Write a Review

3. A.S. La fuerza de un asesino

Summary

(Chanyeol) Yo era un asesino, uno de los más fuertes. Mi fortaleza era mi baza para completar mis misiones. Cuando fui capturado y forzado a luchar en los fosos de la jaula, esa fuerza fue utilizada contra mí ya que fui utilizado como monstruo feroz para entretener a otros. Mi salvación vino en forma del hombre que me obligó a luchar... mi compañero. (Baek) Yo era un shifter omega obligado a ser un luchador. No era un trabajo que yo quisiera e iba en contra de mi naturaleza, era más difícil de lo que pensé que sería. Cuando me arrojaron al foso y me obligaron a luchar por mi vida, estaba listo para rendirme.Mi salvación vino en forma del hombre que me obligó a luchar... mi compañero.

Genre:
Adventure / Romance
Author:
Gruvia
Status:
Complete
Chapters:
15
Rating:
n/a
Age Rating:
18+

Capítulo 1

Chanyeol

—Es uno muy grande.

La ira fue instantánea, la rabia explosiva. Miré a través de las gruesas barras de hierro, acechando de un lado de mi celda al otro. Mi gruñido era bajo, amenazador. Desgarraría a cualquiera que se acercara a mí. Terminaría con ellos sin siquiera parpadear.

Me lancé a los barrotes, y luego me reí cuando los tres hombres que me miraban retrocedieron.

Debiluchos bastardos.

Eran débiles. Tontos. Se atrevieron a llevarme cautivo, a arrojarme a una jaula como un animal.

Eran hombres muertos y ni siquiera lo sabían. Sus cuerpos simplemente no habían alcanzado su destino.

Un tipo se rio, el sonido nervioso y forzado. —Oh, sí, lo hará muy bien.

—El jefe se volverá loco por él, —dijo el que estaba en el medio.

Sabía que eran guardias solo por las cosas que decían. Simplemente no pensé que fueran muy buenos guardias.

Si yo hubiera sido ellos y me estuviera enfrentando a mí, me habría tenido con grilletes por lo menos. Ni siquiera me habían atado.

Idiotas

Todavía no podía creer haber terminado aquí. Dondequiera que fuera aquí. Los muchachos de los cuarteles iban a reírse si se enteraban de esto. Había sido una simple asignación de liquidación. Mi objetivo era un shifter coyote, por el amor de Dios. No eran los más listos. Incluso los cinco que me habían estado esperando no deberían haber sido capaces de llevarme.

Encrespé el labio hacia atrás mientras miraba el dardo de punta azul que había sacado de mi muslo una vez que desperté. Explicaba mucho. Me avergonzaba admitir que había entrado en la trampa que habían preparado para mí.

No deberían haber sabido que iba a venir.

Alguien había cantado.

Y tan pronto como escapara de este infierno, iba a encontrar a quien había desembuchado y demostrarle por qué era una muy mala idea molestarme. Sabía que mi clan vendría por mí tan pronto como supieran dónde estaba. Me había mantenido en contacto con mi controlador, incluso me registré con Taemin antes de ir a explorar el almacén donde se suponía que mi objetivo iba a reunirse con sus asociados para negociar un acuerdo de armas. Taemin conocía la ubicación del almacén. Me la había dado.

Simplemente no pensé que ya estaban en el almacén.

Di una mirada rápida alrededor de mi celda. Estaba hecha de piedra. Podía oír agua goteando en alguna parte lejos, en la distancia, pero era más un sonido de tubería agujereada que un arroyo. Había también un hedor a putrefacción y moho saturando el aire. Casi ensombrecía la desesperación que parecía filtrarse de los mismos poros de la celda.

Casi.

Sospeché que quienquiera que hubiera ocupado mi celda antes de mí había muerto una muerte horrible. Las sonrisas de los tres hombres frente a mí desde su relativa seguridad en el otro lado de las barras de hierro me dijeron que iba en la misma dirección si no encontraba una manera de salir de mi celda.

No me preocupaban.

La puerta de hierro detrás de mí lo hizo. Estaba oscuro. Incluso con mi visión mejorada, no podía decir dónde iba más allá de un túnel de piedra que se alejaba de mi celda.

Cuando uno de los hombres que me miraba levantó una pistola de dardos negra y la señaló en mi dirección, gruñí. Me tensé, mis músculos se endurecieron.

Apreté las manos, deseando poder alcanzar a los tres hombres y golpearlos en el suelo.

Me salí del camino cuando el hombre disparó el gatillo y un dardo con punta de pluma color naranja se disparó, dirigiéndose hacia mí. Quería reírme de la ira en la cara del hombre, pero no había tiempo. El guardia volvió a apretar el gatillo.

Mientras me quitaba del camino de ese dardo, me perdí el disparado del otro tipo, y el guardia al lado de él. Dos dardos me golpearon en el pecho simultáneamente.

El primer tipo me disparó de nuevo, esta vez en la pierna.

El tipo se rio. —Eso debería amplificarle lo suficiente.

Saqué los dardos y los llevé a mi nariz. Había un olor ácido en los tres dardos, pero no pude ubicarlo. Detecté un componente químico en el olor, así que estaba bastante seguro de que no era natural.

Lo que significaba que acababa de tomar una droga.

Malditamente estupendo.

Estos dardos eran un poco diferentes del azul que me habían disparado antes, así que me preguntaba qué eran. Los arrojé en la esquina y volví a mirar a los tres hombres. Parecían muy divertidos, lo cual probablemente no era un buen presagio para mí.

Especialmente cuando sentí que mi piel empezaba a picar.

Volví a apretar mis manos. La sangre había empezado a correr a través de mi sistema, poniéndome al límite. Estaba agitado. Duro. Era casi como si me hubieran dado una dosis masiva de adrenalina.

Si eso era cierto, los guardias del otro lado de las barras de hierro no iban a reír mucho más. Yo estaba más fuerte que la mayoría la mayoría de los días. Lleno de adrenalina, arrancaría las barras de la pared y golpearía a los guardias con ellas.

El pensamiento en realidad trajo una sonrisa a mis labios.

Estreché los ojos y me volví cuando oí un ruido de rejilla detrás de mí. Un profundo presentimiento entró en mí cuando vi la puerta de hierro que conducía a la oscuridad abrirse. No era estúpido. Sabía que debía ir dondequiera que el túnel oscuro me llevara.

Simplemente no quería.

Me sacudí cuando otro dardo se incrustó en mi muslo. Gruñí a los tres guardias. Quería romperles en pedacitos pequeños.

Mi sangre comenzó a golpear a través de mi cuerpo, mi agitación creciendo.

Cuando los tres hombres levantaron sus dardos, entré en el túnel. Sabía que estaba jugando con sus reglas, pero no quería que me dispararan con otro dardo. Ya podía sentir mi ritmo cardíaco fuera de control.

No tuve que caminar mucho tiempo antes de empezar a ver la luz al final del túnel. Esperaba que no fuera un tren que venía.

Un poco más lejos y empecé a oír ruido, nada específico. Más como el bajo murmullo de muchas voces. Sí, probablemente era un tren, o algo igual de peligroso.

Me detuve en el borde de la abertura en el otro extremo del túnel. Era fácil ver que en el segundo en que saliera a la luz, mi vida iba a estar muy ocupada.

Por lo que pude ver desde mi posición, el túnel se abría en un gran foso redondo, con puertas colocadas a la izquierda, derecha y frente. Las paredes que rodeaban el foso tenían al menos tres metros y medio de altura. Yo estaba bien, pero dudaba que pudiera saltar tan alto. Por encima de la pared, y alrededor de la fosa entera, había asientos tipo estadio.

Y parecía que todos los asientos estaban ocupados.

En cuanto me descubrieron, empezaron los cánticos. —Lucha. Lucha. Lucha.

Sí, no era bueno.

Tan pronto como las tres puertas que me rodeaban se abrieron y los hombres salieron, se hizo evidente que estaba en algún tipo de jodido club de lucha.

También fue muy claro que los tres hombres que me enfrentaban eran shifters. No podía olerlos por el tinte de la emoción en el aire, pero las garras afiladas y los dientes eran una pista mortal.

Gruñí para hacerles saber que no sería tomado fácilmente. Ninguno de los shifters era más grande que yo, pero el tamaño no siempre significaba la victoria.

Había visto a hombres de la mitad de mi tamaño superar jodidos hombres más grandes que yo.

Aún me negaba a ceder fácilmente.

En el momento que salí del túnel, la puerta se cerró detrás de mí. Así que, bueno, escapar de vuelta a mi celda no iba a suceder.

Miré a la multitud cantando, tomando caras y memorizándolas. Una memoria casi fotográfica era útil en mi trabajo. En la primera oportunidad que tuviera, daría las descripciones a Ion y dejaría que el genio de los ordenadores los rastreara.

Este era un foso de lucha ilegal. Tenía que serlo. Ciertamente no estaba aquí por mi propia voluntad. Eso significaba que quienquiera que estuviera dirigiéndolo y los que participaban, aunque sólo estuvieran en la multitud, tenían que pagar por obligar a la gente a pelear.

También estaba seguro de que el consejo shifter estaría interesado en saber que los shifters estaban siendo obligados a pelear, aunque no estaba seguro de que los otros estuvieran aquí en contra de su voluntad. Parecían estar disfrutando un poco demasiado. Uno de los tontos estaba, en realidad, pavoneándose para la multitud.

Otro idiota.

Me tensé cuando sonó una alarma, no por el ruido, sino porque los tres shifters se volvieron hacia mí. Cuando comenzaron a avanzar hacia mí, flexioné mis brazos y les gruñí. En serio, necesitaban entender que, si me atacaban, yo los derribaría, y lo haría dolorosamente.

Lo inteligente hubiera sido que los tres hombres me atacaran de inmediato.

Estos chicos no me parecieron especialmente inteligentes, sobre todo cuando dos de

ellos se quedaron atrás como si esperaran su turno, mientras el del túnel izquierdo se dirigía hacia mí.

Me agaché en una actitud de lucha, sacando mis garras. Esperé hasta que el tipo me alcanzó y él dio el primer golpe. No me gustaba pelear, pero terminaría con ellos si tuviera que hacerlo.

En el momento que Señor Izquierda me golpeó con sus garras, eché la cabeza hacia atrás y pateé con los pies. Golpeó el suelo con fuerza. Pateé con mi otro pie, dándole al tipo justo en la mandíbula. La sangre le salió de la boca cuando su cabeza giró.

No se levantó de nuevo.

Me alejé del Señor Izquierda y luego volví a luchar, señalando al Señor Derecha y al Señor Frente. Sacudí la cabeza para intentar despejarla. La adrenalina que corría a través de mi sistema hacía cada vez más difícil concentrarme.

Mi lado salvaje estaba tomando el mando.

Cuando ambos hombres se apresuraron al mismo tiempo, rugí y me metí en la pelea. Rápidamente se hizo evidente que podía cambiar mis colmillos y garras, pero no mi cuerpo. Sospeché que era algo en los dardos que me dispararon que lo impedía.

Todavía los mataría a todos.

Los siguientes minutos fueron un desenfoque cuando la furia me tomó en una niebla de sangre roja, mi sistema nervioso saturado. Sentí la ira y la necesidad de sangre. Sentí que mis afiladas garras cortaban la carne.

Para cuando ya no quedaba nada con que luchar, la sangre me cubría de la cabeza a los pies. Estaba sudando mucho. La adrenalina que me habían disparado seguía corriendo a través de mi cuerpo. Sentí como si pudiera luchar contra otros veinte hombres y todavía estar de pie, y yo estaba lo suficientemente enojado para hacerlo.

Era una mala combinación.

La gente parecía que me amaba. Los aplausos sólo se habían hecho más fuertes. Me limpié los labios con disgusto.

Cuando la puerta de mi túnel se elevó, volví a caminar por ella. Estaba listo para dejar este espectáculo.

Hice una pausa cuando llegué a mi celda. Un cubo de agua y una toalla habían sido colocadas al lado de la entrada. Un paquete de seis botellas de agua embotellada y un filete que parecía que apenas había sido pasado sobre una llama caliente estaban al lado.

Algo así.

Utilicé el agua y la toalla para limpiar la sangre y sacarla de mí. Después de sentarme en el colchón delgado en la esquina, bebí una de las botellas de aguas embotellada y comí el bistec.

Si hubieran drogado el maldito bistec, me daba igual. No era como si yo no hubiera sido ya drogado, y necesitaba la proteína después de luchar. Si no mantenía mi fuerza, no podría escapar, y tenía la intención de escapar. Me negaba a ser el títere de cualquier persona.

Cuando me acomodé contra el frío muro de piedra y mis párpados se cerraron, me di cuenta de que habían drogado la comida.

Bastardos.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

laselisakhanya: I feel like Cassie and Cole just need to sit down and have an honest chat about what they really want and what they expect from each other. And finally after conversation they just tell everybody that they are togetherThe book is great and well written I've enjoyed everything about it

Selina: Das Buch ist sehr spannend und auch schön geschrieben. Ich finde gut das es aus vielen Sichten geschrieben ist.

Carmen Mita: Súper intrigante, esperando la segunda parte

Sylvia: This was such a good read. Fast pace, second chance mate, badass heroine. Story just flowed and read it drom srart to finish. Cant wait to see what more this author brings out.

تشيشا بيرسي: I loved the all idea of the story but at some point on how they met was predictable it would have been more thrilling if there was not much of some fairytale meet up but just something unusual and unexpected

laulowinski: This is a very nice story, the pace is fast but very enjoyable.I recommend this book to everyone who like spicy stories

Army gurl: I love this novel soo much

Mya: This story is my first one on this platform and I and in love. I used to love reading but lost it and this story restored my love for reading. 100% recommended It has a amazing plot and story.

Leslie Suttles: Sweet love story. Was slightly disappointing that the only sexual encounter prompted was the SA and nothing showing she was able to move past it

More Recommendations

Tine75: Tolle spannende Geschichte🥰freu mich schon auf den 2ten Teil😍

ducora12: Super histoire j ai adoré beaucoup aimé tes personnages ta note d humour merci pour se moment partagé 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰

Mharms: It is nice that it is a serial of stories, book to book. The storyline is fast moving through history.

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.