Write a Review

𝙰𝚕𝚏𝚊 𝚂𝚊𝚕𝚟𝚊𝚓𝚎の仲間(𝚂𝙻𝙽𝚃𝚂2) - 𝚔𝚘𝚘𝚔𝚖𝚒𝚗

Summary

-Saga LNTS Libro 2 Jimin Park todavía se está acostumbrando al hecho de que ahora es el compañero del alfa del bosque. Jeon, una criatura tan poderosa que ha estado vivo durante más de cien años. Es diferente vivir en una manada, pero mejor de lo que pensaba. Con lo que no es fácil vivir es con el conocimiento de que hay personas ahí afuera que lo quieren muerto. Jimin no quiere ser una carga para su compañero, pero odia tener miedo, y el único hombre al que puede recurrir para obtener comodidad, su compañero Jungkook, pasa mucho de su tiempo como un lobo. Pero cuando alguien del pasado de Jimin es capturado, este nuevo cautivo trae consigo una aterradora realidad. Quien secuestró y trató de matar a Jimin todavía está ahí, y todavía cazándolo con la intención de matarlo. Jungkook quemará el bosque hasta los cimientos antes de permitir que eso le pase al ser humano que ama.

Status:
Complete
Chapters:
11
Rating:
n/a
Age Rating:
18+

CAPÍTULO 1

El agua estaba fría. Hacía frío, y congelaba las células de su sangre casi completamente mientras Jimin sentía una mano presionando sobre su cabeza, empujándolo hacia abajo.

No podía respirar.

Pateaba y luchaba pero no podía respirar, y no podía escapar.

¡No otra vez! ¡No otra vez!

Jimin lloró, trató de gritar, pero todo lo que hizo fue dejar ir lo último de su aire. Él sabía cómo terminaba esto. Se suponía que Jungkook estaría aquí. Se suponía que Jungkook vendría a salvarlo, justo como dijo que lo haría.

¿Dónde estaba?

Jimin estaba asustado ahora. No podía moverse. No podía manejarlo. ¡Necesitaba salir de aquí!

Jimin tiró hacia adelante con toda la fuerza de su cuerpo, empujando contra las manos que lo detenían y el agua que lo envolvía. Se abrió paso. Todo se sentía más pesado que cualquier otra cosa, e irrumpió a través de la fina piel de la superficie del agua para respirar un poco de aire. Estaba oscuro cuándo Jimin abrió la boca. No estaba frío ni húmedo, y después de dos respiraciones profundas, se dio cuenta de que no estaba en la corriente.

No estaba siendo sostenido hacia abajo por Birtle por orden de Alice.

Estaba en su nueva casa. Era media noche, y estaba seguro.

Gracias a Dios.

Jimin agarró su pecho, deseando que su corazón se calmara mientras aspiraba trago tras trago de aire limpio y precioso. Estaba sudando un poco. Podría haber sido parte de lo que había impulsado su pesadilla. No tan seco como pensaba, entonces.

Jimin alcanzó a Jungkook con su mano pero encontró al otro lado de la cama frío y vacío.

¿Se había ido? ¿Dónde estaba?

Jimin entrecerró sus ojos y miró alrededor de la cabaña. Estaba más limpia de lo que había estado cuando Jungkook había llegado en primer lugar. Las ventanas con corrientes de aire se habían fijado, y había un poco más de muebles, pero seguía siendo sólo una cabaña con cuatro paredes. No había espacio donde pudiera esconderse una persona.

Al principio, Jimin había querido al menos otro juego de paredes para un dormitorio. Después de ser secuestrado y casi asesinado, estaba contento de ser capaz de ver todo lo que le rodeaba. No quería que nadie se pudiera ocultar. Las sombras se habían hecho mucho más aterradoras que de costumbre después de ser secuestrado. El fuego ardía bajo, generando largas sombras que, por el primer par de noches después de que Jimin casi había perdido su vida, lo había asustado tan jodidamente mal que no podía soportar ir a dormir sin Jungkook a su lado.

Jungkook había estado aquí anoche cuando Jimin se había dormido, pero debía haber logrado escabullirse a cazar poco después.

Como para confirmar esto, un largo y triste aullido flotó en el aire y se mantuvo allí. Era un sonido que le había causado miedo a Jimin, pero ahora lo consolaba.

Significaba que Jungkook estaba cerca.

Jimin tocó su estómago. Su grande e hinchado estómago. El niño lo pateó y luego pateó su vejiga. El niño que Jungkook había puesto dentro de él con su magia de lobo era una criatura exigente.

Jimin no iba a regresar a dormir ahora. Necesitaba levantarse.

Pateó las piernas a un lado de la cama, frío ahora que ya no tenía las cubiertas en él. Las corrientes de aire podían haber sido arregladas, pero el invierno todavía estaba en camino.

Jimin puso sus pies en las zapatillas que le esperaban al lado de la cama. Estaban hechas de piel de conejo y otras cosas suaves, sólo para él. Un regalo de Jungkook. Quien todavía era a veces más lobo que hombre.

Jimin se puso su túnica y bajó torpemente al fuego. Puso algunas astillas y un tronco para el fuego para la comida. Ya está. Ahora la casa estaría más cálida cuando volviera. Necesitaba usar el baño.

Cuando Jimin abrió la puerta de su cabaña, un beta hacía guardia. Por supuesto, Jungkook no dejaría a Jimin sin un guardia. No después de lo que había pasado. Yoongi era por lo general la primera opción, pero Namjoon hacía guardia esta noche.

Yoongi, mientras seguía teniendo la voluntad y la capacidad de proteger al compañero del alfa, había hecho saber a Jungkook y a Jimin que su primera prioridad era su propio compañero Taehyung.

Taehyung también había sido tomado ese horrible día y casi asesinado. Jimin no culpaba a Yoongi en lo más mínimo por querer pasar la noche con su compañero. A veces Jimin sólo deseaba que Jungkook no sintiera la necesidad de marcharse la mayoría de las noches. Jimin apreciaba la protección con la que Jungkook lo dejaba, pero preferiría a Jungkook.

—Necesito usar el baño —Jimin le dijo a Namjoon, quien lo miraba con curiosidad.

Al principio Namjoon frunció el ceño y luego pareció entenderlo cuando asintió con la cabeza.

—Por supuesto, déjame escoltarte.

La mayoría de las personas en el pueblo eran hombres lobo. No se molestaban en cuidar de necesidades personales como esa en algo tan extraño e innecesario como un baño. Muchas de las cabañas aquí no tenían uno. Todos básicamente se convertían en lobos e iban a usar los arbustos. Jimin no estaba del todo cómodo con eso, incluso cuando era algo que todos hacían. No podía verse a sí mismo haciéndolo.

Por suerte, hace algún tiempo, Yoongi había construido para su compañero un retrete. Un muy agradable, y limpio retrete. Era más como un cuarto de baño que otra cosa. Los residuos se ponían en un balde de serrín y después retirados en algún momento, dejando el retrete siempre oliendo limpio. Taehyung había invitado a Jimin a usarlo siempre que quisiera.

Había sólo otro humano en la manada a parte de ellos dos, y a pesar de que todavía tenía que conocer a ese otro humano, Taehyung insistía en que todos tenían que pegarse juntos.

Jimin hizo lo que tenía que hacer y luego lavó sus manos en el pequeño fregadero, usando la bomba del pie debajo para bombear el agua.

Apagó la vela que había encendido cuando entró cuando terminó y se encontró afuera con Namjoon. El beta esperaba con los brazos cruzados, buscando alrededor cualquier tipo de amenaza que pudiera venir en su camino.

Jimin estaba comenzando lento pero seguro a darse cuenta que efectivamente estaba seguro en esta manada, pero le gustaba lo mucho que Namjoon todavía tomaba esa seguridad en serio.

Hacía a Jimin sentirse mucho mejor.

—¿Listo para regresar? —Namjoon preguntó.

Otro aullido largo y suave se elevó y colgó en el aire. El corazón de Jimin dolía. Quería ir a ver a su compañero. Incluso si no fuese para que Jungkook pasara la noche en una cama en su forma humana, Jimin quería ir y verlo.

—¿Puedes llevarme con Jungkook? Quiero verlo.

Los ojos verdes del beta se suavizaron.

—Se está poniendo frío afuera y se supone que debo mantenerte a salvo. Salir al bosque no es exactamente seguro para ti justo ahora. —Los ojos de Namjoon miraron hacia abajo al vientre de Jimin, y Jimin supuso que entendía esa lógica.

Pero aun así... El sueño, la pesadilla, volvió y se burló de él. No podía escapar de ella. No realmente. Jimin todavía podía imaginarse bajo el agua y tenía que ir a ver a su compañero.

—Por favor, él no se escucha muy lejos, y tú estarías ahí escoltándome. Sólo necesito verlo.

Namjoon todavía parecía contrariado, y Jimin odiaba poner al hombre en esta posición. Parecía un buen beta. No miraba esto desde la distancia. Los ojos de Namjoon eran amables, pero tenía tres largas, grandes, y gruesas marcas, probablemente de un par de garras ganchudas, que corrían en diagonal hacia abajo de la parte delantera de su rostro. Él sabía cómo luchar, cómo defender, y cómo proteger. Era obvio con sólo mirarlo. Pero tampoco quería desobedecer a su alfa.

Namjoon pensó en ello durante unos segundos más, mientras Jimin suplicaba con sus ojos ser llevado a ver a Jungkook.

—Está bien. Él está en la cima de la colina. Si no quiere verte, sin embargo, te traeré de vuelta.

¿Jungkook podría no querer verlo? Jimin ni siquiera había pensado en esa posibilidad.

Envolvió su túnica un poco más apretada alrededor de él mientras seguía a Namjoon. Las zapatillas que llevaba ayudaban con el frío. Por suerte estaba seco. En algunas noches más sería demasiado frío para ir afuera en nada menos que tres capas de ropa caliente. Ahora mismo, Jimin estaba empujando.

Namjoon le aseguró que estaban tomando el camino largo hasta la colina, utilizando un sendero ya que sería más fácil llegar a la posición de Jungkook, en lugar de cortar a través del bosque.

Jimin sonrió y asintió, pero después de otros cinco minutos, empezó a preguntarse sobre la sensatez de lo que estaba haciendo.

¿Qué demonios estaba haciendo? ¿Qué pasa si Namjoon no podía ser de confianza?

Jimin no había pensado en ello hasta ahora.

¿Qué si Jungkook quería estar a solas con sus pensamientos? ¿O qué si necesitaba este tiempo con su lobo para ayudarse a equilibrar todo lo demás?

Había algunos hombres lobo que eran más lobos que hombres. Jungkook había admitido que era lo que había pensado de sí mismo en un momento, hasta que Jimin había llegado. Eso era más de cien años de ser mayormente un lobo y luego, de repente tener que pasar muchas de sus noches en forma de hombre, sólo porque Jimin necesitaba a alguien durmiendo a su lado.

¿Qué si estaba siendo una plaga o una molestia?

Joder.

No había pensado en ello, y era demasiado tarde para dar marcha atrás ahora.

El siguiente aullido estaba más cerca. Mucho más cerca. Y Jimin inmediatamente se sintió como un imbécil por haber asumido que Namjoon podría estar llevándolo al peligro. Namjoon no era como Alice, Birtle, o Carlton. No era un secuestrador o un asesino potencial. Lo que dejaba sólo el problema de si Jungkook lo querría allí o no.

Cuando Jimin y Namjoon despejaron los arbustos y matorrales, Jungkook estaba allí. Era hermoso en su forma de lobo, tan grande como cualquier oso negro adulto, de espalda a ellos mientras se enfrentaba a la luna casi llena. Esta noche parecía más grande, y destacaba el cuerpo plata y negro cubierto de pelaje con su luz. Quitaba el aliento.

Las largas y puntiagudas orejas de Jungkook temblaron, y giró su cabeza.

Jimin se detuvo completamente cuando fue descubierto. Sus ojos se encontraron y Jungkook se volvió hacia él.

El lobo que era más alto que Jimin en ambas formas de hombre y lobo, estaba sentado, tan regio, tan hermoso y perfecto que Jimin comenzó a dudar de la sensatez de venir aquí.

Jimin puso sus manos frente a él, sobre su vientre ya que no sabía que más hacer con ellas.

—Yo, uh, quería verte. Desperté, y no estabas ahí. Lo siento si esto es un problema. —Esos exóticos ojos dorados se posaron en Namjoon. Jimin miró tras de sí mismo así como Namjoon asintió, algún tácito acuerdo entre los dos shifters, y Namjoon se volvió para irse, dejándolos solos.

Entonces eran sólo ellos dos.

Jimin todavía estaba acostumbrándose al hecho de que su compañero de vida, el hombre que iba a ser su compañero en la vida, era el alfa del bosque.

No sabía lo que estaba pensando Jungkook y todavía se estaba acostumbrando a descifrar el lenguaje corporal, pero justo ahora, estaba bastante seguro de que estaba perfectamente bien para él acercarse, que a Jungkook no le importaría si Jimin quería estar a su lado.

Así que fue lo que hizo.

Jungkook estaba de pie, manteniendo sus ojos en Jimin todo el tiempo, y luego se giró para estar frente a la luna otra vez cuando Jimin llegó a estar al lado suyo. Aunque esos ojos dorados permanecieron bloqueados en los de Jimin. Jimin no podía ayudarse a sí mismo. Tocó el pelaje de Jungkook. Era áspero en algunos lugares y suave en otros, como las orejas. Jimin sólo necesitaba la comodidad de saber que estaba cerca de su compañero.

—Lo siento si esto es una molestia —Jimin dijo sonriendo suavemente e inclinando su cuerpo más cerca. Era casi tan bueno como un abrazo—. Yo sólo... tuve un mal sueño. Sé que es tonto, pero necesitaba verte. No estaba tratando de arruinar tu tiempo a solas. —Y considerando que Jungkook tenía dos partes de él sobre las cuales pensar, ese tiempo a solas era importante. Jimin no quería quitarle todo eso a Jungkook, así que sentía como que debía ser mucho más cuidadoso.

Jimin cerró sus ojos mientras se recargaba en el pelaje. Estaba tan tranquilo, tan cálido, y tan cómodo justo donde estaba que casi se quedaba dormido de pie. Probablemente lo habría hecho, si Jungkook no hubiese cambiado.

El lobo se fundió, más pequeño, en la forma de un hombre desnudo, su pelaje tirando hacia atrás en los poros de su piel.

Jimin abrió los ojos justo cuando un par de fuertes y bronceados brazos se curvaron alrededor de su cuerpo. El cabello de Jungkook, su cabello humano, era del mismo color que su pelo de lobo. Plateado y negro, un tono interesante para un hombre, y se había hecho un poco más largo últimamente, casi bajo sus hombros.

—No estás arruinando nada —Jungkook dijo suavemente. Sus ojos eran amables, sus palabras suaves. Jimin nunca pensó que necesitaría estas antes, especialmente ya que era un hombre, pero ahora que las tenía, no pensaba que sería capaz de dejarlas ir.

Jungkook acarició la parte posterior del cuello de Jimin y su cabello, en un gesto reconfortante.

—Dime acerca de tu sueño —Jungkook le dijo mientras sostenía a su compañero.

—Me siento mal por molestarte sobre ello, sin embargo. Fue sólo un sueño.

—Uno importante —Jungkook dijo—. No ha pasado mucho tiempo.

Jimin se estremeció.

—Lo sé, pero soy un hombre adulto. Debería ser capaz de manejar esto yo mismo sin venir a ti todo el tiempo.

—No me importa.

—Pero...

—Shhh, no más —Jungkook dijo, echándose hacia atrás lo suficiente para poder mirar a los ojos de Jimin. Había tanta sinceridad en ellos que Jimin siempre se sorprendía—. Eres mi compañero. Te amo, y es mi responsabilidad cuidar de ti.

—No debería ser una responsabilidad —Jimin dijo, su rostro calentándose, a pesar del frío en el aire.

—Es una que disfruto —Jungkook dijo—. También soy lo suficientemente sabio como para ser capaz de decir la diferencia entre un compañero que es incapaz de cuidar de sí mismo y uno que requiere comodidad de vez en cuando. Sé que no eres débil e indefenso, pero el niño dentro de ti te hace un poco más sensible a esas cosas. También estoy consciente de que respetas mi necesidad de estar en mi otra forma. No me voy a ofender cuando requieras de mi tiempo.

Jimin estuvo malditamente cerca de suspirar de alivio mientras se inclinaba más cerca al pecho de Jungkook, presionando su mejilla contra el corazón del hombre.

—Te amo —dijo suavemente—. Sé que no lo digo mucho, pero lo hago. Eres... eres lo mejor que alguna vez me ha sucedido.

—¿Lo soy, ahora? —Jungkook preguntó, un tono en su voz que Jimin no entendía.

Se movió hacia atrás, para ver a los ojos de Jungkook, pero era demasiado tarde mientras gritaba cuando Jungkook se inclinó hacia abajo y lo recogió en sus brazos por debajo de las piernas de Jimin.

Levantó a Jimin y comenzó a caminar lejos de la vista plateada de la luna y el valle, llevando a Jimin como a una novia. Esta había sido la forma en que Jungkook había cargado a Jimin la primera vez que había traído a Jimin a la manada, después de que su padre tratara de matarlo por fornicar con un hombre lobo y permitir que pusiera un hechizo sobre él.

—¿A dónde vamos? —Jimin preguntó, curvando sus brazos alrededor del cuello de Jungkook. El hombre tenía tanta fuerza que logró llevar a Jimin, con el peso adicional del bebé, como si pesara un poco más que la muñeca de un niño.

La comisura de los labios de Jungkook se movió en una sonrisa depredadora. Mostrando uno de sus colmillos y todo.

—Necesito cuidar de mi compañero. Difícilmente puedo cuidar de ti cuando estamos fuera en el frío como este.

Jimin se tensó. Inmediatamente sacudió su cabeza.

—No, no estaba tratando de alejarte de lo que estabas haciendo. No necesitas cuidar de mí.

Jungkook miró hacia abajo a los ojos de Jimin, esa sonrisa, esa ansiosa mirada en sus ojos, intensificándose.

—No estoy hablando de esa clase de cuidado —dijo.

Después de un segundo más de pensar, Jimin finalmente entendió lo que Jungkook; lo que su compañero alfa salvaje, estaba diciéndole.

Había estado un poco incómodo con el frío antes, pero ahora su sangre estaba corriendo caliente; caliente y rápido, y todo eso tenía una dirección a la cual tenía que ir.

Abajo a su polla donde se hinchó y se endureció.

Jimin rechinó los dientes, ya necesitando a Jungkook más que nada.

¿Cómo en el infierno era que había logrado estar de pie delante de su compañero así, mientras Jungkook estaba desnudo y reluciente a la luz de la luna y todo, y Jimin apenas lo había notado?

Algo estaba mal con eso.

—¿Eso tiene tu aprobación?

Jimin asintió ansiosamente.

—Sí, realmente lo apruebo —dijo y luego tiró de la parte posterior de la cabeza de Jungkook hacia abajo de modo que pudiera presionar sus bocas juntas. Los labios de Jungkook lo llamaban de una manera que no lo habían hecho antes, y Jimin necesitaba saciar esa necesidad. Ahora mismo.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Gloria: I love the plot of the story. It is intriguing and thrilling. I would recommend this book to readers who love reading mafia erotic alpha stories.

Holly: This novel is really good and the storyline was amazing but they are so much mistake's and I really enjoyed reading your novel ♥️♥️

Ruth: Me gusto todo💜Ps a una amiga que le guste de le tema 😏💜Por que es demasiado buena 💜😊

queeny sasa: To be honest I didn't think it would be this good at start but it's juss so ka-yute and Maddie was like her mom wild like hell Mikage was super badass the story was awesome

Kookminista: Es muy buena, me gusto namjoon casi me un infarto pero ameee le hizo gemelos ?? Hermosa

Daniela: Me gusta mucho el como se desenvuelve está novela soy muy fan de la aurora de hecho la sigo también en tik tok y ufff las novelas q crea son muy impresionante sigue haci autora 😻

More Recommendations

minliceth: Muy buen escrito algo mal con el tema de la ortografía se repetían 2 veces el mismo guión del resto todo en orden me encantó la trama y el final estuvo de maravilla mis felicitaciones...

dorothy: Vj6. I. Btkj vuddfli v ugj. Gbrjh. Blhddu. Jtjb jtgb. Ggb vigubnn udcjbbudj v fdvuvn

sonia: Omg like seriously that's crazy he's not dead but he's alive so sad tho at least they can be a family again I hope the 2 find their mates soon !!

sonia: It just keeps getting better I can't wait till we have found everyone and see how big the group is then get to the real action

Boyzmom: I liked how everyone was interwoven. Usually you only get one couple, but had multiple couples and they were all throughout the story. Very well written and look forward to more from this author

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.