2PAWS

All Rights Reserved ©

Summary

A veces el tamaño no importa si sabes como utilizarlo.

Genre:
Erotica / Other
Author:
CCC
Status:
Ongoing
Chapters:
1
Rating:
n/a
Age Rating:
18+

UNO

—Tu cabello está bien arreglado, sin embargo, tu ropa es un desastre —Comentó su madre tomando la sal—, ¿tu plancha se estropeó?

Su padre asintió tomando otra pechuga de pollo.

—Está en la universidad, tiene derecho a estar desarreglado en sus vacaciones.

Su mamá suspiró virando sus ojos mientras apretaba la servilleta sobre la mesa.

—Si le permitimos dejar pasar estas cosas se volverá holgazán.

—Sólo es un día… —Resopló su padre dejando los cubiertos.

Probablemente sus padres siguieron discutiendo. No lo supo, se desconectó cuando notó el timbre emitir el familiar tintineo que avisaba una nueva visita y no es de extrañar, hoy un día festivo, la navidad para ser exactos celebrado por gente común, pero no por ellos, para Taehyung era la típica cena rodeado de los mismos invitados

—Mamá, está sonando el timbre… —Susurró, sin embargo, sus padres aún seguían discutiendo. Por alguna razón comenzaron con su ropa arrugada y ahora hablaban de como se ganaban la vida los hijos de Noé. Intentó de nuevo—. Mamá-

—¡No me interrumpas, Taehyung! —Gruñó la mujer perfectamente vestida y peinada—, respeta a tus mayores.

—El niño solamente intenta decirte que tenemos visita —Replicó su padre con un forzado tono moderado.

Su madre suspiró y con labios apretados se levantó tirando la servilleta sobre su pisó con plomo los zapatos. Miró a su padre y refunfuñaba en silencio mientras sacaba su celular. Un escalofrío le recorrió cuando su papá sonrió al ver la pantalla, sonrió con cariño, con visible felicidad. Sintió náuseas.

—¡TaeTae!

Conocía esa voz. Con un salto de alegría se levantó yendo a abrazar a su mejor amigo. Al niño que siempre estuvo con él y el único que soportaba a su familia sin juzgar. Jimin evadió muchas veces las dagas filosas de su madre sobre su religión, ya que Jimin era católico. Lo amaba. Jimin dejó su caja en el suelo y le devolvió el abrazo.

—¡Mini! —Abrazo muy fuerte al chico—, ¿Qué haces aquí?

Jimin se rió.

—Vine a revisar tu flojo trasero. No sé de ti desde hace semanas y estaba preocupado —Le guiñó a Taehyung—. Y también a dejarte un obsequio.

—¿Por qué?

—Duh, hoy es navidad —Jimin rodó los ojos—. Es tiempo de regalar y compartir.

Con una descarada sonrisa Jimin retó su mirada de extraña a conocimiento lujurioso que Taehyung conocía perfectamente. Lo sabía porque siempre que hacían cualquier cosa erótica la tenía.

—¿Estás borracho? —Taehyung tomó a Jimin y a su enorme caja guiándolo a su habitación.

—Ojalá —Suspiró Jimin—. Pero estoy un poco triste a decir verdad. Esperaba quedarme con Kooky todas las vacaciones, pero tengo que llevárselo a mi hermano.

Taehyung levantó una ceja. —Tu no tienes hermanos.

—Hermanastro —El rubio sonrió—. Jin en verdad detesta que lo llame así.

—De acuerdo… —El tema de conversación siempre se tornaba incómodo cuando entraban en su terreno familiar, al menos por parte del rubio. Desde que el señor Park admitió engañar a su esposa durante casi veinte años ha sido tan controversial que actualmente tener el apellido Park es garantía de fama y mala reputación. Especialmente para los extremistas como su madre, por ejemplo. Quizás sea mejor cambiar el tema, pensó mientras dirigía al rubio a su habitación—. ¿Qué me regalaste?

Jimin cruzó las piernas y acarició la caja.

—Un bonito y sofisticado anti estrés.

La mueca de Taehyung se sonrojó ante lo que Jimin pensaría un “anti-estrés”. Lo conocía desde hace años para saber que en esa caja posiblemente esté un pene de silicón inalámbrico. Como todo buen cristiano en esta situación, suspiró de cansancio. Estaba harto de explicarle a Jimin que él no era gay o bisexual. Demonios, tenía una novia dentro del templo.

—¡Te dije que no cruzaras la línea! —Con pesados pies cerró la puerta de su habitación para tener privacidad. Si sus padres se enteraban le negarían la entrada a Jimin a su casa. Los padres de Taehyung son testigos de Jehová y tienen un fetiche pon insultar a gente que no pertenece a su religión, en especial en sus dias festivos como hoy, por ejemplo, y sobre todo a gente común haciendo estas bromas. Sería un pase VIP no-Jimin de por vida.

—¿Cuál línea? —Susurró—, ¿De que hablas?

Con manos en la cintura Taehyung le encaró.

—Del consolador que tienes allí —Susurró señalando la caja.

Jimin frunció el ceño.

—¿Qué consolador? —Negó—, no hay nada de eso aquí.

—¿Entonces…?

Taehyung se quedó sin habla cuando Jimin dejó caer la tapa del regalo revelando su contenido: un pequeño perro c9n el cabello tan negro como el carbón y lacio como el plástico le movía la cola al observar directamente a sus grandes ojos. El pecho de la pequeña bestia era tenía leves manchas cafés lechadas, sus orejas cubiertas de cabello y pequeños dientes blancos libres al ladrarle.

Los ojos de Jimin se posaron en la criatura y luego en su amigo. Sintió su vientre hormiguear de ansiedad. Millones de imágenes de una clara visión del posible futuro invadieron su mente. Taehyung tenía tanta suerte de tenerlo en su vida.

—¿Te gusta? —El tono bajo que Jimin usó hizo incomodar al castaño.

—Uhm, no lo sé… —Taehyung se acercó a la caja con cautela—. Nunca he tenido un perro…

Jimin sonrió.

—Las primeras veces siempre son las mejores… —Jimin acarició su mejilla con delicadeza—. Y las más placenteras, porque nunca sabes lo que te espera.

Por alguna razón el rostro de Taehyung ardió. El doble sentido de Jimin le valió muchas de sus pasadas erecciones y de sus mejores orgasmos. Jimin era alguien muy erótico por naturaleza. Taehyung siempre quiso escuchar sus gemidos.

—De acuerdo…

—¡Oh, pero no seas tímido! —Jimin tomó con descaro la mano de Taehyung en un fuerte agarre posándola en la cabeza del perro pequeño—, ya que lo tendrás para ti sólo el resto de su vida… —Susurró mientras bajaba la mano del chico por el estómago y vientre del perro—. Necesitan conocerse muy bien. Taehyung saltó cuando el perro tembló al acariciarle la panza y le ladró. Quitó su mano con una sorprendente velocidad y volvió indignado hacia Jimin.

—¡Deja tus estupideces de lado! —Señaló al perro—, ¡no me gustan los animales, nunca pedí esto!

Jimin rodó los ojos.

—Ya cállate, lo asustas.

Ambos chicos se asombraron cuando la puerta de Taehyung fue abierta de forma abrupta y sin consideración. El castaño suspiró, su madre nunca fue muy delicada para aclarar que detestaba a Jimin y no le tenía ninguna confianza como para dejarlos mucho tiempo solos a pesar que ambos estaban por cumplir la mayoría de edad.

—Eh, cariño —Sonrió hacia su hijo—. Estábamos cenando y sabes que no me gusta que dejes las cosas a la mitad. Volvamos abajo —Miró a Jimin—. Puedes bajar también, si lo deseas. Aunque te advierto, no comemos carne muy seguido ni nada grasoso-

Joder. Taehyung deseaba ser tragado por el suelo.

—Mamá —Reprochó molesto.

—¿Qué? —La mujer se encogió de hombros— , los de su clase comen esas cosas muy seguido.

Jimin tapó su boca para contener una carcajada ante el visible jalón de orejas que Taehyung le dio a su madre cuando le apretó el brazo. Elevó su voz a un fuerte susurro de reprenda cuando fue interrumpido por Jimin:

—Si, señora Kim. Los católicos comemos basura todo el tiempo —Sonrió—. Por ello es que aceptaré su invitación a cenar.

Su madre se quedó paralizada mientras, entre risas, Taehyung tomaba a Jimin de la mano y lo guiaba debajo de nuevo, no sin antes poner la caja bajo la cama cubriendo su contenido.

—¿Vamos mamá? —Preguntó Taehyung desde la puerta —Su madre no contestó, simplemente salió por la puerta con la cabeza levantada seguida de ambos chicos.

Sorprendentemente su madre se comportó apropiadamente durante la cena. Jimin sabía que Taehyung ya estaba demasiado avergonzado por su actitud, así que el rubio se concentró en hablar con su papá, era mucho más amigable que esa mujer, aunque también era muy devoto a su religión. Aunque no le sorprendía, es decir, todos los testigos de jehová lo eran, incluso Tae.

Taehyung despidió a su amigo con una agradable sonrisa y un abrazo después de cenar. Milagrosamente y sin saberlo, Jimin mejoró su noche. Incluso olvidó todo el asunto con su madre y se concentró en la pequeña caja que aún guardaba bajo su cama.

El reloj marcaban las diez de la noche, y como era tradición en la familia Kim, todos sus miembros estaban reunidos en la sala principal leyendo sus respectivas lecturas. El silencio dentro de la casa contrarrestaba el bullicio de celebraciones de sus vecinos. El sonido a pirotecnia resonaba fuera de la casa tan fuerte que era inútil concentrarse en otra cosa. Taehyung habló con respeto a su progenitor:

—Papá, ¿Podría retirarme a mi habitación? —Miró sus pies. La mirada de su padre era tan intensa que le acobardó por unos momentos—, es inútil leer con todo el alboroto afuera.

Su padre asintió.

—Bien, descansa.

SU madre suspiró.

—¿Y a que irás a tu habitación? —Su doble sentido lo irritó un poco. Demonios, el chico nunca hizo algo malo—, como dijiste hay demasiado ruido para leer o dormir. ¿Qué harás en tu habitación?

—Cualquier cosa, mamá. Ya se me ocurrirá algo —Miró a su padre irritado y éste le dio luz verde a sus pies para correr lejos de esa mujer. A veces lo sacaba de quicio.

Cuando por fin llegó a su lugar seguro, escuchó unos suaves gemidos aterrados bajo su cama. Ah si, el perro, recordó con un suspiro. No maldecía, pero Jodido Jimin, ¿porqué diablos de todos los regalos existentes tuvo que obsequiarle un perro? Taehyung esperaba unos calcetines como en año pasado, no un perro cobarde.

Tomó su teléfono y marcó el número de su amigo.

—¿Hola?

—La cosa está llorando —Mencionó con exasperación—. Dime, ¿Qué hago?

—¿Qué clase de pregunta es esa? —Lo escuchó reír al otro lado de la línea y se cabreó profundamente.

—¡El perro que me diste está llorando y no tengo idea que hacer! —Taehyung se calmó internamente. Paciencia. Con Jimin debes tener paciencia—. Tú me lo diste dime como hago que pare.

—Distráelo.

El castaño rodó los ojos. ¿Porqué no se le ocurrió?

—Claro, ¿otra cosa?

—Hablo enserio, Taehyung —Jimin sonaba formal esta vez—. Tendrás que distraerlo para calmarlo.

—¡¿Y como hago eso?! ¡Jamás he tenido una mascota!

—Podrías acariciar su panza —Taehyung escuchó a Jimin jadear al otro lado de la línea—. Los perros se calman cuando les acaricias la panza y el vientre.

—Ya…

Con dubitativa calma, Taehyung acercó su dedo poco a poco al perro arrinconado a un costado de su cama mientras temblaba con un frío aura. Estiró su mano mientras sus labios temblaban con una desconocida anticipación. Joder, ¿un perro lo ponía nervioso? Se sentía un poco ridículo.

—Bien… —Susurró colocando su mano en el pequeño perro—. No me muerdas…

Taehyung escuchó una delicada risa del otro lado de la línea.

—Quien sabe, Taehyung. Al final pueden gustarte sus dientes.

El castaño no le prestó atención. Estaba demasiado preocupado porque el perro no arrancara su mano.

—Está temblando bajo mi mano… —Taehyung estaba a punto de entrar en pánico—. ¡Ah! ¡ahora está ladrando! ¡¿Qué hago?!

—¡Cálmalo! —Gritó Jimin.

—¡Joder, no puedo! —Lágrimas comenzaron a acumularse en los ojos del castaño. No dejaba de llorar/ladrar y los pirotécnicos se escuchaban mucho más fuertes y constantes. Estaba en un nivel de estrés peligroso—, no puedo, Jimin. N-no sé como…

—Escucha, Taehyung —Jimin sonrió—. ¿Alguna vez le hiciste sexo oral a Joy?
Continue Reading
Further Recommendations

sistha : first time reading a wolf story, I enjoyed it

Antonette Johnson: There was nothing to dislike, the book was short and spicy

Jules27: Great plot, really enjoyed this story. Excellent writing, all the fighting/sex scenes are very detailed. Can’t wait to read more from this author

Katie: The female lead takes a very long time to grow up. There is sooo much drama. Would appreciate a bit more character development for characters added later. And more sexy scenes! There was better detail earlier on, then it became just a passing mention of passion that happened.

Equaline Klusmann: I dont dislike anything. It is a very intruging book and i just want to read more. It makes me tingle and very hot

RogueWolf : ITS GOOD SOO FAR I DO LIKE IT ... WOULD LOVE TO CONTINUE READING IT AND FINISHING THE STORY.. sooner than later.. But love it so far ... all goods

Cindi47: What a interesting plot I can't imagine living by myself in the woods😳 Bit the Inter twist has me wanting more with a wonderful ending...mmmm wo der what will happen☺

More Recommendations

Maserati26: Loved everything about the book... I mean not the rape/sexual assault if it was real life, but in a story; well written. Would recommend the book to anyone who is into romance, sexual adult stories. I gave the rating because Lulu Waters; the author is by far, an outstanding writer.

aleciasweet16: The books good the author writing is good, I gave a 5 arts cuz I was engaged from the first book,

VielUnvieled: I love this already please update, I cant wait to read more

Cindy Ferris Damron: I need more. Great story❣️❣️❣️

scionmama18: Gee whiz!! Things moved fast 😳 😁😁. Now he can tell his daughter he is going out....get laid and a workout!!

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.