🐉Taken By The Alpha Dragons🐉 (VMK) L1

Cap 08🐉👱🐉

TaeHyung puso una almohada debajo de las caderas de Jimin.
El hombre se movió y ajustó su cuerpo, lo que permitió a Tae hacer con él lo que quisiera, pero aún podía sentir la tensión que corría por el cuerpo de Jimin como una cuerda muy tensada antes de romperse.
A pesar de su lujuria, y el semen seco en su delgado abdomen, el chico todavía estaba asustado. Muchos humanos estaban preocupados cuando llegaban por primera vez aquí. En realidad, nadie esperaba ser elegido por la lotería, a pesar de que no había muchas personas que se inscribieran.

Sólo un par de miles por año. El gobierno no podía estar repartiendo dinero para cada ser humano en el país, después de todo. De todos modos, cada vez que TaeHyung y JeonGguk llegaron a uno de ellos, siempre se aseguraban de tener uno de los seres humanos más asustados. No era para ningún propósito cruel, sino simplemente porque no les gustaba mirar a otro de los más duros dragones llevárselos a sus camas.
El resultado fue por lo general nada menos que diversión.

Siempre que TaeHyung y JeonGguk vinieron aquí para la temporada de apareamiento, eligieron su humano y lo protegieron hasta el final de la temporada, y para entonces, el humano que habían elegido no, importaba lo temeroso que había estado cuando había llegado, siempre quedaba con una sonrisa feliz y satisfacción en su rostro. Tae y Gguk habían hecho una reputación de ser amantes generosos.

Ahora no sería diferente la única diferencia era que se trataba de su compañero, este era suyo, su tercera pareja y JeonGguk estaba tratando con eso, y para el final de la temporada, Jimin volvería a casa con ellos y no volvería con la familia que lo vendió.
Sólo necesitaba mostrar a Jimin cuánto las cosas podrían ser mejor si solo se dejaba llevar, para disfrutar de este momento que tenía con ellos, disfrutar de sus nuevos compañeros. Y por eso, TaeHyung colocó las caderas de Jimin sobre las suaves almohadas, mirando como el hombre abrió los muslos, por lo que era más fácil de ver su agujero fruncido.

TaeHyung gimió ante la vista y no fue el único. Tae miró por encima del hombro y sonrió. JeonGguk estaba sin camisa, pero aún conservaba sus pantalones, tenía su mano entre sus piernas frotando el lado donde su polla se estaba endurecíendo. Tenía el rostro encendido, y en cualquier otro momento, TaeHyung habría ido allí y hecho el amor con él duro y rápido, pero ahora mismo, solo deseaba a una persona.

—¿Estás disfrutando? JeonGguk no dijo nada, pero se mordió el labio inferior y asintió. TaeHyung sonrió al hombre, haciendo planes para él, cuando se volvió a su nuevo compañero.
Se sentía como un niño que acababa de abrir un regalo y recibió justo lo que quería.
La piel de Jimin era suave y pálida todo él estaba presentado para el placer de TaeHyung.
La oscuridad de la polla del chico también era un espectáculo para la vista.

Él no era pequeño. Jimin era casi del tamaño de JeonGguk, con algunas pequeñas diferencias en color y en las venas, pero todavía era muy agradable para la vista. Jimin se retorció bajo la mirada de TaeHyung.
—¿Está bien? ¿Me veo bien? Tae casi no lo podía creer.
—No tienes ninguna razón para no ser consciente de ti mismo.
—Tiene razón —dijo JeonGguk —Confía en nosotros.
Eres jodidamente magnifico. El color en las mejillas de Jimin se hizo más profundo.
No parecía creer en ellos, pero no les contradecía.
TaeHyung se frotó los dedos con el lubricante, era una molestia que los humanos necesitaran una cosa así pero no podían ser ayudados.
La intimidad de la preparación de su compañero humano era más de lo que necesitaba para preparar a JeonGguk y era algo que solía disfrutar.
Disfrutaba con todos los amantes humanos que JeonGguk y él habían tomado a lo largo de los años. Apretó los dedos en el agujero de Jimin éste estaba apretado, y el chico parecía apretar instintivamente el culo al primer contacto antes de que Tae pudiera incluso empujar hacia delante.

—Relájate. No aprietes tanto
— dijo TaeHyung.

—Lo siento —contestó Jimin, aunque le tomó un poco mas de tiempo para que su cuerpo se relajara. TaeHyung utilizó un dedo al principio, ya sabiendo que dos sería demasiado, e incluso con un dedo, cuando empujó hacia adelante y el cuerpo de Jimin lo aceptó, el chico estaba apretado.
Afirmó que no era virgen, pero claramente había pasado algún tiempo desde que había tenido un amante. Esto, por supuesto, era más allá de emocionante para TaeHyung.

—Tu agujerito está tan apretado —dijo, presionando hacia adelante, más profundo.
Y Jimin apretó con mayor fuerza alrededor del dedo de TaeHyung esté oyó el gemido de JeonGguk, y sabía que si miraba hacia donde su compañero estaba sentado, vería los pantalones de JeonGguk desabrochados ahora mientras los observaba.

Sólo tenía ojos para Jimin en ese momento, así que fue donde iba a mirar, en él y sólo a él. Los ojos de Jimin se apretaron fuertemente cerrandosen, sus manos haciendo puños en las sábanas.
No había placer, Jimin estaba todavía tratando de contenerse. TaeHyung no podía tener eso él utilizó su mano libre y le acarició la polla a Jimin mientras movía el dedo hacia atrás y adelante. Eso hizo que los ojos de Jimin se abrieran por la sorpresa, y luego su pecho se movía cuando se atragantó y se quedó sin aliento.

—Creo que has encontrado su punto dulce
— dijo JeonGguk. Su voz tenía un áspero y grave sonido, y Tae casi no pudo contenerse más.
La sensación del culo de Jimin apretando alrededor de su dedo, la forma en que la polla del chico palpitaba en su mano mientras le acariciaba...
todo era casi demasiado. Su polla palpitaba, pesada e incómoda, entre sus muslos.

Necesitaba llegar dentro para reclamar al chico y asegurarse de que Jimin sabía que nunca tenía que estar en cualquier parte, más que donde estaba ahora.
Habían encontrado la pieza que les faltaba para estar completos, pero era diferente para los humanos, ellos tendían a necesitar las cosas simplificadas, tenían que mostrárselo a Jimin.
TaeHyung se centró totalmente en ese punto, empujó su dedo más profundo aún y luego añadió un segundo. Al principio Jimin silbó, su cuerpo apretando con más fuerza que antes, pero todavía permitió a TaeHyung entrar en él.

—Eso es todo, hermoso. Relájate. Déjame entrar.
Jimin soltó el aire que estaba conteniendo. Parecía estar apenas aguantando.

—Si eso es lo que los dedos se sienten como... entonces no sé cómo voy a... manejarlo con tu pene.

—Podrás manejarlo
— TaeHyung se rió entre dientes.
Este era su compañero Jimin podría tener miedo, pero estaba ansioso.
Él tenía ganas de aparearse y enrollarse durante horas, durante días, incluso sin entender el porqué. Él no había dicho que no, que estaba demasiado asustado y quería que esto se detuviera.
Parte de TaeHyung pensó que no podía hacerlo. Que el deseo de ser reclamado para ser follado duro y rápido por sus compañeros, era un instinto demasiado poderoso para que él lo ignorara, pero también estaba bastante seguro de que Jimin no habría dicho que no de todos modos.

TaeHyung sacó sus dedos hacia atrás cuando estuvo seguro de que había estirado a Jimin tanto como pudo, utilizó más del lubricante para acariciar su polla, por lo que estaba brillante y pulida para lo que estaba a punto de suceder. TaeHyung sonrió cuando oyó a JeonGguk liberar un suave gemido y volvió a mirar a su compañero.

—Deberías mantenerte más bajo control.
—¿Qué quieres decir?
— Los ojos de JeonGguk se abrieron.
TaeHyung miró hacia abajo entre las piernas, donde se acariciaba, frotando en la hendidura de la cabeza de su polla el líquido pre-seminal que salia a montones.

—Quiero decir eso. No te atrevas a llegar hasta que nosotros lleguemos.

¿Entendido?

—¿En serio?
— Preguntó JeonGguk, gimiendo las palabras más que cualquier otra cosa. Tae sonrió al hombre, mostrando sus dientes, él era completamente serio.
JeonGguk gimió y murmuró que no era justo, pero TaeHyung sabía que le obedecería. Sería todo mucho más divertido de esa manera.

Cuando volvió a mirar hacia abajo a Jimin, era consciente de que su compañero le estaba mirando con curiosidad, TaeHyung pensó que debería explicarse.

—JeonGguk y yo disfrutamos jugando el uno con el otro, pero él sabe quién está a cargo. JeonGguk resopló detrás de él.

—Sí, Sí, tú eres el alfa —dijo.
—Y voy a demostrártelo de nuevo cuando sea el turno de Jimin de vernos.
Las mejillas de Jimin se encendieron. TaeHyung hubiera pensado que sería imposible a estas alturas, teniendo en cuenta que había tenido sus dedos dentro del chico sólo un segundo antes, pero parecía que todavía era posible para Jimin ruborizarse aún más que antes.

—Vas a provocarle una hemorragia nasal
— dijo JeonGguk con una suave risa.

TaeHyung ignoró al hombre. Mantuvo los ojos sólo en Jimin.

—Dime que quieres esto —dijo.
—¿Q-qué? —preguntó Jimin, como si él acabara de oír sandeces. Tae se inclinó más cerca, necesitaba estar seguro.
—Dime que deseas esto.
Dime que quieres mi polla dentro de tu culo, que quieres que te reclame, que JeonGguk te reclame, que nosotros podemos tenerte al mismo tiempo si lo deseamos.

TaeHyung medio esperó que JeonGguk le detuviera y dijera que esto era demasiado, que iba a asustar a su pareja y, básicamente espantarlo, pero a Tae no le importaba él necesitaba esto ahora, tenía que asegurarse de que esto no era sólo el instinto, era deseo natural.
Jimin, por suerte, asintió con la cabeza, tenía los ojos entrecerrados, y sus mejillas sonrojadas, pero al menos parecía que sabía lo que quería.

Eso era todo lo que TaeHyung iba a pedir, y alineó la punta de su polla en el orificio de Jimin, y empujó dentro.
TaeHyung se movía lentamente, pero mientras lo hacía, era una tortura fue suficiente para hacerle apretar los dientes, así como de apretado estaba finalmente se abrió para él, y Tae sintió como entraba.
Detrás de él, JeonGguk gimió, sintiendo el placer que TaeHyung sentía a través de su enlace, y Tae sonrió al hombre, que era un lío de jadeos en la silla. JeonGguk rodeó su polla con la mano y la apretó en un puño luchando por no correrse.

Ninguno de los dos iba a durar mucho tiempo a la velocidad que iban ahora y no importaba demasiado. Jimin gimió y cambió su peso debajo de TaeHyung, como si tratara de atraerlo más profundo en su interior.
Jimin levantó las manos y se agarró a los hombros de Tae, clavándole las uñas profundamente.

—¡Oh Dios!
¡No...! No pares.
¡Sigue moviéndote!
¡Joder!

Él estaba cerca ya TaeHyung tenía la esperanza de que iba a durar más tiempo después de haber tenido ya un orgasmo, pero esta era su primera vez con su pareja, y sería así por un tiempo hasta que se acostumbrara.
Eso estaba bien, Tae estaba desesperado por su propio orgasmo ya y él sabía que JeonGguk tenía que estar sintiendo lo mismo. No se burlaría más de ellos, movió las caderas, cogiendo impulso, metiendose en un movimiento circular y empujando a su compañero humano más profundo en el colchón o al menos eso parecía.
JeonGguk dijo algo detrás de él, pero TaeHyung no podía oírle. Él sólo sabía que JeonGguk estaba también en el borde, pero Tae no podía apartar los ojos fuera de lo que estaba haciendo Jimin, la forma en que abrió la boca y gritó.
Vio como la mano del chico se deslizó hacia abajo entre sus estómagos. TaeHyung podía sentirlo moverse cuando Jimin acariciaba su polla, luchando por correrse mientras que, al mismo tiempo, luchaba contra el impulso de simplemente dejarse ir y dejar que sucediera.

TaeHyung podía entender esto él no quería simplemente terminar, pero al mismo tiempo, lo quería. Dos instintos fuertes peleando uno contra el otro, pero, por supuesto, uno en particular ganó. Siempre. La cama que era apenas un pedazo de basura, comenzó a golpear contra la pared del hotel, Tae no se preocupaba por molestar a los posibles vecinos, si es que alguien podía oírlos en absoluto.
Los gemidos de Jimin eran dulces contra sus oídos, se inclinó y dejó que su lengua lamiera los pezones rosados del chico, endureciéndolos. Las manos de Jimin encontraron su camino hacia el cuero cabelludo de TaeHyung, como si quisiera agarrar su pelo, pero no podía era demasiado corto.

De todos modos, los fuertes arañazos contra su cuero cabelludo fueron dolorosos, y se las arregló para enviarlo por encima del borde. La sensación cálida que se había ido construyendo dentro de él, creció y se expandió, finamente estallando hacia fuera.
La forma en que recorrió su cuerpo tensándolo fue increíble. No más fuerte que cuando TaeHyung estaba con JeonGguk, pero era algo para recordar. Eso era seguro.

JeonGguk dejó escapar un grito de placer cuando TaeHyung se vació dentro del culo de Jimin, y debía ser el detonante que necesitaba porque lo siguiente que Tae sabía, era que se estaba liberando de ese férreo control en que Jimin tenía su polla, semen caliente brotaba entre sus cuerpos.
Casi le dolía, desde luego era sin duda incómodo, pero el placer todavía latía, TaeHyung apretó los dientes y dejó que su rostro descansara entre el cuello y el hombro de Jimin. No pudo evitarlo. Mordió en ese lugar Duro. Lo suficientemente duro para que Jimin soltara un grito de dolor, pero no pudo detenerse, no hasta que el apareamiento se detuvo y no hasta que Jimin quedó inerte bajo él.
La respiración pesada eso era todo lo que quedaba en la habitación. Nadie habló ni una sola palabra, TaeHyung sentía su cuerpo como si estuviera hecho de gelatina.
Apenas logró reunir la energía para mirar por encima del hombro a JeonGguk, se rió cuando lo hizo.

JeonGguk estaba desparramado en el sillón de lectura, mirando hacia el techo, con la mano aún enroscada alrededor de su polla blanda, JeonGguk tenía la agradable costumbre de quedarse duro durante varios minutos después de tener su orgasmo, y parecía que ahora no era la excepción.
TaeHyung apenas logró levantarse a sí mismo en sus brazos para poder mirar hacia abajo a Jimin. Había sangre en su cuello. Joder, había mordido demasiado profundo.
Los dragones se mordían unos a otros durante el sexo todo el tiempo, pero todo el mundo sabía que los humanos tendían a no gustarles eso, instinto o no. Jimin no hizo ninguna queja él jadeaba allí, sus ojos parpadeando adormilados, como si no pudiera creer lo que había pasado.

TaeHyung quería reír, quería besarlo y preguntarle si se encontraba bien, pero él no podía. Se desplomó en la parte superior del pecho de Jimin, al oír su compañero soltó un sonido entrecortado cuando lo hizo.

—Eres... Eres pesado —se quejó Jimin.
—Y tú estás caliente —dijo Tae, acurrucándose
— No te muevas.
—¿Es una cosa de dragones?
— preguntó Jimin
— ¿Me muerdes y ahora te quieres frotar contra mí como un gato?
—Esperamos que no estés teniendo sexo con tus gatos
— dijo JeonGguk
— Eso sería extraño.

TaeHyung se rió de su compañero, por supuesto JeonGguk seguiría teniendo la necesidad de hacer una broma en un momento como este. Él podría ser un tonto a veces. Incluso Jimin se rió.

—No, nada de sexo con los gatos, sólo con un dragón.
TaeHyung no estaba mirando a Jimin mientras yacía encima de él, pero pudo sentir cómo la mano de Jimin se acercó, probablemente para tocar su cuello.
Tae presionó su rostro sobre las sábanas, y él estaba disfrutando del fuerte olor de su sexo ahora que colgaba en el aire como un agradable ambientador.
Él debería embotellar este olor y venderlo. Él, JeonGguk, y Jimin se convertirían en millonarios. Eso era definitivamente seguro.

—¿Es esto?
— preguntó Jimin, sonando un poco menos sin aliento, pero todavía muy parecido a que tenía algo, o alguien, descansando pesadamente en su pecho.
—¿Es el qué?
Preguntó Tae, tirando hacia atrás y mirando hacia él. Jimin bostezó, abriendo mucho la boca revelando sus blancos dientes.
—Tienes sexo conmigo, entonces me muerdes, y ahora soy… ¿tuyo? —Respondió
— ¿Así es como funciona?
A pesar del número de seres humanos que habían estado con pares acoplados de dragones sin entrar en su círculo, todavía había tantos rumores constantemente extendidos por todas partes acerca de cómo efectivamente funcionaba el apareamiento.

TaeHyung no estaba seguro de por qué ahora se había asumido que sería diferente, pero parecía que JeonGguk y él tendrían que enseñar a su pareja lo que significaba estar acoplado a los guerreros del dragón.
JeonGguk se subió encima de la cama, arrastrándose sobre sus manos y rodillas, y se dejó caer junto a ellos, oliendo fuertemente a almizcle y su propio olor natural. Tae podría haber ronroneado cuando llegó. JeonGguk enroscó los dedos por el pelo antes de dar su respuesta.

—Los dragones normalmente sólo se muerden unos a otros. ¿Ves?
— Preguntó inclinando su cuello a un lado para mostrar su cicatriz.
Su camiseta estaba colgando en la parte posterior de la silla que acababa de abandonar. Jimin asintió luego tocó su herida con cautela.

—Sí, parece que Tae se puso un poco demasiado feliz de estar contigo.
—Eso no es... eso no es tan malo —dijo Jimin, y TaeHyung podía sentir el cuerpo del chico llegando a estar aún más caliente.
¿Qué pasa con mi pareja que se sonroja tanto? Jodidamente me encanta.
Es completamente adorable.

—Joder, estoy cansado
— dijo JeonGguk con un suspiro.
Las esquinas de la boca del hombre se detuvieron en una sonrisa perezosa.

— Eso fue genial. Juro que podía sentirlo.
—¿Podías sentirlo? —preguntó Jimin sonando asombrado.

Esta fue probablemente una especie de conversación incómoda de tener mientras TaeHyung todavía estaba dentro de él, así que se retiró. Trató de ser suave al respecto, pero Jimin todavía hizo una mueca.

—Sentí eso, también —dijo JeonGguk, temblando un poco
— No hay ningún error aquí. Eres nuestro.
—Oh —dijo Jimin, mirando entre los hombres
— Bueno, Supongo que eso está bien.
—¿Supones? —Preguntó Tae
— ¿No sientes la conexión?
—No me malinterpreten. Sentí algo, y me gustó mucho.
Me gustó tanto que es un poco embarazoso — admitió —Pero ¿qué significa esto para mi vida? Soy tu compañero ahora. ¿Puedo incluso volver a la universidad? ¿O sigo a ambos por el resto de mi vida?

TaeHyung y JeonGguk se miraron.
Sí, fue muy claro que ellos iban a tener algo de trabajo por delante en sacar esos extraños pensamientos de la cabeza de su pareja.
Continue Reading Next Chapter

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.