The Last Omega He Woud Ever Choose 🐉🐶 Kookmin L3

Summary

Sinopsis Al guerrero dragón Jungkook Cathail le fue quitado el amor de su vida y su niño por una manada de coyotes. Los odia, pero uno de los Omegas en esa manada es su nuevo compañero. Un coyote Omega. La vida lo odia, pero incluso cuando el omega es secuestrado por un clan de dragones rebeldes, Jungkook no lo deja en pie. Cuando él trae a Jimin a casa, se encuentra con una nueva serie de desafíos: si puede o no perdonar a su compañero, a él mismo, a la manada, por la muerte de su primer compañero o continuar viviendo solo y miserable. Jimin sabe que está increíblemente atraído por el dragón que lo salvó. Jungkook lo atrapó desde el cielo cuando habría caído hasta su muerte y Jimin lo ha codiciado desde entonces, pero los demonios que carga Jungkook podrían ser más de lo que Jimin puede manejar, especialmente cuando Jimin descubre la oscura historia de su familia con el sufrimiento de Jungkook. L3 : El Último Omega que Jamás Escogería. ° Serie: Maridos Dragón Posesivos ° Personajes Anteriores L2: Tristan Bragg y Adrien Giltbert ° Personajes Actuales: Jungkook Cathail y Jimin Giltbert ° Adaptación Esta historia es una adaptación del libro original solo por entretenimiento sin fines de lucro. La historia no es de mi pertenencia, Todos los creditos a su Autora Original, quien me inspira con sus obras.🚫📎🔞👬 °Prohibida su copia, otras adptaciones permiso

Genre:
Erotica / Romance
Author:
Nancy AE
Status:
Complete
Chapters:
10
Rating:
5.0 1 review
Age Rating:
18+

Cap 01🐉🌸🐶

Jungkook Cathail estuvo malditamente cerca de besar la piedra bajo sus pies cuando por fin regresó a su fría montaña.
Qué diablos, lo iba a hacer de todos modos.

¡Jungkook!

Nop.
No se iba a poner de rodillas y besar la tierra cuando Arthur estaba a punto de toparse con él. Jungkook permaneció de pie derecho cuando el alfa se acercó con los brazos extendidos.
Le dio una palmada a Jungkook en el hombro antes de abrazarlo con fuerza.
Jungkook lo permitió.
No retrocedió, a pesar de que su alfa no era la persona que quería en sus brazos en este momento.
Arthur sin duda sentiría esto en él, pero no le importó.
El hombre era todo sonrisas cuando se apartó y examinó a Jungkook de arriba a abajo. Como si lo estuviera examinando para buscar heridas.

—Para con eso.

Jungkook se echó hacia atrás y miró al hombre.
Estoy bien, también lo está Kay y también lo está Tristan.
¿Está bien mi hermano? ¿Mi hermana?
Jungkook bajó la mirada.
Ni siquiera se había dado cuenta de cuándo apareció el pequeño coyote shifter rubio.
El shifter coyote que se había colado en el territorio del clan, en la casa de Arthur y en su cama, y de alguna manera logró convencer al idiota de que se aparease con él.
Un apareamiento que resultó ser cierto.
Jungkook aspiró profundamente. Tenía que ser paciente.
Tenía que mantenerse a sí mismo.

—Están bien.
Jimin está bien.

El coyote omega esperó, y luego pareció explotar. ¿Qué hay de Sarah? ¿Qué hay de Adrien?

- Oh, cierto.

Ella está bien también.
La dejé a ella y a Adrien al pie del monte con los demás.
Arthur puso la mano en el hombro de Jake.
Estoy seguro de que están bien. Iremos a verlos ahora. Jake asintió.
Jungkook no pudo obligarse a mirar al hombre durante mucho tiempo.
Su cabello rubio se parecía demasiado al de Jimin.
Jimin y Adrien eran gemelos. Jake, su hermano mayor.
Ya había sido bastante malo saber que había alguien más que se veía exactamente igual que Jimin, pero Jake, rubio y de ojos azules, también como sus hermanos, lo hacía duro.
Jungkook había logrado hacer ese viaje sin tocar a Jimin. Demasiado.
Necesitaba tener algo de espacio antes de que pudiera mirar a alguien con cabello rubio otra vez.
Había algunas cosas que no estaba dispuesto a admitir. Ni siquiera a sí mismo.

Ir a por Jimin cuando había sido tomado por ese salvaje clan de dragones había sido lo suficientemente duro para digerir.
Eso es todo lo que era.
Y el hecho de que estaba emparejado con ese maldito coyote.
Todavía no estaba seguro de lo que iba a hacer al respecto.
Arthur chasqueó los dedos frente a la cara de Jungkook. Jungkook se sacudió.

—¿Qué?

Arthur levantó una ceja negra.
—¿Estás bien?

Jungkook no se atrevió a fingir.
—No.
Necesito un baño, un cambio de ropa y un descanso.
Entonces te daré mi informe.

—Tus ropajes se ven como una mierda.
Arthur no tenía que sonreír mientras lo decía, una vez más mirando a Jungkook de arriba abajo. Imbécil.
Jake agarró la mano de Jungkook, apretándola con fuerza antes de que Jungkook pudiera alejarse.

—Gracias por ir tras mi familia. Muchas gracias por eso.

Jungkook retiró su mano del agarre del coyote.

—No hagas un mundo de eso. Solo lo estaba haciendo por el bien de Arthur.

Jake asintió, pero no pareció ofenderse por las palabras de Jungkook.
¿Quería Jungkook que el hermano de su compañero se ofendiera por sus palabras?
Él todavía estaba trabajando en esa parte.
—De cualquier manera, muchas gracias.

Jungkook asintió.
—Bien.
Que alguien me diga que hay cerveza.
—Siempre hay cerveza, respondió Arthur.
—Bien.

Voy a necesitar mucho de eso.
Kook se fue a casa, ladrando sus órdenes a los sirvientes para que prepararan el agua para un baño.
Normalmente disfrutaba bañándose en las aguas frías al pie de la montaña, pero iba a necesitar algo de tiempo a solas.
Casi tres semanas de viaje a pie con su compañero cerca, mirándolo, oliéndolo, forzándose a sí mismo a no doblar al hombre y follarlo como legítimamente debería ...
Había pasado factura.
Cuando el agua estuvo en su baño, no se molestó en calentarla con su fuego. Inmediatamente se desnudó y saltó dentro, con el agua aún tan fría que había hielo en ella de los manantiales.
Era la forma en que la mayoría de los dragones disfrutaban de sus baños.
Cuanto más frío, mejor.
Los baños calientes eran para crías que aún no habían aprendido a controlar el calor corporal.
Excepto que cuando Jungkook se sumergió, la sacudida contra el calor de su cuerpo lo hizo tensarse. Jadeó ante la sensación.
Lo sorprendió.
Su cuerpo estaba caliente. Demasiado caliente.
No había sido capaz de controlar su calor corporal después de tanto tiempo de estar cerca de ese coyote de pelo rubio.
Jimin.
Su compañero Jungkook se estremeció cuando alcanzó la botella que había sido puesta a un lado para él.
No se molestó con el vaso.
Mordió con fuerza el corcho y lo escupió.
Bebió rápidamente, necesitando la cerveza para adormecerlo, ya que la temperatura de su cuerpo hizo algo que incluso a él lo dejó estupefacto.
Estaba tan caliente que, después de unos pocos minutos en su baño, el hielo se había derretido y la temperatura estaba más cerca de algo que sería apto para....
Gimió, hundiéndose más profundamente en el agua, hasta la nariz, hasta que los dedos de los pies sobresalieron por el otro lado de la bañera.
La temperatura de su cuerpo había cambiado el agua hasta que estuvo a punto para tener a ese coyote de sangre caliente aquí con él. Incre-jodidamente-creíble.
Iba a necesitar más cerveza.
E iba a necesitar hacer algo sobre el dolor en su polla.
El impacto repentino del agua fría y cálida no había hecho que su polla se encogiera en lo más mínimo.

Usando una mano, se llevó la botella a los labios, tomando un largo trago, mientras su otra mano se deslizaba debajo del agua para encargarse de esos asuntos.
Tenía mucho estrés del que librarse él mismo.
Jimin abrazó a su hermanita Jane con tanta fuerza que ésta lo golpeó en la cabeza y exigió que volviera a ponerla sobre sus pies.
Solo tenía doce años, pero era fuerte.
Besó a su hermanita en la cabeza y pudo haber llorado cuando vio las vistas y los olores de la aldea donde nació y se crió.
Había querido ir a ver a Jake, pero ese maldito imbécil de Jungkook no se lo traería.
En cambio, dijo algo acerca de ir a buscar a Arthur y al propio Jake.
El gilipollas.
Si no fuera por él, Kay y Tristan podrían haber acortado su tiempo de viaje.
Podrían haber tomado turnos para llevar a todos de regreso uno, o tal vez incluso dos a la vez, al pueblo Jungkook no estuvo de acuerdo.
Había dicho abiertamente que volar de un lado a otro así era demasiado peligroso, que no quería separarse de Kay y Tristan.
Pero eso había sido una maldita mentira.
Jimin la había oído.
Él sabía cuál era el problema.
Jungkook dijo que no quería que sucios omegas lo montaran como a un caballo, y se negó a permitir que Kay o Tristan hicieran lo mismo.
Le había salvado la vida a Jimin, había evitado que lo llevaran de vuelta a ese salvaje clan de dragones.
Incluso había atrapado a Jimin justo cuando el imbécil del dragón secuestrador lo había
dejado caer desde el cielo.
Jimin había pensado que Kook estaba bien después de eso.
Había tratado de ser amable con él.
No había tratado exactamente de acercarse a él, pero había querido conversar un par de veces.
Se había sentado con el hombre cuando era hora de una comida.
Jungkook dejó en claro, en más de una ocasión, que no quería saber nada de Jimin.
Entonces, ¿por qué estaba tan enfadado por eso? Estaba en casa seguro.
Claro, le había costado un poco más de lo que esperaba, pero él estaba allí.
Sucio, seguro y hambriento, pero esa parte estaba siendo atendida a medida que la comida estaba siendo desplegada.
Adrien parecía un poco preocupado mientras las mesas eran puestas en su lugar y se les ponía el pan encima.
Jimin no entendía por qué, y comió con el mismo vigor que las pocas docenas de omegas que habían sido rescatados con ellos.
Billy y Eric ya estaban hablando sobre su escape milagroso, y la valentía de los dragones que los rescataron.
Unos pocos caminaron hacia Kay y Tristan para darles las gracias.

Incluso Jerold, que odiaba positivamente a los dragones, les estrechó la mano de mala gana.
De acuerdo, así que los años de guerra entre el clan en la montaña y la manada de Jimin no iban a borrarse en unos minutos, pero aún era un progreso, y deseaba que las personas a su alrededor no se vieran tan incómodas mientras él comía.

—¿Qué está pasando?

Preguntó, apenas haciendo una pausa para sumergir el pan en su salsa.
¿Por qué todos son tan infelices?
Hemos regresado, ¿no?, Jerold fue hacia él. Puso la mano en el hombro de Jimin.
No es algo de lo que te tengas que preocupar, hijo.
Déjanos lidiar con eso.
Jimin frunció el ceño, levantándose rápidamente para preguntar más.
¿Qué quieres decir? ¿Cuál es el problema?
Jerold era el amigo más antiguo de su padre.
Aunque el padre de Jimin había dejado a Jake a cargo, un omega, todos sabían que Jerold era quien manejaba las decisiones cuando se trataba de la guerra.
Jimin lo respetaba, pero todavía lo cuestionaba de vez en cuando.
Jerold se volvió hacia él.
Puso el brazo alrededor del hombro de Jimin, acercándolo, a pesar de la suciedad de su ropa, y el hecho de que Jimin había derramado un poco de salsa por su camisa.

—Mira a tu alrededor, hijo.

Jimin lo hizo.
Él todavía no veía el problema.
—¿Hay muchos de nosotros? ¿Es ese...? oh.
Sí, él lo vio ahora.

Jerold asintió.
—No tenemos forma de alimentar a esta cantidad de omegas durante el próximo mes, y mucho menos durante el invierno.
No tenemos tiempo para cultivar tanta comida extra para esta gran cantidad de bocas.
El estómago de Jimin se hundió. Miró hacia abajo, al pan en su mano, y se sintió culpable por atiborrarse cuando iban a tener una hambruna en el invierno.
Tristan se acercó rápidamente, detrás de Jimin y Jerold.
Jerold lo notó y se volvió antes de que Jimin lo hiciera.

Tristan simplemente le sonrió a Jimin.
—Sigue comiéndote el pan, Jimin.
Te lo has ganado después de tu viaje.
Y no te preocupes por la cantidad de omegas.

—Tristan se estaba dirigiendo claramente a Jerold ahora.

—Jungkook le estará contando a Arthur nuestros planes para cuidar estos omegas ahora.
La carga no estará enteramente en ti, Jerold frunció el ceño ante esto.
Jimin también estaba confundido.
Quería saber cómo diablos alguien en su sano juicio planeaba ocuparse de tantos omegas, pero no importaba. Escuchó el rugido del dragón de ónice, Arthur, y levantó la vista justo cuando se estaba preparando para aterrizar.
Varios de los omegas recién liberados entraron en pánico al verlo venir, y tuvieron que ser calmados antes de que pudieran
empezar a correr.
Pero fue la visión de Jake, cabalgando sobre el cuello del dragón negro, lo que pareció calmarlos.
Su hermano lo saludó y lo llamó.
Y la vista de él bajando de esa montaña en el cuello de su compañero dragón... sí, eso fue definitivamente suficiente para
hacerle olvidar los horrores de ser secuestrado, maltratado, rescatado y luego casi asesinado de nuevo.
También fue suficiente para que se olvidara de Jungkook. Por ahora.
Jimin corrió a saludar a su hermano cuando aterrizó, y definitivamente lloró cuando Jake abrazó a Sarah y Adrien. Jimin apretó a su hermano más fuerte.

Era bueno estar en casa.
Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

frankiewritespoems: Love this book! Very steamy and the writing holds you captive. I can't wait to read more and more books by this author.

PurpleGazzel: VERY GOOD VERY GOOD VERY GOOOOOD

ujalan2620: Rohini. I’ve. In bb. Hhhf bhabhi bdb hfc him BBC’s buddy. Busch bcc gsxh fcc gg. Gsxh cub hv gym vyv have

Kelly Sugden: This book was so good I loved it witch I have to agree with someone else comment I seen earlier about how he feels about her and everybody acting like he was the bad guy when he wasn't at all

dessibb: I read all the books in the series and I am so happy that finally it is Ethan's turn. The storyline is interesting as usual - a bit of mystery, a bit of thriller and a bit of sweet romance - just enough to make it exciting. Thank for sharing your amazing work.

Catherine: I liked the story line very interesting and the way Victoria fought for her right to live happily with her son

Connie Jenny: Love it can’t wait for more updates to I can see what happens

D: Cute the the silliest of the couples. Hope to see more into the newest couple.

D: Really I was expecting more for the oldest brother. One of my least favorite couples

More Recommendations

D: Some of this one was strange but like the Devotion and understanding

D: Cute like the not so perfect body type and the realness of interracial relationships

pnmalosa: Most if the reactions are predictable. It's we e asy to tell what will come next. Good story otherwise. Quite enjoyable

IrieP: Dragging but great story and writing

Linzi Daure: I love this book xxxxxx

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.