Write a Review

"ᴛʜᴀɴᴋ ᴜ, ɴᴇxᴛ" [ᴷᵒᵒᵏᴹⁱⁿ] 국민 [OS]

All Rights Reserved ©

Summary

¡Gracias! El siguiente... ❤ • Historia 100% mía. • Smut, smut, smut, lo que tanto me gusta, hbdjs. • Capítulo único. • Portada por: @-JKxJM-❤ Historia inspirada en la canción de Ariana Grande con su mismo nombre del título.

Genre:
Erotica / Romance
Author:
Miri❇
Status:
Complete
Chapters:
1
Rating:
5.0 1 review
Age Rating:
18+

Capítulo único

¿Dolía? Claro que sí.

HoSeok había sido el primer novio y al parecer, el primer amor de JiMin. Dolía como los mil demonios el tan sólo pensar nuevamente en aquella infidelidad con la que JiMin se encontró.

No quería, pero inconscientemente aquellas imágenes de Hoseok metido en la cama con su empleado llamado YoonGi, le hacían querer estrangularlos a ambos sin importar que cayera en la cárcel.

Era obvio que le amó con el alma. HoSeok supo inmediatamente bajarle las estrellas y conquistarlo con aquellas básicas palabras que en el amor se daba.

Aunque no se notase, vaya que le dolía.

JiMin se dedicaba a trabajar en la empresa Mondaroel. Donde se manejaban los mejores mangas Shoujo de todo Japón. Aquel día era lunes. Inicio de trabajo. Dos días después de haber encontrado a Hoseok con YoonGi, su empleado o más bien, su YA despedido empleado en la cama.

JiMin tecleaba frente la computadora como un desesperado mientras sus ojeras se daban a notar de forma horrible. HoSeok era subjefe de aquella empresa, y JiMin el jefe de aquella área de mangas quien claramente organizaba. No sabía si despedirlo, porque dos años de relación no era en balde, y despedirle por una situación amorosa era algo jodidamente ridículo. HoSeok fuera de ser su pareja, era un excelente subjefe en el lugar.

Ahora vamos con el caliente Jefe de toda la empresa. Jeon JungKook.

Un castaño de cabello ligeramente largo quien por meses atrás le había coqueteado a JiMin, donde hubo roces que JiMin adoró disfrutar, sin embargo siempre se negó a llegar al acto sexual por serle fiel a HoSeok.

Su mejor amigo Tae le había golpeado por haber desaprovechado esa jugosa oportunidad.

Siete con treinta tres minutos y JiMin no sabía cuándo pararía. Aquel día era mes de cierre y dos mangas estaban por publicarse mientras que otros tenían que ir a revisión con sus respectivos mangakas. Su cabeza dolía, y eso que a penas era temprano.

— Hola — Hoseok saludó.

Vete a la mierda.

— Hola — regresó el saludo JiMin sin tan siquiera mirarle —. Las cosas de YoonGi las he guardado en una caja. Llévatelas antes de que las tiré al basurero.

— J-jiMin, no tienes porqué correrlo — viró los ojos culpable, pellizcando sus propios dedos —, además, quiero arreglar las cosas contigo...

Pero no debió decirlo, porque JiMin ya se encontraba de pie con una mirada llena de fuego en las pupilas mientras se acercaba al lugar donde era el escritorio de YoonGi, vaciando sin arrepentimiento alguno la caja perteneciente de YoonGi.

— ¡JiMin! — gritó exaltado, dando dos pasos hacia tras mientras regresaba la vista con él — ¡Por los jodidos...!

— ¡¡Llévate las malditas cosas antes de que también te corra a ti!! — gritó a todo pulmón, bastante exaltado y con las venas de sus frente a punto de explotar — ¡No tengo nada que hablar conti...!

— ¿Qué sucede? — la voz varonil de JungKook se hizo presente, provocando que ambos le miraran y JiMin apenado bajara la mirada mientras rascaba el puente de su nariz.

Estoy jodido...

— Lo lamento, jefe — JiMin se disculpó, dando tres pasos hacia tras para nuevamente dedicarle una mirada asesina a HoSeok y volver a su área de trabajo.

— Jefe Jeon... — HoSeok trató de hablar, sin embargo, la vergüenza invadía cruelmente en todo su ser. Incluso sus mejillas las sentía calientes de la pena y eso JiMin podía adivinarlo.

Ahora sí te da pena, infiel de mierda.

JiMin enojado era el ser más temible del jodido planeta, y eso Hoseok y JungKook lo acababan de comprobar.

— A mi oficina los dos. — ordenó JungKook, girando sobre sus talones mientras el ruido de sus costosos zapatos le daban a entender que le siguieran inmediatamente.

JiMin sólo cerró los ojos frustrado mientras apretaba fuertemente el mouse entre sus dedos. Estoy despedido. Fue lo primero que pensó.

Ambos, sin tan siquiera mirarse, se dirigieron a la oficina que se encontraba en el mismo piso sólo que hasta al final del lugar. JiMin no estaba para regaños, aunque no es que le molestara escuchar la dominante y exquisita voz de su jefe. Al contrario, nunca le había regañado y muy dentro de JiMin deseaba poderle escuchar de forma gruesa.

La tonificada espalda del castaño, en aquel traje negro, no hacían más que bajar el enojo de JiMin. Al contrario, al mirarle sonrió cabizbajo.

Se adentró a la oficina y JiMin y Hoseok estaban dispuestos a seguirle, pero entonces JungKook carraspeó.

— Primero JiMin — aclaró, sosteniendo la puerta para indicarle con el mentón al nombrado para que pasara, seguido de recorrer cínicamente la mirada al gran trasero del rubio. Acto que HoSeok notó — No te vayas, espera aquí afuera —, pidió a HoSeok, quien asintió con la cabeza mientras se sentaba en los cómodos sofás de la sala de espera.

Y entonces JungKook cerró la puerta. JiMin permaneció en medio de la gran y elegante oficina, cruzaba sus manos sobre su pecho y la angustia le seguía recorriendo cruelmente en todo su jodido cuerpo.

— Jefe Jeon... lamento haber creado tal espectáculo, no creí que estuviera tan temprano en la empresa — JiMin miró de reojo los movimientos del castaño, quien se sentó en su enorme y elegante sofá con una copa de al parecer, whisky entre sus finos y delgados dedos. No sabía ni de dónde lo había sacado.

— Te lo dije, ¿no, Park? — JungKook elevó una ceja, cruzando una pierna encima de la otra mientras daba un trago a su bebida. JiMin babeaba —. Te dije que no relaciones amorosas en mi empresa.

— Lo sé, ¡pero!

— Te di la oportunidad de que anduvieras con Jung HoSeok sólo por el hecho de que se trataba de ti, ¿qué está pasando? ¿por qué tiraste las cosas de Min YoonGi?

— Lo corrí — soltó sin pena.

— Lo corriste — recalcó mientras asentía lentamente con la cabeza, mirando de cuerpo completo al rubio —. Y sin mi autorización.

— Lo lamento... él y HoSeok... — apretó los ojos mientras negaba con la cabeza —, los vi... en mi jodida cama... ¡enredados!

— Uhm... — asintió, finalmente poniéndose de pie para dejar el vaso con alcohol sobre su mesita de sala —, tonto amor de adolescentes.

— ¿Qué sabe usted de amor? — le enfrentó, elevando la mirada mientras el castaño se le acercaba en pasos lentos pero firmes hasta quedar frente a frente. La diferencia de altura no hacía más que subir el deseo de JungKook. Y ese agradable olor a alcohol mareaba a JiMin de forma tranquila.

— Oh, más de lo que te imaginas... — acercó uno de sus finos dedos al labio inferior de JiMin, quien tragó saliva al sentir un breve escalofrío en su vientre, y aquel lunar bajo su labio no ayudaba en nada. Lo quería probar...

— J-jefe... — colocó ambas manos sobre su pecho, tratando de alejarle pero la fuerza nunca le permitió empujarlo. Al contrario, lo deseaba —, si me va a regañar...

— Regañar es aburrido — murmuró con voz ronca, acercándose de forma descarada a su lóbulo mientras mordía de él.

— Mhg...

— Eso es... — sonrió picaron, lamiendo sus propios labios para así acercarse a los de JiMin — Prefiero castigarte...

— ¿Castigarme? — JiMin se sentía estúpido por repetir la palabra, pero en serio quería rectificarse que todo era real.

— Sí — dio un breve beso en sus labios, sonriendo atrevido mientras por fin lamía de su labio inferior y adentraba su lengua a la boca de JiMin, quien gustoso le dio la bienvenida con su lengua para así enredarse de forma deliciosa. Los brazos de JungKook rodearon la cintura de JiMin mientras que éste se aferraba a su cabello castaño.

JiMin debía admitir que su jefe besaba muchísimo mejor que HoSeok.

— ¿Tienes idea de cuánto esperé a que terminaras con aquel idiota? — confesó en medio de la nada, bajando sus manos al trasero de JiMin para apretar de él y pegarlo hacia su erección.

JiMin escapó un pequeño gemido.

— ¿Quién está en la empresa? Sólo tú... yo...

— HoSeok — completó excitado y con la respiración agitada, sin soltarse del cabello del hombre —. Está afuera...

— Exactamente, precioso... — bajó ambas manos a los muslos de JiMin para cargarlo y subirlo a su escritorio, escuchándose las cosas caer que poco importaron — ¿Quieres hacerlo mientras está afuera?

Dios... sí.

Entonces JiMin perdido en la lujuria, se aferró al cuello del castaño para besar nuevamente sus labios. Fue un beso apasionado lleno de deseo y pasión donde ambos supieron coordinarse y unir ambas lenguas en beso ruidoso, en donde ambos ni siquiera podían respirar, sólo los chasquidos de sus besos se oía en el lugar y era algo realmente magnífico.

Porque fue luego de varios minutos de besos en donde JungKook decidió voltear a JiMin sobre el mismo escritorio para dejarlo empinado, con el culo al aire mientras éste se aferraba a la orilla del mueble, viendo sobre sus hombros y sonriendo cuando escuchó la hebilla del cinturón de su jefe al mismo tiempo en el que bajaba sus pantalones.

— ¿Quieres hacerlo? No haré algo que no quieras — aclaró JungKook y JiMin rió.

— ¿Tengo cara de que quiero que pare, Jefe Jeon? — la sensualidad en la voz de JiMin sacaba de sus casillas al pobre del castaño, quien gruñó desesperado mientras aventaba el cinturón a su sofá, bajando la cremallera de su pantalón.

— Al parecer... — JungKook se acercó al oído de JiMin, pegando descaradamente su erección en su culo expuesto — HoSeok sigue afuera, ¿qué pensará cuando te escuche gemir mi nombre?

Sus palabras eran corrientes eléctricas que viajaban por todo el cuerpo de JiMin hasta llegar a su polla, la cual estaba tremendamente erecta y dolía por no recibir la atención.

— ¿De verdad me harás gritar? — JiMin preguntó con maldad. Un hilo de ironía e inocencia se daba en su mirada — Jefe Jeon... debo confesar que HoSeok nunca me hizo gemir ni gritar — movió su culo de lado a lado, rozando con la erección del mayor.

Mierda.

— Me alegra saber que seré el primero en hacerlo — dijo seguro, dejándose caer de rodillas para abrir las nalgas de JiMin, las cuales... Dios... estaban jodidamente deliciosas y suaves. Y entonces lo hizo.

— ¡Uy!

JiMin apretó el mueble mientras juntaba sus piernas desesperado, sintiendo cómo JungKook se adentraba a su entrada y lamía con excelente experiencia. El apretón que sintió en sus caderas le hizo agonizar y llegar a un breve placer de inmediato, miró sobre sus hombros y pudo notar que JungKook se levantaba con una atrevida sonrisa para así acercarse a su cuello, besando de él mientras adentraba una mano por su estorbosa playera para llegar a sus pezones, rodéandolos con sus dedos mientras mordía la conexión de su hombro y de su cuello, pegando su libre erección en su culo mientras le embestía en la pequeña línea de su espalda baja. La respiración caliente en su piel no hacían más que gemir a JiMin bajito, mordía cruelmente su labio inferior que creyó que en cualquier momento se sacaría sangre.

— Por favor, ya entre... — pidió JiMin, de igual manera moviendo su culo para sentir más la dureza del pene de su amante, la cual, joder, estaba enorme, se sentía realmente enorme.

— Mhm... — JungKook lo pensó, tomando su propio miembro para dar ligeros golpecitos en el culo de JiMin para después guiarlo a su entrada. La punta brillante y rojiza del pene del castaño, la alcanzó a ver JiMin sobre sus hombros, quien dio un jadeo cuando fue entrando lentamente a su interior. — ¡Mierda! — JungKook apretó los ojos. Sus pantalones seguían en sus muslos, solamente su pene estaba fuera y aquello a JiMin, de alguna manera le hacía sentirse saciado y complacido.

La enorme y venosa polla de su jefe era apretada por su estrecha entrada, la cual ardió brevemente pero de inmediato se convirtió en placer. Definitivamente sí, era la primer vez que estaba algo tan grande en su interior.

— ¡Jefe usted es enorme! — JiMin gritó para después gemir, incluso abriendo la boca para salir descaradamente sus jadeos y gemidos que poco le importó que le escucharan. Incluso no recordaba que estaba afuera su ex novio.

— Voy a entrar todo — avisó.

¿O sea que no era tod..?

— ¡¡Mhg!! — mordió su labio para después cubrirse sus labios. Cuando las embestidas comenzaron, las cuales eran lentas, JiMin deseaba poder tener energías y resistencia a lo largo del día. Porque joder, su interior ardía en puro y fino placer, pero también dolía y sorprendía por lo profundo que podía llegar a entrar.

— Gime, Park. Gime si es lo que quieres — sonrió, lamiendo sus labios mientras admiraba y gruñía por la forma en que su polla se apretaba tan bien —. Aquí el jefe soy yo, nadie puede reclamarme nada.

— ¡Sí! ¡sí! ¡diablos, sí! — gimió por fin en alto, tratando de subir una pierna en el escritorio y cuando pudo, las penetraciones se volvieron más rudas y salvajes que incluso sus pieles comenzaron a chocar, provocando el tentador sonido chicloso, al igual que las pelotas del castaño chocaban con el culo de JiMin.

— Joder, sí, te deseé por tanto, Park... — siguió embistiendo, aferrándose a su delgada cintura sin dejar de moverse. Podía sentir la punta de su propia polla chocar con el punto dulce de JiMin, quien sonreía mientras gemía al unísono con él. Ambos se miraron y fue inevitable no darse un beso, JungKook quedó dentro mientras su beso seguía y seguía, y aún con sus labios unidos, JungKook comenzó a moverse, sosteniendo una pierna del rubio, escuchando sobre sus labios los encantadores gemidos de su amante.

— Jefe Jeon, por favor, no pare...

Pero JungKook lo hizo, parando sus embestidas y provocando que JiMin se quedará e hiciera un breve puchero.

— Ven... — le jaló de la cintura, pegándolo hacia él. La espalda de JiMin se encontraba frente al pecho del castaño, no entendía porqué lo estaba guiando a la puerta hasta que lo pegó sin fuerza alguna a la misma, aunque sí se logró escuchar cómo se movía la puerta y provocaba un ruidoso sonido.

— Aquí, bebé — JungKook llevó las manos de JiMin a la puerta frente a ellos, lamiendo su nuca para después respirar de manera caliente sobre su oreja para después morder su lóbulo —, aquí gime para que sepa que no volverás a él, para que sepa que ahora me perteneces, para que sepa que habrá un siguiente y no más él.

— Jefe JungKook... — jadeó, sintiendo nuevamente aquella enorme polla adentrarse a su agujero — ¡Joder, sí! ¡JungKook sigue! ¡mgh!

Entonces JungKook empujó hasta dentro. Saliendo y volviendo a entrar consecutivamente, de manera rápida, de manera bestial que JiMin estaba seguro que toda la empresa se había dado cuenta de la follada de su vida.

— Eso, JiMinnie... eso, precioso...

JiMin había perdido la cuenta de cuántas veces se había corrido, pero estaba asombrado porque JungKook ya había aguantado sin correrse. Y eso le desesperaba. Anhelaba sentir su leche caliente en su interior, deseaba poder sentir esa gloriosa satisfacción del placer y agotamiento mientras él de igual manera se corría.

Odiaba comparar. Pero lo que HoSeok no hizo en dos años, JungKook lo estaba haciendo en una media hora.

— Hazlo, hazlo... — pidió JiMin, aferrándose a los dedos del castaño los cuales, estaban enredados con los suyos — Córrete...

— Aquí voy, JiMin — aumentó de un momento a otro sus movimientos, sus embestidas, sus golpeteos y sobre todo sus gruñidos para después ambos al unísono dejar unos breves gemidos y correrse. JungKook quedó dentro, descargándose saciado mientras la puerta frente a él era manchada por un tercer orgasmo de JiMin, quien gritó eufórico y se dejó caer en el pecho del castaño, sintiendo rápidamente un beso en su mejilla mientras ambos sonreían gustosos.

Victoriosos.

———— ♠ ————

La incomodidad y sobre todo, la furia recorrían en las venas de Hoseok. Su sangre hervía en coraje mientras golpeaba su talón sobre el suelo una y otra vez, claro, hasta que la puerta por fin se escuchó una segunda vez, pero ahora para que JiMin saliera con una enorme y sincera sonrisa.

— JiMin... — HoSeok se levantó furioso del sofá, ambas manos en puño.

JiMin con la mirada perdida, volteó una última vez atrás para después enfocarse en Hoseok, quien estaba altamente rojo. Pero no creo que de vergüenza, sino de coraje.

— Ah, hola — saludó cortante.

— Ven, maldit...

— ¡Hey, Hoseok! — JungKook le llamó, quien estaba en el marco de la puerta con los brazos cruzados y su traje visiblemente arrugado —. Agradecería que lo dejaras trabajar, Park necesita terminar la revisión de los mangas.

HoSeok echaba fuego por todos lados. Sus manos seguían en puño y su respiración era rápida. Hubiese ido a golpearle si fuera estúpido, pero no lo hacía, conocía al jefe Jeon JungKook y sabía que era jodido Dios a la hora de pelear.

— ¡Jefe!...

— ¿Gustas pasar? —, arqueó una atrevida ceja, mirando sobre sus hombros mientras hacía una mueca de disgusto —. Mmm, ¿sabes qué? Espera mejor que vengan a limpiar, el lugar está... — bajó ambas manos a su cremallera, subiendo de su cierre que incluso el ruidito lo escuchó HoSeok —, algo sucio.

HoSeok soltó un alto gruñido para después arrancarse el gafete y aventarlo a los pies del castaño, dándole a entender que renunciaba.

Y JungKook sonrió victorioso.

FIN

———— ♠ ————

Thank U Next✍❣

Continue Reading
Further Recommendations

Anna: This book was amazing. The mother is a nut

Ingrid: Slight twist to the usual rejection plot which is good. However, linear in the 'world building' with too little to flesh out the narrative. Author has a great sense of humour with the characters. Would benefit having a proof reader going over the script.'

mitali: The book is quite interesting and the story line is also nice I will recommend this book to my friends

Mya: This story is my first one on this platform and I and in love. I used to love reading but lost it and this story restored my love for reading. 100% recommended It has a amazing plot and story.

tng4rhw8fm: Les personnages sont superbes La romance est bien tournée ni trop ni pas assez

Molly: I wasn’t sure if I wanted to start this one as the characters are a bit younger but I wanted to see if this poor girl would finally be able to be free of abuse and open to accept love (family) and be able to heal. It’s is great so far, minimal spelling errors, I think the Spanish isn’t necessary ...

Shakeicha Young: Really enjoyed this read!!!

More Recommendations

jjapes: Gelungene Story. Hier und da ein paar Wort und Satz Fehler-lässt sich aber dennoch flüssig lesen. Danke dir fürs teilen deiner Phantasie!

Meegan: About to start book 4 omg I'm so so addicted to this series

LaQuiche: Amazing for this slow build up to be so satisfying! Definitely a guilty pleasure!

Mharms: It is nice that it is a serial of stories, book to book. The storyline is fast moving through history.

marilyn: It's awesome to hear about all these shifters finding their fated mates. I can't wait to hear more about them. I also want to hear about the cubs. And for Daryl to find his mate.

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.