Get Free Copy

100 free copies left

This novel is limited to 100 free copies due to its part in Inkitt’s Novel Contest.

0
Free copy left
You can read our best books
Gabriel Enríquez would love your feedback! Got a few minutes to write a review?
Write a Review

MLP Fanfic: Las Caballeras Undead

By Gabriel Enríquez

Horror / Action

Blurb

Las Mane 6 han caído, y con ellas los Elementos de la Armonía. Pero este no es el final, pues entonces llegaron ellas; Las Caballeras Undead quienes con su gran poder y sed de sangre protegerán Equestria aunque Equestria reniegue sus servicios.

Caballeras Undead, primera parte

El frío incrementaba más y más, mientras que las fuerzas de hielo a cargo del enorme pingüino marchaban por la capital del vasto Imperio Cristal. A cada paso que daba la helada aumentaba. Los guerreros ponis, bajo el mando de Shining Armor de cientos de años de edad; no podían más, no podían acercarse o se congelarían sin remedio; sólo los seres del frío como los pingüinos o el ejército de yetis bajo el mando del Rey Pingüino Charlatan podrían sobrevivir ante aquel entorno.

—Adelante, pequeños ponis. La pelea está aquí, ¿o es que se han dado cuenta que su pequeña magia no podrá hacerme nada esta vez? Yo soy Charlatan; yo soy la encarnación del frío y aquellas débiles criaturas que no puedan resistirlo, ¡pues que mueran!

Soltó una poderosa ventisca de su gran pico, que Shining sentía que no iba a aguantar; de hecho estaba tan helado que apenas podía moverse debido a lo entumido de su cuerpo así que eludir el ataque no era una opción, así como que el frío de Charlatan era mágico y no podría resistirlo ni con su propio poder mágico de alicornio.

—No… Candace… mi gente… les he fallado — murmuró el alicornio cerrando los ojos esperando el final.

Pero la helada nunca llegó a tocarlo. Unos poderosos pero helados cascos lo tomaron por la cintura y quien fuera o lo que fuera que lo había salvado se había puesto de espaldas para recibir de lleno el ataque de Charlatan. Shining se levantó con dificultad, el toque de los cascos era frío; pero no frío como los ataques de Charlatan sino más bien la frialdad de un cadáver. Frialdad que reconocería en cualquier parte y no, no significaban buenas noticias.

Seis ponis vestidas en largas capuchas negras sobre las cuales se asomaba una armadura negra y sus brillantes ojos rojos se acercaron ante el desconcertado pingüino. ¿Por què su magia no las afectaba? Shining Armor levantó la mirada, una poderosa figura de dragón se movía por los cielos esperando la orden y acabar con cuanta forma de vida se cruzara en su camino, no, la presencia de ellas seis no era anunciaba nada bueno.

—Caballeras Undead — murmuró Shining Armor asustado.

La poni que lo había salvado, una alicornio (pero del tamaño de un poni normal) líder de las Undead, sólo lo miró indiferente y avanzó hacia Charlatan como si nada; seguida de sus amigas en una marcha deliberadamente lenta e intimidante. Se adivinaban las sonrisas sádicas bajo aquellas capuchas. Charlatan retrocedió cuando ellas entraron en el rango de la helada en el que un poni debería morir congelado sin remedio.

—¿Cómo es que…?

—¿No sentimos frío? — Adivinó la líder. — No te sientas mal, no sentimos ni frío ni calor, ni dolor ni nada que aligere nuestro paso.

—Atrapadas entre la vida y la muerte, vagamos por el mundo tiñéndolo de rojo con la sangre de los enemigos de Equestria — dijo otra.

—Y qué bueno que has aparecido, porque nos estábamos aburriendo; Rey Charlatan de los pingüinos. En esta fiesta tú eres el invitado de honor — siguió una tercera.

—Oigan, es la primera vez que matamos a alguien de linaje tan puro, ¿será que este payaso tiene de verdad sangre azul? — Bromeó la cuarta.

—Sólo tendremos que abrirlo para averiguarlo — dijo la quinta tomando con sus dientes una espada de un difunto soldado de cristal.

—Este discurso tarda demasiado, hora de la masacre — finalizó la sexta, impaciente por matar. — Somos Caballeras Undead, somos la muerte para todo aquel que levante sus fuerzas contra Equestria. Su sangre teñirá de rojo...

—O de azul, ya saben por eso de la realeza...

—Como sea, que su muerte sirva de advertencia a aquellos quienes intenten profanar nuestro suelo.

—Y que su sacrificio disuada a futuros enemigos por su propio bien…

Entonces al líder hizo brillar su cuerno, haciendo que todos los cadáveres congelados de los soldados del Imperio más los guerreros caídos de Charlatan se levantaran y marcharan contra los sorprendidos pingüinos que quedaban en pie, no mostrando piedad. Charlatan retrocedió, esa era nigromancia; la más negra de las magias, ¿quiénes eran estos seres?

Entonces la no-muerta que se mostró impaciente, una pegaso, voló a toda velocidad ensartando una enorme espada en el vientre de Charlatan; abriéndolo de un tajo. El enorme pinüino gritó de dolor cubriéndose como pudo; cuando otra pegaso lo derribó por detrás y le ensartó su espada por la espalda; cercenándole una parte de la médula espinal. Incapaz de caminar ahora Charlatan cayó de espaldas, con su cabeza cayendo justo a los cascos de la líder; que sonrió mostrando sus colmillos y con deliberada lentitud para acrecentar su terror atacó su yugular con su boca.

Claro que luego escupió el pedazo de carne que había arrancado, eran no-muertas pero no vampiros. Gustaban de la sangre pero no para alimentarse con ella.

El Rey Charlatan estaba muriendo, pero antes de dar su último suspiro las dos terrestres del grupo imitaron a su líder y con sus enormes colmillos arrancaron grandes pedazos de carne en la unión de las alas y finalmente los desgarraron, desmembrando al pingüino, que gritaba del dolor y del miedo; hasta que finalmente expiró.

Shining Armor temblaba, ya no del frío sino del miedo que siempre le habían ocasionado aquellos seres; pues el frío se había extinto con la vida de Charlatan.

—¿Qué esperan? — Dijo la líder a su tropa de soldados reanimados con la nigromancia. — Dejen tan sólo un sobreviviente, que cuente lo que ha ocurrido…

Los no-muertos gimieron en respuesta y corrieron al ataque, desenvainando sus espadas y exterminando cuanta vida vieran.

—Night Terror, sabes lo mucho que me desespera la velocidad zombi. Haz lo tuvo — volvió a decir la líder.

El dragón rugió de éxtasis y se lanzó en picada.

Al final no quedó nada, sólo un rojo infinito ante el cual Shining Armor no tenía palabras.

Por último la que quedaba del grupo, una unicornio, con gracia tomó una de las espadas que estaban regadas por el campo de batalla y cortó la cabeza del Rey Charlatan, para luego colocarla en una bandeja de plata y con su magia comenzar a arreglarla. Elegantemente maquillada y perfumada, la cabeza estaba preparada para ser entregada como tributo.

—Terminamos aquí — dijo ella cuando terminó su perturbador proceso de embalsamamiento.

La líder asintió.

—Bien, ¿pueden regresar por su cuenta? — Le preguntó la líder a una de las pegasos.

—Sí, pero tardará. El príncipe es el que no puede regresar por su cuenta.

—Entiendo, Night Terror tú leva al príncipe Shining Armor, nosotras vamos detrás de ti.

Lo dijo suavemente pero de todos modos el dragón regresó obediente y aún con sus garras y dientes chorreando sangre, tomó al aterrado Shining como si fuera un preciado tesoro y comenzó a andar, seguido de cinco de las seis Undead; sólo la jefa iba a su lado, pues ambos presidían la marcha como amantes que eran.

En el Imperio Candace, Luna y Celestia luchaban por mantener el poder del escudo que mantenía tibios a sus ponis mientras que la armada de Charlatan era rechazada, aunque temían por el resultado, pues los poderes congelantes de Charlatan eran realmente poderosos y dudaban si Shining Armor podría encargarse solo.

—Si aún tuviéramos los Elementos de la Armonía — dijo Candace. — Con ellos podríamos encargarnos.

—Desaparecieron cuando lo hicieron sus portadoras — dijo Celestia con un dejo de tristeza en su voz. Todo había ido a pique desde la desaparición de Twilight Sparkle y sus amigas, pronto enemigos de todas partes escucharon que Equestria ya no tenía a su defensa más poderosa y comenzaron a llegar en grandes oleadas. Primero la gente de la Cutie Mark de la Igualdad, y luego muchos más.

Fueron décadas muy duras para Equestria, hasta que llegaron ellas, con sus métodos violentos y sádicos comenzaron a luchar por Equestria de tal forma… que en la actualidad había que estar realmente loco para atacar Equestria, no con esos monstruos que rondaban por ahí. El teñir de rojo el campo de batalla no era una simple expresión cuando ellas lo mencionaban. Su primera víctima y gran enemigo de Equestria, Starlight Glimmer, tuvo una muerte tan dolorosa que fue suficiente para hacer correr la voz que los monstruos que protegían a Equestria estaban rondando.

Uno de los guerreros que protegían el Imperio gritó:

—¡Su Majestad! Los soldados regresan…

—¿Se encuentran bien? — Gritó Candace.

—Este… sí y no…

—¿A qué te refieres? — Preguntó Candace.

—Al príncipe Shining Armor lo lleva en brazos Night Terror.

Candace y Celestia se estremecieron, eso sólo significaba una cosa: las Undead habían intervenido y una nueva masacre se añadiría a la cada vez más sangrienta historia de Equestria.

Pronto los soldados comenzaron a retroceder abriéndoles pasos al grupo de guerreras y el dragón, quien depositó con delicadeza a Shining ante Candace.

—Sano y salvo, su alteza Candeza — dijo Night Terror inclinándose cuan enorme era, besando el casco de Candace.

La unicornio del grupo se aproximó a Celestia y tras inclinarse, le ofreció la bandeja de plata con la cabeza preparada de Charlatan

—Como tributo a nuestras Princesas, les presento aquí la cabeza de la última gran amenaza al Reino. — Dijo ella. — Nuestros enemigos han sido exterminados, todos salvo uno que contará su historia; y de este modo aseguraremos la paz en Equestria por los siguientes siglos.

Las otras seis se inclinaron también.

—Las Undead nos inclinamos ante ustedes.

Dicho esto, la líder fue tomada en garras por su amante Night Terror y comenzaron a alejarse del horrorizado grupo, con el paso lento y seguro de los invencibles. En cierto punto Night Terror extendió sus grandes alas y todas se montaron en él, para así desaparecer en el horizonte. La Princesa Celestia vio alejarse a los máximos aliados de Equestria, pero a la vez monstruos desalmados literalmente.

—¿Qué hacemos con el tributo, majestades? — Preguntó un soldado.

—Alejarlo de mi vista por supuesto — dijo Candace. — Shining, ¿te encuentras bien?

—Sólo me queda el trauma que me causarán ellas si siguen apareciendo ante cada enemigo que nos enfrentamos. Night Terror ya ha alcanzado su plena madurez, es mucho más poderoso que antes, pude ver con qué facilidad pudo destrozar a las hordas de Charlatan. Es cuestión de tiempo a que lo hagan también un no-muerto.

Nadie dijo nada, se quedaron reflexionando en silencio; mientras que Night Terror llevaba al grupo hacia su improvisado hogar desde hacía miles de años: el antiguo Palacio de las Princesas en el medio del bosque Everfree. Night Terror aterrizó y rugió con todas sus fuerzas, causando que cuantas criaturas se encontraran en el bosque escaparan temiendo por sus vidas.

—¿Tienes que ir a cazar, Night Terror? — Preguntó la líder.

—No, devoré más que suficientes pingüinos — dijo el dragón.

—Perfectamente — dijo la líder entrando a la gran edificación de piedra la cual no se deterioraba debido a la oscura magia que mantenían los Caballeros Undead.

Ni siquiera los libros milenarios, tanto con magia de Luz como de Sombras, se habían dañado; y seguían ahí siendo repasados una y otra vez por el oscuro grupo, aunque hacía mucho tiempo que no pudieran utilizar magia de Luz. Sólo un ser viviente podía utilizar magia de Luz, no ellas.

—No importa cuánto luchemos por Equestria, no importa a cuántos enemigos aterroricemos para que dejen en paz nuestro amado Reino; ellas jamás nos aceptarán — dijo una de las pegasos.

—Eso es porque no podemos negar nuestra naturaleza de Undeads, nuestra sed de sangre es inevitable en estas formas — dijo una terrestre. — Lo mejor que podemos hacer es controlarla para asesinar sólo a aquellos que amenazan nuestra Equestria.

—Es una suerte que esa parte de nuestros verdaderos yos quedara intacta luego de que nos transformamos en esto — dijo la otra terrestre.

—Y nuestra amistad — dijo la segunda pegaso.

—Si tan sólo hubiera una manera de evitar lo que sucedió, volver atrás y no tomar este camino — se lamentó la unicornio.

La alicornio entonces levitó hacia sí un libro.

—Existe una manera, pero no está a nuestro alcance, pues es un hechizo de Luz. Sólo un ser viviente de gran poder puede crear una puerta al pasado; volver al punto de partida y evitar tantas tragedias. Lo descubrí hace tiempo, pero no vale la pena mencionarlo; después de todo no hay forma que podamos utilizarlo.

Nadie respondió, regresaron cada quien a sus actividades, ya que no había nada que hacer. La apatía, así como esas ansias de violencia demente, eran parte inseparable de ser no-muertas. Estaban solas, sólo se tenían las unas a las otras y se apreciaban; pero era de los pocos rasgos que conservaban de sus antiguos yos cuando estaban vivas. Y aunque estaban juntas y todo, sus veladas eran silenciosas; sólo se hacían compañía en sus actividades (que en aquel Palacio se limitaban casi sólo a la lectura) sin que nada nuevo pasara; las únicas ocasiones en que esa rutina se rompía era cuando un nuevo enemigo aparecía en Equestria y debían de ir a masacrarlo; luego de eso volvían a sus existencias sin sentido. Lo único que se veía diferente en un futuro próximo era que Night Terror estaba a punto de hacer el ritual; ahora que ya había alcanzado la madurez estaba listo para dejar atrás todo rastro de ser vivo dentro de él para convertirse en un Undead al igual que sus amigas y su amante.

Pero esa noche las cosas se harían de otro mado, cambiando no sólo aquella velada sino el resto de la existencia de los Caballeros Undead.

Comenzó cuando Night Terror levantó la cabeza.

—¿Algún intruso? — Preguntó la pegaso impaciente.

—No, invitadas — respondió Night Terror. — Ilustres invitadas.

Una a una las Undead se levantaron, esperando a la llegada de quien fuera. Entonces Luna y Celestia entraron al Palacio. La alicornio encapuchada rápidamente se inclinó; junto con el resto de Undeads y su amante dragón.

—Sean bienvenidas a su antigua morada, nuestro refugio de tinieblas — saludó la alicornio. — Nosotras, sus más leales servidoras les decimos hola. Night Terror, ¿tenemos algo para ofrecerles a nuestras invitadas?

El dragón desapareció escaleras abajo, a la bodega de vinos; y regresó con una botella antigua.

—¿Gustan, sus Majestades?

—¿Cuál es el motivo de su visita? — Preguntó la unicornio, aún sin levantarse. —¿Otra amenaza? ¿A alguien más que debamos borrar de la faz de la tierra?

—¿Borrar? Nuestros soldados aún limpian su numerito en el Imperio Cristal — dijo Luna molesta. — ¿Quiénes se creen para venir y usar nuestro antiguo hogar como refugio, seres de pesadilla? Luego que derramaran tanta sangre…

—Derramamos sangre solamente en el nombre de Equestria, no hay mayor verdad que esa — dijo una de las terrestres.

—Lo hacemos por diversión, sí, pero también lo hacemos porque amamos Equestria más que a otra cosa en el mundo; y juramos protegerlas hasta el final — dijo la otra poni terrestre. — ¿O hubieran preferido sucumbir ante el poder del pingüino aquel? ¿Congelados para siempre? ¿O qué tal condenados todos a pasar la eternidad sin nadie que tenga un talento especial? Una legión de ponis sin sus respectivas Cutie Marks para el resto de la eternidad.

—Nosotras existimos para luchar las batallas que Equestria no puede luchar por sí misma, parecido a lo que hacían los Elementos de la Armonía — dijo la líder.

—En cuanto a por qué hemos escogido su antiguo hogar como refugio, bueno, si da la orden, Princesa, nosotras nos retiraremos de inmediato — dijo una de las pegasos. — Somos sus servidoras, no sus enemigas.

Celestia dejó correr una lágrima:

—¡Basta! ¿A quién creen que engañan? Lo he sabido desde hace mucho tiempo, aunque no quise admitirlo en un principio esto no puede seguir así. Masacrando a nuestros enemigos como seres sin conciencia ni bondad en sus corazones, ¿por qué? ¿Qué fue de ustedes, eh? ¿QUÉ DIRÍAN SHINING ARMOR Y CANDACE SI LES CONTARA LO QUE SÉ? ¿QUÉ HUBIERAN DICHO SUS FAMILIAS DE VERLAS ASÍ? Matando sin razón, a ustedes quienes fueron la esperanza de Equestria.

—Si hemos venido a confrontarlas es porque esto ya llegó a su límite — dijo Luna tristemente. — ¿Regalarnos una cabeza como tributo? ¿Pero se puede saber qué pretenden lograr de este modo?

—Nada específico, la naturaleza de los Undead viene con una sed de violencia sin sentido — dijo la líder alicornio. — Así como parte de la naturaleza de embellecer las cosas sigue siendo parte de Gothic, un recuerdo de cuando fue quien fue en vida. Además tenemos que mostrar nuestra lealtad de alguna forma.

Celestia sollozó.

—Por favor Tw…

—No se atreva a mencionar ese nombre. Hay una razón por la que ahora respondo al nombre de Midnight, Princesa Celestia — dijo la líder alicornio. — Y es que no pretendo manchar el buen nombre de quien fui vida con las acciones de esta nueva forma corrupta por las tinieblas.

Celestia no dijo nada, por lo menos en eso estaba de acuerdo con ella.

—Por favor paren esto — volvió a pedir Luna.

—No hay forma de hacerlo — dijo una de las pegasos. — Nosotras somos lo que somos porque tenemos que pagar por nuestra propia estupidez de hace miles de años.

Celestia reprimió sus sollozos, poniéndose seria.

—Cuando hablan de estupidez, ¿se refieren a lo que les hizo esto?

—Nos lo hicimos nosotras — dijo una de las terrestres. — Pero sí, hablamos de esa estupidez.

—Si tan sólo hubiera estado ahí para ayudarlas — volvió a comenzar Celestia, pero Luna la calmó.

—No podíamos evitarlo, no podemos estar en todos los sitios a la vez. Pero de cualquier manera a mí también me hubiera gustado que las cosas terminaran de otra forma.

Se hizo un silencio triste, pero la líder alicornio entonces tomó el libro que le había mostrado a sus amigas.

—No sé si se trate del destino o bien una mera coincidencia, pero precisamente discutíamos esa probabilidad. Si existiera una forma de ayudarnos, ¿lo haría? Una forma de evitarnos este destino y regresar al ideal que fuimos…

Celestia observó el libro.

—Hablas de una puerta al tiempo.

—Lo haría yo misma que soy y fui una poderosa usuaria de magia, pero no puedo usar ya magia de Luz debido a mi condición. Pero ustedes…

—Hermana — dijo Luna preocupada.

Celestia observó a las ponis que había aprendido a querer con el paso de los años y que extrañaba cada día; aquellas mismas ponis que debido al cariño que les tenía, se negó por mucho tiempo a creer que se habían convertido en eso que tenía enfrente.

—Si les concedo su deseo, ¿qué es lo que harán?

—Evitar que cometamos esta estupidez por supuesto — dijo la alicornio llamada Midnight. — Todo lo que debemos hacer es regresar al punto de partida, al momento en que nos vimos forzadas a convertirnos en esto. El retorno de Starlight Glimmer. Piénsenlo: nadie sabe cómo funcionan las paradojas temporales pero con un poco de suerte nosotras nos esfumaremos para siempre, no tendrán la desgracia de conocernos.

Celestia asintió.

—Bien,

—¡Hermana! — Se escandalizó Luna. — Sabes bien lo peligroso que es esto, nadie jamás ha intentado cambiar la historia de forma tan drástica.

Celestia miró a Luna, dejándola sin palabras. La mirada torturada de la alicornio blanca era suficiente para golpear a cualquiera.

—Lo siento de verdad Luna, pero si con eso puedo evitar perder a mi fiel estudiante yo asumiré ese riesgo.

Y con todo su poder tomó el antiguo libro, un volumen que no se había tocado desde hacía eones; siendo su abuelo el último en rozarlo. Celestia cerró los ojos y con su poder activó la puerta, al pasado; en forma de un círculo que cubrió a las seis guerreras no muertas.

—Mucha suerte… Midnight.

El brillo los transportó lejos, muy lejos; a una época pasada, una época feliz en donde Equestria no recurría al poder de los siete Caballeros Undead.

—¿Entonces cuál es el plan, Midnight? — Preguntó Night Terror.

La líder de las Undead se encogió de hombros.

—Simple en verdad: vamos a Ponyville, donde esperaremos a que Starlight Glimmer venga buscando venganza; luego la matamos antes que tenga la oportunidad de quitarnos nuestras Cutie Marks una segunda vez.

Los otros seis no dijeron nada, era lógico que así debían de proceder. Todavía recordaron la humillación de aquella derrota, en donde Starlight no sólo volvió a arrebatarles las Cutie Marks; sino las destruyó para que no pudieran detenerla, no dejándoles otra opción que recurrir a la magia oscura para obtener un nuevo poder para detener a su gran oponente.

Una equivocación que pagaron con sus vidas y también sus muertes; estando condenadas a convertirse en estos monstruos sádicos que no estaban vivos ni tampoco podían morir.

—En ese caso a Ponyville pues, y si nuestros otros yos interfieren…

—Recomiendo no decirles nada — dijo una pegaso. — O de lo contrario querrán intervenir, y todas sabemos que si llegan a enfrentarse directamente a Starlight Glimmer habremos regresado en vano.

—Debemos distraerlas con un enemigo de señuelo — dijo una de las dos terrestres.

—Por suerte nosotras mismas damos miedo de sobra — dijo la otra terrestre. — Medio matarnos del susto a nosotras mismas, suena algo divertido.

Se pusieron en marcha, siempre en el lomo de Night Terror listas para cumplir con su misión; mientras que entre las sombras un enemigo ya conocido planeaba su revancha contra las que la vencieron la primera vez, y avanzaba hacia el mismo pueblo ignorando el peligro que corría.

La batalla por cambiar la historia estaba comenzando.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

mrh: This interesting take on the Harry Potter series fascinated me from line one on. I am in love with this tale and its characters and cannot wait to read the next chapter. I look forward to more soon.When can I expect the next chapter? I am so excited to read it!

taosgw74: If this is the authors first attempt at writing, I'm floored. I was engrossed in the plot from the get go.

mrh: I have loved reading this story. It is amazing. I love how the one single event of meeting Draco has changed the story. This is such a great twist on harry's story. I would love to read more... will you be writing a Year 2?

Stephen Rodriguez: Oh My God! Thank you for giving the ending to Chuck we have all wanted since we left them on that beach almost 4 years ago! I would sincerly hope that if a new Chuck season or movie are made that Zachary Levi reads your story as a guide for the story line! Thank You! I was glued to my tablet and ...

Alex Rushmer: I like the intrigue that you introduce from the very beginning of the story. The idea of the girl waking up in the alley with no memory of how she got there and with injuries is very interesting. It was very well done. There were a lot of grammatical errors that need to be fixed though. I think t...

tyleroakleyfan: thank you for writing this story I loved it. it was great I enjoyed every minute of it I couldn't stop reading you did a fantastic job. Thanks for killing ron he was starting to piss me off. he was being a dick. I love that you made it a gay love story its about time someone did. love it great job.

Ben Gauger: Kudos to Bryan Laesch, author of Remnants of Chaos:Chaotic Omens for his use of the Gothic style of writing and in addition the footnotes and endnotes at the end of each chapter, a welcome accompaniment to be sure, though his use of grammar could use a little improving, but his use of punctuation...

skippybash12: This story has engaging characters that you care about and a plot that is unpredictable and exciting. It is well written with a believable voice. Great weekend escape and if there was a sequel available I would buy it today -

Tiffany Thomson: This story is not something I would normally pick up and read but I'm so glad I did, I wasn't able to put it down and my husband was yelling at me at 3am to put it down and go to bed (just waited for him to doze back off before picking it back up) I really hope Natalie brings out another book eit...

More Recommendations

: The book was hella great. You never know what's going to happen next. There's a lot of clues that shows to the next scene. I thought Miley and David would marry each other in this book but too my disappointment, they didn't. I have a ques. Will there be a part two to this book?

Warchief: The biggest problem with the Harry Potter series is that it's all from his point of view. So we never really get to see or understand events from other peoples perspective. I think that they would be more than a few people that want to know what happened at Hogwarts during that last year.As far a...

This story wasn't for you ?
Look at our most viral stories!
Iosaghar

FreakyPoet: "you made me laugh, made me cry, both are hard to do. I spent most of the night reading your story, captivated. This is why you get full stars from me. Thanks for the great story!"

The Cyneweard

Sara Joy Bailey: "Full of depth and life. The plot was thrilling. The author's style flows naturally and the reader can easily slip into the pages of the story. Very well done."

This story wasn't for you ?
Look at our most viral story!
Spectra

Ro-Ange Olson: "Loved it and couldn't put it down. I really hope there is a sequel. Well written and the plot really moves forward."