𝙳𝚎𝚜𝚎𝚘の炎(𝚂𝙲𝙳5) - 𝚔𝚘𝚘𝚔𝚖𝚒𝚗

Summary

-Saga CD Libro 5 (Último) Jimin Park no está teniendo un buen día. Él fue secuestrado no una, sino dos veces. Solamente, que el segundo secuestrador es el hombre más sexy con los ojos azules más hermosos que Jimin ha visto jamás. Regis tiene planes diabólicos para Jimin, y sólo puede tener éxito si Jungkook no lo salva a tiempo. Jungkook estaba pateándose por la forma en que actuó en la situación con Jimin. Su misión era alertar al humano de los peligros de ahí afuera, no secuestrarlo. Después de dejar al hombre ir, Jungkook y Justin reciben una llamada. Es Jimin quien se encuentra en el portaequipajes del coche de Regis. Jungkook debe encontrar a Jimin antes que Regis subaste al humano. Él viaja por todo el país para rescatarlo, sólo para tener a su corazón capturado y una llama de deseo ardiente como nunca ha sentido antes. Pero el problema no ha terminado todavía. Cuando un mito aparece, los RiverWalkers deben luchar para evitar que Rupert destruya la casa que construyeron con sus compañeros.

Status:
Complete
Chapters:
10
Rating:
5.0 2 reviews
Age Rating:
18+

CAPÍTULO 1

Jimin libro 1: Sari Thorne.

Jungkook libro 1: Maxwell (Max) Consenza.

Jimin libro 2: Trevor.

Jungkook libro 2: Jordan Roderick.

Jimin libro 3: Gilbert (Gil) Guy.

Jungkook libro 3: Domingo (Bob) Sartelle.

Jimin libro 4: Trey.

Jungkook libro 4: Justin Kemp.





―Ahora, eso es exactamente de lo que estoy hablando. ―Jungkook apretó la palma en su entrepierna mientras veía a un chico increíblemente hermoso entrando en el bar. Terminó su cerveza y empujó la copa a un lado, chasqueando los labios mientras se levantaba. Iba a conseguir un pedazo de eso.

Deslizándose al lado del hombre bonito, Jungkook se acercó.

―Hey, lindo. ―Oh demonios, miró a esos hermosos ojos. El hombre era un sueño húmedo mojado.

«Me pregunto cómo esos labios sexys se sentirían envueltos alrededor de mi pene».

―Jódete.

―Sólo si te tengo debajo de mí. ―Jungkook no era fácilmente disuadido. Él tenía un mundo de confianza y sabía que podría llevar a este hombre a la habitación de un motel cercano.

El Alfa de Jungkook, Max, lo había enviado a cazar algunos Chekota Criador en Ohio. Aunque era bueno alejarse por un tiempo, Jungkook sabía que su tiempo era limitado. Tenía que estar de vuelta dentro de una semana para infiltrarse en una subasta de Criadores que iba a suceder.

Pero mientras tanto, nadie dijo que no podía tener un poco de diversión. Por otra parte, encontrar a Jimin Park estaba probando ser más difícil de lo que había imaginado. Max le había dado una dirección, pero cuando llegó allí, la dueña de la casa le dijo que Jimin se había mudado.

Necesitaba a Trey para obtener la información correcta. A Jungkook no le gustaba saltar en la oscuridad. Bueno, no solo, por lo menos. Denle a alguien para saltar alrededor de su polla en la oscuridad y él lo consideraría.

Así que ahora tenía algo de tiempo, esperando que el geek residente le diera la dirección actualizada. Y esperaba usar su tiempo constructivamente... tal vez teniendo sexo. Eso era constructivo.

El hombre se volvió, levantó la mano y Jungkook vio su dedo medio.

Jungkook se inclinó y mordió el dedo del hombre. Sonrió cuando el desconocido abrió la boca y retiró su mano.

―Oh, vamos, dulce. Tú sabes realmente lo que eso significa, ¿verdad?

―Estás desesperado o mentalmente perturbado. ―El chico tomó su copa y se alejó de la barra. Jungkook puso su espalda contra el balcón de madera, viendo las caderas del hombre balancearse de un lado a otro.

Maldita Sea.

Jungkook amaba a un desafío.

―Puedes también darte por vencido. ―El camarero puso una bebida en el mostrador detrás de Jungkook―. Él viene aquí por lo menos dos veces a la semana y cada tipo aquí no tuvo éxito con él. Nadie ha logrado llevarlo a casa hasta el momento.

Jungkook se pellizcó el labio inferior con el pulgar y el dedo indicador.

―Eso es porque no saben cómo pasar las defensas del sujeto.

El camarero resopló.

―Sí, eso es todo. ―Las palabras del tipo estaban llenas de sarcasmo.

―Te apuesto veinte dólares a que él sale conmigo.

El camarero, con su barba tupida y robusto estómago, extendió su mano.

―Estoy en esto.

Jungkook apretó su mano, tomó su copa y se sentó en su propia mesa. Se sentó y tomó un sorbo de su cerveza mientras miraba a un hombre tras otro ser rechazado. Cuando parecía que nadie más se acercaría al chico, él tomó un libro y comenzó a leer.

Ahora Jungkook estaba realmente intrigado. ¿Quién iba a un bar a leer? Sonrió cuando el chico sexy sacó un par de gafas antes de regresar a leer. Oh, ahora él era realmente lindo. Jungkook siempre tuvo una cosa por los nerds. Había algo en ellos que sacudía su maldito gatillo.

Su pantera maulló, pidiendo a Jungkook acercarse.

―En su debido momento ―dijo en voz baja.

El extraño sexy tomó un sorbo de su bebida, empujó las gafas hasta el puente de la nariz y continuó leyendo. El cabello oscuro cayendo descuidado formaba un suave halo alrededor de la cara hermosa del hombre. Jungkook tenía el deseo de arrastrar los dedos a través de las mechas sueltas.

―Tick, tack ―dijo el camarero con una risa cuando reemplazó la cerveza de Jungkook―. Desde que lo siento por tu culo apasionado, las cervezas son por mí cuenta.

―La noche no ha terminado todavía. ―Jungkook volvió su atención al extraño. Su cabeza le daba vueltas, hasta que vio al chico ir a la puerta.

―Tal vez la próxima vez ―dijo el camarero, extendiendo su mano.

Jungkook gruñó cuando golpeó un billete de veinte en la palma del tipo y luego despegó hacia la puerta. No se rendiría todavía. Él iba a recuperar su dinero.

Corriendo fuera, Jungkook parpadeó en el sol de la tarde brillante, poniendo la mano sobre los ojos mientras buscaba a Mr. Bonito. El olor del lago Erie hizo a su estómago enrollarse, pero dejó fuera el olor a pescado.

Ahí está.

Jungkook fue a través de la multitud de personas agitadas hasta que encontró al chico.

―Tú de nuevo ―el desconocido le preguntó cuando se detuvo en la calle―. ¿Tengo que conseguir una orden de restricción?

El interés de Jungkook se iluminó.

―Hmm, ¿te gusta estar contenido?

El hombre puso los ojos en blanco.

―Sin duda tienes un tornillo suelto. Quítate.

El tipo hizo un giro a la derecha y bajó por la East Fourth Street. Jungkook comenzó a preguntarse si tal vez debería renunciar. Consideró eso hasta que el hombre sexy fue agarrado y arrastrado para un restaurante.

―Mierda. ―Jungkook pasó por algunos clientes y se dirigió al interior, mirando alrededor de la barra. El desconocido no estaba a la vista.

―¿Puedo ayudarle? ―preguntó un hombre detrás del mostrador. Jungkook miró a los clientes sentados allí comiendo y sabía que no podía hacer una escena. Pero no había manera en el infierno que iba a dejar al hombre que había estado siguiendo huir.

Acercándose al lado del bar, Jungkook abrió su chaqueta ligera para mostrar al hombre su arma.

―Sí, me puedes decir donde llevaron al chico que trajeron aquí o puedo romper este excelente establecimiento en pedazos.

Los ojos del hombre parpadearon hacia el cuarto de atrás. Jungkook pudo ver que el chico no estaba muy contento con la interrupción.

―Elección inteligente. ―Jungkook zigzagueaba entre las mesas y se dirigió a la habitación de atrás. El desconocido estaba siendo mantenido en una mesa, una pistola en la frente.

―Lo juro, voy a pagar su dinero.

Oh maldito. El chico debía dinero a alguien. Probablemente tuviera un problema con el juego o algo así. Justo lo que Jungkook necesitaba. Claro que sabía cómo atraparlos. Aun así, no podía dejar al hombre con su destino oscuro. Nadie tan sexy merecía sus sesos esparcidos por la trastienda de un bar.

―¿Qué demonios estás haciendo aquí? ―El tipo con la pistola preguntó. Los dedos de Jungkook picaban para agarrar su arma, cambiar o hacer cualquier otra cosa que quedarse allí. Sintió a sus ojos tratando de cambiar para el gato, pero Jungkook logró mantener a la bestia bajo control.

Mal.

―Yo podría decir lo mismo. ―Jungkook gimió para sus adentros. Realmente necesitaba trabajar sus respuestas duronas. Esto fue muy, muy malo.

―Sal fuera de aquí antes de terminar en esta mesa, también. ―El hombre apretó su mano en la garganta del extraño sexy antes de apuntar el arma a Jungkook.

―Realmente no deberías haber hecho eso. ―Joder. Jungkook sabía que Max iba a tener su culo en una bandeja, pero el tirador lo había empujado. Técnicamente, no debería estar aquí. Pero dejaría ese pequeño detalle cuando Max tratara de sacarle la piel.

Dejando a sus garras deslizarse libres, Jungkook sonrió para el tirador.

―Ahora este pequeño gatito está realmente molesto.

Los ojos del hombre se abrieron, pero no bajó el arma.

―Tú eres uno de esos locos.

―Si quieres decir que me gusta estar enroscado en la cama, entonces lo soy ―entonces, Jungkook abrió sus brazos y le dio al hombre una sonrisa maliciosa―. Me tienes.

―Realmente eres un loco ―dijo el hombre sexy.

Jungkook tenía un poco de talento que sólo Max conocía. Tenía la capacidad de empujar sugerencias en la cabeza de alguien. Eso es lo que cambiadores llamarían una pantera talentosa. Su talento no siempre trabajaba, pero estaba teniendo un mejor manejo del mismo.

―Tú realmente quieres bajar esta arma.

La mano del hombre vaciló, lo que puso a Jungkook nervioso, teniendo en cuenta que era la mano que sostenía el arma. Las personas con una fuerte voluntad eran los más difíciles de sugestionar. Afortunadamente este tipo era un idiota estúpido que probablemente seguía órdenes sin utilizar una sola célula del cerebro por su propia cuenta.

El arma cayó antes que el hombre la pusiera en una funda que estaba atada alrededor de su hombro.

―Ahora, deja al hombre y vamos a salir de aquí sin problemas.

El hombre sexy frunció el ceño ante el tirador, después a miró a Jungkook. Casi olvidó lo que estaba haciendo. Los verdes de Kelly también eran muy sexys. Se preguntó cómo lucirían cuando estuvieran llenos de placer.

Dios, él quería saber.

El pistolero dio un paso atrás, lo que permitió al extraño sexy levantarse. Jungkook podía ver una fina capa de sudor que cubría el rostro del chico. Moviéndose rápidamente antes de que se pasara la sugestión de Jungkook, lo tiró por la puerta trasera.

―¿Y ahora?

―Corremos ―dijo Jungkook cuando los dos salieron. Ellos corrieron para la Torre de la Ciudad y por los escalones del metro, donde Jungkook empujó al chico dentro.

―¿A dónde me llevas? ―El hombre se quitó el abrigo, sus dedos curvándose alrededor de la fina tela.

―¿Tienes un problema con el juego? ―Jungkook necesitaba alejarse de este tipo tan pronto como fuera posible. Él tenía su propia agenda y rescatar a un adicto al juego no estaba en su lista de cosas para hacer. El chico estaba a salvo por ahora. Jungkook había hecho su buena acción del año.

Tenía que irse.

―No ―dijo el hombre―. Mi hermano menor lo tiene, no es que sea de tu incumbencia.

Jungkook señaló el dedo en la cara del hombre, cuando el metro arrancó, moviéndose hacia el lado oeste.

―Yo sólo tenía una pistola apuntando a mi frente. Creo que eso lo hace mi negocio.

Algunas personas miraron en su dirección, pero no dijeron nada. El metro se balanceó hacia atrás y hacia adelante, una vez que aceleró hacia el centro de la ciudad. Jungkook iba a salir y olvidar que había visto a este tipo.

Al diablo con él. El camarero podía quedarse los veinte dólares. Jungkook no estaba dispuesto a probar esta cama incómoda.

No importa lo mucho que su pantera silbó lo contrario.

―Yo no te pedí que me ayudaras. ―El hombre se puso a un lado cuando el carro en que estaban se desvió abruptamente a la derecha. Jungkook instintivamente extendió la mano y detuvo al hombre de caer.

―¿En serio? ―Jungkook podía sentir su sangre hervir―. Yo te ayudé a escapar de una bala en la cabeza ¿y me estás agradeciendo así?

Estaba harto de ese estúpido. Hermoso o no, el tipo era un completo estúpido.

El desconocido se sentó en uno de los siguientes bancos vacíos, mordiéndose el labio inferior.

―Tienes razón. Estoy siendo demasiado ingrato. ―Extendió la mano―. Jimin Park.

La mandíbula de Jungkook cayó.

Oh, no, esto no podría estar pasando.

Él pensó que tuvo suerte y encontró al chico que estaba buscando, pero Jungkook estaba dispuesto a decirle a Max que su viaje a esta ciudad fue un desastre, y que estaba volviendo a casa. Nada bueno podría venir de rescatar a este tipo. Jimin era un problema con P mayúscula.

―Tienes que estar bromeando.

Jimin retiró la mano.

―¿Qué?

Jungkook miró por encima de la piel expuesta del hombre, pero no vio una marca de nacimiento en cualquier lugar que indicara que él era el Chekota Criador que Jungkook vino a buscar.

Tal vez fuera pura coincidencia. No puede haber más de un Jimin Park. Por desgracia, mientras Jungkook observaba, más Jimin se ajustaba a la descripción que Trey tenía del chico.

―¿Tú vives en Denison?

Jimin se tensó en su asiento.

―Realmente me estás persiguiendo. ―El hombre se levantó para irse.

Jungkook lo dejó. Aunque no dejó a Jimin ir demasiado lejos. El chico puede haber admitido que vivía en la calle que Jungkook acababa de decir, pero no sabía el lugar en que Jimin permanecía actualmente.

Y ahora sabía por qué. Tener cobradores en su culo tendía a una persona volverse un fantasma. Si Jimin estaba o no estaba en el camino equivocado, Max estaba esperando que Jungkook volviera con el chico. Jungkook sólo iba a tener que tragársela y hacer frente a la personalidad mordaz de Jimin.

Corrió al asiento junto a Jimin, bajó la voz a un tono suave.

―¿Tienes una marca de nacimiento de color fresa en forma de una pantera?

Los ojos de Jimin se abrieron como platos y empezó a retirarse.

―¿Cómo diablos lo sabes?

Sí, ese era el Jimin Park correcto.

Jungkook se llevó los dedos a las sienes.

―Tengo visión de rayos-X.

Jimin no parecía impresionado. De hecho, parecía absolutamente aterrorizado. Jungkook se levantó y cerró la distancia. Jimin no tenía adónde ir. Estaba en la parte trasera del vagón.

―Mira, sabes por mi pequeña exhibición en el fondo del bar que soy un shifter. Vamos directo al asunto. Soy una pantera y tú eres un Chekota Criador. Naciste para continuar la raza dotada pantera, bla, bla, bla. Ahora detente con eso antes de que estos humanos crean que soy un pervertido.

El nervio bajo la mirada de Jimin se contrajo.

Cuando el tren se detuvo en la estación, Jungkook agarró el brazo de Jimin.

―Ven conmigo. ―Afortunadamente Trey había advertido a Jungkook para no aparcar en cualquier lugar cerca del centro de la ciudad. El coche de alquiler de Jungkook estaba en el estacionamiento, esperándolo.

Sus palabras deben haber estimulado algo dentro de Jimin. El hombre metió la mano en su chaqueta y sacó su libro, golpeando la maldita cosa en la cabeza de Jungkook.

―¡Déjame ir!

Jungkook gruñó.

―¿Hay algún problema?

Jungkook se volvió para decirle a quien estaba detrás de él para cuidar de su vida, maldita sea, pero curvó sus labios cuando vio el uniforme azul.

Simplemente genial. Eso era todo lo que necesitaba.

Un oficial de policía.

Estando en territorio humano, Jungkook tenía que cuidar de sus pasos. La mayoría de los humanos temían a los shifters. Este policía no dudaría en hacer su vida un infierno hasta que tuviera la oportunidad de hacer su llamada y tener a alguien para salvar su culo.

―No ―él respondió.

El oficial miró escéptico para Jimin.

Cuando Jimin vaciló, el oficial se acercó, poniendo mano en la culata de la pistola. Jungkook lanzó una mirada de advertencia a Jimin, aunque no serviría de nada si estuviera detenido. Las amenazas tienden a perder su peso cuando la persona que estaba haciéndola termina esposado.

Jimin golpeó el libro en la cabeza de Jungkook.

―Sólo una pelea. Henry aquí se estaba poniendo un poco juguetón en público y sabe lo mucho que lo odio.

¿Quién demonios era Henry?

El policía empezó a decir algo hasta que la radio en su hombro gritó. Él les dio a ambos una mirada de reproche antes de alejarse.

Jungkook empujó a Jimin fuera del tren antes de que las puertas se cerraran.

―Esta era tu oportunidad para deshacerte de mí.

Jimin comenzó a caminar hacia las escaleras que los llevarían fuera de la estación.

―Considéranos empatados. Ahora deja de molestarme.

Jungkook tomó a Jimin, haciendo que se detuviera.

―¿Cuál diablos es tu problema?

Cruzando los brazos sobre el pecho, Jimin dijo: ―He tratado con hombres como tú mi vida entera. Tú ves un tipo de buena apariencia y tienes una sola cosa en tu cerebro. Bueno, hay más en mí que un revolcón.

―Muy vano.

Jimin dejó escapar un gruñido gutural cuando levantó las manos en aire.

―Además, sabes sobre mi marca de nacimiento. Es alguna mierda espeluznante, Henry.

―Jungkook. Mi nombre es Jungkook.

―Jungkook, Kelvin, Creep. A quién le importa cuál es tu nombre. Adiós, Henry.

Jungkook realmente no quería hacer eso, pero Jimin no le dejó otra opción. Miró a su alrededor para asegurarse de que el policía no estaba a la vista y luego agarró el brazo del hombre. Jungkook dirigió al hombre hacia su coche de alquiler.

―¿Qué estás haciendo?

―Secuestrándote.―Jungkook levantó el brazo y golpeó a Jimin en la cabeza. El hombre se desmayó.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

dunback: Stunning short story, which weY is on.y the start of a love distaste romance between a King and his forced Queen, a forgotten love affair between 2 Young g sweet lovers that was never what it seamed…. A novel is needed from the morning after the end of chapterv4…. I wonder how long it takes her t...

Pamela: I loved everything with the story especially the way I held you so interested to see how it ended!

Nathaly : Excelente trama, con un buen toque de humor y con un tema fresco. La recomiendo

sayury: Esto es arte ayuda en las noches de insomnio 😊😊😊

Arianna: I absolutely loved it

Thv Park 🥀 : Chille arto pero de emoción

sonia: Omg like seriously that's crazy he's not dead but he's alive so sad tho at least they can be a family again I hope the 2 find their mates soon !!

sonia: It just keeps getting better I can't wait till we have found everyone and see how big the group is then get to the real action

sonia: Still loving the series will definitely tell others about this site and your wonderful books

More Recommendations

sonia: Absolutely love this story can't wait to read the rest of them loving the short stories but quick to the point

sonia: I am absolutely loving this series quick and to the point no reading unnecessary info a 100times before getting to the good stuff well written !!

mgttkinsella: Great book really enjoyed it

amessickrash: Very good story I hope there is more to come talk about a cliffhanger….. lol. ( more pages please)

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.