🐉Taken By The Alpha Dragons🐉 (VMK) L1

Cap 04🐉👱🐉

Bien, así que Jimin tenía que tomar con calma todas sus preguntas.
Resultó que al tratar de perseguir a la señora que le trajo su cena anoche, y luego su desayuno esta mañana, bueno, le hacía parecer un loco.

Alguien a punto de perder la cabeza y tratando de arruinar totalmente la ceremonia de apareamiento de verano. Después de que se fuera la dama que trajo su desayuno, que resultó ser otro de sus favoritos, compuesto de Panqueques con jarabe de arce real, seguido de huevos hecho a fuego medio, por lo que todavía había yema para mojar; y tostadas.

Jimin recibió la visita de lo que estaba seguro era un abogado o un psiquiatra.
De cualquier manera, este tipo tenía otro dragón guerrero detrás de él.

Jimin estaba empezando a preguntarse si el tipo era un guerrero dragón real o básicamente la versión dragón de un policía de alquiler si él estaba tan ocupado cuidando de la habitación de Park durante tanto tiempo.
Tenía que ser un policía de alquiler. Tenía esa mueca que venía de hacer un trabajo que sabía que estaba por debajo de él.
De todos modos, tan temible como este tipo parecía, el abogado era aún más aterrador cuando le preguntó a Jimin todo tipo de preguntas como cuáles eran sus intenciones cuando había firmado en su nombre para la lotería.
Jimin trató de decirle que él no había vendido su nombre, pero por supuesto, no le creyó.
Le dijo básicamente que se relajara, que iba a tener mucha diversión cuando las cosas se pusieran en marcha esta noche, con acceso a la piscina y abrieran el área de entretenimiento una vez que la fiesta hubiera terminado.

—¿Y si no quiero ser follado por diez dragones? ¿Qué pasa entonces?

El abogado, que era lo que Jimin ahora estaba seguro que era, le levantó una espesa ceja en su dirección.
A Jimin le recordó una oruga grotesca.

—No hay manera de decir que no.
Usted dio su consentimiento cuando vendió su nombre a la lotería.
Se le pagó una buena suma por estar aquí.
A menos que usted tenga un método de devolución de ese dinero, con intereses agregados, en treinta días, podría enfrentar un tiempo en prisión.

Jimin puso los ojos en blanco. No había manera de hacer entender a este hombre que él no vendió su nombre.

— Lo sé, pero por el bien del argumento, y si tengo un colapso mental o algo así, ¿qué pasaría entonces?.

El abogado se frotó la barbilla, y por supuesto, no contestó. El solo comprobó sus notas y le preguntó si había sido deshonesto y no había mencionado si había antecedentes de enfermedades mentales en su familia, ya que no había mención de ello.

Acto seguido Jimin le dio un gran puñetazo.
Probablemente estaba tan sorprendido como el abogado estaba, este había dejado caer su portapapeles y se agarraba la nariz que sangraba, mirando a Jimin con los ojos muy abiertos.
Tampoco tuvieron la oportunidad de decir nada el uno al otro después de eso.

Park Jimin ni siquiera tuvo la oportunidad de pronunciar cualquier forma de disculpa, ya que lo siguiente que supo fue que se dio contra el suelo con las manos detrás de la espalda y algo muy fuerte y muy incómodo lo tenía fijo en el suelo.
Se sintió como un muñeco de trapo.
El abogado estaba gritando algo, pero Jimin no podía oírlo, porque su rostro estaba siendo aplastado en la alfombra.

Un punto para el tratamiento de cinco estrellas. Jimin fue levantado y sacado de su habitación y al pasillo de felpa.
Lo único en lo que podía pensar era que ni siquiera sabía a dónde le llevaban, o si volvería.

La forma en que el abogado gritó con su voz nasal para que Jimin fuera colocado en la sala de espera era aún peor. Jimin sabía que no estaba hablando del vestíbulo. Le estaban arrestando por insubordinación.

Oh mierda.

Estaba siendo arrestado, y ahora que Jimin se enfrentaba a potencialmente ir a la cárcel durante diez años, empezó a pedir disculpas a lo grande.
Él les rogó que no lo sacaran del programa, pero eso no parecía como que fuera suceder ahora que finalmente parecía verdaderamente un loco de atar.
Tal vez podría alegar demencia.
Madre de Dios, tiene que haber una manera de salir de esto. Yo no debería estar aquí.

¡Esto no tenía que pasar!

El sol se había puesto al fin, y JeonGguk estaba admirando lo bien que se veía el culo de TaeHyung en los pantalones del traje cuando el hombre caminaba en el salón de baile, consiguiendo los aromas de los muchos humanos tan sutilmente como podían.

Tae a menudo le decía a Gguk que era él quien recibía todas las miradas, pero JeonGguk no creia que fuera necesariamente así. Se miró en el espejo de vez en cuando y sabía que no era malo para la vista, pero había una diferencia entre saber que no era difícil de mirar y ver a TaeHyung.

Era el hombre de las cicatrices. Eso fue lo que hizo que Tae creyera que él no era un buen premio, pero aparte de las cicatrices era caliente como el infierno, Tae era tan impresionante.
JeonGguk sólo deseaba que el hombre dejara que su pelo creciera un poco en lugar de mantener ese corte de pelo, pero bueno…
¿Quién soy yo para decirle a mi compañero lo que puede y no puede hacer?
Todo lo que Tae hacía fue tan increíble que preocupaba a Gguk.
JeonGguk tomó otro sorbo de vino pero luego bajó la copa y frunció el ceño un poco cuando su compañero se dirigió otra vez hacia él.

JeonGguk puso la copa de vino en la superficie más cercana.

—¿Él no está aquí?

TaeHyung negó con la cabeza y se frotó la barbilla, sus ojos amarillos escanearon a la multitud una vez más.

Ambos habían notado la falta del olor de su pareja cuando habían entrado en el gran salón de baile.
Lo habían atribuido al hecho de que él simplemente no estaba aquí todavía, por lo que habían esperado.
Después de algún tiempo, el olor se hizo débil, increíblemente suave, acuoso, tan débil que casi no podían oler el olor, había llegado a sus narices. No de su pareja.
Parecía como si viniese de uno de los guardias.

A JeonGguk todavía no le gustaba ese tipo, y tampoco lo hacía a TaeHyung.
El hecho de que el olor de su pareja estaba en otra persona era algo de lo qué preocuparse.

No era nuevo que algunos de los guardias querían entrar en la diversión con los huéspedes humanos durante estas ceremonias de apareamiento.

Pero no, no olía a sexo. JeonGguk casi le había arrancado la cabeza al hombre, había necesitado alejarse antes de que pudiera hacer algo estúpido, que fue exactamente por lo que él estaba de pie apartado de todos cuando TaeHyung había ido, oliendo a los otros huéspedes y luego a preguntar a los guardias,a todos ellos si había algunos humanos más por llegar.

Todos dijeron que no. Estaban todos los que se suponía debían estar.
A JeonGguk no le cuadraba la idea.
Trató de pensar en algo que pudiera haber pasado por alto.

—¿Podría ser que el olor no le perteneciera a un invitado, pero tal vez sí a un empleado?.

—Posible, pero lo dudo
— contestó Tae
— El olor sería más fuerte aquí, incluso si el hombre está tomando el día libre, y nos dimos cuenta del olor en el ascensor. Así que algo había sucedido.
TaeHyung y JeonGguk se miraron.

JeonGguk ya tenía una idea, pero siempre era mejor cuando su compañero pensaba lo mismo.

—¿Crees que enloqueció?
—Es exactamente lo que pienso —TaeHyung asintió
—¿Te diste cuenta del humano trajeado allá en la parte de atrás?
—Hay un montón de humanos trajeados aquí.

Supuestamente estaban aquí como acompañantes, las personas destinadas a asegurarse que no había abusos sobre los seres humanos, pero en realidad, esas personas estaban aquí para recibir el pago y beber como todos los demás.

Caníbales, eso es lo que son.
La venta de su propia especie, significaba que JeonGguk no quería darles mucho de su tiempo.

—¿Ves a ese con el vendaje sobre su nariz y los dos ojos morados?
—¿En serio?
— Los ojos de JeonGguk se abrieron.

Él ya estaba buscando.
La multitud era densa este año. La mayoría de los humanos se habían aflojado un poco, pero muchos parecían nerviosos. Un macho humano estaba temblando visiblemente mientras sostenía la píldora, que tenía el tranquilizante para relajarse en sus manos.
Varios dragones se daban codazos entre ellos y miraban a lo que sería una presa fácil.
JeonGguk esperaba que pudiera encontrar un buen par de dragones que cuidaran de él y lo protegieran hasta que la temporada hubiera terminado. Pero se olvidó de él cuando sus ojos se posaron en el humano en cuestión.

Sí, allí estaba él.
Un hombre calvo con grandes y pobladas cejas, como si la mayoría de su pelo había huido de la cabeza y se hubiera refugiado sobre los ojos. Parecía que había salido perdedor en una pelea de bar.

TaeHyung no quitaba los ojos de encima al hombre, y JeonGguk observó cómo su compañero fue apretando los puños.

—Cuando pasé por su grupo, cogí el olor de antes.
Nuestro compañero lo atacó. Estoy seguro de ello.

—Joder —Dijo JeonGguk, rodando sus hombros.

La ira y la adrenalina le llenaron mientras pensaba en ese pequeño regordete de mierda entrar en una pelea con su pareja.
Si así es como ha quedado, ¿Cómo habrá quedado mi pareja?
Nada importaba.
No importaba que JeonGguk no supiera quien había empezado la pelea, y ciertamente no le importaba quien había salido vencedor.
Teniendo en cuenta la temporada, y donde estaban, era bastante fácil de adivinar.

Su compañero se había asustado, y en lugar de ser tratado con calma y racionalmente, algo le pasó para provocar una lucha para poder salir.

—¿Crees que lo están pateando fuera del programa?
— Preguntó JeonGguk.
—Si lo hacen, va estar un tiempo en la cárcel — dijo TaeHyung
— Vamos. Vamos a arreglar esto.
JeonGguk siguió a su compañero.
TaeHyung era tan duro cuando se trataba de batallas, JeonGguk se refería a él como su comandante.
Lo que era impresionante porque eso significaba que estaba durmiendo con un superior. Eso era una novela romántica de mierda, y excitó a JeonGguk como nadie más podía.

Ahora no era la excepción. Si la situación no hubiera sido tan importante, hubiera arrastrado a Tae a algún lugar para estar solos y, posiblemente, conseguirlo.
Pero esto sin duda era importante.
Algunos dragones pasaron toda su vida sin encontrar nunca a su tercera pareja.
Eso fue devastador. Impulsó algunos emparejamientos locos o dejó un parcial desquiciado mientras que el otro trató de mantener todo junto. Eso fue difícil. Ni siquiera tenía sentido.

¿Por qué se necesitará una tercera pareja para evitar a los dragones el perder su cabeza? Incluso JeonGguk no sabía la respuesta a eso.

Algunos estudiosos, románticos empollones realmente, sugirieron que tenía algo que ver con la mente, el cuerpo y el espíritu que se unen para formar un todo, o, bla, bla, bla, pero a JeonGguk no le preocupaba eso.
Quería lo que su cuerpo estaba deseando, lo que pedía a gritos, y él sabía que TaeHyung estaba sintiendo ese mismo dolor.
Ese dolor era peor ahora que la posibilidad de no tener a su compañero, especialmente cuando ambos sabían que él estaba tan cerca. Su tercera pareja estaba aquí. Al alcance de su olfato.

JeonGguk haría cualquier cosa por mantener a TaeHyung fuera de cualquier tipo de dolor.

Ambos se acercaron al hombre con traje.
Él había estado sonriendo cuando hablaba con sus amigos, otros altos mandos para los seres humanos, hasta que observó los dos muy grandes dragones que se le acercaban.

La forma en que Tae sonreía a la gente tendía a asustarlos más que otra cosa.
Quienquiera que fuese quien le dio el nombre de la personificación griega del miedo había hecho bien su trabajo. JeonGguk realmente necesitaba conseguir su derecho en la mitología griega.
Era bastante malo considerando el propio nombre de JeonGguk. Tal fracaso.

—¿Puedo ayudarles, caballeros? —Preguntó.

La sonrisa de TaeHyung se hizo más siniestra.
JeonGguk se estaba muriendo por dentro tratando de no reírse de lo aterrado que estaba este pobre idiota.

—¿Nos vas a decir por qué tienes los ojos morados?.
Continue Reading Next Chapter

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.