴᴄɪᴀ" [ᴷᵒᵒᵏᴹⁱⁿ] 국민 [OS]

All Rights Reserved ©

Summary

Solamente devuélveme mi corazón. devuélveme​ la alegría que una vez tuve antes de ti. necesito que regreses, devuelvas todo lo que una vez fue mío para así regresarte esto... el valioso anillo que alguna vez estuvo en tu anular. ♠ Historia completa. ♠ Historia 100% mía. ♠ Fluff, drama.

Genre:
Drama / Romance
Author:
Miri❇
Status:
Complete
Chapters:
1
Rating:
5.0
Age Rating:
16+

Capítulo único

Un exquisito chocolate yacía en las manos de aquel precioso rubio, quien con una sonrisa se acercó a la sala donde su pareja le esperaba gratamente sentado en unos de aquellos costosos sillones de piel negro.

— Aquí tienes, mi amor — el rubio extendió la taza con líquido caliente a las manos del azabache, quien le recibió con una enorme sonrisa de oreja a oreja, plantándole un placentero beso.

— Oh, bebé — rodó los ojos, llevando la taza a su boca para sorber del caliente chocolate —, en serio no te merezco... eres tan adorable.

— Oh, JungKook — JiMin frunció el ceño, sentándose a su lado para mostrar una cara de enojo, no pareciéndole lo que recién le había dicho.

— JiMin, no... — rápidamente dejó la taza sobre la mesita de la sala, encunando las abultadas pero sobre todo, sonrosadas mejillas del rubio — No quise decirlo, ¿vale? Pero es que en serio... — sonrió, dejando un beso sobre sus esponjosos labios, uno tras otro hasta por fin sacarle una sonrisa — ¿Lo ves? Eres un ser maravilloso. Tanto, que siento que es por eso que no te merezco.

— Claro que sí — asintió rápidamente, jalándole una oreja al castaño, quien chillo y le sostuvo sin apretar de su muñeca —. Vuelve a decirlo, Jeon JungKook y te arranco la oreja a mordidas.

— ¡Dios! ¡no! ¡basta, basta! ¡duele mucho! — se quejó el castaño, cerrando los ojos mientras el rubio por fin le soltaba para dejarse caer en el pecho del castaño, haciéndolo caer en el sofá.

Un mar de risas sonó en el lugar. El amor vagaba en la casa. Incluso el lazo que la pareja llevaba era tan grande que las parejas vecinales le envidiaban. Pero ellos, ellos simplemente disfrutaban, haciéndose de la vista ciega y solamente mirarse el uno al otro, claro, además de su pequeño niño de ocho grandiosos años.

— Jungkookiee~ — gruñó JiMin, arrugando su nariz mientras enredaba sus cortos dedos en la cabellera del castaño, dándole pequeños masajes — No hagas ruido, despertarás a JeonMin.

— JiMin — entrecerró los ojos, enrollando sus brazos en la cintura de su pareja —, ¿cómo no gritaré si por poco me arrancas la oreja?

— Te lo buscaste — dijo, frunciendo el ceño mientras nuevamente se acercaba a los labios del contrario, pero solamente pegó su frente con la del azabache, disfrutando de su inigualable calor, de su único olor, de su única respiración —. Te amo...

— Yo a ti — sonrió aún con el rostro de JiMin sobre el suyo, mirándole fijamente a los ojos — ¿Sabes? Me sorprende tanto tu fuerza.

— P-pero — rió avergonzado, haciendo un leve puchero —, si no tengo fuerza... la enfermedad no me permite crecer mis músculos.

Enfermedad.

Odiaba aquella ingrata palabra.

— No, amor — negó rápidamente —. Me refiero a tu valentía. Que eres muy valiente, a pesar de tener... esto. Sonríes a pesar de que no sabes si habrá un mañana. Disfrutas de la vida como si nada...

— Así debe ser — se levantó de su rostro, quedando sentado encima de su abdomen —. La gente de vivir su momento. Vivir la vida. Disfrutar tu día como si fuese el último. No amargarnos por cosas innecesarias. Ver lo positivo de lo negativo. No todo en ésta vida es miseria. La gente debería de saber, que si en la vida no hay sufrimiento, ¡no es vida! De ello se aprende, mi amor...

— ¿Lo ves? — tragó saliva, tratando que el nudo que nacía en su garganta se fuera —. Eres mi ídolo.

— Tú también eres mi ídolo, porque a pesar de mi cáncer, sigues conmigo — se encogió de hombros, acariciando sus rubios cabellos — Incluso me compraste una peluca cuando notamos que se me empezaba a caer el pelo.

— Ven aquí, amor — JungKook se sentó en el propio sofá, teniendo a JiMin sobre su regazo mientras le abrazaba por la cintura, sintiendo las manos del menos que también se enrollaban, sólo que él en su nuca — Haría cualquier cosa porque fueras feliz hasta el último de tus días...

— ¿Cualquier cosa? — preguntó sobre su oído, viendo que el castaño asentía ante su pregunta — De acuerdo, entonces, permanece conmigo.

— No es suficiente... mereces ser más feliz — reprochó el castaño, humedeciéndo el hombro del rubio con sus lágrimas — Maldita vida de mierda. Tú no merecías esto.

— No hables así, bebé — sonrió con ojos cristalinos — Por algo pasó. Simplemente hay que disfrutar.

— Es que... — apretó los ojos, escondiendo su rostro en el cuello del rubio, jadeando y llorando —, no puedo JiMin... no sé qué haría...

De pronto, las manos del rubio resbalaron de su cuello al mismo tiempo en el que casi hacia atrás, si no es porque el castaño le detuvo, jalándolo hacia sí para notar que JiMin permanecía con ojos cerrados.

— ¡Hey! ¡Hey! ¿¡Amor!? ¡JiMin! — comenzó a gritar como nunca. Incluso le movió rápidamente para que despertara, pero nada, el rubio mantenía ojos cerrados y cuerpo totalmente ausente — ¡No! ¡JiMin! ¡Por favor! ¡Aún no! ¡¡JIMIN!!

Pero nada, absolutamente nada.

Se levantó del sofá aún con el cuerpo entre sus manos para así acostarlo en el colchón, permitiendo tomarle su pulso.

Pero nada.

Lágrimas brotaban desgarradoramente por sus mejillas, gritando en todo momento su nombre del chico, aún esperanzado porque le respondiera.

— ¡Mi vida! ¡no! — JungKook tomó su ya helada mano, llorando aún más cuando notó aquel anillo en su dedo anular, besando su dorso — ¡Por favor, mi amor! ¡Despierta! ¡¡Despierta!! ¡¡Prometiste casarte conmigo!! ¡¡¡JIMIN!!!

JIMIN...

JiMin...

JiMin...

— ¡Papá! ¡hey! ¡despierta!

Totalmente ido, pero sobre todo confundido, saltó de aquel sofá donde resguardaba recuerdos malos, traicioneros, bestiales. JungKook miró a su alrededor, podía sentir su cara totalmente húmeda debido a las lágrimas más el sudor. Además, su hijo yacía parado a su lado.

— ¿JeonMin? Amor...

— Papá... — el pequeño tragó saliva, suspirando profundamente — ¿De nuevo soñaste con Papá JiMin?

Al escuchar aquello, supo que todo había sido un tormentoso sueño. Una pesadilla que le perseguía noche tras noche durante aquellos tres años.

— ¿Q-qué hora es? — JungKook preguntó, elevando el rostro para mirar a su pequeño.

— Son casi las siete, ya debes llevarme a la escuela — dijo el niño, colocándose de cuclillas frente al sofá para quedar a la altura de su padre — También lo extraño... — cabizbajo, relamió sus labios —, pero, debes dejarlo descansar... debes aceptar su muerte papi, Jeon. Cuando te uniste a él, sabías que eso pasaría...

— J-jeonMin... — trató de detenerle, pero su hijo volvió a hablar molesto.

— ¡Es que en serio ya! — exclamó con pequeñas lágrimas corriendo de sus ojos — ¡Acepta! ¡deja a papá JiMin descansar! ¡sé que es difícil porque murió en tus brazos! ¡¡Lo vi!! — elevó un puño a su ojito, tallando de él cuando más lágrimas salían de sus ojos —, papá JiMin me leía cuentos antes de dormir... cosa que tú nunca te has dedicado a hacerlo...

— H-hijo, lamento...

— Papá — elevó la cabeza, llevando su pequeña mano a la contraria de su padre, abriendo su mano ya que se encontraba en puño — ¿Lo ves? Sigues durmiendo con éste anillo — JungKook nuevamente quiso hablar, pero su hijo le detuvo —. Déjalo así, pero deberías prestar más atención a tu vida, y entender pero sobre todo aceptar, que mi papi ya no está. Llamaré al bus para que pase por mí. Espero al rato sí me recojas.

Y sin más, el pequeño caminó rumbo a la cocina, tomando todo lo necesario para su desayuno y salir de la casa. JungKook quedó ido ante las palabras de su niño. Sabía que debía superarlo, sabía que debía dejarlo ir, tenía que enfocarse en su vida con JeonMin. El pequeño era el único recuerdo que tenía de JiMin, claro, además de aquel anillo.

Continue Reading
Further Recommendations

Ambre: J'adore l'intrigue, les personnages. Il y a aussi pas mal de suspense et j'ai vraiment hâte de connaître la fin. C'est simple je dévore cette histoire. Bravo a l'auteur j'adore votre travail.

Sylvia: This was such a good read. Fast pace, second chance mate, badass heroine. Story just flowed and read it drom srart to finish. Cant wait to see what more this author brings out.

Laura: Ich habe das Buch innerhalb eines Tages durchgelesen . Konnte einfach nicht aufhören ☺️

Mandy: Das Buch ist gut geschrieben und spannend. Ich lese es bestimmt noch mal

laulowinski: This is a very nice story, the pace is fast but very enjoyable.I recommend this book to everyone who like spicy stories

Army gurl: I love this novel soo much

More Recommendations

Tamara: Mir gefällt die Geschichte

Molly: I wasn’t sure if I wanted to start this one as the characters are a bit younger but I wanted to see if this poor girl would finally be able to be free of abuse and open to accept love (family) and be able to heal. It’s is great so far, minimal spelling errors, I think the Spanish isn’t necessary ...

jjapes: Gelungene Story. Hier und da ein paar Wort und Satz Fehler-lässt sich aber dennoch flüssig lesen. Danke dir fürs teilen deiner Phantasie!

Saloni Acharya: The whole series is so good. It’s like you can’t keep it down without reading it the whole way and then start the next one. Time flies and you don’t realise it’s late night and you have to go to sleep 😂. The characters are awesome with strong plots and love every couple. 😍🥰

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.