🐉Taken By The Alpha Dragons🐉 (VMK) L1

Cap 13🐉👱🐉Final

El abogado Choi Minho estaba tan furioso que estaba sudando. Tuvo que secarse la ceja mientras gritaba en el teléfono.

—¡No me importa que se apareara con los dragones! ¡Me asaltó! ¡Él debe salir de este programa! ¡Fuera de esta torre! ¡Él tiene que estar en una celda de la cárcel! ¡Ahora mismo! Escuchó con rabia apenas contenida a la persona en el otro extremo de la línea.

Necesitaba reencontrarse con las reglas de la época de celo. Por lo general, a los seres humanos que se aparearon con los dragones se les dio los mismos derechos que tenían los dragones, pero eso no quería decir que eran todopoderosos y podrían vivir sin consecuencias. Todavía no podían asesinar fuera de una batalla o guerra, no podían robar, y tenían prohibido atacar y matar a los humanos sin razón.

Choi había sido atacado por ese pequeño punky, pequeña sucia rata callejera, y él iba a sacarlo de esta torre aunque fuera la última cosa que hiciera. Pero con el fin de sacarlo, lo primero que habría que averiguar eran sus propios derechos, que era por lo que estaba haciendo llamadas. Las llamadas a otros abogados humanos, otros dragones de gran integridad que le debían favores, ese tipo de cosas.

Parecía que tenía un caso, pero luego se dio cuenta de que Park Jimin estaba acoplado.
El Guerrero. Jeon JeonGguk no era demasiado importante, aparte de su título de Guerrero. Él era tan noble y rico como cualquier otro guerrero, pero el Guerrero Kim TaeHyung sería un problema. Era medio hermano del presidente, y uno de los hombres más ricos del país.
Esa fue la parte que hizo a Choi cabrearse todavía más.

Park Jimin había conseguido estúpida suerte. Después de agredir a Choi, había estado a un pelo de distancia de ser tachado de ladrón y arrojado a la celda de la prisión más cercana.
Los seres humanos que llegaron para la temporada de apareamiento y estaban preocupados por los rumores de violación y abuso, se preocuparían más si lo hubieran follado y tirado a la cárcel.
Pero no iba a ser así. Choi había sido tan feliz de enseñar a esa pequeña mierda una lección, sacándolo del programa y mostrarle el verdadero abuso que ocurría en las mazmorras, pero pocas horas antes de que el camión pudiera venir y llevárselo, esos dragones bastardos habían llegado y anunciado, de la nada, que Choi tenía el olor de su compañero en él.

Choi se sorprendió en un primer momento y luego se sintió halagado. El dragón era feo, pero el otro era un espectáculo para la vista.

Choi había trabajado tan condenadamente duro para llegar a donde él estaba.
Como un trabajador humano entre los dragones, incluso un humano bien educado como él, bueno, todavía era difícil mantener cualquier Status. Pero si, por alguna casualidad, fuera el compañero de los dos dragones entonces solamente consolidaría su importancia.

Por supuesto, Choi había estado halagado, y había sido completamente humillado cuando ambos dragones se agruparon sobre él, el feo, lleno de cicatrices lo agarró por el cuello y exigió que les llevaran con su pareja.
No habían estado hablando de él.
Al principio Choi no entendía de lo que habían estado hablando, y cuando lo hizo, no quería decirles. No había tenido otra opción.
Fue o bien los llevaba al sótano debajo de la torre o era estrangulado delante de sus compañeros. Rezó para que hubiera un error. No hubo error.

Los dragones trataron a su prisionero como si estuviera hecho de fino cristal, oro y diamantes, y el odio de Choi creció mil veces más. Él apretó el puente de la nariz mientras negaba con la cabeza.
La voz en el otro lado de la línea estaba ofreciendo sugerencias y tratando de calmarlo, pero no era bueno.

Choi quería perseguir a Jimin para marcarle la cara y tirarlo en el interior de una celda de la prisión.
También quería multar a los dragones por cómo le trataron. Cuando el guapo le había amenazado, que lo había hecho, eso había impulsado al abogado sobre el borde, y ahora tenía que averiguar que opciones legales tenía.

—¡No me importa lo que dices! ¡No están encima de la ley!
— dijo Choi, aun a sabiendas de que era posible que sí.

—Encuentra algo. Mira a través de todas las leyes y los libros de reglas, entrevista a otros dragones.
Incluso si sólo puedo reclamar el abuso y encerrarlo durante unos pocos meses, lo haré.

Cualquier cosa. Demandar al Guerrero TaeHyung por una parte de su fortuna parecía una buena idea, pero el verdadero premio estaba en mostrar a Jimin que él no tenía derecho a poner nunca las manos a alguien por encima de él.

Necesitaba que el chico pasara algún tiempo en una celda de la prisión.
Preferiblemente uno con un deshonesto compañero de celda.
La voz en el otro extremo continuó hablando, y Choi colgó el teléfono, cortando cualquier otra cosa que estaba a punto de decir.

Él no quería escucharlo. Nada de eso importaba.
Caminó alrededor de su habitación, sacudiendo el exceso de energía de su ira.
Tengo que hacer algo.
Necesito volver por Jimin.

No es venganza.

¡Es justicia! Alguien llamó a la puerta, y el abogado Choi suspiró. Uno de los seres humanos en la lotería finalmente sería educado. Era cuestión de tiempo.
Había estado esperando durante lo que pareció una eternidad.
La mejor parte de la temporada de apareamiento de los dragones era que Choi estaba en una posición que podía llamar a cualquiera de los ganadores de la lotería a su habitación y follarlos sin importar si querían.

Por supuesto, tenían el derecho de negar cualquier placer sexual, pero nunca les dijo eso a ninguno.
Choi fue a su puerta, miró por la mirilla, y luego sonrió mientras abría.

Todo el estrés inmediatamente huyó de su cuerpo. Esto sería bueno.

—Vamos pasa — dijo. Su huésped entró, y Choi cerró con llave la puerta detrás de él.

—¿Usted mandó llamarme? Choi le puso la mano en el hombro a su invitado.

Disfrutó de la preocupación, casi temerosa en el tono de la voz.
Transmitía un cierto respeto que Choi no conseguía en otro lugar.

—Lo hice, efectivamente. ¿Puedo ofrecerte algo de beber? Su invitado negó con la cabeza.

—No — Dijo y luego saltó.
Choi no vio la cuchilla venir hasta que fue demasiado tarde, hasta que estuvo incrustada en su garganta.

La sangre no tardó en llegar, y él se ahogó en ella.
Agarró la empuñadura dragón… ¡Una cuchilla de dragón! Y tiró sacándola.

Eso hizo que la sangre fluyera más rápido y Choi continuó ahogándose y farfullando cuando sus miembros se volvieron fríos.

Cayó al suelo, viendo sólo a su atacante mientras moría.

FIN (L1)
Continue Reading

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.