Write a Review

"ᴛᴏᴜᴄʜ ᴍᴇ, ᴅᴀᴅᴅʏ" [ᴷᵒᵒᵏᴹⁱⁿ] 국민 |TwoShot|

All Rights Reserved ©

Summary

Él solamente disfrutaba noche tras noche de los deliciosos postres que cruzaban por su camino en los antros. Malditamente era conocido por ser una bestia en la cama, un ser salvaje y perfecto hombre de sueños húmedos. Pero como en cada aventura, siempre llega alguien que ocupa un puesto importante y destacado entre los demás. JiMin era el indicado, el odiado por todos los pretendientes de aquel castaño caliente. Además de que era el único chico altamente precioso y de cuerpo voluminoso, era envidiado porque había atraído emocionalmente al castaño sin necesidad de... estar bajo sus sábanas. • Historia mía. • No se permiten copias ni adaptaciones sin mi permiso. • JungKook top! • JiMin bottom! • Portada por @melovestaehyung ❤ • ¡Smut! ¡Omegaverse! • Two shot. • ¡Capítulo único!

Genre:
Erotica / Romance
Author:
Miri❇
Status:
Complete
Chapters:
2
Rating:
5.0 1 review
Age Rating:
18+

Parte 1


Two feet - you?


Tal cual como un precioso y hambriento tigre de bengala asechando a su presa, JungKook miró detenidamente al hermoso chico de ojos bonitos y labios finos de arriba hacia abajo. El hermoso omega lamió atrevidamente y con descaro sus rosados labios, él mismo mirándose para darle una invitación al deseo del alfa, quien dándole un último trago a su vaso de whisky, se dirigió al omega.

Sus caros vaqueros apretaban tan bien sus grandes muslos que incluso estos se notaban. El negro quedaba perfectamente con él, su playera licra pegaba tan bien a su cuerpo que de igual manera, sus marcados músculos se hacían notar. Pasó una mano por su ligeramente, larga cabellera, acercándose al omega.

— ¿Viene? ¿¡en serio viene!? — su amiga alfa emocionada, rozó su mano con el bonito omega, — ¿Qué harás, Tae?

— Lo que siempre deseé — dijo el pelirrojo, lamiendo sus labios para buscar una posición cómoda en el sofá, cruzando una pierna por encima de la otra, coqueto.

— Bien, entonces... — la alfa sonrió pícara cuando notó que el exquisito alfa se aproximaba, tomando su copa para levantarse del cómodo colchón —, vuelvo en un rato... o tal vez, mañana. Veo una bonita omega a lo lejos, adiós ~.

El omega no mencionó nada, al contrario, esperó con una mirada traviesa mientras se dedicaba a detallar cada parte del alfa, quien llegó a su lado, sentándose muy cerca de él.

— ¿Sí, hola? — TaeHyung le habló fingiendo sorpresa, elevando una atrevida ceja.

— Hola, precioso — el alfa sonrió, mirando específicamente los labios del pelirrojo para después conectar a sus ojos, llevando sus codos encima de sus muslos — ¿Vienes solo? desde hace un rato estás mirándome, noto que te preocupas mucho.

— Uhm... — TaeHyung sonrío sexy, haciendo esa peculiar sonrisa cuadrada —, vengo solo... a decir verdad... — llevó su mano al cuello de su playera, jalándola un poco para que entrara levemente aire —, muy solo — recalcó, provocando que el castaño se acercara más, casi a su cuello, percibiendo el olor a menta con chocolate del omega.

— Uh, entonces no hay problema si te hago compañía, ¿verdad, cariño? — llevó una mano al muslo del omega, apretando un poco para, lentamente subir.

— Realmente... no hay nada de problema — dijo como pudo el omega, sintiendo que de su entrada salía su esencia natural.

— Qué delicioso — el alfa rozó su nariz con la mandíbula del omega, llegando después a sus mejillas hasta parar a su oreja, inhalando la zona —. No sé si es tu aroma a mentas con chocolate o... — finalmente llegó a la entrepierna del chico, apretando su erecto miembro — el exquisito aroma de tu lubricante lo que me tiene tan duro.

— Ah~ — soltó el omega, lanzándose a la boca del alfa, casi queriéndose montar.

— Aquí no, cariño — le detuvo antes, sonriendo coqueto mientras admiraba la preciosas sonrojadas mejillas del omega —. Vamos a un lugar cómodo, ¿vale?

— ¡Sí! donde sea, y-yo...

— Shh, no digas nada, precioso — le sostuvo de la cintura, ambos levantándose de los sofás para después volverle a susurrar al oído —. Te follaré tan duro que ni siquiera recordarás tu nombre, bebé.

El omega casi cayó sobre sus rodillas debido al alto estremecimiento que tuvo después de aquella frase, rápidamente insistiéndole que salieran del lugar.

— Wow, lo logró.

— Síp, lo logró, como siempre.

Hoseok dio una leve sonrisa mientras negaba con la cabeza, dando otro trago a su bebida.

— Sinceramente, ¿por qué nos sorprende? JungKook es un alfa hijo de puta que nunca nos deja nada — bufó el beta que de nombre era NamJoon, igualmente dándole un trago a su bebida.

— Bueno, ¿dime qué presa existe que le dé el no a JungKook? ese hombre es el más deseado de la puta aldea y de paso, de la universidad. Siempre fue así, desde pequeño.

— Tremendo — dijo NamJoon, negando con la cabeza —. Conozco a alguien quien no le daría el sí tan rápido. Por lo menos, le costaría.

— Eso no existe.

— Hombre — NamJoon rió, mirando al pelinegro —, es verdad, conozco a alguien que te juro, por lo menos, dejaría a JungKook con una dolorosa erección.

— ¿De quién se trata? se suponía que tu otro amigo... ¿YoonGi? también era un omega difícil de conquistar y hombre, ¡ahora ni siquiera deja a JungKook! al pobre idiota alfa debe dolerle el pene de tanto sexo que tiene con tu amigo.

— Oh, bueno — tembló, incluso cerrando los ojos mientras negaba con la cabeza —. Verdaderamente no entiendo cómo es que, para ese omega no existe el límite.

— Él sería increíble tenerlo para mi celo — dijo Hoseok con una atrevida sonrisa, dándole un trago a su bebida.

— YoonGi tiene obsesión por JungKook. No por ti. Jamás te haría caso.

— Oh, por la mierda, cierra la boca — bramó, dando un profundo suspiro —, de todas formas, quien sí me gustaba era TaeHyung y JungKook se lo llevó — dijo con un hilo de tristeza, encogiéndose de hombros.

— Ow, ternura — dio golpecitos en su espalda, haciendo una leve mueca —. Debiste decirle a JungKook, sabes que no se mete con nuestras parejas.

— Tae no es mi pareja, ¿vale? — gruñó, moviendo sus hombros para que NamJoon retirara sus manos —. Además, cayó directo a los brazos de JungKook. No importa, la vida sigue.

— Anda, no estés así — volvió a palmear la espalda del pelinegro, elevando con la otra su copa —, bebamos más. SeokJin no me hace caso.

— Él es alfa...

— Lo sé, ¿y? yo lo quiero.

— ¿Tú serías...?

— Obvio, yo soy beta, él alfa — NamJoon viró los ojos, centrado en la música del fondo.

— Pero tú siempre eres el que das, ¿con él...?

— ¡Hombre, sí, ya guarda silencio! ¡haces que entre en vergüenza!

— Tienes razón — tomó su bebida, elevándola para impactar sin fuerza en el vaso contrario —. Brindemos.



——— ♠ ———



Era un hecho que sábado tras sábado el antro siempre estuviese lleno de estudiantes de la universidad.

JungKook era malditamente conocido en aquel lugar, por ser una bestia en la cama. Un ser salvaje y perfecto hombre de sueños húmedos que cualquier omega sin duda alguna desearía.

Y era obvio que el castaño sabía de ello.

Y era obvio que, también disfrutaría de ello.

JungKook con tan sólo veinticuatro años era un jodido alfa caliente que para él lo único que importaba era el sexo. Nunca le importó relaciones amorosas o algo por el estilo. Una cadena atada a él no era lo suyo, sentirse presionado o incluso asfixiado definitivamente se negaba. Ser libre, follarse a quien gustara, era la pura y fina perfección para él.



——— ♠ ———



Two feet - you?

Nuevamente sábado. Nuevamente en el antro. JungKook yacía sentado con las piernas a cierta distancia entre sí mientras a su lado una preciosa omega de cabellos rubios tomaba de la misma copa que él, sonriendo de vez en cuando y riendo frecuentemente de su platica. Los besos se daban, besos con pasión y envidiables que nuevamente por tercera vez aquella noche, se sentían incómodos sus amigos, quienes trataban de ignorar la escena.

— Lo odio — Hoseok dijo, mirando a las omegas bailar en el centro de la pista. Unas solas, otras con parejas.

— Sí, lo odio — siguió NamJoon.

— ¡A ti también te odio, cállate! — frunció el ceño, mirando a la pareja frente a él.

— ¿Por qué? — Namjon rió burlón, encogiéndose de hombros mientras repegaba a Jin a su cuerpo — ¿Celos?

— ¡No celos, idiota! — reclamó, negando con la cabeza — Sino, ¿qué mierda tienen ustedes que yo no?

— La perfección — guiñó un ojo, volteando su rostro al alfa pelirrubio, quien le tomó del mentón para comenzar con un precioso y sediento beso, donde Hoseok vio sus lenguas enredarse para después voltearse.

— Jódanse.

— ¡Hehmy, Hhomseokm!

— ¡No me hables si le sigues besando porque no te entiendo, idiota! — Hoseok volvió la vista a la pareja, frunciendo molesto el ceño.

— Perdón — rió, separándose del beso — ¿Recuerdas que te hablé la semana pasada de un chico que... — miró a JungKook a los otros sofás, quien seguía plácidamente besándose con la chica, bajando su voz —, para JungKook sería difícil?

— Sí — asintió.

— Allá está — señaló a la barda donde una bolita de tres atractivos chicos reían sin parar, todos vestidos de una ropa pegada que hacía resaltar el bien trabajado cuerpo — ¿Notas el chico de cabellos rosa?

— Sí, es el más bonito.

— Se llama JiMin — comentó NamJoon, acariciándose los dedos de Jin los cuales, entrelazaban con los suyos —. Le hablé de éste lugar y dijo que traería a sus amigos. Los otros dos, si no mal recuerdo, se llaman TaeMin y el otro YeonJun — dijo, volviendo la vista al castaño —. Le mandaré un mensaje a JiMin — sonrió hasta mostrar sus dientes — Y prepárate Hoseok, porque lo que estás por vivir hará que, a parte de que desees por tenerle, disfrutarás la frustrada mirada de JungKook.

— ¿Ah? — Hoseok frunció el ceño, viendo que Namjoon sacaba su teléfono para teclear en el mismo, riendo de momento que incluso Jin rió a su lado, resaltando los ojos asombrado para después mirarle — ¿D-de qué se ríen?

— Qué envidia, Hoseok — dijo Jin — Disfrútalo. Yo lo haría pero tengo... — miró a NamJoon, sonriendo —, tenemos — corrigió —, algo que hacer. Suerte.

La pareja se levantó por fin mientras se alejaban para dirigirse a uno de los bonitos balcones que había en el lugar. Desconcertado, dirigió la mirada al bonito omega que, si no mal recordaba, su nombre era JiMin, quien con el teléfono en sus manos, hizo una sonrisa de lado para mirar a Hoseok, donde inmediatamente tembló y tragó saliva, parpadeando para desviar la mirada.

JiMin, sin embargo, dio un último trago a su bebida mientras mantenía una delicada sonrisa en su rostro, dejando el vaso en la barda para pasar una mano por sus preciosos cabellos rosados, caminando en pasos cortos y lentamente hacia Hoseok, quien le detectó, temblando en un dos por tres.

Two feet - Go fuck yourself.

El inicio de la canción quedó perfectamente bien con la ocasión, Hoseok se dedicó a mirarle, notando una bonita playera negra sin mangas acompañado de un chaleco de mezclilla. Sus vaqueros negros y rasgados de los muslos era el conjunto perfecto para su coqueta personalidad.

Hoseok no lo negó, babeó por ello.

Y por otro lado, JungKook olió aquel delicioso y favorito aroma a frutos rojos a flor de piel, llamando su atención.

Los sofás donde ellos solían sentarse, estaban acomodados en en una curva y en medio una bonita mesa de cristal donde yacían las bebidas de todos los que se encontraban en el área.

JiMin llegó frente al alfa, disfrutando de la sensual canción para primeramente subirse a horcajadas sobre Hoseok, acunando su rostro para con una hermosa sonrisa, pasar su húmeda y caliente lengua por la mejilla del alfa, provocándole inmediatamente una erección. JungKook a su lado abrió los ojos de par en par, mirando detenidamente las curvas del hermoso omega.

— P-pero... — Hoseok trató de hablar, pero nada, mas que una excitante danza se dio sobre su polla dura.

JiMin comenzó a danzar levemente sobre su erección, sosteniéndose de los hombros del alfa para morder lindamente su labio inferior. La musica no ayudaba en absolutamente nada, pues combinaba a la perfección con la ocasión.

JungKook gruñó de envidia, incluso tragó duramente saliva mientras miraba cómo aquel bonito omega de cabellos rosas hacía gestos maravillosamente fuera de este mundo. Tanto, que imaginó cómo es que sería tenerlo bajo de él, follándole tan duro para hacerlo gritar. El tan sólo pensarlo, su pene creció abruptamente por la necesidad de tenerle. La omega a su lado lo notó, sintiéndose incómoda.

La canción siguió y siguió hasta por fin cambiar el ritmo. JiMin en cuanto detectó, se levantó finalmente de las piernas de Hoseok, quitándose lenta y de manera sensual su chaleco, presenciándose aquella lechosa y suave piel de sus brazos. La playera era manga corta y era ligeramente larga. Lograba verse de perfil sus tentadores y rosados pezones.

JungKook lo notó.

El omega miró sobre sus hombros al alfa castaño, quien sudó frío y tembló debido a la necesidad de tomarle. JiMin sonrió, aventándole su chaleco, guiñándole un ojo para volver a Hoseok.

El mencionado notó cómo éste le volvía a mirar, lamiendo linda y tiernamente sus labios, pasando una mano por sus cabellos para sentarse en la orilla de la mesa de cristal, tomando una cereza de un cóctel que se encontraba en la misma, dedicándole una seductora mirada nuevamente al castaño, quien estaba a punto de perder la cordura y lanzarse sobre él. JiMin se dirigió al pelinegro, poniendo la cereza en la boca del alfa, dejando la colilla de la fruta afuera.

La música seguía, y el deseo de JungKook aumentaba extremadamente más y más.

El pelirrosa subió nuevamente a sus piernas, tomándole de la nuca para acercarse a su boca, tomando la punta de la colilla de la cereza, riendo en el acto para comenzar a succionar, llegando más y más cerca a los labios de Hoseok. Éste simplemente estaba en shock, con las manos en los muslos del omega.

— Eres agradable, ¿sabes? — murmuró JiMin, sus ojos azules como el cielo miraron tiernamente al alfa, quien sudaba en todo momento —, aburrido, pero agradable — y sin más, el omega comió toda la colilla, llegando a los labios de Hoseok para comenzarlo a besar. Era un beso caliente, un beso único para el alfa, ya que sus labios se comieron tan bien y sus lenguas pidieron conocerse, enredándose entre sí hasta que los jadeos se comenzaron a dar.

JungKook miró, miró absolutamente todo, miraba y olía cómo la entrada del rubio se lubricaba tan bien con aquel delicioso aroma natural. Y también, miraba cómo Hoseok amasaba las nalgas del chico, pegándolo a su hombría. Putamente estaba furioso en envidia.

— Hey~ — el omega paró al alfa, separándose de su rostro —, creo que es suficiente, cariño. Gracias por cooperar — besó una última vez sus labios, levantándose del alfa para caminar a JungKook, quien entre sus manos tomaba el chaleco del omega — Gracias por recibirlo — murmuró, tomando su prenda para pasarla por su hombro, volviendo a pasar de manera atractiva una mano por su cabellera, girando sobre sus talones para dirigirse a sus amigos, quienes le esperaban con unas satisfactorias sonrisas.

JungKook miró a Hoseok, quien seguía con la mirada al suelo y las manos cubriéndole el rostro, totalmente rojo. Sin importarle nada, se levantó del sofá para rápidamente dirigirse al omega, quien ya se había sentado con sus amigos, riendo y riendo con aquella preciosa y atrapante sonrisa.

JiMin le miró, pero entonces viró los ojos, negando con la cabeza para acercarse a él, no permitiendo que llegara hasta él con sus amigos.

Ambos pararon casi en medio de la pista, mirándose fijamente a los ojos.

— Así que, ¿venías a mí? — JiMin dijo, mirando de pies a cabeza al alfa, quien se encontraba altamente tembloroso.

— Sí — respondió, lamiendo sus labios al notar levemente saliva en la curva de sus rosados e hinchados labios —. Yo...

— Ah, escucha — elevó una mano, negando con la cabeza —. No quiero absolutamente nada, por lo menos... — sonrió burlón, negando con la cabeza —, no contigo. Búscate otro postre ésta noche, cielo.

— ¡Espera! — quiso detenerle, pero entonces el omega se dirigió nuevamente con sus amigos, no permitiendo que mencionara ni una sola palabra.

Acaso a él..

¿Le habían rechazado?

---- ♠ ----


PSD: espero hayan escuchado las canciones porque uF, mamiE. Quedan perfecto la vdd. 😔

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Anna: This book was amazing. The mother is a nut

Ingrid: Slight twist to the usual rejection plot which is good. However, linear in the 'world building' with too little to flesh out the narrative. Author has a great sense of humour with the characters. Would benefit having a proof reader going over the script.'

mitali: The book is quite interesting and the story line is also nice I will recommend this book to my friends

Mya: This story is my first one on this platform and I and in love. I used to love reading but lost it and this story restored my love for reading. 100% recommended It has a amazing plot and story.

tng4rhw8fm: Les personnages sont superbes La romance est bien tournée ni trop ni pas assez

Molly: I wasn’t sure if I wanted to start this one as the characters are a bit younger but I wanted to see if this poor girl would finally be able to be free of abuse and open to accept love (family) and be able to heal. It’s is great so far, minimal spelling errors, I think the Spanish isn’t necessary ...

Shakeicha Young: Really enjoyed this read!!!

More Recommendations

jjapes: Gelungene Story. Hier und da ein paar Wort und Satz Fehler-lässt sich aber dennoch flüssig lesen. Danke dir fürs teilen deiner Phantasie!

Meegan: About to start book 4 omg I'm so so addicted to this series

LaQuiche: Amazing for this slow build up to be so satisfying! Definitely a guilty pleasure!

Mharms: It is nice that it is a serial of stories, book to book. The storyline is fast moving through history.

marilyn: It's awesome to hear about all these shifters finding their fated mates. I can't wait to hear more about them. I also want to hear about the cubs. And for Daryl to find his mate.

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.