Write a Review

𝚁𝚎𝚌𝚘𝚛𝚍𝚊𝚗𝚍𝚘彼の仲間(𝚂𝙻𝙽𝚃𝚂4) - 𝚔𝚘𝚘𝚔𝚖𝚒𝚗

Summary

-Saga LNTS Libro 4 (Último libro) Jimin Park ha vivido con los hombres lobo del bosque por un par de años, feliz con su compañero, aún cuando Jungkook tiende a ser del tipo gruñón. Después de un secuestro que casi lo mata, todos esos felices recuerdos se han ido. El único recuerdo que Jimin tiene de su compañero es la primera vez que se encontraron... cuando Jungkook lo secuestró. Esto los pone de nuevo en el punto de partida. Jimin tiene miedo de su compañero, y está enojado por desear al hombre tan desesperadamente debido a su apareamiento, y Jungkook está desgarrado y angustiado. Su compañero le teme, y no lo tocará hasta que el deseo se vuelva casi insoportable. Jungkook solía vivir como un lobo salvaje antes de conocer a Jimin. Jimin lo domesticó, convirtiéndolo en el hombre que es hoy. Ahora tiene una oportunidad para rehacerlo todo. Jungkook hará todo lo que esté en su poder para asegurarse de que Jimin se enamore de él otra vez, de la manera correcta esta vez.

Status:
Complete
Chapters:
12
Rating:
n/a
Age Rating:
18+

CAPÍTULO 1

Este libro continúa con la historia de otros personajes que vimos en el anterior. Los nombres quedarán así:

Taehyung como Jimin (Y viceversa)

Yoongi como Jungkook (Y viceversa)

Namjoon y Seokjin son los protagonistas del libro 1 y 2

NO es un universo paralelo, es otra historia.




Jimin Park todavía no podía creerlo. Que él vivía aquí. Aquí, en una manada de lobos, entre hombres lobo, las criaturas que le habían enseñado a temer —y realmente temía— como si fuera uno de ellos.

Incluso se le permitía caminar alrededor por su propia cuenta, sin supervisión, pero Seokjin estaba siempre allí con él.

Había shifters corriendo alrededor, tanto en sus formas de lobo como en sus formas humanas. Algunos llevaban ropa. Otros no.

A pesar de que era invierno; uno de los meses más fríos del año, nadie, ni siquiera la gente desnuda, parecía demasiado molesto por el frío.

Jimin estaba molesto por ello. Se estremeció, incluso bajo todas las capas y pieles que tenía en él.

Según Seokjin, hace aproximadamente dos meses, había sido amarrado desnudo a un árbol, dejado para congelarse hasta que su rescate había llegado.

Probablemente era por lo que parecía no poder entrar en calor últimamente. Algo en su mente estaba recordándole eso, a pesar de que él no tenía absolutamente ningún recuerdo de ese suceso.

Jimin no podía recordar nada. Nada. Bueno, no nada, pero no podía recordar venir a vivir aquí. Recordaba que solía vivir en su pueblo, y en parte recordaba a ese hombre lobo de aspecto enojado quien había estado al lado de su cama cuando se despertó.

Jungkook.

Ese hombre lo asustaba. Lo asustaba y hacía su sangre correr caliente en formas en las que Jimin no podía ni siquiera pensar. Jimin no quería estar a solas con él. Porque estaba asustado, y porque cuanto más pasaba el tiempo, más se preocupaba Jimin de que él hiciera algo. Jimin estaba empezando a temer que no podría contenerse porque todo lo que Jimin quería hacer últimamente era tocar al hombre.

Tocarlo, tocarlo.

Y eso lo asustaba, también.

A pesar de esto, según Jungkook, Namjoon, todos los que vivían en esta manada, y Seokjin —uno de los tres humanos que vivían aquí— Jimin y Jungkook estaban apareados. De por vida.

Y supuestamente, Jimin estaba súper locamente enamorado del shifter.

Él simplemente no podía verlo. Eso no tenía sentido. ¿Por qué se permitiría alguna vez enamorarse de un hombre que lo asustaba como el infierno?

—¿Quieres volver y conseguir algo caliente para beber? Estás temblando —dijo Seokjin.

Jimin miró a su alrededor a las cabañas y a los lobos. No sabía por qué continuó con estos paseos. Todo parecía lo mismo para él ahora. Había visto estas mismas casas lo suficiente que ya todo era familiar, y no había que ocultarlas.

Si no hubiera lobos abiertamente caminando alrededor, él casi creería que esto era normal.

No lo era. Sólo estaba en sus pies porque le dijeron que el ejercicio ayudaría. Tal vez incluso sacudir su memoria un poco.

Nunca lo hizo.

—Sí, vamos —Jimin dijo. El frío realmente estaba empezando a llegar a él.

Pero a él no le gustaba volver a esa cabaña tampoco, donde Jungkook y él supuestamente vivían juntos en la versión de hombres lobo de la felicidad conyugal.

Como si algo así pudiera ser posible.

Seokjin y Jimin regresaron a la cabaña. Era una cabaña de madera, prácticamente igual que las demás, pero de alguna manera más bonita, más nueva. Casi tan nueva como la cabaña donde vivía el alfa. Incluso había un baño. Realmente era una letrina, y requería salir de la cabaña para usarlo, pero tenía electricidad, agua corriente y calefacción dentro de él.

Seokjin le había dicho que Jungkook lo había construido para que Jimin lo usara, y Seokjin la había estado usando también hasta que Namjoon había construido algo similar para él.

Jimin usó la llave y abrió la puerta, dejándose a sí mismo y a Seokjin dentro antes de cerrar y bloquear la puerta, manteniendo fuera el frío, y a cualquiera que quisiera entrar.

Como Jungkook.

Lo que era inútil, porque en el momento en que se giró, jadeó y brincó un poco.

¡Joder! ¡Jungkook estaba de pie ahí mismo! ¡Estaba en el centro de la cabaña!

La cabaña era sólo una habitación. Sólo cuatro paredes con una cama, una alfombra de piel de oso, una chimenea, y algunas otras piezas de mobiliario, así que no era como si hubiera algún lugar donde el gran shifter podría ocultarse.

Y Jungkook era grande. Era alto, casi una cabeza más alto que Jimin. Sus hombros eran amplios y su pecho ancho con músculos. No era tan enorme para que los claros picos naturales de su pelo rubio tocaran el techo, pero todavía era una presencia enorme.

Jungkook llevaba pantalones y una fina camisa negra, la cual no hacía mucho para ocultar los músculos de sus muslos o la forma en que sus brazos extendían la tela de sus mangas.

Honestamente, era la clase de vestimenta que Jimin podría usar en el verano. Los lobos tenían un asombroso calor corporal, por tanto a Jungkook no parecía importarle.

Seokjin sonrió, pero luego esa sonrisa se deslizó de su rostro cuando se giró para mirar a Jimin.

—Jungkook, no sabía que estarías aquí.

Jungkook asintió.

—Vine a verificar el progreso de Jimin.

Jungkook echó un vistazo alrededor de la cabaña, como esperando ver antiguos vendajes arrojados en las sillas de lectura junto al fuego o algo así.

—Todo está en orden. Me alegro de que los omegas estén manteniendo las cosas limpias para ti.

Jimin se mordió los labios y asintió. Era raro. Era muy raro sabiendo que había hombres lobo omega yendo y viniendo de esta cabaña que era supuestamente suya y limpiando tras él. Un humano. Eso simplemente parecía demasiado mal en muchos niveles.

Otra cosa que parecía incorrecta era el hecho de que esta era la casa de Jungkook. Lo era, a pesar de cómo Jimin había estado pasando todo su tiempo aquí, viviendo aquí; la casa de Jungkook, y el hombre venía a visitar a Jimin sólo de vez en cuando, nunca quedándose demasiado, como si tuviera miedo del rechazo.

Jimin nunca sabía qué hacer. Nunca sabía qué hacer con este sentimiento de culpa corriendo a través de él o el hecho de que; cada vez que estaba frente a Jungkook, su cuerpo se calentaba desde adentro hacia afuera. Odiaba esa sensación porque sabía lo que era.

Era lujuria.

Su cuerpo se calentó y su polla tembló mientras ese profundo punto dentro de él se estremeció de deseo y necesidad.

Jimin sabía que había sido follado por este hombre antes. Lo sabía porque él lo ansiaba tan mal. Su cuerpo reconocía a Jungkook y lo quería, pero Jimin no estaba seguro. Todavía no podía permitirse ceder.

No parecía correcto. No cuando ni siquiera sabía quién era este hombre.

—¿Quieren que me vaya? —Seokjin preguntó, mirando entre ellos, notando el largo silencio que se había extendido y probablemente súper incómodo debido a ello.

—Sí.

—No.

Jungkook y Jimin hablaron al mismo tiempo, y luego se miraron el uno al otro.

Bien, eso no había estado previsto, y ahora mucho más de esa culpa aumentaba dentro de él.

Jimin tuvo que apartar la mirada lejos del hombre. Constantemente se sentía como si estuviera pateando a un hombre cuando estaba en el suelo. Jungkook tenía un rostro que era tan severo que era difícil imaginar sus sentimientos siendo heridos por cualquier cosa.

Los ojos del hombre eran duros, sus cejas siempre bajas, como a medio camino de fruncir el ceño, y el endurecimiento de su boca en esa firme línea dejó a Jimin saber que este hombre no era un hombre con quien meterse. Había visto y hecho cosas terribles en su momento.

Jungkook incluso le había dicho a Jimin que su tiempo juntos, al principio, no había sido tan fácil tampoco.

Pero Jimin aspiró una respiración profunda. Tenía que lidiar con esto en lugar de esconderse detrás de Seokjin. Seokjin era sólo un humano, y no era su trabajo proteger a Jimin de sus propias inseguridades.

Además, el hombre estaba claramente incómodo con estar aquí, entre Jimin y Jungkook.

—En realidad —Jimin dijo—. ¿Quizás podemos obtener una bebida caliente más tarde? Probablemente debería tener unas palabras con Jungkook.

Algo en los ojos de Jungkook cambió en ese momento. Jimin pensó que se trataba de un toque de esperanza que había cobrado vida dentro de él.

Esperaba que no. No estaba seguro si lo que estaban a punto de decirse entre ellos sería una buena o una mala cosa.

Seokjin le sonrió ampliamente, apretó su hombro, y luego dejó la cabaña. Tenía mejores cosas que hacer que preocuparse por Jimin. El hombre tenía un niño que cuidar. Jimin no quería alejar a Seokjin de su descendencia durante más tiempo del necesario.

Un chorro de viento frío inundó la cabaña, casi apagó el fuego de la chimenea cuando Seokjin abrió la puerta, pero luego se fue, y Jimin y Jungkook estaban solos juntos.

El temblor de Jimin comenzó de nuevo cuando el aire frío estuvo en la habitación. El fuego no podía calentar sus huesos lo suficientemente rápido. Ni siquiera se había quitado sus pieles aún o su abrigo.

Jungkook se dio cuenta de ello de inmediato y se acercó a la chimenea.

—Déjame poner algo aquí. Tienes frío.

Jimin asintió, frotándose los brazos, aún no estaba dispuesto a desprenderse de sus capas.

—Gracias.

Jungkook rápidamente puso más leña en el fuego, más madera seca y luego un par de troncos para ayudar a alimentar a toda la cosa.

En realidad consiguió que el fuego ardiera más alto en muy poco tiempo.

Jimin no pudo evitarlo. Tuvo que acercarse. Se dijo a sí mismo que era debido al fuego y el calor que vino con él, pero eso sólo sería cierto en parte.

Quería acercarse a Jungkook. El hombre también era cálido, tan cálido como el fuego. Jimin había tocado la mano del hombre una vez o dos, por tanto sabía que esto era verdad.

También era algo más. Algo que hizo arder la sangre de Jimin de un modo que no podía ni siquiera imaginar. Quería estar más cerca. Quería oír el latido del corazón del hombre, presionar su oído en el pecho de Jungkook y respirar su aroma.

Lo que era tan jodidamente extraño que no tenía verdaderas palabras para describirlo. Era tan complicado, pero todavía quería hacerlo.

Jimin se conformó con quedarse de pie detrás de Jungkook en su lugar. Él estaba parado allí y sólo observaba el fuego, no la cara de Jungkook, y no mirando hacia abajo a la piel del hombre o a la fuerte longitud de su cuello.

Tan familiar. La mano de Jimin se movió nerviosamente, ansioso de extender la mano y tocar, pero él no hizo tal cosa. No debía tocar. Nunca iba a permitirse tocar porque esto no podía ser suyo. Simplemente no era... no era correcto querer tocar cuando estaba asustado, cuando ni siquiera sabía quién era Jungkook.

Aún en cuclillas, Jungkook lo miró.

—Sé que deseas tocar. Puedes hacerlo si lo necesitas.

Si lo necesitas. Era una manera interesante de ponerlo.

Jimin tragó saliva. Su ritmo cardíaco también se aceleró un poco.

Sus palmas realmente comenzaron a sudar, y por primera vez desde que caminó dentro de la cabaña, empezó a sentirse más caliente que frío.

Sacudió su cabeza.

—No, creo que estoy bien.

Jungkook se puso de pie, recordando a Jimin su estatura mientras miraba hacia él.

El hombre probablemente estaba intentando no parecer tan intimidante, pero Jimin no podía evitar sentirse así. Jungkook era tan grande. Jimin había sido empujado alrededor por chicos que eran más grandes que él muchas veces antes, y no era un hábito fácil de romper, tenía miedo de hombres que eran más grandes que él.

La diferencia era que Jungkook era incluso más grande de lo que esos hombres nunca podían aspirar a ser, y Jimin estaba también luchando con el impulso de lanzarse al hombre.

Eso era tan completamente nuevo que no creía que alguna vez podría acostumbrarse a querer a un hombre y temerle al mismo tiempo.

—No necesitas temerme —Jungkook dijo—. Sé que necesitas tocar. Puedes hacerlo, y luego me puedo ir. No habrá esperanzas. No asumiré que quieres que me quede, pero necesitas ser tocado.

Jungkook extendió su mano, despacio, con cuidado, y dejó que sus dedos tocaran la mejilla de Jimin.

El choque de placer y deseo. La calidez que le inundó y le hizo sentir tan embriagado como si acabara de tener un muy buen par de tragos hizo a Jimin abrir su boca y suspirar de placer.

Su espalda baja zumbó, su polla palpitando e inflamándose entre sus piernas mientras que ese lugar muy profundo dentro de él rogaba por ser tocado.

Con los dedos de Jungkook, con su polla, con cualquier cosa siempre y cuando fuese él.

Sin embargo, Jimin sacudió la cabeza. Una leve protesta, pero aún estaba allí.

—No... no es... no puedo sólo…

La mano de Jungkook se deslizó alrededor de la parte posterior del cuello de Jimin, y con ese toque de su mano áspera, encallecida, todos los diminutos pelos en cada parte del cuerpo de Jimin se erizaron.

En sus brazos, en sus piernas, en su pecho, en todos lados. Una ráfaga de placer casi lo golpeó directamente lejos de sus pies.

—Puedes. Necesitas esto —Jungkook dijo, su voz baja y tan malditamente sexy. Siempre era sexy. Jimin estaba constantemente consciente de eso, pero esto era diferente. Quería ser follado. No le importaba por quién. Su cuerpo zumbaba y dolía por ello, y entonces repentinamente pasó de negar con su cabeza a asentir.

Jungkook se inclinó lentamente, presionando un suave, casi-beso en los labios de Jimin.

Los labios de Jungkook eran casi tan ásperos como sus manos, pero eso estaba bien porque ese mismo zumbido agradable volvió.

Esta vez se trataba más de una tomadura de pelo. Cada vez que Jimin estaba en presencia de este hombre, era una tomadura de pelo. La primera vez que Jungkook había tocado el hombro de Jimin, la parte posterior de su cuello, y la palma de su mano, había sido una tomadura de pelo. Especialmente aquellas partes donde se habían tocado piel a piel.

Esto era peor. Esto se sentía como el tipo de peor donde, si Jimin no se corría, y no lo hacía muy pronto, iba a implosionar y mucha gente iba a estar descontenta con él.

Esto era lo absolutamente último que quería.

Jimin gimió, y sin saber por qué o qué jodidos estaba haciendo, agarró la parte posterior de la cabeza de Jungkook y sus oídos, y tiró del hombre más cerca.

Jungkook soltó un jadeo duro. ¿De sorpresa? Jimin esperaba que sí. ¿Por qué esperaba eso? No estaba seguro, y no le importaba. Sus bocas no estaban simplemente tocándose ahora. Estaban completamente engranadas juntas. Sus dientes incluso se enfrentaron, lo que había sido bastante doloroso, pero a Jimin no le importó cuando empujó su lengua dentro de la boca de Jungkook.

Y entonces gimió cuando estuvo dentro de ese calor resbaladizo, presionando contra la lengua de Jungkook y exigiendo sin palabras que el hombre participara.

Jungkook era un alfa, ¿no? Si no, entonces estaba lo suficientemente cerca de ser uno. Eso significaba que él tenía que ser el chico que querría tomar el control si fuera provocado lo suficiente.

Jungkook gruñó y, a continuación probó que Jimin tenía razón cuando empujó hacia adelante con todo su cuerpo. Jimin retrocedió varios pasos. No tenía otra opción en ese asunto. Jungkook era más grande y más fuerte que él, un estremecimiento de miedo y excitación peleó dentro de él mientras se sintió a sí mismo dejarse ir, perder el control, y completamente dárselo a esta persona que podría rasgarlo por la mitad, que podría herirlo si realmente quisiera hacerlo.

Pero de alguna manera, Jimin tenía la sensación de que dolor era la última cosa que él iba a estar viendo en su futuro.

Jungkook gimió otra vez, y se inclinó hacia abajo y enganchó sus brazos alrededor de la parte posterior de las rodillas de Jimin. Tomó completamente a Jimin fuera de sus pies. Jimin dejó escapar un suspiro, Jungkook definitivamente se aprovechó cuando empujó su lengua profundamente dentro de la boca de Jimin.

Jimin estaba en los brazos de Jungkook mientras Jungkook lo llevaba a la cama, empujando su lengua más profundo, lamiendo su boca. Todo tipo de emociones combatían dentro de él por ello. El temor de este hombre, el placer que le estaba dando, y la emoción de cómo estaba consiguiéndolo; querían su propio espacio. Todas querían que Jimin se sometiera.

Su cuerpo estaba actualmente ganando. Jimin iba a dejarse tener esto. Jungkook había dicho que no habría esperanzas, y eso estaba ayudando con esto. Es lo que le permitía dejarse ir.

La espalda de Jimin estaba de repente en la cama. La cama que le habían dicho que compartía con Jungkook los últimos dos años, desde que se habían acoplado, pero Jimin no podía recordar nada de eso ahora.

Él estaba definitivamente preparándose para compartir esta cama con Jungkook ahora, en cualquier caso, por lo que bien podría disfrutar de ella.

—Aquí estás, bebé. Te tengo —Jungkook dijo, inclinándose para besarlo una vez más, sus caderas pivoteando hacia adelante de manera de que sus pollas vestidas se rozaran.

Jungkook gimió.

—Eso es lo que necesito.

Jimin rechinó sus dientes, haciendo retroceder todos los pequeños ruidos que desesperadamente quería hacer. Necesitaba esto, demasiado. Jungkook estaba ofreciéndolo, por lo que lo iba a tomar.

Jungkook empujó contra él, ambos follándose en seco una y otra vez por alrededor de un minuto más o menos, aumentando su placer, cálidas respiraciones mezclándose mientras se miraban fijamente a los ojos y se besaron.

Era casi romántico, si no hubiera sido por el hecho de que ellos solamente estaban buscando correrse.

Jimin lo estaba, por lo menos. Ahora que pensaba en ello, a pesar de que Jungkook lo dijo, el hombre probablemente estaba con la esperanza de más.

Jungkook se retiró y luego comenzó a tirar de las pieles de Jimin, su chaqueta y las otras capas de ropa que Jimin había comenzado a usar desde que se había despertado en esta manada sin recuerdos.

Bien. Esto estaba bien. El cuerpo de Jimin estaba tan condenadamente caliente que aún no podía creer que hubo un tiempo cuando se habría sentido frío en absoluto. ¿Cómo podría tener frío cuando estaba tan caliente? Eso era una locura.

Jimin tiró de la delgada camisa de Jungkook, no teniendo la misma suerte con ella que Jungkook parecía estar teniendo.

—¡Joder! ¡No puedo quitarla! —Jimin gruñó, golpeando el dorso de sus puños en el colchón.

Jungkook se echó un poco hacia atrás, y luego agarró su camiseta por el dobladillo, rasgándola limpiamente fuera de sí mismo. Los ojos de Jimin se ampliaron al ver esa demostración de fuerza.

Dios santo. Sabía que Jungkook era fuerte, y que no había sido exactamente una buena camisa ni nada, pero Jimin sabía que tan fuerte un hombre tenía que ser con el fin de realmente hacer algo como eso.

Jungkook sonrió hacia él. Incluso sus sonrisas parecían depredadoras, y Jimin tembló.

Fue un temblor agradable.

—¿Te gustó eso?

Jimin asintió. No había otra respuesta para dar además de la verdad.

—Bien —Jungkook dijo, inclinándose y presionando otro beso en la boca de Jimin, luego su cuello, su clavícula y luego su pecho y vientre plano, ahora que Jimin estaba semidesnudo.

Cuando Jungkook miró hacia él, sus ojos centelleaban, la mirada de un depredador, mientras el blanco de sus colmillos brillaba.

—Te va a gustar lo que tengo para ti.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

aureliaelenah: Obsessed with this story 🥰🥰

funmilolaabdullahi: My best novel ever.1 and 2

Yohana Carolina: Espectacular historia... Me enamoré y me encanto esta nueva aventura tuya Ana.. Soy tu seguidora de wattpad que te admira muchísimo 🙏💖🥰

Melissa: Muy buena historia esperando el sgte capitulo

10Tenley: I loved it. The story line was great. I'll definitely check out more of your books. Amazing job.

juicedabox: The story line is so good! If a little rushed. Would love to see it expanded and fleshed out.

Holly: This novel is really good and the storyline was amazing but they are so much mistake's and I really enjoyed reading your novel ♥️♥️

More Recommendations

Manuna: J'adore la tournure que sa prend merci beaucoup pour cette superbe lecture. J'ai hâte de connaître la suite de leur histoire.

Columbine Pirouette: I'm so entertained with this beautiful novel! Got to read more from this author! 👍👍

minliceth: Muy buen escrito algo mal con el tema de la ortografía se repetían 2 veces el mismo guión del resto todo en orden me encantó la trama y el final estuvo de maravilla mis felicitaciones...

Arianna: I absolutely loved it

sonia: Omg like seriously that's crazy he's not dead but he's alive so sad tho at least they can be a family again I hope the 2 find their mates soon !!

sonia: I am absolutely loving this series quick and to the point no reading unnecessary info a 100times before getting to the good stuff well written !!

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.