Write a Review

Drakon ⁵ KM

Summary

El Rey Jungkook tenía todo, un reino próspero, una pareja predestinada y el amor de su pueblo. Pero cuando su compañero muere se halla loco de dolor y se transforma en su forma de dragón. Sin poder deshacerse de su dolor, él suspira por el amor que nunca conoció plenamente. Jimin Lanx no ha conocido otra cosa que viajar. Sus padres volaron de un planeta a otro, nunca pensó en asentarse. Convertirse en un navegador fue una decisión fácil de tomar, hasta que un error de su capitán le obligó a descender al planeta Dragait. Dos hombres unidos por el destino tienen que superar su pasado si desean construir un futuro juntos.

Status:
Complete
Chapters:
13
Rating:
★ 5.0 3 reviews
Age Rating:
18+

Capitulo 1

Jimin Lanx apretó los dedos alrededor de la consola, aferrándose a su vida cuando la nave se estremeció a través de un campo de meteoros. El gran planeta que rápidamente se estaba acercando a su derecha envió zarcillos de miedo a través de él. Este no era el rumbo que había fijado. De alguna manera se habían desviado de sus coordenadas originales. —¡Estamos demasiado cerca!

—¡No soy un idiota! —gruñó el Capitán Jael. —Hice los cálculos yo mismo.

El mal genio de Minie se disparó. —¿Qué quieres decir con tú los hiciste? La ira se empujó sobre el miedo de Minie. Se había pasado horas asegurándose de que tenían la trayectoria adecuada para hacerlo de forma segura a través de la estrecha porción de espacio entre Dragait y los planetas, lunas, y meteoros que lo rodeaban. El más mínimo error podría dar lugar a que se golpearan en el campo gravitacional de un planeta. Cualquier cambio en el número de Min podría ser catastrófico.

—Yo no confiaba en tus cálculos, por lo que hice los míos. - El tono de suficiencia de Jael tenía a Minie mordiéndose el interior de la mejilla hasta que probó la sangre. Su auto-control, seria fuerte en un buen día, pero se rompió bajo la presión.

—¿Tiene un grado en navegación, Capitán?- No se molestó en mantener el borde afilado de su voz. Por lo que él sabía, el capitán sólo tenía grados en la gestión de naves y blanqueamiento dental. Ninguna habilidad le daba al capitán Jael la capacidad de calcular adecuadamente el paso correcto en torno a cualquier punto en el espacio. El capitán se encrespó.

—Mire su tono, Lanx. Cualquier idiota puede escribir algunos números. La nave hace todo el trabajo real. No necesito ningún papel de lujo para hacer su trabajo. Min había sospechado la estupidez del capitán antes, pero nunca había sido tan claramente expuesta como ahora. Él se sacudió los desaires de Jael en su formación.

Después de dos meses a bordo, ya no se sorprendía de la opinión del capitán de los navegantes. Minie tuvo cuidado de no mirar sus manos mientras deslizó discretamente su dedo índice derecho debajo de la consola para presionar el botón de grabación. A pesar de cambiar las coordenadas, Jael podría culparlo si se estrellaban.

Apretando la mandíbula, hizo un rápido examen de los números de Jael... que necesitaría una cirugía dental después de este vuelo, si el accidente no lo mataba primero.

—¡Usted ha introducido la trayectoria equivocada!

—¡Entonces soluciónalo! ¿Qué debes hacer para detener esta mierda? — gritó el capitán llegando a niveles ensordecedores.

Minie hizo una mueca y trató desesperadamente de meter nuevas coordenadas. Antes de que pudiera presionar más de unas pocas teclas, se encendieron las luces de advertencia del planeta de fuego Freil. La sirena de proximidad sonó, alertando a la tripulación de su cercanía peligrosa para el planeta Dragait. Si el capitán hubiera escuchado a Minie ayer, no estarían en esta situación. Le había dicho a Jael una y otra vez que estaban demasiado cerca del campo gravitatorio del planeta, pero como de costumbre, Jael había ignorado su consejo. debería haber abandonado la nave en el último puerto. En su lugar, había ignorado su instinto por oportunidad de ver Dragait, el planeta donde su padre había crecido, pero al que nunca regresó. Ahora, en lugar de un buen sobrevuelo con algunas fotos memorables, todos ellos serían aplastados por el peso de la nave con la gravedad de Dragait. Tal vez su padre había tenido razón cuando lo llamó un planeta peligroso.

El padre de Jimin, Seltin Lanx, había dejado Dragait cuando era joven y siempre afirmó que se había ido a causa de una necesidad compulsiva de explorar las estrellas. Tal vez si él hubiera creído a su padre en lugar de siempre cambiar de tema cuando le preguntó, Minie nunca hubiera regresado. Los padres de Minie habían sido viajeros planetarios desde antes de su nacimiento y habían continuado sus viajes después de que Minie los dejó para dedicarse a su propia educación.

Nunca había conocido a una pareja tan enamorada como su madre y su padre. Unidos por el Dragón, su padre les había declarado. Tal vez un día Minie sería capaz de encontrar un compañero vinculado por su cuenta. Incluso si él no podía cambiar a un dragón como su padre, deseaba la misma conexión que ellos compartían. Pero ninguno de los hombres o mujeres con los que había salido le inspiró cualquier tipo de devoción.

Minie se unió al gremio de exploración, con ganas de seguir su estudio del espacio. La misión que tiene el gremio era actuar como mediadores entre los mundos con el fin de suavizar las rutas de navegación y las diferencias políticas. Por desgracia, el Capitán Jael no tenía el sentido de un conejito de barro Mecrofiliano. Cuando Jael había alcanzado el grado de capitán desconcertado era un día bueno para Minie y le irritaba en los otros. Jael debía estar relacionado con una persona influyente, de lo contrario su tripulación le habría sido despojada de sus funciones hace años, o golpeado hasta la muerte.

—Gire a la izquierda—El Teniente Phelps, la mano derecha de Jael, ordenó.

Minie creía en privado que el teniente tenía los labios quirúrgicamente unidos al culo del capitán. Ni una sola vez Phelps había contradicho ninguna de las órdenes de Jael, no importaba lo idiota que fuera.

—¡Ya lo hice!—espetó Minie. Escribiendo locamente, tratando de contrarrestar las coordenadas de Jael. Ahora no era el momento de Phelps para tratar de aprender a navegar.

—Vas a estrellarte, idiota —gritó Jael.

—¡Estoy tratando de revocar sus ridículas órdenes!— Minie golpeó en la consola cuando el ordenador emitió un pitido por encima de su entrada.

—¡Háblame con respeto, Navegador! —demandó Jael, golpeando el escudo emocional de indiferencia de Minie.

—Lo hago cuando se lo merece —dijo Minie escribiendo otro conjunto de coordenadas, apenas conteniendo un grito cuando tuvo poco impacto. Nada de lo que entraba pareció hacer mucha diferencia.

—En este momento estoy tratando de salvarnos de estrellarnos y morir. —Phelps, toma el relevo.

Alférez Talword, escolta al navegador Lanx al calabozo por su insubordinación —ordenó Jael.

—¿Están locos? ¡Estamos a punto de estrellarnos y está preocupado por el protocolo! —gritó Minie. La cara con manchas de Jael se volvió más roja en su furia.

—¡Llévenselo! Minie miró a Phelps, luego a Jael.

—¡Si nos matas, te perseguiré en la otra vida! —dijo al pálido Phelps. Talword agarró el brazo de Minie y se lo llevó. —¡Cuando haya terminado de informar, tendrás suerte si te ponen a cargo de una barcaza! —gritó Minie cuando Talword tiró de él hacia fuera del puente.

El Almirante Stanforth Killan degradaría a Jael a fregar suelos de la nave después de oír la grabación. Tío Killan había sido la razón para que Minie se uniera al clan en lugar de ser independiente.

—Deberías haber mantenido esa amenaza para sí mismo—advirtió Talword.—No quieres tener un accidente en el calabozo.

—Si me matan, mi tío, el Almirante Stanforth, destruirá a todos en esta nave, no quieras saber qué pasó con los piratas que atacaron la nave de mis padres. Ellos estaban pidiendo morir al final. —Minie no lo hizo intencional, pero había llegado al final de su paciencia con este equipo. Un rebaño de ovejas, conducido por un idiota, sería la caída de Minie.

Talword abrió la puerta al calabozo, y luego lo empujó al interior, lo que lo hizo tropezar y caer en la única litera.

—Prepárate, Tal, vamos a chocar. Será mejor que vayas a buscar una cápsula de escape en lugar de volver al puente —le advirtió. Talword hizo un ruido de burla en la parte posterior de la garganta.

—Estaremos bien. El Capitán Jael nos va a sacar de esto. Estás tratando de asustar a todo el mundo. —Pero la expresión preocupada de Talword no decía lo mismo que sus palabras. Minie resopló.

—No digas que no te lo advertí.

—No lo haré. La mirada desdeñosa de Talword no tranquilizó a Minie. Las personas que dependían de otros para pensar por ellos eran peligrosos. Pero incluso con su creencia ciega en el capitán, Talword no merecía morir ninguno de ellos lo merecía.

Talword programó la puerta y la cerró antes de marcharse; se hizo eco de sus pasos pisando fuerte contra el suelo metálico. Minie esperaba que Talword pasara la noticia de su inminente desaparición al resto de la tripulación. Mientras antes la gente se dirigiera a las capsulas de escape, mejoraría sus posibilidades de escapar antes de que la nave chocara con Dragait. La tasa de supervivencia de la tripulación se desplomaría si las capsulas fueran absorbidas por la atmósfera de Dragait. Por eso Minie había dicho que él era el único que podía solucionar el problema de navegación. Había estado navegando con su padre mucho antes de la edad legal para volar.

Las habilidades de vuelo de Minie valían más de una misión. La escuela de navegación había sido un paso fácil, y se había graduado con honores con poco esfuerzo. Pero ahora era el momento de abandonar la nave y usar los instintos de supervivencia inculcados en él por su padre.

—Ordenador, bloqueo de liberación—Minie casi podía oír la voz tranquila de Seltin en su cabeza: “Esperar nada, pero anticipar todo”.
Después de reunirse con el capitán Jael, Minie reprogramó el ordenador de la nave para aceptar sus órdenes. No había previsto este evento exacto, pero había sospechado que el ego de Jael eventualmente les pondría en una situación en la que Minie tendría que escapar.

Un estremecimiento sacudió la nave.

¡Mierda! “Comando reconocido”.

Un fuerte chasquido resonó en la pequeña celda antes de que la puerta se abriera. Minie se asomó por la puerta, pero nadie estaba fuera de su celda. No había duda de que Talword esperaba que se quedara y se había ido a salvar su propio culo en su lugar. no podía culparlo. La cultura en la nave era salvarse a sí mismo primero; había poco honor entre la tripulación.

Todos querían ser el primero en descubrir una nueva especie o planeta, o traer de vuelta un nuevo contrato. Se podría afirmar que eran una empresa pacifista formada para difundir la paz interplanetaria, pero debajo de todo el bombo vivía una corporación sin alma que quería cosechar lo que pudiera de otras civilizaciones. Puesto que todas las personas que sabían del encarcelamiento de Minie estaban en el puente, no se molestó en esconderse.

Asintió a otros miembros de la tripulación a su paso, pero no habló. No podía arriesgarse a ponerse de nuevo en el calabozo. Minie deseaba que hubiera otra manera de que pudiera advertir a los demás, pero no había estado cerca de cualquiera de ellos durante tanto tiempo como miembro de la tripulación. Por lo que podía ver, todos ellos pensaban que el capitán sabía lo que estaba haciendo. Ninguno de ellos escuchó cuando Minie trató de decirle lo contrario.

Después de suficientes miradas desdeñosas y susurros que estaba tratando de iniciar un motín, dejó de advertir al resto de la tripulación y los dejó en su ceguera auto-infligida. El pasillo se dividió ante él. se dirigió a la derecha. Él podría ir a un consejo de guerra por esto, pero se negó a hundirse con la nave. Las cápsulas de emergencia se encontraban al final del pasillo, y Minie planeaba estar en una cuando la nave se desintegrara. Acababa de llegar a la primera escalera cuando comenzaron los avisos de emergencia en toda la nave.

“Prepárense para el impacto. Prepárense para el impacto”, sonaba el ordenador de la nave.

Minie corrió de vuelta al panel de equipo que acababa de pasar, y activó la preparación de las cápsulas. Dudaba de que al capitán se le ocurrieran los procedimientos de emergencia durante una emergencia real. Jael no tenía sentido común, y Phelps no parecía tener ninguno.

“Capsulas preparadas para la evacuación”. La voz del equipo se hizo eco a través del pasillo, repitiendo la frase una y otra vez, acompañado por las flechas que iluminaban el camino a los transportes.

Las cápsulas de escape bajarían desde la nave tan pronto alcanzaran la capacidad. La conciencia de Minie lo golpeaba, siguió por las escaleras y hacia la escotilla. Apostaría buen dinero que Jael ya había abandonado el nave. El capitán mantenía una pequeña lanzadera para viajar a otros planetas y explorar antes de que los oficiales aterrizaran. Era un secreto a voces, pero Jael pensó que sus maniobras solapadas no fueron detectadas. no confiaba en que él no huiría y dejara a la tripulación para hacer frente a las consecuencias. La nave se inclinó de nuevo.

El pie de Minie se deslizó en la escalera de metal, cayendo a la parte inferior. Su cara golpeó contra el suelo de acero, sus oídos zumbaron, y líquido corría por su mejilla derecha. En estado de shock, se agarró a la barandilla para tirar de sí mismo y ponerse en pie. Vaciló por un momento antes de enderezar su columna vertebral y liberar su agarre del soporte. No tenía tiempo para lidiar con lesiones menores o posible trauma en la cabeza; podía preocuparse por el daño después de que se bajara de la nave y evitara la muerte inminente.

El estruendo de pasos hizo a Minie caer más abajo en el pasillo. Si no se daba prisa, tomarían las cápsulas. Nadie se preocupaba por la cortesía durante una evacuación. Las alarmas de proximidad sonaron con más fuerza. Estaban más cerca de Dragait.

—¡Mierda! —El tobillo de Minie pulsaba, y un dolor punzante atravesó su cabeza con la agonía de un millar de cuchillos. Respirando, cojeó a las cápsulas. Con su suerte, él sería el que no se habría escapado debido a que hubiese tratado de alertar a todos los demás del peligro.

El campo gravitacional de Dragait debe haber tomado por completo el control de la trayectoria de la nave a pesar de la bravuconería de Jael. El sudor por la espalda de Minie bajaba mientras cojeaba tan rápido como pudo hacia las vías de escape. La sangre goteaba de su corte y se deslizó por su rostro.

Cada ráfaga de sirena añadía golpes brutales dentro de su cráneo. Sólo su instinto de supervivencia lo mantuvo en movimiento en lugar de darse por vencido. Sus padres no habían criado a un cobarde, y no iba serlo ahora. Incluso con una cápsula, las probabilidades de sobrevivir no eran muy buenas. Jimin estaba contando con su genética mitad dragón para ayudar a sanar sus lesiones. Siempre había sido más rápido en sanar que los humanos ordinarios. Ahora, podía ser que sea lo único que lo mantuviera con vida, si es que evitaba la atracción de Dragait.

Decidido se dirigió a la última sección de naves de escape. Las otras bahías estaban vacías, y no quería que nadie lo viera antes de escapar. Si Jael o Phelps no habían abandonado la nave, no confiaba en ellos para evitar que él se fuera. Una puerta se abrió mientras se acercaba. tropezó a través de la abertura, se derrumbó contra la pared, y no se movió de nuevo hasta que se quedó sin aliento. A los pocos minutos y un par de alerta de sirenas más tarde, reunió la energía suficiente para deslizarse a lo largo de la pared y llegar al teclado. Activó la cámara externa, en busca de rezagados, pero no vio a nadie más en su dirección.

—Evacuar la nave. Colisión inminente —advirtió el equipo una vez más. —¿Ordenador, hay alguien más en el pasillo? —Minie no dio a conocer la cápsula si alguien se quedó atrás.

“No hay otras formas de vida a bordo”. Tal como esperaba, nadie había ido a buscarlo.

Él estaba solo. Con la tripulación evacuada, su conciencia estaba limpia. —Soltar la cápsula. “Comando aceptado”.

Un ruido fuerte tenía a Jimin sujetando los pasamanos a cada lado del asiento. La pequeña nave debe haberse liberado del puente principal. Los jets de la cápsula se activaron para alejarse de la nave más grande. Minie centró su atención en tratar de no vomitar cuando el dolor de cabeza hizo que su estómago se arremolinara con inquietud. Su corazón estaba enfermo de miedo, levantó la solapa de la ventana, dejando al descubierto un mar de estrellas. De pronto, ante la mirada horrorizada de Minie, la nave principal se estrelló en la atmósfera de Dragait.

La explosión no fue menos terrible por la falta de sonido. Un nudo de terror creció en su pecho mientras observaba una serie de cápsulas cayendo en el planeta después. Las llamaradas de color rojo brillante alrededor de las lanzaderas de emergencia no eran tranquilizadoras.

—Espero que alguien me encuentra antes de unirme a ellos. —La cápsula tenía una capacidad limitada de velocidad. A no ser que flotara cerca de la atmósfera, no desperdiciaría la energía de la pequeña embarcación.

Minie se apoyó en el reposacabezas, tratando de respirar a través de los golpes en la cabeza. ¿Alguien iría a buscarlo y al resto de la tripulación cuando la nave no hiciera contacto? ¿Jael habría pulsado el botón de rastreo de emergencia y expulsado el faro? Los capitanes eran responsables de alertar a las autoridades si una nave se estaba cayendo por lo que los equipos de rescate sabrían dónde buscar sobrevivientes. Minie no podía depender de Jael. Abrió el pequeño armario junto a él, revelando docenas de barritas energéticas y filas de agua embotellada.

—Por lo menos alguien hizo su trabajo. Su miedo a estar en una cápsula se desvaneció. Si él racionaba sus suministros, y evadía una colisión, podría sobrevivir durante unas pocas semanas.

“¿Coordenadas?” Preguntó el ordenador.

—No sé —susurró . ¿Qué demonios hacia ahora? Las cápsulas no estaban destinadas para los viajes de largo alcance.

Lo más que podía esperar era que llegara al siguiente puesto espacial, pero sin el ordenador de la nave más grande, no tenía forma de saber en qué dirección viajar. Minie agarró el arnés de seguridad, aferrándose a su sensación de seguridad. Su mirada se mantuvo a la deriva de nuevo en las otras cápsulas.

Docenas de orbes flotaban en el espacio a su alrededor. ¿Cuántos de ellos sobrevivirían? Un gran globo ocular apareció fuera de la ventana, y todos sus pensamientos se descarrilaron.

—¡Whoa! —se echó hacia atrás, sólo para mantenerse bien sujeto por el arnés de seguridad. El cinturón le permitía unos pocos centímetros de movimiento, y los había usado cuando trató de escabullirse. Resistió el impulso de desabrocharse y huir al otro lado de la cápsula. No le haría ningún bien si la criatura decidiera atacar.

—¿Qué estás haciendo tan lejos de casa, pequeño dragón? Debes estar abajo—Las palabras susurradas en su cabeza como una brisa cálida, calmándolo y desapareciendo su pánico.

—¿Quién eres? —La bestia fuera debió sentir la sangre de dragón de Min. Las finas escamas alrededor del ojo visible le recordaba a un dragón, pero nunca había visto uno tan grande antes, y ¿cómo podía sobrevivir sin oxígeno?

—Soy Baroy, el dragón del espacio del Duke Tor. Debes bajar y encontrar a tu compañero. Los cambiaformas no deben estar solos.

—No creo que tenga un compañero, yo soy sólo medio cambiaformas—Minie no tenía suficiente ADN dragón para transformarse en uno. —Además, la entrada en la atmósfera puede matarme.

Las cápsulas de escape estaban destinadas a permanecer en el espacio y mantenerlo a salvo hasta que llegara la ayuda. De acuerdo con los estudios que había leído, las capsulas tenían una probabilidad del 50 por ciento de supervivencia cuando se estrellaban a través de la atmósfera de un planeta. A Minie no le gustaban esas probabilidades, prefería una tasa de supervivencia del 100 por ciento.

—Te mantendré seguro.

Minie no sabía qué decir a Baroy. La información limitada sobre dragones espaciales se sacudió dentro de su cabeza con menos contenido que una partícula de polvo espacial. Nunca había conocido a alguien que hubiera visto uno antes, ni siquiera sus padres, y habían viajado a través de varias galaxias.

—Gracias. Te agradecería tu ayuda.

Cualquier otra respuesta podría conseguir que su pequeña cápsula fuera aplastada, como una nuez en un cascanueces. No sabía por qué el gran dragón deseaba salvarlo, pero estaba corto de opciones o un plan adecuado en el momento. Él tomaría cualquier ayuda ofrecida. Un ruido sordo zumbo en la cabeza de Minie. Le tomó un segundo para reconocer el sonido como la risa de Baroy.

—Estarás seguro pequeño dragón.

Jimin no sabía cómo era un pequeño dragón, ya que nunca se había transformado, pero él no tenía intención de discutir. Si Baroy quería llamarlo pequeño dragón, él lo tomaría. La mayoría de las criaturas en el universo eran poco en comparación con un dragón espacial.

La cápsula se sacudió y se agitaba como una nave en aguas turbulentas. Minie aumentó la presión sobre las asas a cada lado de su asiento y se tragó un grito. No importaría si él lo sacaba a la superficie si el descenso lo mataba. Los sensores sonaron, una sirena de proximidad ya que cayó en picado hacia Dragait.

El estómago de Minie se revolvió, sus nudillos se pusieron blancos por la fuerza de su agarre, y sus manos estaban adormecidas. —Por favor, no me dejes morir, por favor, no me dejes morir —susurró a cualquier poder superior que pudiera estar escuchando.

El miedo le heló, se retorció en el interior. Nunca había conocido el terror hasta en ese momento, y apenas recordaba respirar. Por incontables minutos no había más que girar y caer, y su miedo sólo creció mientras seguía cayendo. Se quedó centrado en la ventana, pero todo lo que podía ver era las nubes y más nubes. ¿Estaba pasando por una tormenta, o el planeta en general, tenía nubes a su alrededor? Del mismo modo que se acostumbró a nada más que nubes y el cielo azul, las zonas verdes aparecieron a la vista, exuberante vegetación se veía por la ventana, haciendo a min imaginarse a todos los animales que podrían estar viviendo allí.

No tuvo mucho tiempo para preguntárselo antes de que la capsula se estrellara contra el suelo, los dientes de Minie se sacudieron, y su cuerpo se sacudió cuando la cápsula se deslizó por el suelo y luego se dio la vuelta y otra vez hasta que la barra que había comido como almuerzo amenazó con decorar el interior de la nave. Finalmente la capsula chocó contra algo duro. Minie golpeó su cabeza contra la pared metálica. Entonces todo se volvió negro.


º-Drakon 1 : -Joroiah eprion

-Duque val klarian

-Rey Rainstron dragonsbreath

.ºDrakon test 2: Tor zelan

-Rey naron del sur

-º Drakon dance 3 : - Raven

- Principe heredero Kaemon

-º Drakon healer 4 : Lian Blythorpe

-Dragonfang Nevair

-º Drakon 5: Colton Lanx

-El Rey Zeir


Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Sharon: Great story haven’t put it down since started reading it

Joan Thompson: I live everything about this book. I will definitely invite friends to read

michellecsnelling: I love this book. It keeps you on the edge of your seat. Jessie Tate is a fabulous writer and this book so far has been written so well it keeps the reader wanting more.

booksndogs: Good short story. Not a lot of details but that's ok it works. The characters are good and the plot is a welcome change from the typical rejection story.

Ella: I absolutely love this book. If I could, I would recommend this book to everyone. I loved the plot, and the character development. All in all, it was an awesome book, and I can’t wait to read more by the author! This book was so beautifully written and moved me and made me feel so much emotions. ...

Kaari: OMG the drama! Twists turn and plots seasoned with well written steamy scenes between multiple couples. I'm seriously obsessed

robertclaudine: Lecture agréable, régulières fautes de mots, ou de sens dans les phrases, mais histoire qui tient en haleine du début à la fin.

Pournima Ganapathy Raman: Something new and you can never guess what will happen next

Danny: Me re gustó que digo me encantó...Lamentablemente no me gustó que...hayaterminado 😭100/10

More Recommendations

kharris370: Entertaining

Ayisha Bhandari: I really loved it one of the best on inkitt❤️

Tesorito: Me gustó mucho esta historia...

Nopichic19 : I like the story and the plot, I think they should have explored Maya’s home life and rejection a little more before she was able to move on. There are some sentences that aren’t structured right but not enough to cause confusion. Overall lovely story.

Susanne Moore: Love this series, the kids are great. Can't wait for the dragon!!!

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.