🐉Taken By The Alpha Dragons🐉 (VMK) L1

Cap 12🐉👱🐉Pt 2

JeonGguk se rió cuando terminó el beso, pero él no se apartó. Sus narices seguían tocándose.

—Gracias por eso. Me gustó.

—Te deseo — dijo Jimin quitándose la ropa, deseando que alguien tocara su polla ya.

Quería a ambos hombres.

JeonGguk tocó la mejilla de Jimin, su pulgar frotando de ida y vuelta una línea suave justo debajo del ojo de Jimin.
—Lo sé, pero confía en mí, vamos a esperar, y cuando yo no esté viendo dos de ti, y no te veas como si estuvieras a punto de desmayarte, entonces podemos tener algo de diversión.
¿Está viendo dos yos? TaeHyung debía haber estado ayudando a JeonGguk a caminar de regreso aquí, entonces. De hecho, Jimin ni siquiera se había dado cuenta de lo que le había pasado al resto de la ropa de JeonGguk.

TaeHyung debía también haber estado llevando a los dos, pero Jimin no se había dado cuenta. Antes de que Jimin pudiera protestar, lo que habría sido un ruido descuidado cansado de todos modos, Tae reapareció.

—He llenado la bañera. Se pueden bañar en primer lugar, entonces podemos descansar antes de que el calor se haga demasiado fuerte. Un baño con JeonGguk y TaeHyung sonaba increíble, aunque Jimin podía hacer poco más que asentir y sonreír al respecto. Definitivamente estoy borracho.

JeonGguk estaba un poco borracho también, pero podía manejar con claridad su alcohol mucho mejor de lo que Jimin podía. Probablemente era porque él era mucho mayor de lo que Jimin era.
El hombre fue capaz de obtener a Jimin desnudo, y con la ayuda de TaeHyung, se trasladaron al baño.

—Olvidé preguntarles que edad tienen
— dijo Jimin en sueños mientras JeonGguk le ayudaba en la bañera. Luego empujó los pantalones abajo y se metió con él.
—Soy mucho más viejo de lo que aparento
— dijo JeonGguk
— Ciento dos. Pero no dejes que te engañen. TaeHyung es un anciano en comparación conmigo.
—Idiota —Dijo Tae
— Sólo soy un par de años mayor que tú. Incluso cuando estaba borracho, Jimin todavía observó cómo TaeHyung no se unió a ellos, simplemente se sentó en un taburete junto a la bañera, y contenía una sonrisa en su rostro mientras veía a sus dos compañeros.

Probablemente, sólo para asegurarse de que no caerían dormidos y se ahogaban en el agua. El agua estaba perfecta, también. No era un baño caliente, más como tibia, tal vez incluso un poco en el lado frío.
Que funcionó de maravilla para el cuerpo recalentado de Jimin.

—¿No vas a entrar? —Preguntó.

TaeHyung negó con la cabeza.

—Voy a esperarlos. Los años románticos son una cosa, pero con los tres ahí dentro, tendríamos agua sucia y se arruinaría hasta el último rastro de romanticismo.

—Oh — dijo Jimin, y supuso que tenía sentido.
Dos sudorosos dragones volviendo el agua sucia y turbia no traía romance a su mente tampoco, sobre todo si iba a estar sentado en el agua durante un rato.

—En el castillo de TaeHyung, hay una gran piscina y un sauna — dijo JeonGguk.

— Créeme podemos tener un montón de diversión y momentos románticos allí.

—¿Tienes un castillo?
— preguntó Jimin, instalándose cómodamente contra el pecho de JeonGguk.

La cara de TaeHyung se ruborizó, como si estuviera avergonzado por una cosa así.

—Era de mi familia.

¡Madre de dios! Ese es otro gran recordatorio de que no sé nada de estos dos chicos que dicen quererme y atesorarme más allá de cualquier otra cosa en el mundo, pero ¿el hecho de que TaeHyung tiene un castillo? ¿Quién diablos es?

—No es tan impresionante como todo esto
— dijo Tae
— lo verás muy pronto.

—Pero todavía puedo ir a la universidad, ¿no? Lo dijiste
—Jimin preguntó, sólo porque necesitaba estar seguro de ello.
Necesitaba de doble verificación. JeonGguk lo besó en la mejilla.

—La mejor universidad que nunca podrías soñar. Confía en nosotros — dijo.
Jimin confiaba en ellos. Confiaba en estos dos hombres más de lo que había confiado en su propia madre, y era extraño que tal pensamiento pudiera ser tan liberador.
Él nunca se sintió más tranquilo, más seguro, en toda su vida.

—Los amo tanto a ambos
— dijo Jimin.
— ¿Es el apareamiento diciendo esto? ¿O yo? ¿O el vino?
— Agregó, sólo porque eso era también una posibilidad.

JeonGguk lo besó en la mejilla, con mucha más energía puesta en él esta vez.

—Podrían ser las tres cosas y no me importaría, cariño.
—Como cuando me llamas cariño —dijo Jimin.
—¿Sólo te gusta?
—Me encanta — dijo Jimin, y luego cerró los ojos
— Si esto es como estar casado, entonces mis padres se equivocaron.

JeonGguk parecía endurecerse detrás de él, y TaeHyung no dijo nada.
Al principio Jimin estaba preocupado de que podría haber dado algo de distancia que no debería tener, pero luego Tae habló, su tono era suave, así que todo estaba bien.
—Jimin, ¿Por qué tus padres vendieron tu nombre sin tu permiso? Eso no se oye mucho exactamente.
Jimin se rascó la nariz, que sólo tenía una gota de agua en la punta y aun así le picaba.

—No sé. Mi mamá, creo que ella sólo se lamentaba por mí.

—¿Qué lamentaba? — Preguntó JeonGguk después de un momento.

—Mmm… hmm — dijo Jimin, luchaba para conseguir los ojos abiertos

— Mi padre no es mi papá.

Siempre lo supe. Él nunca me lo dijo, pero yo siempre lo supe de todos modos.
Todos los demás en mi familia son rubios, y yo...
— Él extendió la mano para tocar su cabello oscuro
— Ella tuvo una aventura.
Creo que ella se lamentaba por mí, y mi padre me odia. Por lo menos una parte del dinero fue a la universidad, y pude conocerlos.
Jimin sonrió a TaeHyung, mostrando al hombre que todo estaba bien ahora.
Él no iba a mantener nada en contra de sus padres más.
¿Cómo podría estar resentido cuando lo que ha pasado ha resultado ser uno de las mejores cosas en toda mi vida? En todo caso, les debo algo por ello. TaeHyung no sonrió, pero eso estaba bien.
Jimin apenas podía explicarlo cuando él estaba un poco menos que borracho.

—El vino de Dragón pega duro — dijo. JeonGguk seguía sosteniéndolo cerca y besándolo. Él no respondió de inmediato, y Jimin tuvo la impresión de que su compañero estaba triste.
Él no podía entender por qué sin embargo.
No puede ser por la historia que acabo de contar. Todo está bien ahora.
He conseguido un final feliz, y eso es lo importante.

¿Entonces por qué estar triste? De cualquier manera, a Jimin le gustó la atención.
Le gustaba la presión de los labios de JeonGguk en su garganta y en el pecho, y a pesar de lo cansado que estaba Jimin, y de lo mucho que quería una siesta, se encontró retrocediendo contra los muslos abiertos de JeonGguk y girando la cabeza para que algunos de esos besos pudieran estar en su boca en lugar de sólo el cuello y la garganta.

—Bésame — suplicó Jimin. Estos dos podrían ser capaz de mantener su alcohol y abstenerse de mucho sexo, pero ahora mismo, Jimin no podía hacer nada de eso

—Bésame, bésame. JeonGguk finalmente lo hizo.
Él le dio un beso, sus bocas se tocaron suavemente, después la lengua de JeonGguk se burló de él con suaves caricias.
Era una sensación sofocante cuando llegó ese toque, y Jimin necesitaba más.
Era consciente de que TaeHyung estaba observando y que estaba perfectamente bien con él.
Quería que el otro hombre viera esto, para ver lo que Jimin estaba ahora dispuesto a dar.

Jimin sintió una confianza que se podía obtener solamente por el alcohol cuando él cogió la mano de JeonGguk y la llevó hacia abajo y alrededor de su polla.
JeonGguk no trató de tirar de su mano, y Jimin no necesitaba una gran cantidad de persuasión antes de que los dedos de JeonGguk se envolvieran alrededor de la polla de Jimin y lentamente lo acarició.
Jimin gimió, follando la mano de JeonGguk y restregó la espalda contra la polla del hombre. JeonGguk estaba duro, Jimin quería sentir al hombre dentro de él.

De repente, lo único que quería hacer era darse la vuelta, subir de nuevo en el regazo de JeonGguk, y montar su polla.
Él quería hacer eso en esta bañera, y él quería salir.
TaeHyung gimió suavemente, y él extendió la mano y tocó el pecho de Jimin, las yemas de sus dedos deslizándose contra sus pezones. Eso se sintió muy bien, mejor que bien, pero Jimin quería mucho más que eso.

Quería ser reclamado por ambos. Quería a JeonGguk en su interior, que le extendiera de par en par y le follara encima del borde de la bañera mientras TaeHyung estaba delante de él, empujando su polla dentro de la boca de Jimin. La imagen mental de estar en esa posición, era probablemente la cosa que lo provocó.
Jimin no tuvo ninguna oportunidad de decirle a nadie lo que deseaba.
Su orgasmo estaba justo ahí, justo a su alcance, y Jimin se encontró a sí mismo empujando su polla tan rápido como pudo, follando la mano mientras JeonGguk empujó su polla contra la grieta de su culo.
El agua se derramó, y Jimin sabía que probablemente se veía un poco ridículo, pero no le importaba.

JeonGguk gimió, bajo y áspero, y un calor se extendió a través del agua y sobre la espalda de Jimin y, a continuación, la mano de JeonGguk realmente comenzó a moverse.
No combatió contra él, ni le pidió que redujera la velocidad o parara porque había alguien más que quería unirse a ellos, alguien que estaba allí con ellos. Demasiado tarde. Jimin empujó sus caderas, y el pulgar de JeonGguk se movió para jugar un poco con su glande, y eso pareció funcionar. Él se corrió con fuerza, y luego cayó sobre el pecho de Gguk, satisfecho. Jimin suspiró y miró a Tae con una sonrisa.

Todavía jadeaba un poco, pero necesitaba conseguir esto para el otro hombre.

—La próxima vez… tú… —dijo, pero no pudo terminar exactamente mientras él luchaba para recuperar el aliento. TaeHyung se había levantado y estaba sosteniendo una toalla para ambos, Jimin y JeonGguk para compartir.
Los músculos de Jimin se sentían flojos, débiles y sin valor. No podía moverse, y estaba demasiado cómodo para intentarlo. Afortunadamente, JeonGguk parecía estar por encima de eso también.
Jimin apenas podía mantener los ojos abiertos.

—¿Estás bien en pie?
— Preguntó Tae.
—Sí, lo tengo. No me voy a caer —dijo JeonGguk, y el agua se derramó un poco cuando salió de la bañera, asegurando a Jimin en sus brazos.

Jimin era vagamente consciente de la toalla suave y esponjosa que se frotaba por todo su cuerpo, pero él todavía no podía despertar exactamente hasta disfrutar plenamente de lo que estaba sucediendo.

Él sólo gimió suavemente. Le encantaba esa sensación. También creyó oír a TaeHyung y JeonGguk riendo ante los lindos ruidos que estaba haciendo, y luego salieron del baño.

—Voy a tomar una ducha y me uniré con vosotros en un minuto — dijo Tae.
—Vamos a calentar las sábanas para ti
— respondió JeonGguk, y Jimin estaba casi fuera de combate cuando su cabeza tocó la almohada.

—¿Lo puedes creer, TaeHyung?

Estaba empezando a pensar que nunca íbamos a encontrar a nuestra tercera pareja.
Él es perfecto. Es mejor de lo que esperaba.

—No te emociones demasiado.

Ponerlo en un pedestal no será bueno para él si cree que necesita estar a la altura de una imagen que hemos estado haciendo durante los últimos cincuenta años.

—Lo sé.
Yo no lo estoy haciendo. No puedo creer que finalmente sucedió.
Hubo un silencio, y Jimin respiró hondo y se acurrucó más cerca de JeonGguk, sintiendo los dedos del hombre en la espalda, acariciándolo suavemente, como a él le gustaba.

Entonces JeonGguk volvió a hablar, su voz más suave esta vez, y Jimin apenas escuchaba en absoluto.

—¿Qué hacemos con sus padres? Eso no puede quedar impune.

Jimin no oyó la respuesta, aunque distinguió el tono de la voz de TaeHyung antes de caer dormido.

TaeHyung estaba cabreado.
Continue Reading Next Chapter

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.