Write a Review

El amor está en litigio

All Rights Reserved ©

Summary

¿Quién dice qué no se puede ser romántica y profesional a la vez? Eva es una secretaria jurídica, romántica a más no poder. Una mujer que no tiene miedo de demostrar sus emociones. Sueña con tener un amor como el de sus abuelos, que se demostraban amor cada día, a veces solo con un beso. Y ella... no piensa conformarse con menos. Dante es un hombre que vive el día a día. No cree en el "Y vivieron felices para siempre", para él es una quimera. Nunca ha tenido problemas con las mujeres, y la que se resiste, encuentra la formas de comprarla. ¿Podrán entenderse dos personas con personalidades tan dispares?

Genre:
Erotica / Drama
Author:
Lilith Moon
Status:
Ongoing
Chapters:
51
Rating:
4.6 6 reviews
Age Rating:
18+

Capítulo 0

Eva iba caminando por el pasillo del bufete donde... mejor dicho, donde trabajaba. Todos se quedaron mirando cuando pasaban frente a ellos.

«¡Cobardes!» Pensó ella.

La despreciaron sin motivos y todos callaron. Sintió que algo ardía dentro de ella, ira, tristeza. A muchos los maravillosos amigos, a otros buenos compañeros.

«Pero no me iré como si fuera una fracasada, defendí mi caso como toda una profesional. Lástima que pese más los celos de una mujer insegura, que un buen trabajo.» Camino con orgullo, espalda recta, barbilla alzada, con movimiento calmados, pisada firme.

Llegó hasta la recepción donde estaba Emma con sus pertenencias. Le dio las gracias y estaba por irse cuando Emma la cogió por el brazo y le dijo:

—Siento que tengas que irte así, te voy a extrañar. Yo hablé en tu favor, pero no me hicieron caso. —Y agregó soltándole el brazo—. Me gustaría seguir en contacto, si te parece bien.

Eva se sorprendió al escuchar esto y no sabía cómo reaccionar, pensaba que todos le habían dado la espalda, pero al parecer no fue así. Sonrió, un poco nerviosa y respondió:

—Por supuesto Emma. Me gustaría quedar uno que otro día. Gracias por defenderme, supuse que no lo había hecho nadie.

—La verdad, fuimos pocos, pero lo hicimos los que importan. Julia, Leo y Anna también lo hicieron.

Eva se emocionó un poco y decidió aceptar verse con ellos en algún momento.

—Gracias otra vez. Estaremos en contacto.

Se despidieron y Eva salió caminando hacia la salida del bufete. Mientras Emma se quedaba mirándola, pensando que es una injusticia lo que hicieron, y más porque Eva era una buena empleada, y no era cierto nada de lo que se le acusaba.

En la calle el calor era insoportable, y Eva solo pensaba en un baño cuando llegara a su casa. Iba a parar un taxi cuando recordó que ahora estaba desempleada y debe ahorrar hasta que encuentre otro trabajo. Comenzó a caminar hasta el metro, dio unos pasos y se detuvo, pensó que con la caja que era pesada no iría muy cómoda, y su día terminaría peor, así que paró un taxi y fue cómoda hasta su casa.


Era casi las diez y Eva estaba inquieta, lo que ha pasado en el día la dejó con mucha adrenalina, no podía dormir. Para distraerse, entró a las redes sociales. Llevaba unos quince minutos conectada cuando le entró un mensaje de “Samael”.

«Hola, ¿Cómo fue tu día?»

“Samael” es el nick que usa un chico que Eva conoció en Tinder, uno de esos días que estaba aburrida y decidió incursionar en las páginas de citas. Respondió el mensaje que le envió, porque lo pareció original.

«Hola. Me gusta tu nombre, ¿También te gusta el fruto prohibido?»

Fue tan agradable la conversación que tuvieron, que se hicieron “amigos”. Decidiendo no dar más detalles de ellos, que los que conocían hasta ese momento, solo se contaban alguna que otra cosa de cómo le iba en su día a día. Ni siquiera sabían cómo era el físico de cada cual, no importaba, pensaban que quizás si lo supieran acababa la magia.

«No muy bien Dios Negro —respondió Eva, llamándolo como él mismo se había llamado en una de las tantas conversaciones—. Hoy perdí mi trabajo, y tengo un cóctel de emociones que no me deja dormir.»

«Cuanto lo siento hermosa. ¿Quieres contarme?»

«Mejor no, quizás otro día. Si vuelvo a revivir lo de hoy, busco al responsable y le doy una paliza, o le pago a alguien, ya que no creo que pueda con él, ja, ja, ja»

«¿Tanto así fue hoy?»

«Sí, de mucho estrés.»

«El estrés nos afecta a todos, pero ¿sabes qué es muy bueno para eso?»

«No, ¿Qué? Dame la receta, la necesito 😔».

«Un baño de espuma, con música muy sensual y una copa de vino».

«Me gusta la idea, creo que es lo que haré antes de dormir».

«¿Necesitas ayuda? Es mejor en pareja 😈».

«Me gusta tu disposición para ayudarme 😜. Tal vez un día aceptar».

Después de esto, siguió hablando de otros temas. Sus conversaciones eran muy variadas, desde música, danza hasta deporte, de este último ella no sabía casi nada, aun así, a Samael le encantaba escribirle sobre esto, hablaban principalmente de béisbol, y Eva defendía como una leona a su equipo preferido, el cual comenzó a seguir para saber qué decirle a Samael.

Era pasada las doce cuando Eva fue a la cama. Después de su conversación con Samael, se dio el baño relajante que él le comentó y tomó cuatro copas de vino. Ahora, si podía dormir, mañana vería que hacer, buscar un trabajo o tomar unos días de vacaciones. Tenía la suerte de que su abuela, que viajaba mucho con otras personas de su edad, le prestara su casa. No tenía que matarse buscando cualquier trabajo para pagar un alquiler, y tenía algo ahorrado, su abuelo al morir le dejo algo de dinero y en el bufete pagaban bien, no moriría de hambre. Con una sonrisa se durmió.

♥♥♥♥

Eva se despertó con el sonido de la alarma, no podía creer que olvidara eliminarla. «¿En qué estaría pensando antes de dormir?», «aah ya, hablar mucho con Samael y darme un baño relajante, tomando vino» Pensó con ironía mientras se levantaba. Cuando despierta le es muy difícil dormir otra vez, así que se levantó lista para hacer lo que siempre hacía en las mañanas antes de ir a trabajar.

Terminó y no sabía que más hacer, siempre a esa hora tenía algo, la universidad, luego el trabajo.

«Qué hace la gente que no trabaja todo el día?» Cavila mientras estaba en medio del salón frente a la TV, buscando un canal que pudiera ver.

—Nada, mejor voy a pasear por el parque, quizás me entre la locura y corra un poco. —Terminó por decidirse al no encontrar nada que le agradara.

Se cambió de ropa y estaba bajando las escaleras cuando vio a Sofía, una de las tantas amigas de su abuela, que vivía en la casa de al lado. Se saludaron, Eva le habló del viaje que estaba haciendo su abuela y le preguntó:

—¿Y usted por qué no fue? Sé que le gusta mucho ir a París.

—No podía ir ahora, me quiero retirar y tengo que dejar todo en orden. Cuando termine iré con ellos, si no es a París será otro lugar.

—¿Y por qué se retira? Aún está muy joven.

—Gracias, querida, pero quiero disfrutar lo que me queda de vida. Ya trabajé mucho, ahora me toca descansar, y quién sabe, quizás encuentre el amor, para pasar la vejez.

—Muy bien usted, eso le digo a mi abuela, pero no me hace caso. Al menos se va de viaje.

—¿Y tú? ¿Cuándo buscarás a alguien?

—Yo... —Eva se calló, no sabía qué decir, si ella hacía igual, ha tenido novios, pero no una relación duradera. Sonrió y dijo—: Ya ve, yo dando consejos, y estoy peor, porque yo ni viajo, ni siquiera a una ciudad cercana.

—Tienes que salir más. Sal de fiesta, búscate un novio. Vive la vida ahora que eres joven. La vida no está asegurada, no se sabe qué tiempo vas a vivirla, aprende de tu abuela, ella si sabe cómo.

—Gracias por su consejo, lo tomaré.

—Por supuesto es un buen consejo, no dejes de seguirlo. ¿Y qué haces así vestida? —Señaló la ropa deportiva que trae puesta Eva—, ¿No deberías estar en el trabajo?

—Debería, pero me despidieron.

—¿Por qué?

—La esposa de mi jefe se puso celosa, y por más que me defendí diciendo que no tuve nada que ver con él y que no era una razón válida de despido, no hicieron caso y aquí estoy, desempleada.

—Puedes exigirlos.

—Lo sé, pero no quiero tener nada que ver con esa gente otra vez. El señor Jones de Recursos Humanos me dio una carta de recomendación, que hizo que firmara mi jefe, parece que por lástima. Así que no tendré problemas buscando otro trabajo. Y hay otros bufetes donde me conocen, solo tengo que salir a buscar.

—¿No sabía que era abogada? Siempre pensé que eras secretaria.

—No soy abogada, soy secretaría jurídica.

—¿Sí? ¿Sabes?, yo también. ¿Por qué nunca hablamos sobre esto?

-No sé. Sabía que usted era secretaria, más no que era jurídica.

—Por muchos años. Bueno, puedo recomendarte con mi jefe, ahora se quedará sin una.

—¿Y no le darían prioridad a otra secretaría de la empresa?

—No te preocupes por eso. Él prefiere una secretaria capaz y yo hablaré muy bien de ti. Mañana te digo como será todo, ahora tengo que seguir.

Se despidió, Eva pensando en su suerte y agradeciendo a Sofía, aunque no le dieran el trabajo, haría el intento por ella.

Mientras, Sofía iba planeando como introducir el tema de Eva con Dante. Él podía ser muy testarudo, pero ella sabría cómo convencerlo.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Laurence: Merci pour ce roman palpitant, captivant....vraiment il m'a permis de m'évader. J'ai apprécié chaque chapître, la romance y est, l'érotisme, le suspense, la violence...un mélange qui matche bien. Je vous encourage à continuer l'écriture ❤️❤️😘

Francoise: Comme toujours ce tome est super.Merci pour vos écrits.

Andrea: J'ai adoré ce livre il montre le désir et l'attirance entre deux personnages même avec des différences.

lechenet: Bonne histoire

Carmen Mita: Súper intrigante, esperando la segunda parte

Bam.jk8338: Estuvo bien redactado y bien explicito, eso me gustó

Rebecca: Man merkt die Spannungen bis zum Schluss. Ich lese jede freie Minute

Manuela: Eine schöne und auch emotionale Geschichte war fesselnd und würde gerne ne Fortsetzung davon lesen

More Recommendations

Sandra: Ein wundervolles Buch. Ich kann es nur empfehlen.

Karin: Eine süße Geschichte mit nur leichtem Drama und Intrigen

Maree: It’s good so far need to read more to get a understanding

ivasulovic: Loved it! It was a warm story, romantic and erotic, I loved the way story developed and the pace it took. I wish there was more to read.

Jazmom: Was not to long. Would have loved a bit bit too

LaQuiche: Amazing for this slow build up to be so satisfying! Definitely a guilty pleasure!

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.