Write a Review

Mi Perfecto Sapo Azul《Jikook》Adaptación

Summary

Jeon Jungkook y Park Jimin se declararon la guerra desde pequeños. En cuanto se conocieron se convirtieron en acérrimos enemigos, pues él es «Don Perfecto» y Jimin un niño un tanto salvaje. Pero ¿qué ocurre cuando los niños crecen y Jimin se da cuenta de que Jungkook es su Hombre ideal? Pues que Don Perfecto le presenta una lista con las cualidades que debe tener su perfecto príncipe azul. ¿Conseguirá Jimin cumplir con todos los requisitos? ¿Aparecerá el hombre perfecto en la vida de Jungkook antes de que él consiga enamorarlo? ¿Logrará finalmente convertirse en un príncipe o por el contrario continuará siendo un perfecto sapo azul?

Genre:
Romance / Humor
Author:
Jjk1305pj
Status:
Complete
Chapters:
45
Rating:
5.0 1 review
Age Rating:
16+

Capitulo 1

Busan era un pueblo fantástico, con multitud de casitas coloniales idénticas: los mismos metros cuadrados, pareja arquitectura, igual número de escalones desde el porche hasta la entrada… Todo en el pueblo donde nací resultaba perfecto: los vecinos se conocían unos a otros, los pequeños locales comerciales permanecían inalterables, todos nos ayudábamos, sonreíamos... Mi vida era maravillosa cuando tan sólo tenía ocho años.
Yo era el intachable niño que iba siempre impecable, que contestaba invariablemente con amabilidad a los mayores y que nunca daba una voz más alta que otra. Mis hermanos decían que era un muermo; mi madre, que era simplemente perfecto. Quizá fue porque todo el mundo me señalaba siempre lo único y estupendo que era por lo que decidí confeccionar mi lista. En ella indicaba cómo debía ser el hombre ideal porque, dadas todas mis virtudes, yo no merecía algo menor que la perfección.
La comencé el primer día de las vacaciones de verano. Mi madre se sentó en la mecedora del porche con su delicado vestido de diario mientras bebía una limonada y observaba cómo los salvajes de mis hermanos jugaban a los superhéroes. Yo salí con mi primoroso y nuevo trajecito blanco, regalo de mi queridísima abuela, y llevé conmigo mi inseparable libreta de dibujo. Pero esta vez, en lugar de dibujar, me decidí a escribir mi lista.
Después de mucho pensar la titulé «Mi perfecto príncipe azul», un encabezamiento adecuado para mis fines, pero, claro, ¿Qué narices podía saber un niño de ocho años acerca de cómo debía ser el hombre ideal? Así que con paso decidido me acerqué a mi madre, que en esos momentos empezaba a gritar a pleno pulmón a mis hermanos, y esperé el instante adecuado para pedir su inestimable ayuda.
—Mamá —dije dulcemente a la vez que tiraba de su vestido para llamar su atención.
—¡Namjoon, como no bajes del árbol te juro que mañana mismo lo talo! ¡Yoongi, deja ahora mismo de perseguir al gato de la señora Park! —gritó mi madre sulfurada al mismo tiempo que se levantaba amenazadoramente de su mecedora. Finalmente mis hermanos se dieron cuenta de la furiosa mirada de mamá y dejaron de hacer estupideces. Fue entonces cuando ella volvió a sentarse y me prestó todo su interés.
—¿Qué quieres, mi vida? —inquirió suavemente.
—Mamá, ¿Cómo debe ser el hombre perfecto? —pregunté mostrándole mi lista vacía.
—Cielo, aún eres muy pequeño para pensar en chicos.
—Lo sé, mamá, pero la lista no es para ahora, sino para cuando sea mayor.
—Menos mal —suspiró ella aliviada—. Entonces deberías crearla cuando fueras mayor, ¿no te parece?
—Pero mamá —insistí—, tengo que hacerla ahora porque cuando crezca estaré muy atareado con mis estudios y mi futuro y no tendré tiempo para chicos.
—Eso te lo ha insinuado tu padre, ¿verdad?
—Sí, papá dice que lo primero son los estudios, luego el trabajo y, por último, los chicos. Me ha indicado que no debo salir con niños hasta que cumpla los treinta.
—Tu padre está loco y no debes hacerle ningún caso en lo que respecta a salir con chicos; si por él fuera, te encerraría en tu habitación hasta que fueras viejo.
—¿Por qué? ¿Es que papá no me quiere? —pregunté preocupado.
—No, mi cielo —replicó mi madre mientras me subía a su regazo—. Verás, papá te quiere demasiado, por lo que, en su opinión, ningún hombre será suficientemente bueno para ti.
—¡Ah, entonces tengo que confeccionar la lista para que papá vea que sé escoger al mejor de todos! —exclamé contento a la vez que cogía mi libreta y mi lápiz y me sentaba a los pies de mamá dispuesta a tomar notas.
Mi madre me miró sin saber qué hacer y después de un tiempo suspiró resignada.
—Hay un hombre perfecto para cada hombre y él es el que debe decidir las cualidades que quiere que destaquen en su futura pareja —afirmó.
—Entonces, ¿Cómo es mi hombre perfecto?
—Eso lo tienes que decidir tú.
—Pero yo no sé, soy muy pequeño.
—Pues no la hagas ahora. Tan sólo comiénzala y, cuando a lo largo de los años se te ocurran cualidades que debería tener tu príncipe azul, anótalas.
—Sí, ¡pero así será interminable! —protesté.
—Veamos —dijo mi madre tomándose unos momentos para reflexionar—. Pondremos sólo diez atributos y no podrás añadir ni quitar ninguno, así que debes pensar muy bien lo que vas a escribir.
Yo asentí con la cabeza y decidí estrenar la lista: «1. Tiene que ser el más guapo
Sin duda querría casarme con un hombre tan guapo como papá. Incluso más, ya que, como yo era el niño bonito de Busan, no podía tener por marido a un hombre que fuera menos que yo, así que debía ser el hombre más atractivo del pueblo. Me pasé la tarde pensando en más cosas que poner en mi lista, pero, como mamá me había recomendado que me lo tomara con calma, decidí sentarme a leer junto a ella mientras mis hermanos hacían de las suyas.
Por la tarde mis hermanos habían cambiado sus trajes de superhéroes por los de indios y vaqueros. Yo volví a mi lista.
La familia Jeon era una familia típica. Hyuna se había casado con Edwan al finalizar el instituto, él había encontrado un trabajo de vendedor inmobiliario y con su gran habilidad muy pronto pasó de un pequeño puesto en una empresa minúscula a un negocio próspero y propio. Hyuna era un ama de casa dedicada a su familia que en ocasiones escribía novelas románticas que nunca llegaban a publicarse. Tenía tres hijos de los que siempre, o casi siempre, se sentía orgullosa.
Namjoon, con once años, era el mayor: un diablillo rubio de ojos claros, al que en todo momento seguía su nervioso y escandaloso hermano Yoongi, una copia igual a aquél pero con un años menos. La joya de esta familia era, sin duda alguna, Jungkook, un adorable niño de rizos rubios y ojos azules, sereno y calmado, al que nada podía afectar. Este chiquillo siempre era educado y amable, y parecía que nunca, jamás, sería capaz de ser desagradable con nadie… o eso era lo que creían todos.
La guerra entre Jeon Jungkook y Park Jimin comenzó una tranquila tarde de verano.
El camión de la mudanza llamó mucho la atención por su aspecto destartalado y su tubo de escape, que exhalaba un extraño y denso humo negro que lo ensuciaba todo a su paso. Hye bajó rápidamente del porche donde había estado esperando para recibía a su hija SunHee y a su revoltoso nieto Jimin, un niño encantador de diez años, con el pelo negro como el tizón y unos preciosos ojos castaños que serían capaces de derretir a las mujeres en cuanto éste creciera, ya que eran los mismos que los de su abuelo Choi, que en paz descansara, quien había sido hasta el día de su muerte un gran conquistador.
Madre e hijo salieron de un escacharrado coche de segunda mano con sus pesadas maletas. Definitivamente ésa era la última vez que su yerno, Seung, pegaba a su hija, pensaba Hye. SunHee por fin se había decidido a abandonar al bruto de su marido, por lo que ella y su hijo, desde ese momento y para siempre, vivirían bajo su protección, y nadie en ese pueblo osaría decir nada en contra de los suyos o se las tendría que ver con Park Hye.
En el momento en el que las maletas fueron colocadas en su lugar, las miradas entre las mujeres se cruzaron y silenciosamente decidieron deshacerse de la presencia de Jimin para poder hablar de cuestiones más serias, así que la señora Park pidió a su nieto que buscara a su amado gato Botitas, un viejo minino blanco de pezuñas negras, en el jardín trasero de su amable vecina.
Jimin entró con decisión en el jardín. Estaba harto de la carretera, de las peleas de sus padres, de tener que salir corriendo de un lugar a otro... Estaba tan habituado a dejarlo todo que, cuando por fin su madre le había comunicado que vivirían con su abuela, él aún no había terminado de creérselo. Temía dejar sola a su madre, por si su padre volvía a aparecer, pero esta vez parecía que todo iba a salir bien y, si nadie lo impedía, él nunca se marcharía de ese lugar. Por fin disfrutaría de un hogar.
Nada más entrar al jardín de los vecinos, vio cómo unos niños de su edad perseguían al gato de su abuela disfrazados de vaqueros, disparándole con sus pistolas de agua sin descanso alguno. El felino se escondió tras él y los chavales cesaron en su persecución.
—Hola, ¿eres amigo o enemigo? —preguntó el mayor apuntándole con la pistola.
—Soy el nuevo vecino —contestó Jimin algo confundido—. El gato es de mi abuela —aclaró mientras cogía al temeroso animal.
—¡Entonces eres enemigo! —señaló el más pequeño dispuesto a usar su arma.
Jimin ya se veía empapado de arriba abajo por esos dos cuando oyó una chillona voz de mujer que exigía la rendición de esos dos personajes.
—¡Namjoon, Yoongi, como mojéis un solo pelo de ese niño os quedaréis sin tele durante un mes!
La mujer se dirigió corriendo hacia donde él se encontraba y miró furiosa a sus hijos. —¿Qué os he dicho sobre empapar a la gente?
—Que no debemos mojar a nadie mientras jugamos a indios y vaqueros— recitaron ambos al unísono y monótonamente, como si de una lección se tratase.
—Perdónalos pequeño —le pidió la vecina—. A veces se emocionan demasiado. Tú eres el nieto de Hye, ¿verdad?
—Sí señora, me acabo de mudar aquí con mi madre.
—¡SunHee está aquí! —exclamó la mujer emocionada.
—Sí, en casa de la abuela. Ella me envió a por su gato —añadió Jimin mostrándole al animal.
—¡Pobrecito! —se compadeció la mujer al ver el lamentable estado de Botitas, que descansaba entre los brazos de Jimin, mojado y lleno de barro por las trastadas de sus hijos.
—Dámelo, yo se lo llevaré a tu abuela y así de paso saludaré a SunHee. ¡Hace tantos años que no la veo! De pequeñas era mi mejor amiga, ¿sabes? —comentó alegre la mujer a la vez que recogía amorosamente a Botitas de los brazos de Jimin —. Tú mientras tanto puedes sentarte en el porche. Si quieres tomar una limonada, mi hijo Jungkook te hará compañía. Él es un niño educado, nada que ver con sus hermanos.
La mujer desapareció con el gato y Jimin, sin saber qué hacer, se dirigió hacia el porche de la casa seguido de cerca por los dos chicos.
Cuando llegó allí, un precioso niño de rizos rubios, perfectamente vestido de blanco y sin una sola mancha en su inmaculado trajecito, servía limonada para sus hermanos y, por último, para él. Antes de entregarle su vaso, miró de arriba a abajo sus ropas viejas, ahora llenas de barro debidas al gato, y frunció el ceño como si le molestara lo que estaba presenciando. Luego le tendió el vaso cogiéndolo con dos dedos para no rozarlo, como si por tocarlo se le fuera a pegar algo de su suciedad. Jimin se molestó bastante, por lo que terminó de un trago su limonada y buscó con la mirada a «Ricitos de oro».
Éste estaba tan pensativo sobre qué agregar a su lista que apenas se dio cuenta cuando Jimin le arrebató la libreta y comenzó leer en voz alta lo que ponía.
—«Mi perfecto príncipe azul. 1. Tiene que ser el más guapo.» ¿Eso es todo? — preguntó bruscamente para molestarlo.
—No, tengo que ir añadiendo las demás cualidades a lo largo de los próximos años hasta que sea mayor.
—Pues yo soy guapo, ¿soy yo tu príncipe azul? —interrogó el niño provocando a Jungkook.
—¡No! —gritó el rápidamente, espantado porque ese chico sucio y maleducado pudiera imaginar llegar a ser algún día su pareja.
—Pero soy muy guapo y mi abuela dice que soy el más guapo de todos los niños y que cuando crezca todas las chicas y chicos irán detrás de mí. Por lo que soy el más guapo. Y como en tu lista quieres al más guapo, me quieres a mí. Entonces, cuando crezcas, ¿nos casamos, ricitos? —preguntó Jimin con una sonrisa en los labios al advertir lo molesto y ofuscado que estaba Don Perfecto.
—¡No, no, nunca jamás! ¡Tú eres feo! ¡Eres el niño más feo que he visto en mi vida! —chilló Jungkook a la vez que le tiraba el resto de su vaso de limonada a la cara.
Todos se quedaron asombrados ese día.
Los hermanos de el «señorito muermo» presenciaron la escena con la boca abierta y se declararon acérrimos amigos del vecino que había conseguido lo que ellos nunca lograron:
Sacar de quicio a su inalterable hermano.

∆∆∆∆∆∆∆
Hola, bueno aquí vengo con mi primera adaptación. Espero les llegue a gustar.

Está la he hecho porque fue el primer libro adaptado que lei y me encantó pero en la otra plataforma lo borraron y lo busque pero no había Jikook así que dije: ¿Porque no hacerlo yo? Y pues aquí estamos.

Traeré un cap diario así que nos leemos pronto. Bye✨ K.
























Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

queeny sasa: To be honest I didn't think it would be this good at start but it's juss so ka-yute and Maddie was like her mom wild like hell Mikage was super badass the story was awesome

Kookminista: Es muy buena, me gusto namjoon casi me un infarto pero ameee le hizo gemelos ?? Hermosa

Manuna: J'adore la tournure que sa prend merci beaucoup pour cette superbe lecture. J'ai hâte de connaître la suite de leur histoire.

yosmairis77: Me a gustado casi todo lo único que no me convenció fue la masacre de la rata esque wacala se la recomendé a mi mejor amiga y las puntuaciones es porque se la merece

Sofiavergara: Its really relatable and cool

dontknowlove26: I can't believe I am so far in the series all ready there is no way it should be almost done 😞 Great read Thank You!

More Recommendations

sonia: It just keeps getting better I can't wait till we have found everyone and see how big the group is then get to the real action

sonia: Still loving the series will definitely tell others about this site and your wonderful books

lisalynch: I have enjoyed this book and will also give the second book in the series a go

Dawn : Good plot, characters, excitement, like mc gangs. Not as graphic or bloody. Moral story.

Dana: Super tolle Geschichte, auch super geschrieben. Nur das Ende war Kacke. Hoffe das es noch einen 2. Teil gibt bzw. folgt

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.