Write a Review

𝚄𝚗𝚊 𝚅𝚒𝚍𝚊の相続人(𝚂𝙷5) - 𝚟𝚔𝚘𝚘𝚔𝚖𝚒𝚗

Summary

-Saga H Libro 5 (Último) La gran guerra terminó, relativamente todo estaba en paz ahora. Jungkook, Taehyung y Jimin tendrán que enfrentarse a una guerra un poco más personal. ¿Qué sucederá con los demás guerreros del norte? Todos ellos tienen algo en común: abandonaron sus Clanes de nacimiento y sólo encontraron el verdadero hogar en su pequeña y particular manada en el norte. Ahora todo cambió… ¿Permanecerán juntos como estaba planeado? ¿O lucharán por algo que no sabían siquiera que necesitaban en sus vidas?

Status:
Ongoing
Chapters:
7
Rating:
5.0 2 reviews
Age Rating:
18+

CAPÍTULO 1

Flashback, primavera de 3260…


Jungkook contuvo el aliento, no quería fallar en esta ocasión. Durante estas últimas semanas, había estado entrenando muy duro con el arco y la flecha; por esa razón estaba muy seguro de sí mismo, y le había apostado a Zoin que podía hacer el tiro perfecto. Además, sus padres lo estaban observando y no quería decepcionarlos. No había sido su intención alardear en frente de todos, pero Zoin lo había provocado.

—Relájate, Jungkook —instruyó su abuelo Moon.

El cuerpo de Jungkook lo hizo como si hubiera estado esperando la orden de su abuelo. Ajustó sus brazos y tensó sus dedos. Liberando el aliento, soltó la flecha.

El tiempo pareció detenerse, era como si Jungkook pudiera ver perfectamente cómo la flecha cortaba lentamente el aire a su paso… Cincuenta metros después, se enterró profundamente en la marca del tronco. Aplausos y silbidos se escucharon a su alrededor.

Jungkook sonrió ampliamente. ¡Lo había logrado!

—¡Bien hecho, hijo! —gritó su padre Fion a lo lejos, y a su lado su otro padre; Tovias, estaba aplaudiendo. Ambos estaban orgullosos. Ver la cara de felicidad y orgullo de sus padres causó que Jungkook se sintiera como de cien metros de altura.

—Así se hace, muchacho. —Su abuelo le palmeó la espalda—. Creo que a tu amigo no le van a quedar ganas de retarte nuevamente.

Jungkook miró a Zoin. Lo miraba con odio, no entendía por qué el chico lo odiaba tanto. No había muchos niños en el Clan y Jungkook trataba de llevarse bien con todos, jugaban y entrenaban juntos, pero últimamente Sion aprovechaba cualquier pretexto para molestarlo.

—Él me odia —dijo a su abuelo.

Él le revolvió el cabello.

—Son apenas unos polluelos, ¿qué saben ustedes sobre el odio?

—¡Es la verdad, abuelo! Siempre me anda molestando —se quejó Jungkook. No entendía lo que le sucedió a Zoin de buenas a primeras, aprovechaba cada oportunidad para provocar a Jungkook, se burlaba de él, le hacía bromas; incluso en una ocasión lo metió en graves problemas, lo cual le valió unos buenos azotes por parte de sus padres.

—Tal vez le gustas —dijo su abuela Zara llegando a su lado.

—¿Gustarle? —prácticamente gritó. ¿Gustarle? ¿Se refería a…? Él miró hacia donde estaban sus padres. No le sorprendió ver que sus padres se besaban, hacían eso constantemente—. ¡Wacala! —Hizo cara de disgusto. Sus abuelos se rieron—. Yo no voy a casarme nunca. ¡Qué asco! —Esperaba que su abuela se equivocara, él ni siquiera podía imaginarse besando a Zoin.

—Te recordaré eso en unos años —dijo su abuela.

—¡De verdad! Yo no quiero esposos. ¡Soy un guerrero! —Ese era su sueño, dirigir a la manada como sus abuelos y sus padres. Él lideraría al Clan, volaría con sus guerreros por los aires y los entrenaría—. Recuerda lo que me dijiste, abuelo. Al ser líder, ellos me brindarán toda su confianza, su fe, sus vidas, y tendré que guiarlos con honor y responsabilidad. Yo seré un buen líder algún día, no tendré tiempo para esposos.

Sus abuelos intercambiaron una mirada, su abuela sonrió. Su abuelo Moon se arrodilló a su lado.

—Sí, recuerdo que te dije eso, pero solo hay algo más importante que guiar a la manada.

—¿En serio? —Jungkook no podía imaginar qué cosa podría ser más honorable que ser el líder de su Clan.

—Sí —asintió con la cabeza—. Ser un compañero es aun más importante que ser el líder.

—Pero…

—Deja que termine —instruyó su abuelo—. Es nuestro deber dar la bienvenida a nuestros compañeros, sean quienes sean. Prometerás amarlos, honrarlos, protegerlos y respetarlos por toda la eternidad. Los compañeros son un regalo más precioso que el oro o los diamantes.

Jungkook miró a su abuelo, él jamás le había mentido en nada, y siempre le daba las más valiosas lecciones, fue quien le enseñó a fabricar un arco, a blandir la espada y a cazar. Si él le estaba diciendo esto, era porque tendría razón tarde o temprano.

—¿Los compañeros son más importantes que la manada? —preguntó curioso.

—Si en alguna ocasión te ves obligado a escoger… Sí, los compañeros son lo primero —confirmó su abuelo.

Jungkook se quedó pensativo unos segundos, después miró de nuevo hacia donde estaban sus padres. Su madre había llegado y su padre Fion ahora la besaba. Jungkook hizo una mueca

—¿Tendré que besarlos?

Sus abuelos rieron, su abuela puso la mano en el hombro de su compañero.

—Será como un requisito.

—¡Pero es asqueroso! —se quejó. No le gustaría compartir saliva con nadie más.

—Confía en mí, hijo. —Su abuelo le golpeó el hombro—. Te gustará hacerlo.

Jungkook hizo mala cara, dudaba que le gustara eso. Pero si su abuelo lo decía, no le quedaba más alternativa que creerle.




—Jungkook, ¿me estás escuchando? —preguntó Hongjoong.

Jungkook sacudió su cabeza aclarando sus pensamientos. Últimamente estaba sumiéndose mucho en sus recuerdos. Apartó la mirada de la chimenea. Miró al zorro.

—Lo siento, estoy algo distraído. ¿Qué decías?

Decir que estaba distraído era decir poco. La mente de Jungkook no había tenido calma un solo segundo desde las últimas semanas. Siempre había algo importante que hacer, algo que planear, algo en que pensar…

—Necesito que me acompañes —dijo Hongjoong en voz baja para que nadie más escuchara, lo que era difícil, ya que estaban en el gran salón. En siglos pasados esta área había sido un comedor. En los tiempos de gloria, enormes mesas de madera y bancos adornaban la estancia.

El Clan de los Dragones fue magnífico, numeroso, próspero… pero en los últimos años la montaña estaba habitada por un puñado de hombres, no necesitaban tanto espacio y se habían adaptado a utilizar sólo un puñado de habitaciones.

El gran salón de antaño el cual se utilizó para muchos bailes y festejos; ahora era un salón de múltiples funciones. Como en esta estancia se encontraba la chimenea más grande, adaptaron el lugar para que fuera una zona común de reunión, también servía de comedor, de zona de estar; y en muchas ocasiones cuando el tiempo les impedía salir, utilizaban el espacio para entrenar con las espadas o hacer algo de ejercicio.

Cerca de la chimenea había grandes pieles, dos pares de sillones se encontraban cerca y algunas mesas alrededor, aquí podían pasar el tiempo en grupo.

Los dos guardias del Clan de los Leones estaban en una de las mesas jugando cartas, y al otro lado del salón se encontraba Taehyung recostado en uno de los sofás leyendo un libro, Jimin a su lado dormitando.

Desde que llegaron aquí, Taehyung había descubierto por primera vez lo que era un libro; estaba encantado con ellos. Su Clan pudo salvar algunas cosas antes de que el mundo cayera en caos, eran grandes tesoros que Jungkook quería compartir con todos.

—¿Jungkook…?

—Te sigo —dijo Jungkook a Hongjoong. Al dar el primer movimiento, Taehyung levantó la vista de su libro. Jungkook asintió con la cabeza para que no se preocupara. Su compañero león sabía que si algo estaba ocurriendo, sin duda la causa era Yandel.

Habían hecho un acuerdo semanas atrás: Yandel era problema de Jungkook y sus hombres, Taehyung y Jimin no podían involucrarse, no era conveniente. Eso no exime a Taehyung de preocuparse o que Jimin quisiera averiguar dónde se encontraba encerrado Yandel y terminar lo que había comenzado.

—No creo que Yandel lleve a término su embarazo —comentó Hongjoong en cuanto salieron del salón. Jungkook suspiró mientras recorrían los pasillos de piedra.

—Hace unos días dijiste que todo estaba bien —dijo Jungkook, tomando una antorcha de una de las bases metálicas clavadas a la roca.

—Sí, eso creí. Esta mañana he ido a revisarlo, está molesto porque no puede cambiar más a su forma animal, el cachorro no se lo permite, eso no lo ha detenido de intentarlo a pesar de que le he dicho que no lo haga.

Jungkook apretó los puños, ese hombre estaba cada vez más loco, estaba temiendo por la vida de ese bebé. Yandel sería capaz de hacerle daño si se lo permitía.

—¿Lo has tenido que restringir de nuevo?

—No ha quedado otro remedio. Changbin le puso las cadenas cuando comenzó a golpear la pared llamando a Taehyung.

«¿Crees que no sé controlar la oscuridad en la que vivo?» Le había dicho Yandel semanas atrás, le había creído en ese entonces, ahora no estaba tan seguro. Su locura solo estaba empeorando. Dudaba que el bastardo recordara que Jungkook le advirtió que en ningún momento le permitiría ver a Taehyung de nuevo.

Continuaron su camino por el laberinto de pasillos, conforme avanzaban, el lugar se volvía más frío, húmedo y más oscuro. Esta zona no era tan transitada, así que estaba demasiado descuidada, no había luz o habitaciones que sirvieran de residencia, además, no era conveniente, ya que el frío haría prácticamente imposible vivir cómodamente en esta área.

Llegaron al centro de la montaña donde tenían oculto a Yandel. A pesar de que habían adaptado la celda para que fuera más cómoda, no dejaba de ser eso: una celda.

Changbin se levantó al verlo entrar, Jungkook asintió con la cabeza hacia su amigo. Abriendo la primera puerta, Jungkook les dijo a Changbin y a Hongjoong que entraría solo. Ellos no estuvieron de acuerdo, pero asintieron. Cerrando la puerta de madera, siguió por el pasillo hacia la siguiente reja, ahí entraría a otra estancia más grande donde se encontraban unas enormes jaulas de contención.

Las celdas de metal eran así de grandes porque fueron diseñadas para restringir a los dragones que habían perdido su mente en el camino. Los metales de las rejas eran demasiado gruesos y de un material especial, el cual dificulta que un dragón pudiera derretirlo con su fuego. Era una fortaleza. Si un dragón no pudo escapar jamás de estas celdas, un cambiaformas de otro tipo no lo lograría.

Ni siquiera había terminado de recorrer el pasillo y los gritos de Yandel ya se escuchaban. Jungkook jamás tendrá con qué pagar a sus amigos por esto. No tenían por qué seguir ayudándolo, pero habían aceptado hacer esto por él. No solo era vigilar a Yandel para que no escapara, también tenían que soportar sus gritos de locura.

—Taehyung, mi amor, ¿eres tú? —gritó Yandel desde su prisión. Jungkook contuvo al gruñido que amenazaba salir de su garganta, se acercó a la celda—. Taehyung. —Yandel sacó su mano por entre la reja, pero Jungkook estaba a un metro de distancia, por lo cual no alcanzaba a tocarlo—. ¡Por favor, mi amor, te necesito!

La estancia estaba iluminada por antorchas, por lo que Yandel podía verlo con claridad; él no era Taehyung, pero en la mente trastornada del hombre sí lo era. ¿Cómo pudo terminar un líder poderoso de esta manera tan patética? Jungkook sintió pena por el hombre.

—No has comido —dijo Jungkook, señalando la comida en la mesita pegada a la pared. Las patas estaban soldadas a la celda, no podían permitir que el hombre la usara como un arma. La cama era de piedra cubierta con pieles. No había silla que pudiera quebrar para usar la madera como arma. Aquí no había nada que fuera peligroso.

—No tengo hambre —dijo Yandel mirándolo con ojos suplicantes—. Te necesito a ti, Taehyung… Tengo hambre de ti.

En sus ojos Jungkook no reconoció nada del hombre que había sido Yandel, parecía haber enloquecido. Pero Jungkook no se dejaría engañar, sólo dos días atrás, el hombre había estado cuerdo; tan lúcido, que exigió a Jungkook que le llevaran una tina con agua caliente para tomar un baño, pidió fragancia con olor a lavanda y ropa de algodón, además, exigió un corte de cabello y un amante al cual follar. Ese era Yandel. El maldito tigre que se creía todavía Laird de su Clan.

—Tienes que comer —ordenó.

—Por favor, Taehyung. —Yandel extendió más la mano—. Sólo te necesito a ti, haré lo que me digas si me dejas tocarte.

Jungkook apretó los dientes. Lo que más deseaba era desgarrar a este hombre con sus garras, pero sabía que no podía hacerlo. Miró su vientre. Era un milagro que a esas alturas ese bebé siguiera vivo, Yandel no comía como debería, e incluso en una ocasión necesitaron amarrarlo porque amenazó con desgarrar a su propio vientre. El tigre estaba demacrado y tan delgado que podía ver los huesos pegados a su piel.

Sin apartar la mirada de su vientre, Jungkook tomó una decisión… Esto no es lo que él planeó para sus compañeros, pero ese cachorro era parte de Taehyung por lo que era su bebé también; y como compañero y padre, tendría que estar dispuesto a hacer lo que fuera necesario por el bienestar de su familia.

Con una mano atravesó los barrotes, sujetó un muslo de pollo y se acercó a Yandel. Sujetando la mano que Yandel estiraba, se acercó lo suficiente para ofrecerle el alimento sin soltarlo de la mano.

—Come —ordenó.

Yandel ronroneó ante el toque de su mano. Apretándolo, atrajo su mano a su rostro y ronroneó como un gato contento. Jungkook evitó apartar la mano, estaba haciendo esto por el bien de su familia.

Yandel comió la pieza de pollo mientras continuaba restregándose contra su mano. Jungkook sentía como si el toque del otro hombre le quemara la piel; se sentía sucio, furioso, tan lleno de ira. Pero no se apartó. Jungkook apretó los dientes. Era un guerrero, y tendría que resistir.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Gloria: I love the plot of the story. It is intriguing and thrilling. I would recommend this book to readers who love reading mafia erotic alpha stories.

Holly: This novel is really good and the storyline was amazing but they are so much mistake's and I really enjoyed reading your novel ♥️♥️

Ruth: Me gusto todo💜Ps a una amiga que le guste de le tema 😏💜Por que es demasiado buena 💜😊

queeny sasa: To be honest I didn't think it would be this good at start but it's juss so ka-yute and Maddie was like her mom wild like hell Mikage was super badass the story was awesome

Kookminista: Es muy buena, me gusto namjoon casi me un infarto pero ameee le hizo gemelos ?? Hermosa

Daniela: Me gusta mucho el como se desenvuelve está novela soy muy fan de la aurora de hecho la sigo también en tik tok y ufff las novelas q crea son muy impresionante sigue haci autora 😻

More Recommendations

minliceth: Muy buen escrito algo mal con el tema de la ortografía se repetían 2 veces el mismo guión del resto todo en orden me encantó la trama y el final estuvo de maravilla mis felicitaciones...

dorothy: Vj6. I. Btkj vuddfli v ugj. Gbrjh. Blhddu. Jtjb jtgb. Ggb vigubnn udcjbbudj v fdvuvn

sonia: Omg like seriously that's crazy he's not dead but he's alive so sad tho at least they can be a family again I hope the 2 find their mates soon !!

sonia: It just keeps getting better I can't wait till we have found everyone and see how big the group is then get to the real action

Boyzmom: I liked how everyone was interwoven. Usually you only get one couple, but had multiple couples and they were all throughout the story. Very well written and look forward to more from this author

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.