🐉Taken By The Alpha Dragons🐉 (VMK) L1

Cap 06🐉👱🐉Pt 1

Cuando Jimin se despertó, deseó no haberlo hecho. Hubo un total de un segundo entre cuando ese aturdimiento oscuro parecía levantarse y luego la conciencia total.

Se incorporó de un salto, mirando a su alrededor e inmediatamente reconociendo que no estaba en su habitación en la torre. Estaba en una habitación que estaba en algún lugar de la Torre.

Estaba seguro basándose en su entorno y en ese olor a limpio del hotel después de que hubieran pasado el equipo de limpieza.
Eso, y que había un par de maletas en el suelo junto al ordenado escritorio.
Nadie tenía un escritorio ordenado.
Oh mierda, esos dragones me han traído a su habitación. No estaban bromeando.
Quieren reclamarme.
Al principio estaba un poco asustado al respecto, pero entonces se recordó a sí mismo a no ser un gallina sobre esto.
Ya que significaba que no tendría un atizador caliente quemando en su mejilla ni pasaría los próximos diez años en la cárcel. Con la protección de estos dragones, tampoco iba a ser paseado alrededor de otros dragones que estaban buscando pasar un buen rato durante la temporada.
Pero...
¿dónde están los dragones?

Jimin miró a su alrededor y no los vio. Por supuesto, esta habitación parecía ser mucho más grande que la que había tenido él, y mil veces más lujosa. Había pensado que su habitación estaba muy bien, pero esto...
Esto es prácticamente digno para la realeza. Jimin empujó fuera las sábanas increíblemente suaves y cómodas con las que había estado durmiendo, y puso sus pies descalzos en la exuberante alfombra. Llevaba sólo sus boxers, y gracias a Dios que no había estado usando sus favoritos con ositos cuando había sido arrestado de nuevo en su propia habitación. Estos eran rojos lisos.
Hubiese sido muy vergonzoso si hubiera estado usando los de corazones, lunares o incluso los de dibujos de dragónes bebé.
Y él tenía un par o dos de ellos.
Se acercó a la ventana. Era del suelo hasta el techo, y estaba oscuro, pero había un toque de luz en el horizonte, más allá de los edificios de acero y cristal. Todas las luces que habían sido intermitente en los otros edificios se habían apagado por la noche.
De lo contrario, la vista aquí era bastante similar que la vista que había tenido desde su habitación humana. Sabía dónde los dragones tenían sus habitaciones, lo que significaba que era sólo un piso más arriba, después de todo, pero esto significaba que su habitación estaba probablemente debajo de la suya. No era extraño que los dragones hubieran conseguido una buena aspiración de él. Jimin caminó alrededor y exploró un poco más.
No vio ninguna de sus propias cosas, su ordenador, libros, o cualquier cosa que le pertenecia. Quería mirar un poco en el equipaje que había sido dejado aquí, su curiosidad casi habia sacado lo mejor de él, pero se contuvo.

No estaba tan desesperado por fisgonear todavía. Cuando abrió los armarios, se le hizo la boca agua, estaban llenos de alimentos empaquetados. Era básicamente el tipo de instalación que los ricos conseguían en sus propios hoteles. Si él cogía una botella de agua, entonces se apuntaba en la lista y se añadía al importe total de factura de la habitación. Lo mismo con las galletas, jugos y sándwiches de desayuno empaquetados.
¿Los dragones tendrán que pagar por su servicio de habitaciones?
Sólo los ricos o guerreros dragones que tenían otro compañero fueron invitados a venir a estos.
Los dragones súper ricos probablemente estaban disfrutando de su propia época de celo, en alguna otra torre más elegante, pero Jimin no tenía ni idea de cómo se decidió que era lo suficientemente importante como para venir a estos.
Los seres humanos básicamente tenían que ser sobornados a ofrecerse a sí mismos, y que podían hacerlo sólo un número de veces durante toda su vida. Eso implicaba un muy rico benefactor. Tal vez fue una buena cosa que el nombre de Jimin había sido elegido en la lotería. Por lo menos ahora sabía que sus padres habían vendido su nombre.
Si su nombre iba a ser vendido el proximo año, entonces él iba a asegurarse de que era el único en conseguir el dinero. Lo que sea. Independientemente de lo atractivos, duros y viriles que fueran sus protectores dragones algo habrían hecho para poder estar aquí, probablemente significaba que podrían permitírselo, así que Jimin se aseguró de tomar una botella de zumo de pera, un sándwich de pollo, y una botella de agua para más adelante. Se comió un huevo con bacon y queso frío, asegurándose de pelar el queso primero. Era tan extraño.
Le encantaba el queso, pero no en su desayuno. Estaba tan condenadamente hambriento que se lo comió de todos modos, y fue de vuelta por dos bocadillos más cuando terminó con ese. Él bebió su zumo de pera y casi agarró otro de esos, también. Pero entonces estaba empezando a sentirse demasiado lleno, y no quería ponerse enfermo.
¿Quién sabe? Si les doy asco a mis protectores, a lo peor me devuelven, sobre todo después de darme un atracón con su nevera. Jimin tiró los restos a la basura y luego empezó a mirar alrededor de su nueva habitación. Joder, es enorme. Jimin había pensado que estaba en la habitación principal, pero eso era sólo el dormitorio. Había también una sala de estar y una pequeña cocina. Parecía extraño que la comida que había comido en el mostrador no hubiera estado aquí, pero luego abrió la nevera y vio aún más desayuno: sándwiches, comidas y un par de bebidas.

También había etiquetas e instrucciones, diciendo a los invitados lo que costaba cada artículo y cómo se añadirían a su factura. Faltan varias cosas. ¿Los dragones habrán cogido algunas cosas de la nevera grande y lo pusieron en la nevera de bebidas para que lo encontrara? Es lo más probable. ¿Por qué se molestarían en cuidarme? Estoy aquí básicamente para ser un colega extra para follar con ellos durante la temporada, ¿no?
A pesar de la amplitud de las habitaciones, todavía era fácil de encontrar su camino alrededor y la puerta principal.

Jimin la vio y se detuvo. ¿Qué pasaría si intento salir? ¿O si solo saco la cabeza para ver lo que hay fuera? Sé que será solo un pasillo, pero… solo quiero mirar. Se sentía tan condenadamente atrapado que parecía importante por lo menos saber con seguridad si podía abrir la puerta.
No trató de abrir la puerta. En cambio, se limitó a mirar a través de la mirilla. Y luego se apartó lejos de la puerta cuando vio alguien por ahí, vigilandola.

Ese alguien no era el abogado humano que había golpeado ayer, pero era alguien grande. No podía verle los ojos, ya que estaba de espaldas, pero estaba dispuesto a apostar que era un dragón.

¡Mierda! Me están vigilando.
No sabía por qué estaba tan sorprendido o por qué ese hecho le aceleró el corazón tan condenadamente rápido. Él odiaba eso. Se sentía como si fuera a explotar en su pecho, pero lo peor fue cuando escuchó voces.
Le sonaban familiares, y se dio cuenta de que pertenecían a TaeHyung y JeonGguk.

Oh-oh, mis protectores están de vuelta y Jimin no estaba muy seguro de cómo se sentía acerca de eso. JeonGguk tenía un tono más alegre mientras hablaba con el guardia de la puerta. TaeHyung hablaba, pero su voz aterciopelada era tan condenadamente baja que Jimin no podía distinguir ninguna palabra.
Parecían estar teniendo una pequeña charla de algún tipo, pero luego la puerta hizo clic como cuando se utiliza la tarjeta llave.

Jimin estaba completamente congelado, probablemente porque estaba gritándose así mismo que corriera y se escondiera, y una parte de él sabía que sería tan malditamente estúpido y lo haría parecer un completo idiota.
Además, ¿dónde diablos me escondo en un espacio como este de dos dragones guerreros?
Así que su cuerpo se quedó inmóvil, con la columna vertebral rígida y fría, y observando casi sin poder hacer nada mientras la puerta de caoba se abría, y sus dos guerreros dragones que querían hacerle el dulce dulce amor a él, entraron.
Fue un poco raro cuando se pararon al verle.
TaeHyung se dio cuenta de que algo andaba mal cuando dio un paso, pero JeonGguk no se movió. El muy tonto. Así que dio un paso alrededor del hombre, preguntándose qué demonios…

Oh. Parece que nuestro compañero está despierto. Bueno, esto es injusto. TaeHyung estaba molesto consigo mismo, sin embargo, no con su nuevo compañero.
Estaba enfadado consigo mismo, por supuesto, Jimin había dormido toda la noche, pero había despertado en los malditos precisos veinte minutos que habían necesitado para llegar a la planta baja del vestíbulo, donde se habían llevado las pertenencias de Jimin y luego traerlas de vuelta aquí arriba.

El chico los estaba mirando con los ojos muy abiertos como los de un ciervo deslumbrado por los faros. TaeHyung podía ver todo el camino alrededor de los orbes marrones.
De acuerdo con el expediente médico de Jimin, lo peor que tenía era un caso grave de asma desde que era un niño y todavía llevaba un inhalador. Razón por la cual había sido importante conseguir la cosa antes de que hubiera despertado.

Tae estaba empezando a lamentar que había esperado tanto tiempo porque ahora parecía que su pobre compañero se disponía a desmayarse. Por suerte, JeonGguk estaba pendiente de las cosas. Sacó el inhalador de su pareja del bolsillo donde lo había guardado una vez que habían encontrado la maldita cosa.
Habían tenido suerte. Lo habían encontrado en una de las primeras bolsas donde habían mirado.

—¿Necesitas esto? Los ojos de Jimin se movieron hasta el inhalador y luego de vuelta hasta la cara de JeonGguk.
Sacudiendo la cabeza.

TaeHyung dejó caer las bolsas que había estado sosteniendo con cuidado en el suelo, y cerró la puerta detrás de él. JeonGguk también dejó las bolsas de Jimin.

—¿Sabes por qué estás aquí?
— preguntó Tae. Vio cómo la manzana de Adam de Jimin se balanceaba pesadamente. Arriba y abajo.

—Yo... Queréis tomarme como vuestro...
Ni siquiera sé cómo decirlo. ¿Quieres tener sexo conmigo para el verano?

TaeHyung sabía que sus cejas se alzaron hasta el nacimiento de su pelo.

—No —dijo Tae, sacudiendo la cabeza
— Eso no es lo que estamos haciendo.
Quiero decir, que es lo que estamos haciendo, pero no así.

Eres nuestro Compañero y no vamos compartirte con nadie más.
Continue Reading Next Chapter

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.