Write a Review

𝙰𝚙𝚊𝚛𝚎𝚊𝚖𝚒𝚎𝚗𝚝𝚘の熱(𝚂𝙲𝙳4) - 𝚔𝚘𝚘𝚔𝚖𝚒𝚗

Summary

-Saga CD Libro 4 Jimin es un hombre sincero sobre todo cuando se trata de Jungkook. Max contrató a un nuevo jefe de seguridad que es un sueño ambulante. Él también es un idiota. Jimin trata de mantenerse lejos de Jungkook, pero la atracción es fuerte. Un encuentro sexual en el ascensor hace a Jimin correr, pero cuando el calor de apareamiento lo persigue, Jimin sabe que está en problemas. Jungkook fue atraído por Jimin en el momento en que puso los ojos en la pantera. Pero él no creía en mezclar los negocios con el placer. Ese lema era verdad hasta que él y Jimin se quedaron atascados en un ascensor juntos. La pasión se encendió y los dos no podían mantener sus manos lejos uno del otro. Cuando Jungkook se entera de que Jimin huyó, él lo sigue. Él encuentra a Jimin en una cabaña aislada y el hombre está en el calor de apareamiento. Pero su olor atrae más que el deseo de Jungkook. El calor de apareamiento está llamando a cualquier varón disponible y Jungkook no tiene solo que impedir que Jimin sea atacado, sino también descubrir quién está invadiendo Cosenza Corporation.

Status:
Complete
Chapters:
9
Rating:
5.0 1 review
Age Rating:
18+

CAPÍTULO 1

Jimin libro 1: Sari Thorne.

Jungkook libro 1: Maxwell (Max) Consenza.

Jimin libro 2: Trevor.

Jungkook libro 2: Jordan Roderick.

Jimin libro 3: Gilbert (Gil) Guy.

Jungkook libro 3: Domingo (Bob) Sartelle.




Jimin rodó los ojos y puso su mano sobre su boca, sofocando su risa cuando su hermana continuó contándole sobre su reunión del infierno. La risa alta era mal vista donde Jimin trabajaba. Él estaba en Consenza Corporation, sentado detrás de un escritorio en una zona de recepción en el duodécimo piso, donde se encuentran las oficinas de los peces gordos de la compañía.

Personalmente, a Jimin no le importaba qué tan alto se rió. Pero a los hombres en este piso les importaba. Así que mantuvo la diversión en una risa silenciosa que se derretía en la alfombra pesada y paredes de azulejos.

Mientras que los ejecutivos le mostraban respeto, sabía que sólo lo hacían porque era el asistente del presidente de la compañía. Pero Jimin no les daba un segundo de sus pensamientos a ellos. Mientras Maxwell Consenza dijera que estaba haciendo un buen trabajo, eso era todo lo que importaba.

―Te lo estoy diciendo, Jimin ―dijo Missy en el teléfono―. Harris fue el peor cerdo chauvinista que he conocido. Nunca voy a dejar que nadie me ponga en una cita a ciegas de nuevo.

―Missy, estás tan llena de ti misma. ―Jimin giró en su silla, apoyando los pies sobre la mesa―. Sabes que vas a ir a otra cita a ciegas. ―Todos los pensamientos inteligentes huyeron cuando el señor Cielo dejó el ascensor. Los pies de Jimin salieron de la mesa con un ruido sordo cuando él se enderezó, su respiración en pequeñas bocanadas mientras sus ojos se arrastraban para el desconocido.

Oh, wow. ¿Quién es este hermoso ejemplar de hombre?

¿Estará soltero?

¿Buscando?

Diablos, ¿será que le importará entrar en el cuarto de las escobas durante cinco minutos?

«Un dios» su cerebro respondió.

Su pantera maulló de acuerdo.

El teléfono se deslizó de sus dedos mientras que el rico aroma de perfume caro flotaba en su camino. Aspiró profundamente, oliendo con avidez al chico cuando su polla se movió en sus pantalones. Cuando el Sr. Cielo volvió la cabeza para Jimin, él pudo ver los impresionantes ojos azules que le recordaron a Jimin diamantes pulidos.

―Discúlpeme.

Esa voz era tan sexy. Los dioses habían presentado a este hombre con una voz que sin duda hacía llorar a los ángeles. El timbre profundo vibró en el pecho de Jimin y se deslizó hacia abajo hasta su polla que actualmente estaba acariciando.

―¿S-sí?

―El Sr. Consenza pidió reunirse conmigo aquí esta mañana. ―Los ojos del señor Cielo se levantaron hasta mirar a la puerta de roble detrás de Jimin, haciendo a Jimin volverse para ver si Max saldría, aunque sabía que Max no había venido a trabajar todavía. Estaba en su casa con su pareja y su hija, Serenity, echándolas a perder. Max no vendría en al menos 40 minutos.

Jimin no podía hacer que su cerebro formara las palabras. Estaba demasiado ocupado mordiéndose el labio, mirando la perilla bien recortada alrededor de la suave boca del hombre. Su pelo era una variedad de tonos marrón, que iban desde marrón oscuro a marrón claro. La perilla tenía la forma de una púa de guitarra, y había una pequeña mancha debajo de su labio inferior. Jimin comenzó a imaginarse mordisqueando a lo largo de eso pelos, tomándose su tiempo dulce explorando antes de llegar a los labios masculinos.

―¿Estás bien?

Jimin apoyó la barbilla en la mano, sonriendo al señor Cielo.

―Lo estoy ahora.

¿De verdad quiso decir eso en voz alta? Su corazón latía fuerte. Su boca se secó. Jimin se sonrojó y sintió náuseas. La posibilidad de desmayarse estaba empezando a convertirse en real. El Sr. Cielo le dio una mirada a Jimin que le dijo que él no era más que un idiota molesto y no se molestaría incluso en coquetear.

La expresión de reprobación fue debidamente anotada.

Aparte de eso, el hombre podía besar el culo de Jimin.

Tomó el teléfono del mostrador, apuntando en la dirección de la sala de espera de lujo. Por mucho que Jimin quisiera ser grosero, simplemente no estaba en él.

―Voy a llamar al Sr. Consenza. ¿Su nombre?

―Jungkook Jeon.

Jimin conocía ese nombre. Colgó el teléfono y se puso a mirar las notas sobre su escritorio hasta que encontró una pegada a su calendario. Jungkook Jeon había sido contratado recientemente como jefe de seguridad de la compañía. Era sobre quien Max se había referido como “el fijador”.

El hombre necesitaba fijar su maldita personalidad arrogante. Aunque el Sr. Jeon no había dicho una palabra, su mirada había dicho todo.

Era hermoso, a pesar de todo.

Su pantera ronroneó en acuerdo.

En lugar de tomar un asiento, el Sr. Jeon se quitó la chaqueta, la puso de lado, y se enrolló las mangas de su camisa blanca. Apretó el Bluetooth en su oído y comenzó a hablar en voz baja. El hombre rezumaba poder y sensualidad, su posición diciendo que el señor Jeon podría poner a un hombre para abajo en menos de 5 segundos sin siquiera sudar.

Jimin tomó el teléfono de nuevo y se acordó de su hermana. Cuando puso el teléfono en su oreja, lo único que escuchó fue un tono de marcación. Tendría que llamarla de vuelta y pedirle disculpas. Marcó el teléfono de Max, a la vez que sus ojos nunca dejaron de buscar al seguridad. El hombre era un idiota, pero seguía siendo un buen colirio para los ojos.

―Hey, Jimin. ―Max contestó el teléfono. El hombre siempre habló con Jimin como si fueran amigos. No sólo Jimin trabajaba para Max, también había vivido con él y otros cuatro chicos. Jimin era una parte del clan RiverWalker.

―Tienes un señor Jeon aquí para verte.

―Sólo estoy un poco atrasado, Jimin. Mantenlo entretenido hasta que llegue allí.

¿Mantenlo entretenido? ¿Qué debería hacer Jimin? ¿Un striptease? Hmm, esto no sería una mala idea si el señor Jeon no fuera un idiota y Jimin realmente tuviera el valor de hacer algo así.

―No hay problema. ―Cuando Jimin colgó, el Sr. Jeon lo miró―. Está atrasado, pero llegará pronto. ¿Le gustaría algo de beber? ―Jimin podía usar algo, preferentemente alcohol. Tal vez eso lo soltase lo suficiente para detener una conversación con el chico sin la amenaza de babearse en sí mismo.

―Estoy bien. ―El Sr. Jeon se volvió y continuó su conversación.

Jimin tomó algunos archivos en los que estaba trabajando el día anterior y trató de mantenerse ocupado, pero sus ojos continuaron alejándose hacia el seguridad.

Necesitaba un descanso. Uno grande. Jimin tomó sus archivos y entró en la oficina de Max, poniendo los papeles sobre la mesa barnizada. Cobarde o no, Jimin se quedó allí mientras miraba a la vista panorámica. ¿Qué estaba pensando? El Sr. Jeon era demasiado caliente, demasiado Alfa para alguien como Jimin. Sus posibilidades con el chico eran tan bajas como sus posibilidades de ganar la lotería.

Y puesto que Jimin no jugó el juego estúpido, su probabilidad era cero.

Sabía que no podía salir de la oficina de Max hasta que su jefe llegara, así que Jimin salió y se dirigió directamente al café y se sentó sobre un aparador en el otro lado de la habitación. Mientras él hacía un nuevo pote, Jimin escuchó al Sr. Jeon en la conversación.

―No importa lo que solía hacer ―El Sr. Jeon estaba diciendo―. Las cosas están a punto de cambiar. Quiero una lista de todos los empleados, incluyendo el personal de limpieza. Esas cámaras no están allí sólo para ocupar espacio. Vea lo que se registró la semana pasada.

Jimin frunció el ceño. Si él no supiera nada, diría que el Sr. Jeon estaba buscando algo. Pero Max no había dicho ni una palabra acerca de ningún problema. No últimamente. Hace unos meses, las cosas habían sido un poco locas. Regis, el Alfa del Valle del Norte, había secuestrado al compañero de Max. Luego estaba el incidente en el que uno de los inversionistas de Consenza Corporation había intentado robar al compañero de Jordan, Trevor. Miles estaba todavía en prisión en espera de juicio.

Hmm, también estaba el asunto del viaje de Domingo que había ido para recuperar a un reproductor. El Alfa de Spokane había comprado un criador en una subasta ilegal y no estaba muy feliz cuando Domingo secuestró a su compra.

Pero las cosas estaban tranquilas recientemente. En los dos últimos meses, nada fuera de lo común había sucedido. Gil, el hombre que Domingo había rescatado y al cual estaba acoplado, iba a dar a luz en un mes, pero más allá de eso, todo estaba tranquilo enfrente de la casa.

―¿Qué demonios quiere decir con que ha grabado sobre la película? ―El Sr. Jeon no parecía satisfecho. Hubo un gruñido gutural en su voz mientras hablaba―. ¿Quién infierno graba sobre los registros de filmación que no tienen incluso una semana de edad?

Al parecer, el chico al que el señor Jeon estaba gritando.

El Sr. Jeon mantuvo el ritmo en la sala de espera, gruñendo para quien estaba hablando. Si Jimin tenía que adivinar, era Gus, el hombre responsable por los videos de vigilancia, entre otras cosas.

Cuando el café estuvo listo, Jimin se sentó detrás de su escritorio. Los ejecutivos salieron del ascensor y miraron al señor Jeon antes de buscar a Jimin por una respuesta.

―Yo no voy a validar su ticket de aparcamiento ―respondió Jimin, divertido.

El ejecutivo, que era de unos sesenta años, moreno, y tenía una cara que sólo una madre podría amar, asintió con la cabeza y se dirigió al pasillo alfombrado hacia su oficina. Cuando las puertas del ascensor se abrieron de nuevo, dos asistentes salieron, hablando juntos hasta que vieron al señor Jeon. Charity, el asistente del señor Blend, se detuvo en su camino, evaluando al magnífico hombre que todavía seguía discutiendo en el teléfono.

―¿Quién es ese? ―Charity preguntó mientras dejó al otro asistente y corrió hacia Jimin.

―El nuevo jefe de seguridad ―dijo Jimin.

―¿Me pregunto si alguien le ha dicho al tipo que es un clon de Brad Pitt? ―Charity se apoyó en la parte delantera de la mesa de Jimin, lamiéndose los labios mientras babeaba abiertamente por el Sr. Jeon. Jimin no tenía que ser un lector de mentes para saber exactamente lo que estaba pensando Charity.

El Sr. Jeon se volvió, como si fuera capaz de leer la mente de Charity, y dio al hombre una mirada de desaprobación. Jimin no pudo evitar la sonrisa que se formó en sus labios. Al menos Jimin no era el único que molestó al chico nuevo.

―¿No tienes nada mejor que hacer? ―dijo Max para Charity cuando salió del ascensor. Jimin sabía que Max era uno de los panteras con raros talentos. Max era capaz de teletransportarse, no sólo a él, sino a otras personas y objetos. Pero el don no era algo que Max quisiera que todos conocieran. Como cuestión de hecho, las únicas personas que sabían acerca de su pequeño truco eran los miembros del clan RiverWalker. Max se había teletransportado al garaje y luego tomó el ascensor. Así había llegado hasta aquí tan rápido.

Charity se enderezó, dando un guiño a Max antes de correr por el pasillo. Incluso Charity tuvo el buen sentido de no irritar a Max. Charity podría ser el asistente del Sr. Blend, pero Max mandaba a todos aquí.

El Sr. Jeon dijo algo en su Bluetooth y luego colgó el auricular. Se acercó a Max y le estrechó la mano.

―Me alegro de que llegara pronto ―dijo Max cuando llevó al Sr. Jeon a su oficina. Jimin bajó la cabeza, fingiendo estar ocupado, pero sus ojos se arrastraron detrás del hombre lindo. Lo que no daría por ser capaz de correr los dedos por el pelo a la altura de los hombros.

Jimin suspiró con irritación cuando vio a Charity en el pasillo, mirando a la puerta cerrada de Max. El chico no tenía ninguna posibilidad en el infierno con el Sr. Jeon, pero nadie disuadiría a Charity de convertirse en una plaga. Jimin había visto a Charity antes en la lujuria. No había sido un espectáculo agradable y casi le había costado al hombre su trabajo. Algunas personas simplemente no aprendían. La única razón por la que Charity todavía estaba aquí fue porque el señor Blend se había quejado de las molestias de encontrar un nuevo ayudante.

Pero Max le había advertido a Charity para mantener las cosas en el trabajo profesionales.

Y esa fue la razón por la que Jimin dejó los pervertidos pensamientos sobre el Sr. Jeon irse. Aunque Max no haya disparado en Jimin, su mirada de desaprobación. Jimin miraba a Max y pensaba en el hombre como un padre. Jimin había llegado a los RiverWalkers en busca de un propósito, después de que su madre había muerto. Max lo había tomado bajo su ala y había enviado a Jimin a la escuela para aprender sobre hardware y desarrollo de software. Jimin había aprendido todo con éxito.

Lo último que Jimin quería hacer era dejar a Max para abajo.

Jimin comenzó su trabajo poniendo al lindo seguridad fuera de su mente. Hizo algunas llamadas telefónicas, estableció el programa para Jordan, y realizó por e-mail algunas propuestas. También reservó el próximo vuelo para Jordan.

Al ser un nuevo padre, Jordan había disminuido su agenda, pero el tipo todavía manejaba su trabajo con eficacia. Jordan era el hombre que estaba detrás de los clientes. Hablaba suave con los clientes potenciales para invertir su dinero en las casas con energía solar de bajo consumo que Consenza Corporation vendía y en que la mayoría de los shifter vivía.

Jordan también había hablado de llevar a Trevor y a su hijo con él en sus viajes de negocios. Era algo que Trevor anhelaba.

Jimin quería tener a alguien para viajar. Infierno, le gustaría tener a alguien sólo para hablar. Los hombres de su clan eran buenos, pero no era lo mismo tener una pareja. El problema era que la vida personal de Jimin era inexistente. Max no sólo lo mantuvo ocupado, sino que Jimin tenía demasiado miedo de dormir con alguien que descubriera que tenía una marca de nacimiento de una pantera a la derecha sobre su entrepierna.

La marca de un Chekota Criador.

Él no quería que alguien se quedara con él sólo porque era un criador. Jimin quería una relación significativa. Ni siquiera le había dicho a Max y a los otros hombres en casa de su marca de nacimiento. Aunque el clan tenía algunos hombres bonitos, ninguno había llamado la atención de Jimin. Sería muy extraño tener a Kyle o incluso Devyn viniendo detrás de él para aparearse.

No, gracias.

Así que él mantuvo su estatus como un secreto bien escondido.

Jimin miró para arriba cuando la puerta de Max se abrió. Su Alfa ondeó la mano para que él entrara.

―Necesito hablar contigo.

Cuando Jimin entró en la oficina, el Sr. Jeon le dirigió una mirada helada. ¿Qué demonios estaba pasando? Aunque Max tenía generalmente a Jimin asistiendo a las reuniones para tomar notas, Jimin no podía ver por qué él era necesario apenas para hablar con el chico nuevo.

Con libreta y un bolígrafo en la mano, Jimin se sentó.

―Tú no los necesitarás. ―Max se dirigió a las manos de Jimin―. Yo sólo quería que supieras que el señor Jeon es el nuevo jefe de seguridad y que te informará a ti.

¿Otra vez? Los ojos de Jimin se fijaran en el señor Jeon viendo la expresión en la cara del hombre. La expresión del joven dijo que preferiría ser atacado por una manada rabiosa de conejitos vampiros. Jimin normalmente no cuestionaba las decisiones de Max, pero no podía dejar de preguntarse:

―¿Por qué yo?

Max se sentó en el borde de la mesa, cruzando sus manos en una rodilla.

―Porque estoy demasiado ocupado en casa y tú sabes el funcionamiento interno de la empresa mejor que yo. Pase lo que pase aquí, el señor Jeon te dirá y entonces tú puedes informarme.

Genial, ahora Jimin estaba atrapado trabajando con un tipo que lo miraba como si fuera un pedazo de tierra en el zapato del hombre.

¿Por qué Max no le pidió que salvara al mundo? ¡Eso habría sido una tarea más fácil de manejar que esto!

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Claudia Asbury: Book is a wonderful read just like all of her books. Give it a read you won’t be disappointed!

Chante: Loved it, short and sweet

Cinara: Me gusto mucho Y más el final. Estuvo muy gracioso y lindo el final.

Crystal Patzel: Other than some minor grammatical errors the story itself- going from past to present is fluid and captivating.

amalia3026: Its a fun quick read

Joanna Shenfield: Great story. Lots of drama. Lovely ending

Inoue: Me gusto toda la historia, se la recomiendo a todos en buenísima

tfhemmer5: Another home run on this one as well. Damn keep up with your best self. WONDERFUL just like you're other books. Everyone needs to read this trilogy of books. Nothing but the best.

More Recommendations

oromicristina: Aprecio la forma y el tono con el que se describen los encuentros sexuales de sus personajes. Muy erótica por cierto.

dontknowlove26: I can't believe I am so far in the series all ready there is no way it should be almost done 😞 Great read Thank You!

sonia: Omg like seriously that's crazy he's not dead but he's alive so sad tho at least they can be a family again I hope the 2 find their mates soon !!

sonia: Still loving the series will definitely tell others about this site and your wonderful books

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.