Write a Review

Hipersomnia || Kookmin

Summary

Jungkook, un joven actor que hace lo imposible para obtener su papel soñado e impulsar su carrera en una reconocida obra que habla sobre la trata de personas, pero cuando finalmente es elegido para protagonizarla algo extraño comienza a sucederle, tiene alucinaciones de escenas aterradoras que al principio parecen ser solo malos sueños, pero cada vez que lee una escena específica de la obra pareciera transportarse a una casa donde esta prisionero junto a otros chicos y chicas, donde aparentemente tiene un pasado, un presente y un futuro totalmente incierto, ¿será el estrés de ensayar una obra que aborda esa temática?, o ¿podría ser una realidad alternativa?, la vida en el "otro lado" parece muy real, Jimin se siente muy real. Lo que en un primer momento se cree que es un trastorno del sueño lentamente se irá convirtiendo en una verdad oculta que Jungkook no tendrá otra opción que enfrentar, ¡JIMIN ESTA EN PELIGRO! - Basado en el filme argentino Hipersomnia de Grabriel Grieco, que aborda la problemática de la actualmente mal llamada "trata de blancas", probablemente lo veas muy lejano y sólo parte de la ficción hollywoodense, pero ciertamente esto ocurre todos los días más de lo que creemos, en donde gran porcentaje de las víctimas son mujeres, adolescentes y niñas, sujetos que se aprovechan de su vulnerabilidad, su situación económica, su condición de inmigrantes, etc.

Status:
Complete
Chapters:
8
Rating:
5.0
Age Rating:
18+

INTERVALO 1 — NO HAY PECADO EN EL ARTE

No sabía exactamente qué estaba pasando, su cuerpo pesaba y dolía una barbaridad, parecía que había recibido una paliza, ¿cómo es que había llegado allí?, sus recuerdos estaban muy desordenados y nublados, recordaba muy bien cómo había sido despertado en la mañana por su gato, maullando como un loco suplicando por comida.

Miró a todos lados, y sólo pudo ver cuatro paredes de concreto, que eran débilmente iluminados por la lámpara del techo, todo era muy sombrío y ni una sola ventana había en el lugar, hasta respirar se hacía difícil, entre tanto encierro y el olor a humedad.

Se esforzó por estudiar un poco más el lugar, pero la luz cálida del techo lo encandilaba al punto de forzarlo a entrecerrar sus ojos.

Intentó ponerse de pie, pero un fuerte mareo le vino de inmediato, estaba demasiado somnoliento aún, levantó su vista y pudo notar que desde una esquina se encontraba sentado un hombre, al que por cierto, no podía verle la cara a causa de la Luz, pero si podía notar lo pendiente que estaba de todos sus movimientos, casi podía sentir su intensa mirada.

Estaba muy asustado, podía sentir su corazón latir fuertemente contra su pecho, desvió su mirada hacia abajo percatándose de que estaba sentado desnudo en una silla, solo llevaba encima un pequeño calzoncillo que cubría sus genitales, haciéndolo sentirse vulnerable y entonces comenzó a llorar por el estrés que todo eso le estaba provocando, mojando completamente sus mejillas.

Por alguna extraña razón, ese lugar se le hacía demasiado familiar, pero, ¿por qué no lo recordaba con exactitud?

— Tengo hambre... — sus tripas rugían, llevaba mucho tiempo sin comer aparentemente, ¿cuánto tiempo llevaba en esa celda?, no podía distinguir si era de día o de noche, solo su estómago le daba señales de que al menos llevaba ahí ya un par de días, eran tantas las preguntas que atormentaban su mente y lastimosamente aún no hallaba respuesta alguna.

El sujeto que se encontraba sentado en la esquina se puso de pie, tomó un plato de comida y se lo dejó en las piernas, con una displicencia que no le importaba disimular.

— Es poco, porque te queremos delgado, gordo no le sirves a nadie — su tono de voz era áspero, además de sonar un tanto burlesco.

Decidió ignorarlo, realmente tenía mucha hambre, así que tomó el plato y comió el pobre contenido, ni siquiera se podía distinguir qué era, era una especia de colado extraño, de un color muy poco agradable y la textura para qué hablar, pero eso era mejor que nada.

Cuando terminó de comerlo, intentando aguantar la arcada que le vino, realmente estaba asqueroso, dejó el plato a su costado en el suelo, viendo cómo el sujeto se acercaba a él, poniendo sus nervios de punta.

— ¿Cómo te llamas? — el sujeto era brusco y su voz muy ronca, haciendo que todo fuera mucho más espeluznante, se paró en seco frente suyo, cruzándose de brazos, realmente lucía imponente.

— Jimin — el rubio respondió bajito,en un hilo de voz, inconscientemente temblaba del miedo, tenía frío, tenía sueño, quería largarse de ahí, no estaba entendiendo nada.

— ¡NO, ESE NOMBRE NO! — de pronto le gritó, acercado su rostro al del chico, amenazante — ¿¡CÓMO TE LLAMAS!? — volvió a insistir, estaba perdiendo la paciencia — ¡NO TE ESCUCHO! — y una vez más gritó exasperado de tanto intentarlo ya.

— Minie — su cuerpo temblaba aún más, hacía todo el esfuerzo para controlar los espasmos pero no lo lograba, le daba tanta rabia estar así de débil, ni siquiera entendía por qué sabía la respuesta, ¿Minie?

— ¿Y qué eres? — dijo chocando su asqueroso aliento en el rostro del rubio, examinando cada expresión que el chico hacía.

— Prostituto —¿qué estaba diciendo?, lo respondió casi por inercia, y cuando el sujeto se acercó aún más pudo notar sus facciones toscas, era grande y musculoso, jamás podría contra él, menos en su estado actual.

— ¿¡QUÉ ERES!? — gritó aún más fuerte, golpeando con su pie una pata de la silla, ¿cómo era posible que en tan poco tiempo ese chiquillo haya perdido la cabeza?, era un bueno para nada.

— Soy puto — dijo firme mirándolo furioso, aunque por dentro estaba aterrado y quería largarse a llorar, quería volver a casa con sus padres, y entonces vagos recuerdos vinieron a su cabeza.

(...)

Viajaba en el autobús a su destino, estaba esforzándose por no quedarse dormido, realmente estaba agotado, pero no podía perderse esta entrevista, le había costado la vida conseguirla, y hará todo lo que sea necesario para conseguirlo, le prometió a sus padres y a su hermano que sería una estrella y es justo lo que haría.

En cuanto bajó del bus, emprendió su camino, ya estaba oscuro, eran las diez de la noche, por lo que apresuró el paso, el lugar no le daba mucha confianza, era tan oscuro y solitario, parecía peligroso y lo confirmó cuando cruzó en una esquina, y al mirar hacia el costado, vió que un hombre vestido de negro lo seguía aparentemente.

Siguió caminando rápido, no dándole tanta importancia, igual estaba paranoico, y debía mantenerse tranquilo y enfocado en su pronta entrevista de trabajo.

Volvió a mirar hacia atrás después de varios minutos caminando y el hombre seguía detrás suyo, se asustó demasiado haciendo que su corazón diera un brinco, miró hacia adelante para animarse a correr si era necesario pero se sintió bendecido, estaba llegando ya al bar donde quedó con el director de teatro, quien le haría la famosa entrevista.

Llegó a la entrada del bar y volvió a girarse para ver si aún lo seguía, pero no había nadie, al parecer se había asustado y preocupado por nada, seguro era otro pobre diablo que venía de trabajar hasta las tantas, pero como fuera... ahora lo atacaban los nervios, porque vio al director sentado en la barra esperándole, luciendo imponente e imperturbable con su traje gris y sus hermoso perfil.

Se acercó hasta el para saludarlo cortésmente y se sentó a su lado, intentando no ser torpe y parecer un gilipollas, había quedado impresionado, para nada se esperaba a alguien tan joven y guapo.

Quería darle la mejor impresión al director, que parecía no querer perder el tiempo, porque inició inmediatamente con la entrevista detallándole cada cosa que esperaba de él en el escenario.

Le propuso interpretar el papel de un chico el cual fue secuestrado y prostituido por una red de trata de personas y esperaba que se empoderara de su personaje, para finalmente entregarle el libreto.

— Debes explotar tu sensualidad, debes entender que no hay pecado en el arte — la manera en cómo se expresaba el hombre era envolvente, su tono de voz, como se movía, todo en él era elegante e interesante — debo ir al lavabo, ¿me permites? — se puso de pie ante la afirmación del chico y se encaminó por el pasillo.

El chico se quedó sentado en la barra, pensando en todo lo que Hoseok le había dicho, estaba emocionado y muy determinado, ese papel debía ser suyo, estaba tan absorto en sus pensamientos que no se dio cuenta cuando un hombre vestido de negro, alto y delgado se sentó a su lado.

— Hey, ¿lo mismo de siempre? — le dijo el barman al hombre, le hizo un gesto con la cabeza para luego girarse y preparar el trago.

Por lo visto el hombre frecuentaba mucho el lugar, el chico se le quedó mirando un poco confundido, preguntándose internamente qué hacía ese hombre ahí sentado tan cerca suyo, le incomodaba un poco siendo honesto, vió como el barman le entregó el vaso y éste lo bebió de un solo sorbo, levantó sus cejas impresionado y miró hacia otro lado intentando ignorarlo, pero inmediatamente sintió la mirada del hombre encima suyo.

— Perdón por llegar tarde — dijo despreocupado el extraño hombre y se inclinó para hablarle cerca.

— Creo que te equivocas de persona — dijo despacio, intentando sonar amable e intentando que se alejara de él, le estaba hablando demasiado cerca para su gusto.

— Creo que no — sonaba muy convencido, parecía conocerlo de algún lado por la confianza con la que le hablaba.

— Soy Jin, por cierto — estiró su mano con intención de estrechar la del chico.

— Jungkook — estiró su mano también solo por ser cordial — escucha, estoy en medio de una entrevista, por favor — lo miró casi suplicándole, seguro el sujeto estaba ahí para ligar con alguien, así que se lo dejó claro.

— ¿Si?, ¿entrevista de qué? — parecía que ya sabía la respuesta, por su sonrisa ladina.

— Quiero ser actor — contestó breve, tampoco es que debía entrar en detalles con una persona que apenas conocía.

— Sin duda lo lograrás, eres muy lindo — Jin sonrió coqueto, se le acercó para acariciar su mejilla, y luego se acercó a su oído para morder su lóbulo.

Jungkook parecía aturdido, no quería ser grosero y tampoco quería armar un escándalo justo en este momento, así que se alejó un poco para mirarlo con el ceño fruncido hasta más no poder, iba a decirle algo pero su móvil sonó de pronto, era un mensaje de Hoseok, que lo observaba desde el pasillo...

Si realmente quieres el papel, ve con él

— ¿Nos vamos? — Jin se puso de pie y tomó la mano de Jungkook, guiándolo hasta la salida, muy seguro de si mismo.

El chico lo quedó mirando dudoso, no sabía qué hacer, miró para todos lados intentando encontrar una respuesta, pero por alguna razón aceptó ir con Jin.

(...)

Jin y Jungkook entraban a lo que parecía una de las salas de ensayo del teatro, estaba nervioso, no sabía bien que hacía allí, pero lo que más le preocupaba era Jin, ¿qué tenía que ver con todo esto?, ¿por qué Hoseok no le hablo de esto en ningún momento?, pensándolo bien ese hombre se parecía mucho al sujeto que lo venía siguiendo... y algo en su interior le dijo una y otra vez “corre”.

Ni siquiera se dio cuenta cuando Jin se le acercó y comenzó a besar su cuello descaradamente y a recorrer su cuerpo con sus manos, ¿de qué manera esto tenía relación con la entrevista?, obvio ninguna... como fuera, no estaba a gusto con eso, mucho menos sintiendo que los observaban desde algún lugar, era obvio que no estaban solos ahí.

— Lo siento, pero debo irme — el castaño estaba entrando en pánico, se separó bruscamente de Jin, asustado, fuera cual fuera el propósito de eso, no estaba correcto, por lo que salió corriendo del lugar con los pelos de punta.

Llegó al fin a la parada de autobuses y gracias al cielo había más personas allí, solo logró respirar tranquilo cuando miró a todos lados cerciorándose que nadie lo seguía.

(...)

En cuanto llegó a su habitación, se deslizó por la puerta, sintiéndose fatal y sin poder evitar que las lágrimas salieran de sus hermosos ojos, se sentía decepcionado y presionado.

No supo cuánto tiempo estuvo así, sólo pudo sentir sus músculos agarrotados por la posición en la que estaba, por lo que se puso de pie, se sacó la ropa y se tiró a la cama, pensando una y otra vez en lo que había pasado, quizás debía contárselo a su hermano, seguro que el sabría qué hacer, o probablemente lo regañe por ser tan tonto y confiado.

¿Qué querían que hiciera?, ¿que se acostara con ese sujeto?, ¿de qué manera eso sería importante para el papel?, analizó demasiado todo, tratando de ordenar en su cabeza sus prioridades, y lamentablemente siempre llegaba a la misma conclusión, ese papel debía ser suyo para iniciar su carrera como actor, era la oportunidad de su vida, ¿pero qué tanto estaba dispuesto a entregar y sacrificar?

No pudo conciliar nunca el sueño, ya casi estaba aclarando y el seguía dándose vueltas en la cama, cuando le llega un nuevo mensaje a su móvil, era Hoseok... otra vez...

Ven al teatro, es tu última oportunidad

Lo leyó unas cinco veces, ¿por qué tenía que ser tan extraño todo?, se levantó de la cama aún dudando, se dio una ducha rápida, se vistió y emprendió su camino nuevamente al teatro, esperando que el destino no fuera tan cruel con él.

(...)

Contra todo pronóstico se encontraba entrando al teatro, pudo ver que solo el escenario estaba iluminado y en medio había un sofá estilo Victoriano, miró a su alrededor, tratando de encontrar a Hoseok, sin éxito, sólo pudo escuchar su voz de lejos.

— Sube al escenario, párate en el centro... cierra tus ojos y quédate quieto, tienes que confiar en mi — hablaba mediante un micrófono, Jungkook no lo podía ver, solo podía oír su voz por el parlante.

El castaño hizo lo que le pedía, un poco tímido y con desconfianza, pero si quería el papel, tenía que estar dispuesto a todo, y en cuanto subió al escenario, se instaló al medio y cerró sus ojos, escuchando que alguien se acercaba por detrás, su primera intención fue abrir sus ojos y girarse para ver quien era esa persona, pero no se atrevió, no quería seguir cagándola, pero de un momento a otro sintió unas manos que le quitaban su abrigo, para posteriormente seguir quitándole el resto de la ropa, se giró y pudo ver a Jin que le sonreía de lado.

No entendía nada de lo que pasaba, no quería esto, pero simplemente se dejó hacer, Jin lo recostó en el sofá y comenzó a besarlo, todo a vista y paciencia del director...

(...)

Había llegado al fin a su cuarto, se sentía morir, se sentía sucio, decepcionado de sí mismo y triste por todo lo que había pasado en el teatro, tuvo sexo con ese sujeto, solo para obtener el puto papel... al parecer Hoseok tenía un fetiche.

Pero por ahora solo quería darse una ducha, haber si así lograba sentirse mejor y poder borrar todo rastro de aquello, con su cuerpo pesado se fue hasta el baño, dejó correr el agua y se introdujo, se quedó por mucho tiempo bajo el agua, perdiendo completamente la noción del tiempo y mirando a la nada, agarró el jabón en barra y lo pasó por cada centímetro de su cuerpo intentando limpiar la suciedad, pero no, nada le borraba el asco que estaba sintiendo de sí mismo, aún podía sentir las manos de ese hombre sobre su cuerpo, y entonces las náuseas se hicieron presentes, obligándolo a salir de la ducha y tirarse de cara al retrete.

Perdido y rendido se quedó mirando al espejo por minutos, desconociéndose, hasta que su cuerpo comenzó a temblar del frío, se secó el cuerpo y su cabello, lavó su boca y cepilló sus dientes para irse a la cama.

Se desparramó sobre la ropa de cama con la intención de descansar al fin, pero un mensaje llegaba nuevamente a su móvil, y sí, era Hoseok...

Felicidades Jungkook, el papel es tuyo

Bloqueó su móvil y lo lanzó lejos, se acurrucó de lado abrazando la almohada y se puso a llorar sin consuelo alguno, hasta que cayó rendido por el sueño.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Francoise: Comme toujours ce tome est super.Merci pour vos écrits.

burrichristine: Wann kommt das 2. Buch?

laselisakhanya: I feel like Cassie and Cole just need to sit down and have an honest chat about what they really want and what they expect from each other. And finally after conversation they just tell everybody that they are togetherThe book is great and well written I've enjoyed everything about it

Selina: Das Buch ist sehr spannend und auch schön geschrieben. Ich finde gut das es aus vielen Sichten geschrieben ist.

Carmen Mita: Súper intrigante, esperando la segunda parte

Sylvia: This was such a good read. Fast pace, second chance mate, badass heroine. Story just flowed and read it drom srart to finish. Cant wait to see what more this author brings out.

Laura: Ich habe das Buch innerhalb eines Tages durchgelesen . Konnte einfach nicht aufhören ☺️

Army gurl: I love this novel soo much

mitali: The book is quite interesting and the story line is also nice I will recommend this book to my friends

More Recommendations

ducora12: Super histoire j ai adoré beaucoup aimé tes personnages ta note d humour merci pour se moment partagé 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰

annemirl56: Toller Schreibstil wie immer und sehr erotisch 😘😘muss auch dabei sein, sonst istces langweilig 😘

Molly: I wasn’t sure if I wanted to start this one as the characters are a bit younger but I wanted to see if this poor girl would finally be able to be free of abuse and open to accept love (family) and be able to heal. It’s is great so far, minimal spelling errors, I think the Spanish isn’t necessary ...

Meegan: About to start book 4 omg I'm so so addicted to this series

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.