SOBRE HIELO | KOOKMIN

Summary

Cuando eran jóvenes y jugaban en el mismo equipo de hockey, el calor entre Jeongguk y Jimin había sido casi suficiente para derretir el hielo sobre el que patinaban. Pero Jimin se fue para ser una estrella en la NHL y Jeongguk se quedó atrás para comenzar su vida como el dedicado y profundamente entregado entrenador del equipo de hockey junior de la ciudad. Ahora Jimin ha vuelto a la ciudad y Jeongguk se da cuenta de que su pasión sigue ardiendo como siempre. Pero ambos siguen en el armario, sin embargo, y cuando Jeongguk es amenazado con ser expuesto, se congela. Las llamas del deseo no pueden derretir los temores de Jeongguk, pero tal vez, solo tal vez, el calor del amor descongele el hielo. » ADAPTACIÓN [Solo por diversión sin fines de lucro] » Momentos Jikook » TaeJin » Mención de ped0filia © Al autor original

Genre:
Romance / Erotica
Author:
sara g
Status:
Complete
Chapters:
11
Rating:
n/a
Age Rating:
18+

Capítulo Uno

—¿Lo viste en ese último juego contra Pittsburgh? Quiero decir, ¿cómo puede decir que necesita retirarse cuando todavía tiene esa velocidad? —La cara de Namjoon estaba llena de emoción, y Jeongguk, que escuchaba desde el otro lado de la habitación, trató de no sonreír. Los adolescentes intentaban con todas sus fuerzas ser geniales, pero no siempre lo lograban.

—Tal vez quería llegar a la cima. —Taehyung solía callar, pero cuando hablaba, los otros jugadores escuchaban. Era parte de lo que lo hacía a un líder tan eficaz, dentro y fuera del hielo—. No hay forma de que los Leafs* se estén acercando a la Copa americana en un futuro cercano, así que no es como si fuera a buscar otra oportunidad.

—Podrían hacerlo, los Leafs. Si ellos solo... —se calló Namjoon, la enormidad de los cambios requeridos aparentemente es demasiado para vocalizar. —Si cambiaran a todos los jugadores menos tres, y a todos los entrenadores y a la Junta Directiva —sugirió Devon.

Scott levantó la vista de las almohadillas de portero con las que estaba jugando. Jeongguk se recordó a sí mismo de comprarle al chico unos cordones nuevos. —Tal vez se mudarán a otras ciudades, a un lugar que no seguiría dándoles multitudes agotadoras sin importar nada.

Alex frunció el ceño. Era de origen ruso y no siempre seguía las conversaciones del equipo, pero parecía tenerlo claro sobre el tema actual. —Los Leafs apestan —dijo, y la simple verdad aparentemente solucionó el problema y devolvió la conversación a su enfoque original.

—Y serán aún peores sin Park —dijo Namjoon. Era un extremo, como Park, y Jeongguk sabía que el niño soñaba con seguir el mismo camino hacia la NHL*—. ¿A quién tienen ahora con experiencia real en la ofensiva?

Jeongguk dejó de escuchar la conversación. Los niños podían, y lo hicieron, seguir durante horas con el mismo tema. Todos expresaban las mismas opiniones que habían aportado el día anterior, probablemente repitiendo lo que sus padres les habían dicho durante el receso de verano o lo que habían recogido de los innumerables espectáculos deportivos que siguieron en la radio, la televisión e Internet. Las ideas rara vez eran originales, pero eso no disminuyó la pasión con la que se llevaron a cabo.

Por lo general, a Jeongguk le gustaba escucharlos. También le gustaba unirse, a veces, para hacer de abogado del diablo, tratando de hacer que los pequeños diablos piensen en vez de ser solo loros que repiten lo que escuchan. Pero tenía cosas más importantes en qué pensar hoy. Bueno, en lo mismo en que estaban pensando, pero desde una perspectiva diferente.

Jimin Park. Hacía casi seis meses que había regresado a la ciudad, por lo que Jeongguk sabía, pero todavía no se había presentado en la pista. Lo cual era extraño, Jeongguk estaba bastante seguro. Bueno, tenía una idea sobre el motivo de la ausencia, pero estaba tratando de ignorarla. Era estúpido pensar que un famoso jugador de la Liga Nacional de Hockey se mantendría alejado del santuario local de su deporte solo por un pasado un tanto incómodo con un entrenador de la Ontario Hockey League. Paranoico egocéntrico eso era lo que era. ¿Y qué sabía Jeongguk sobre la transición de la Big League a la vida de jubilado? Tal vez a los jugadores les gustaba hacer una fase de tiempo muerto, sacando el anhelo de su sistema.

—Es el mejor jugador que tuvieron los Wolverines, ¿verdad, entrenador? — Namjoon todavía estaba emocionado y Jeongguk se permitió ahora sonreír.

—Probablemente, sí. Tiene el mejor récord de la NHL, al menos.

—Y solías jugar con él, ¿verdad?

Jeongguk no quería ceder a las peticiones. Sabía que a los niños les encantaba escuchar las historias, pero eso no significaba que quisiera contarlas. Había tenido su propia lucha cuando se vio obligado a dejar atrás sus días como jugador y todavía sentía una punzada de dolor cuando pensaba en ello. Pero eso no era culpa de los niños y no le estaban pidiendo demasiado. —Sí. Jugaba en el ala izquierda, estaba bien. Jugamos juntos hasta Midget.

—¿Y era el mejor jugador con el que alguna vez jugaste? —Namjoon era quién hacía las preguntas, pero toda la sala estaba escuchando el debate.

Jeongguk deseó poder responder de manera diferente, pero asintió. —Sí, probablemente. Había algunos buenos muchachos en la universidad también, pero nadie tan bueno como Jimin.

—Mi padre dice que, si hubieras jugado en el OHL* podrías haber entrado a la NHL antes de que te lastimaras. —Jeongguk estaba muy al tanto de la opinión del padre de Namjoon sobre el asunto. Había escuchado muchas veces de muchas personas lo estúpido que había sido elegir la universidad en vez del hockey profesional, incluso si era solo junior. El OHL era la mejor manera de llegar a la NHL, y solo un idiota consideraría cualquier otro objetivo.

—Pero si me hubiera lesionado en el OHL, eso hubiera sido así, sin NHL y sin educación. Al menos de esta manera obtuve un grado de todo esto. —Jeongguk estaba peleando una batalla ardua sugiriendo que la escuela era importante e insinuando que no todos los niños en la habitación estaban en camino de convertirse en una estrella de la NHL, pero se imaginó que era su deber seguir intentándolo. Seguir jugando al abogado del diablo, incluso si estaba entrenando en la misma liga en la que estaba argumentando en contra.

—Además, muchos buenos jugadores salen del sistema universitario —dijo una nueva voz desde la puerta del vestuario, Jeongguk ni siquiera tuvo que girar la cabeza para saber quién había hablado. Habían pasado casi quince años desde la última vez que había escuchado la voz de Jimin Park, al menos en persona, pero no había forma de confundirla.

Afortunadamente, la atención de los niños se desvió de inmediato, esto le dio la oportunidad de recuperarse antes de darse la vuelta.

Maldita sea. Jimin se veía bien. Un poco más viejo, claro, pero Jeongguk había visto al tipo en la televisión lo suficiente como para esperar eso. Él llevaba bien su edad. Por supuesto, todavía en forma y las ligeras arrugas alrededor de sus ojos solo hacían presumir que pasaba mucho tiempo sonriendo. Ningún rastro de canas en su cabello castaño claro, ni rastro de papada en su mandíbula cuadrada. Las gafas con montura de alambre eran nuevas. Jeongguk se preguntó si realmente las necesitaba o si Jimin estaba tratando de diferenciarse de sus días como jugador.

Recordó cómo Jimin y él siempre habían sido comparados entre sí, y les decían lo que se parecían, así que se preguntaba si había resistido el paso del tiempo tan bien como su viejo amigo. Pero no había tiempo para nuevas especulaciones, porque Jimin estaba caminando hacia adelante, con la mano extendida, por ello, necesitaba ponerse en marcha. —Jeongguk. O entrenador, supongo. —Una sonrisa rápida y fácil—. Es bueno verte. —Se dieron la mano y Jimin levantó su mano libre para agarrar el hombro de Jeongguk. Era un saludo masculino estándar, pero Jeongguk realmente no quería el contacto adicional. Se obligó a sonreír y dio un paso atrás tan pronto como pudo.

—Es bueno verte también. —Se volvió hacia Sihyuk Kim, el gerente general del equipo, quien había acompañado a Jimin a la habitación. —Sihyuk. —Un asentimiento en reconocimiento, y Jeongguk continuó— ¿Tendrás tiempo para vernos después del entrenamiento?

—Tengo todo el tiempo que necesites, entrenador. Pero eso no es lo que me vas a pedir, ¿o sí? —Sihyuk era un veterano, que había pasado por medio mundo del hockey antes de establecerse en Pine River durante los últimos años de su carrera, además, era bueno en su trabajo. Pero no lo suficientemente bueno como para tener siempre dinero para los proyectos de Jeongguk. Él no esperó una respuesta—. Pero centrémonos en lo positivo. —Dio una palmada en el hombro de Jimin y se volvió hacia el equipo, ansiosamente callado—. Chicos, déjenme presentarles a Jimin Park. Creo que es posible que hayan oído hablar de él.

La tensión disminuyó un poco cuando los chicos se rieron, después Sihyuk continuó. —Tiene algo de tiempo para hablar con todos vosotros hoy, y si tenemos suerte... me doy cuenta de que trajo sus patines con él. ¿Quieren practicar con un NHLer*?

Justo antes de que los chicos se entusiasmaran como cachorros, Yoongi habló. Era el jugador de ‘mayor de edad’, mantenido alrededor no por su habilidad, sino por su gran dureza. —¿Trajo sus almohadillas y un casco también? —La voz de Yoongi era genial, mostrando que se negaba a dejarse impresionar por el visitante y con suficiente desafío en ella como para hacer que Jeongguk tuviera que ocultar una sonrisa. Yoongi era bueno para el equipo.

Los Wolverines eran los jugadores más prometedores, y deberían ser respetuosos con alguien que ya lo había logrado, pero no serviles.

Si Jimin realmente iba a practicar con ellos, debería estar listo para trabajar y, sí, listo para recibir algunos golpes. Si no fuera así, si solo estuviera allí para patinar un poco, bueno, el equipo debería ver eso por lo que era.

Pero aparentemente Sihyuk no compartía la actitud de Jeongguk, y estaba frunciendo el ceño a Yoongi antes de que Jimin hablara. —No lo hice. Me retiré por una razón, ya sabes. —Sonrió, dejando en claro que esto no era una tragedia—. Estoy a punto de recibir golpes de tipos tan duros como YoongiMin.

Maldita sea, eso fue impresionante. Jimin sabía el nombre del niño, Yoongi era solo un grinder*, no una estrella. Jeongguk recordó al niño tímido e introvertido que había conocido y se preguntó cuándo Jimin había sido tan amable. De donde sea que haya venido esa habilidad, sin duda la estaba utilizando con buenos resultados aquí. El equipo estaba sonriendo de nuevo y Yoongi parecía completamente conquistado.

Jeongguk necesitaba poner al equipo en marcha antes de que se convirtieran en un montón de ‘niñas desmayándose’ por un ídolo en la matiné —Está bien, muchachos, suficiente charla, vayamos al hielo. Podéis hablar con el Sr. Park después de la práctica. —Pero incluso con visitantes en el vestuario, todavía tenían su ritual, y los muchachos claramente lo estaban esperando.

Jeongguk sonrió y asintió. Bien. —¿Dónde está el juego, muchachos? — preguntó con fuerte voz.

La respuesta fue aún más fuerte. Los chicos se movieron como uno solo, golpeándose las sienes dos veces, luego golpeando con un puño sobre el pecho. — ¡CABEZA, CABEZA, CORAZÓN! —gritaron al unísono, y luego se pusieron en acción. Agarraron su equipo, se dirigieron a la puerta y Jimin se levantó y los observó alejarse.

Cuando el último jugador salió del vestuario, Jimin se volvió hacia Jeongguk. — Señor. ¿Park? —dijo en voz baja, arqueando la ceja divertido—. Me gusta eso. Ya es hora de que se te tenga un poco de respeto.

Pero Jeongguk no podía hacerlo, no podía volver a caer en la vieja relación tan fácilmente. Habían sido compañeros de equipo y habían sido amigos. Después, brevemente, habían sido más, antes de que todo se hubiera desmoronado. Claro, había pasado mucho tiempo, pero eso no significaba que Jeongguk lo hubiera superado. No, espera. Él lo había superado, simplemente no era... lo que sea. No estaba listo para fingir que no había sucedido. Eso sonaba mejor.

Se sentó y sacó sus propios patines de su bolsa de equipo. Solo necesitaba enfocarse en el hockey. El juego tenía sentido y él lo entendía. Lo mejor de estar en el hielo siempre era la forma en que le permitió salir de la confusión del otro lado del cristal.

Sintió que el banco se movía un poco cuando alguien se sentó junto a él, y sin levantar la vista del patín, Jeongguk sabía que era Jimin. Jesús, su voz, y ahora su olor. El chico debe haber cambiado de colonia en algún momento de los últimos quince años. Jeongguk no recordaba que el joven Jimin se hubiera puesto colonia alguna vez, en realidad, y ahora tenía una pizca leve que probablemente costaba más de lo que Jeongguk ganaba en un mes. Pero debajo de él, de alguna manera, estaba Jimin. Jimin, con quien Jeongguk había terminado por completo, se recordó a sí mismo. Quince años. Él no era tan patético.

Jimin estaba atando sus propios patines, pero también estaba esperando que Jeongguk dijera algo. —Bienvenido a casa —se las arregló para decir. Fue estúpido, por supuesto.

Jimin había regresado a la ciudad durante el verano y ya había pasado la Navidad. Ya había sido recibido por todos los que significaban algo. Jeongguk estaba balbuceando.

Pero Jimin no pareció pensar eso. Rebotó un poco en el viejo banco de madera, bajó la vista a sus patines y sonrió. —Sí, gracias —dijo—. Es bueno estar de vuelta.


Leafs: Equipo de Hockey sobre hielo

NHL: La National Hockey League o NHL es una liga profesional norteamericana de hockey sobre hielo, formada por clubes de Estados Unidos y Canadá.

OHL- Liga de Hockey de Ontario

NHLer: Jugador de Hockey sobre hielo de la NHL

Grinder: Un Grinder es un jugador más conocido por su trabajo duro y su control que por sus goles

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

dunback: Stunning short story, which weY is on.y the start of a love distaste romance between a King and his forced Queen, a forgotten love affair between 2 Young g sweet lovers that was never what it seamed…. A novel is needed from the morning after the end of chapterv4…. I wonder how long it takes her t...

Pamela: I loved everything with the story especially the way I held you so interested to see how it ended!

Nathaly : Excelente trama, con un buen toque de humor y con un tema fresco. La recomiendo

sayury: Esto es arte ayuda en las noches de insomnio 😊😊😊

Arianna: I absolutely loved it

Thv Park 🥀 : Chille arto pero de emoción

sonia: Omg like seriously that's crazy he's not dead but he's alive so sad tho at least they can be a family again I hope the 2 find their mates soon !!

sonia: It just keeps getting better I can't wait till we have found everyone and see how big the group is then get to the real action

sonia: Still loving the series will definitely tell others about this site and your wonderful books

More Recommendations

sonia: Absolutely love this story can't wait to read the rest of them loving the short stories but quick to the point

sonia: I am absolutely loving this series quick and to the point no reading unnecessary info a 100times before getting to the good stuff well written !!

mgttkinsella: Great book really enjoyed it

amessickrash: Very good story I hope there is more to come talk about a cliffhanger….. lol. ( more pages please)

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.