HURTS LIKE HELL [KOOKMIN]

Summary

❝ ¿Tus últimas palabras, Jeon Jungkook?...❞ — -Kookmin. -Angst. -OS inspirado en la canción "Hurts Like Hell" de Fleurie.

Status:
Complete
Chapters:
1
Rating:
5.0 1 review
Age Rating:
16+

CAPÍTULO ÚNICO

Los adultos suelen juzgar lo que ellos consideran diferente; extraño, tonto. Se creen superiores por el simple hecho de ser adultos.

Toman a la juventud como una mala broma, dicen entender aquello que ya vivieron, pero año tras año olvidan sus pasados como adolescentes. Hacen menos sus problemas.

La depresión, la fobia social, la dependencia emocional... "Esas cosas son tonterías de niños."

No comprenden las lágrimas de la juventud, no entienden que el tener menos edad no es impedimento para amar y, mucho menos entienden, las locuras que puede hacer un adolescente por aquella persona que ama.

Así son los adultos, o por lo menos, todos los que Jeon Jungkook conoció a lo largo de sus diecinueve años de vida.

Ellos no lo comprendían.

Él por Jimin era capaz de todo; lo amaba y sabía que su amor era reciproco.

Rueda por el cobertor sobre la fría plancha de piedra, sus recuerdos viajan a cuando ambos compartieron su primer beso, en el cumpleaños de Jimin. Hace cinco años.

Recuerda el viento otoñal chocar contra su rostro, la débil melodía saliendo de una radio vieja, el delicioso aroma a ramen y el bulgogi sobre la mesa. Todo, cada detalle.

La sonrisa apagada de Jimin mientras veía la puerta del jardín trasero, esperando que sus padres llegaran de trabajar para pasar su cumpleaños en compañía de ellos.

—Tienen que llegar —le dijo a Jungkook tomando su mano, invitándolo a esperarlos para que los conociese —. No me dejarían solo... No creo que lo hayan olvidado ¿cierto?

Jungkook le sonrió. Él sabía que no iban a llegar, pero se quedaría a esperar con Jimin.

Él no lo dejaría, él no era como las demás personas.

Llegó la noche y una llamada en el viejo teléfono los hizo despabilar. Jimin atendió la llamada, escuchando esas palabras que tanto temía.

—"Lo siento hijo, tenemos mucho trabajo y no podemos regresar a Corea aún, volveremos la próxima semana para tu cumpleaños ¿sí campeón?"

Una risa salió de sus labios sin una pizca de gracia. Seca, vacía. De esas risas que sueltas cuando no puedes hacer nada más.

—Está bien papá... —susurró apretando su agarre al teléfono. Intentando retener las lágrimas mientras sentía el abrazo de Jungkook por su espalda. —Los amo.

—"Nosotros igual Jimin. Cuídate mucho."

El sonido estático se hizo presente en la sala de estar. Los sollozos del azabache hacían eco en el corazón de Jungkook.

—Jimin...

—Está bien. Es por mi futuro, ellos quieren lo mejor para mí. —limpió sus lágrimas intentando esbozar una sonrisa.

—Sabes que nunca te dejaré —le recordó —. Así estemos lejos, yo te amaré y te amaré.

Las mejillas del azabache se tornaron rojas y Jungkook sintió su corazón latir con fuerza ante su mirada risueña.

—Kookie, no digas esas cosas —rió Jimin, sorbiendo un poco su nariz, mientras le pegaba en el hombro. Jungkook sonrió con él.

—¿Por qué? —lo abrazó de nuevo —. Es cierto Jimin... yo siempre te protegeré.

Un suspiró salió de los labios de Jimin al sentir el calor del castaño, alzó su vista buscando que sus miradas se encontraran.

—Yo también te amo Jeon Jungkook.

Sus vistas se posaron en los labios del contrario y poco a poco se fueron acercando, sintiendo sus respiraciones chocar y sus corazones latir con fuerza. La euforia de su primer beso los abrazaba con dulzura.

Incluso ahora, estando en esa fría habitación, sintiendo el olor a humedad entrar por sus fosas nasales, Jungkook puede sentir la misma emoción que sintió en ese momento.

No se arrepentía de ninguna de sus acciones. No se arrepentía de haber cumplido su promesa.

Lo amó y lo amó.

Lo abrazó durante las frías noches de tormenta, lo protegió de los truenos cayendo en la oscuridad. Acarició sus cabellos, lo tuvo en sus brazos, besó sus labios, tomó su alma y Jimin tomó la suya. Nadie debía saber como lo amó, jamás lo entenderían.

Cuando le pidió ser su novio. Joder.

Fue uno de los mejores días de su vida. Porque desde ese día, cada día era mejor que el anterior, pues Jimin estaba a su lado.

Su mente reproduce la imagen del azabache, con una gran sonrisa en su rostro mientras veía a Jungkook vestido de un oso, con unos globos en su mano derecha y dos boletos a Tokio en su mano izquierda.

"Sí, ¡Sí y mil veces sí! ¡Te amo Jeon Jungkook" Esas palabras, esa dulce voz lo lástima y lo revive, lo golpea y lo acaricia.

Recuerda cada parte del viaje, su mano juntándose con la de Jimin durante casi tres horas. El peso de la cabeza de su novio sobre su hombro y las grises nubes a través de la ventana.

Sus risas mezclándose en las atracciones de un parque de diversiones, sus corazones encajando en el otro, tal como una llave en la cerradura de una pared.

Suelta un suspiro pesado. Cansado.

Mira las rejas por vigésima vez en la noche.

Sabía que había hecho lo correcto.

Las manecillas del viejo reloj en la pared marcaban las 4:00 a.m. Faltaba sólo una hora para acabar con todo.

Mucha gente le llamaba idiota, estúpido.

"¿Por qué lo hiciste, Jungkook? ¡¿Por qué arruinaste tu vida por ese niño?!"

Las palabras de su madre vuelven a resonar en su cabeza. Pero no le importaba.

Recuerda con furia aquel fatídico día cuando todo sucedió. Jimin había salido a comprar un regalo de bienvenida para sus padres, regresaba con una lámpara en forma de corazón cuando fue atacado en un callejón. Fue empujado contra la pared, unos labios corrompieron los suyos con brusquedad, al defenderse fue golpeado, sus pantalones fueron retirados, su cuerpo estaba apunto de ser destrozado.

Jungkook estaba preocupado, el azabache no llegaba a su casa y ya eran pasadas las 11:00 p.m.

Se puso un abrigo y salió a buscarlo con un mal presentimiento.

Gritó con fuerza, su corazón destrozado al verlo en el suelo mientras un tipo se encontraba sobre él bajando su ropa interior.

Un golpe. La lámpara rota. El trozo afilado de cerámica en la mano de Jungkook. La sangre corriendo en el saco del agresor. El villano sin soltar al joven príncipe. Más golpes. Había acabado con el malvado.

Lo había asesinado sin piedad, había cortado su garganta y apuñalado su estomago.

Había protegido a Jimin.

Sonrió y lo abrazó con fuerza, Jimin devolvió el abrazo de inmediato. Los sollozos de ambos y el ruido de las patrullas.

Quién diría que había matado a nada más y nada menos que uno de los jueces más importantes de Seoul.

Esa noche fue pintada por la injusticia. A Jimin nadie le creyó por falta de pruebas. Los golpes en su delgado cuerpo lo atribuían a "peleas callejeras".

Los padres de Jimin habían hecho lo posible para librar a Jungkook de la condena, pero en un mundo donde el dinero es la máxima autoridad, unos simples empresarios no eran nada comparado con un juez de renombre.

Jungkook había sido llevado preso y fue condenado.

Condenado a estar lejos de Jimin.

Condenado a dejar de existir.

La puerta de su celda fue abierta, tres hombres entraron a su celda, se pararon al lado de la entrada y lo miraron con lástima.

—Ven con nosotros.

Jungkook asintió. Se levantó y comenzó a caminar junto a ellos, sería la última vez que vería el aspecto lúgubre de aquella prisión.

Entró en aquella sala blanca, donde se encontraba Jimin y su madre. Ambos con los ojos llorosos y vacíos, ambos destrozados.

Su madre fue la primera en acercarse. Un grito desgarrador saliendo de su garganta. El dolor de saber que su hijo sería ejecutado. Preferiría ser condenada ella.

—Perdóname hijo... yo, no entiendo y no lo entenderé, pero sé que tus acciones no fueron malas. —lo abrazó con fuerza, intentando protegerlo tal como cuando era un niño.

—Te amo mamá —fue lo único que dijo. No tenía más que agregar.

Su madre se aferró más a él y lloró, besó su frente y fue retirada de la habitación. Dejándolo solo junto a Jimin.

Jimin sólo se acercó a él y dejó que Jungkook lo envolviera en sus brazos, sollozó, sus ojos demostrando toda la culpa que sentía.

—¿Cómo puedo decir esto sin derrumbarme?... —murmuró con su voz rota, en sintonía con su corazón. —No debiste... —un fuerte sollozó saliendo del fondo de su alma—. te amo tanto.

Jungkook lo abrazó más fuerte, cerciorándose que Jimin estuviera allí. Que no fuera una ilusión.

—Sí debí, te amo tanto Jimin. Te amo tanto. Te amé y te amé...

—Y te perdí —el salado sabor de sus lágrimas haciéndose presente en la comisura de sus labios —. Te perdí Jungkook...

—No, Jimin, aquí estoy —tomó su barbilla y alzó su rostro, lo miró a los ojos y sonrió entre lágrimas —. Estoy aquí, aunque me vaya, te amaré y te amaré ¿recuerdas?

Jimin asintió y juntó sus labios en un beso triste, ambos intentando probar cada parte de la cavidad del otro por última vez. Un beso con sabor a dolor, lágrimas y amor.

Su último beso.

—Ya es hora.

La voz del oficial los hizo separarse. Se abrazaron por última vez y se despidieron.

—Te amo Park Jimin —gritó Jungkook mientras era llevado, escuchando un desgarrador "¡Te amo Jeon Jungkook!" como respuesta.

Otra blanca habitación, una cama blanca.

Se acostó sobre ella sintiendo como aseguraban sus piernas y brazos.

—¿Tus últimas palabras Jeon Jungkook?

Miró al techo y cerró sus ojos, mientras sentía el dolor de la aguja entrando en su piel.

"Te amo Jeon Jungkook".

—Te amo Park Jimin.

Sus ojos comenzaron a pesar y un ligero sudor recorrió su frente.

Sonrió débilmente. Lo amó y lo amó.

¿Y saben qué?...

Dolía como el infierno.

Continue Reading
Further Recommendations

reeg122008: Good book! I am really enjoying the storyline. I haven't been able to stop reading as I can't wait to see what happens next. Great job!

reeg122008: Good book! I am really enjoying the storyline. I haven't been able to stop reading as I can't wait to see what happens next. Great job!

Jody Cordell: This is quite the book....nice, sweet, nasty, intense, playful....I could go on and on.

reeg122008: Good book! I am really enjoying the storyline. I haven't been able to stop reading as I can't wait to see what happens next. Great job!

reeg122008: Good book! I am really enjoying the storyline. I haven't been able to stop reading as I can't wait to see what happens next. Great job!

Yzalex: I really love your story, it deserves a lot of audience. If you have some great stories like this one, you can publish it on Novel Star. Just submit your story to hardy@novelstar.top or joye@novelstar.top

nicolehensley0581: Good story but the ending should be she leaves and finds love elsewhere

More Recommendations

michelleblucas0915: It was very refreshing and different for me. . If you have some great stories like this one, you can publish it on Novel Star, just submit your story to hardy@novelstar.top or joye@novelstar.top

henslerA: Really love the plot and writing style of the book. Such an amazing story

Sara Millar: I am loving the story can you please tell me where I can find the full version of this please

Re: It doesn't fit well for the ending..their story just begun. 😱😱 but its already the end. 😥😥 anyhow, thing is a good thing.

Jennifer Leigh Anne Ciliska: Awesome read thank you for sharing your story with me

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.