🐉Taken By The Alpha Dragons🐉 (VMK) L1

Cap 06🐉👱🐉Pt 2

Era bastante obvio que Jimin no estaba del todo creyendo lo que decía JeonGguk.
Este era un territorio nuevo para TaeHyung. Por lo general, JeonGguk era el que sabía cómo hablar con la gente, haciéndoles sentir cómodos. Era parte de la razón por la que Tae amaba tanto al hombre. Cuando él había conocido a JeonGguk, había sido tan molesto por la personalidad alegre del chico y la constante necesidad de seguir a Tae alrededor y tratar de hacerlo sonreír que casi había perdido la cordura tratando de decirle que este dragón irritante era su compañero.
Desde que dejó de ser un bastardo, había encontrado que la personalidad de JeonGguk era parte de lo que TaeHyung más amaba.

JeonGguk decia que era porque equilibraba a TaeHyung. Era más fácil acercarse a él y entablar una conversación cuando había un dragón guapo ya sonriendo a su lado. JeonGguk había estado en lo cierto.
Hizo que otras personas se sintieran a gusto, pero en este momento, él estaba metiendo la pata.

—Tienes el olor de nuestro compañero. Hablamos anoche, y entonces te desmayaste.
Te trajimos aquí —dijo Tae.

Ya está directo y al grano. Había pensado que ayudaría, pero esos dulces ojos azules humanos, parecían agrandarse más.

—Tú... Mierda. Creo recordar esa parte ahora.

—¿Antes no te acordabas?
— Preguntó JeonGguk. Dio un paso adelante, y aunque Jimin lo miró con cierto recelo, el chico permitió que el dragón se le acercara. TaeHyung ni se molestó en intentarlo.
Se limitaba en asustar a su pareja humana con su cara.

—Yo... Supongo que me acordé mucho de ello, al igual que cuando ambos aparecisteis y las esposas salieron. ¿Cómo sé que esto no es un truco?.

— exigió Jimin de repente
— ¿Cómo sé que no estás tratando de utilizarme para un par de noches ya que soy un blanco legítimo y estoy fuera del programa? Era, en realidad, muy inteligente por hacerles esas preguntas. Por lo menos era del tipo de asegurarse de que no le estaban tomando el pelo.
TaeHyung fue crudo y directo nuevamente.

—Cuando nos vez y te das cuenta que deseas que te follemos, te pongamos entre nosotros para que pueda joder tu rico culo apretado mientras JeonGguk chupa tu polla, o puedes tu chuparlo a él, de cualquier manera, bueno, eso es cuando sabes que estamos diciendo la verdad.

Los ojos de Jimin se abrieron todavía más. TaeHyung estaba un poco preocupado de que se fuera a desmayar de nuevo o tener un ataque de asma. JeonGguk siseó.
Tae se encogió de hombros.
¡Pensé que ayudaría!
JeonGguk puso sus manos sobre los hombros de Jimin.

—No estamos aquí para hacerte daño o para aprovecharnos de ti. Después de cómo te trató el pequeño imbécil humano, no te culpo por ser susceptible tampoco.

—Entonces... ¿por qué?
— preguntó Jimin.
—No hay un porqué — dijo JeonGguk suavemente. Se estaba haciendo nuevamente de su cordura, ahora que era una buena cosa ya que el olor de Jimin en este momento era… su cuerpo casi semidesnudo y su olor llamando...
bueno, se le estaba haciendo difícil resistirse. Y él quería gritar con toda su fuerza.

—Eres nuestro, y somos tuyos.

Nunca vamos a dejar que nadie te haga daño. Ni siquiera nos importa que pusieras tu nombre en la lotería o el porqué lo hiciste.
La lotería en realidad, es sólo una tradición que ha existido por mucho tiempo.
Siempre estuviste por ahí, y nosotros te íbamos a encontrar con el tiempo.
Bueno, suponiendo que no murieras de viejo primero, pero ya sabes lo que quiero decir, ¿no? Todo el cuerpo de Jimin se puso rojo.
Se estaba avergonzando.
La forma en que lo estaba mirando JeonGguk probablemente era la razón.

—Está bien, supongo — dijo Jimin luego sacudió la cabeza
— Pero yo no he puesto mi nombre en la lotería.

Es un error que esté aquí.

¿Estaba seguro de seguir contando, incluso con eso?.

Así que en realidad había estado tratando de escapar. TaeHyung frunció el ceño ligeramente.

—Tus registros indican que has estado gastando el dinero que te enviaron de la lotería. Se fue a tu universidad.

—Y un nuevo techo para mis padres — murmuró Jimin, sonando increíblemente desanimado por eso. Tae todavía no lo entendía, y entonces él estaba seguro de lo que pasó, y ya se estaba cabreando.

—¿Otras personas pusieron tu nombre en la lotería?
— Preguntó.
JeonGguk lo miró, horrorizado.
—¡Es lo que he estado tratando de decir todo el tiempo!
— Jimin levantó las manos en el aire. JeonGguk lo miró y luego volvió a mirar a su compañero compartido y luego de vuelta a TaeHyung.

—¿Está permitido hacer eso?
—En ciertas circunstancias, sí
— dijo Tae
— El Propietario de la identidad no necesita estar presente para la venta, sin embargo es necesario que ellos sean los que reciban la mayor parte de los fondos para probar que fue dado su consentimiento.

— Volvió a mirar hacia abajo a Jimin
— Tu archivo dice que el dinero se gastó en tu universidad. ¿Cómo ocurrió eso?
El rostro de Jimin oscureció en color, estaba bien sonrojado, o increíblemente enfadado, a la vez.

—Mis padres hicieron un trato conmigo que coincidía con la cantidad de dinero que había ahorrado para la universidad asi podrían ayudar a pagar el alquiler y la matrícula. Aparentemente dinero que no han estado ahorrando como yo lo hice, por lo que vendieron mi nombre y me lo enviaron.
La mayor parte de él, supongo.
TaeHyung asintió.

—De acuerdo con tu expediente, el resto fue a una reparación del techo, un nuevo vehículo usado, y unas vacaciones familiares.

—¿Qué? —dijo Jimin bruscamente, sus ojos volando amplios
— ¡Nunca me dijeron eso! ¡Dijeron que era para arreglar el techo!.

JeonGguk continuó mirándolo cada vez más triste. TaeHyung no podía culpar al hombre, pero en realidad, no había nada que se pudiera hacer al respecto ahora.
Tan terrible como era, incluso escuchar que su compañero se había visto obligado a venir aquí, que sus propios padres lo habían vendido sin su permiso, TaeHyung tenía que darles las gracias.
Aún podía odiarlos, y lo hacía, pero él era perfectamente consciente del hecho de que si no hubiera sido por sus propias naturalezas crueles y codiciosas, él y JeonGguk podrían haber estado años esperando más tiempo antes de haber encontrado a su tercera pareja. Él seguiría queriendo matarlos, pero sería educado y les daría las gracias antes de hacerlo.

—¿Qué hacemos? —preguntó JeonGguk.
Era muy evidente que aún estaba luchando con esto. Y todo ese tiempo, el olor les llamaba a un nivel primario. Le quemaba el interior de la nariz de una manera agradable, su pecho se apretó de la mejor manera posible, e hizo a su sangre correr caliente y rápidamente hacia su polla.
Era un manojo de nervios, luchando contra el impulso de ir allí y agarrar a Jimin ahora mismo, dejar toda la conversación para besarlo, empujando los boxers abajo, y mostrar a Jimin todo lo que podrían hacer por él.

JeonGguk también estaba luchando con esto. Estaba claro por la expresión de sus ojos y el ligero sudor en su frente. Estaba luchando contra sus instintos. Jimin debía de estar sintiendo lo mismo también, pero su miedo y ansiedad lo estaban bloqueando. TaeHyung y JeonGguk tenían que encontrar una manera de calmarlo.

—Tus ex cuidadores serán atendidos, pero por el momento, sigues siendo nuestro.

—TaeHyung —Dijo JeonGguk, como si lo regañara suavemente.

Los ojos de Jimin se agrandaron. Su cuerpo se tambaleó, como si estuviera a punto de caer un paso atrás, pero se las arregló para mantener el equilibrio.

—Pero... Pero acabas de decir que me crees, que has creído cuando he dicho que no debía estar aquí.
Tae asintió, y dio un paso adelante.
Él no iba a permanecer lejos de su compañero.

—He dicho eso, ¿no?
— Preguntó TaeHyung.
—Pero no hace ninguna diferencia, puedo olerlo en ti. Eres nuestro.

Nuestro compañero, nuestra tercera pareja. Sé que lo sientes también.

—TaeHyung, quizás deberíamos…
Tae levantó la mano. Silenciando a su compañero inmediatamente. No le gustaba tirar de su rango superior en JeonGguk cuando estaban solos y fuera de una batalla, pero tenía que hacer esto.

JeonGguk debío haberse dado cuenta, o no se habría quedado callado.

Jimin negó con la cabeza, y esta vez retrocedió un paso.

—¡Yo no siento nada de nada! Es sólo que no quiero ser violado por un par de dragones. ¡Yo no debería estar aquí! Jimin se apoyó en una pared, y TaeHyung se aprovechó de eso.
Él puso sus dos manos llenas de cicatrices a ambos lados de la cabeza de Jimin, encerrándole, impidiéndole escapar. También hizo que se espesara su aroma, lujurioso que rodó fuera de él más fuerte que nunca.
Era divino. Absolutamente celestial. TaeHyung se inclinó más cerca, rodeándolo con sus brazos. Él sonrió al oír el gemido que JeonGguk soltó.

JeonGguk quería estar aquí, para hacer esto mismo, pero él estaba parado cuando TaeHyung apostó su territorio para ellos.

—Dime, a pesar de mi fea cara, ¿me encuentras atractivo?
— preguntó Tae.

Los hombros de Jimin se pusieron rígidos, con los ojos muy abiertos. Sacudió la cabeza.

—¡Tú no eres feo! Eso es algo por lo menos.
—No te pregunté eso —dijo Tae, asintiendo con la cabeza de nuevo a JeonGguk
— ¿Cuál fue tu primer pensamiento cuando nos viste? El nudo de la manzana de Adán de Jimin se balanceaba pesadamente.

—Yo... pensé que dabas tanto miedo como el infierno. TaeHyung se rió entre dientes
—Sí, la gente tiende a pensar eso.
Eso no es todo lo que estabas pensando, ¿verdad?
Jimin negó con la cabeza, el rojo en su cara cada vez mayor. Estaba avergonzado y no quería admitirlo.

—Pensaste que éramos atractivos, ¿no?
— Preguntó TaeHyung
— Nos deseaste. Tae podía escuchar claramente el fuerte latido del corazón de Jimin, cómo el chico luchaba consigo mismo para mantener la calma. Podía oler su lujuria.

Jimin estaba probablemente tratando de ocultar las reacciones de su cuerpo, pero no estaba haciendo un buen trabajo.
El humano parecía que todavía tenía problemas, por lo que TaeHyung colocó una de las palmas de sus manos sobre el pecho de Jimin, la derecha sobre su corazón.
La sacudida que corría por su brazo y en su columna vertebral, quemando en ese momento a través de su cuerpo hasta su polla, era una reacción instantánea.

TaeHyung tuvo que suprimir un gemido. JeonGguk hizo un ruido ahogado mientras observaba como sucedía, e incluso con su visión periférica, TaeHyung podía ver como la polla de Jimin endureció entre sus piernas.

Se quedó impresionado de que el glande no se asomara desde el fondo de sus boxers. Jimin lo miró a los ojos, y aunque sus ojos azules casi estaban eclipsados por el negro, Tae podía ver claramente cómo los ojos de Jimin se dilataban.

Entonces Jimin asintió.

—Sí, lo hice.
Continue Reading Next Chapter

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.