Write a Review

omegas² 𝗞𝗢𝗢𝗞𝗠𝗜𝗡

Summary

Soy un lobo Omega. Existimos para ser educados, regalados y utilizados hasta que nuestros maestros se cansen de nosotros. Tuve a mi padre. Él era mi mundo entero, pero ahora está muerto. Ahora estoy solo, atrapado con un malvado padrastro que quiere venderme a un cruel Alfa, un monstruo... hasta que Jungkook me salvó. Lástima que Jungkook no es mi príncipe azul y no hace nada sin un precio. Él quiere poseerme, cuerpo, alma y corazón. ¿Estoy listo para ser su compañero? 2/3

Genre:
Romance / Fantasy
Author:
miel.
Status:
Complete
Chapters:
9
Rating:
★ 5.0 1 review
Age Rating:
18+

01.

Las puertas de la sala de reuniones estaban adelante. Jimin reprimió un escalofrío. El alfa de la manada Crescent Valley esperaba adentro junto con sus dos ejecutores... Lee Yunsoo también podría ser el compañero potencial de Jimin.

—¿Estás seguro de esto, hijo? —preguntó Park Hyungsuk, el padre de Jimin.

Su padre agarró el hombro de Jimin un par de pasos antes de entrar a la habitación. Por lo general, su padre usaba una máscara en público y otra en privado. Como Alfa de su manada, tenía que hacerlo. Ahora, sin embargo, Jimin podía ver que el hombre con el que hablaba era su padre.

Jimin se enderezó. Su miedo debió haberse mostrado en su rostro. Sabía que tenía más suerte que la mayoría de los Omegas masculinos. Algunas de las historias que escuchó sobre Omegas masculinos no reclamados siendo intercambiados y tomados como premios para ser embarazados lo hicieron temblar.

Los Omegas nacían, no se hacían. Sabía que su padre y el resto de los líderes de la manada de GreyPark Hills habían esperado el nacimiento de un segundo Alfa, alguien para fortalecer la manada. En cambio, lo tenían a él en su lugar.

La madre de Jimin murió dándolo a luz. Otro Alfa lo habría regalado, usándolo como moneda de cambio en el momento en que cumplió la mayoría de edad. Jimin sabía que su manada apenas toleraba su presencia. Con frecuencia, el Beta y el Gamma de su padre le recordaban lo afortunado que era de que su padre tuviera un punto débil: él.

—Yo… —comenzó Jimin. Estaba a punto de decirle a su padre que había cambiado de opinión, pero vio el aspecto del Beta y del Gamma de la manada que eran los comerciantes.

Sabía lo que los dos hombres dirían, que era un cobarde al que no le importaba nada su manada. Los cazadores habían estado corriendo libremente en su territorio desde hacía un tiempo. Su manada no era particularmente poderosa o fuerte. Luchaban para sobrevivir. Esa era la razón por la cual su padre tomó un nuevo compañero y esposo de otra manada, para formar nuevas alianzas.

Minhee, el nuevo compañero y esposo de su padre, dio un paso al frente. Según las leyes de la manada, Minhee tuvo que luchar para ganar un puesto en la manada, pero para honrar su alianza, su padre convirtió a Minhee en uno de los ejecutores de la manada. Jimin no sabía por qué su piel se arrastraba cada vez que Minhee se acercaba a él. Tampoco le gustó el hecho de que el Beta y el Gamma de su padre comenzaron a buscar a Minhee para que les ordenara cada vez que su padre no estaba para lidiar con las políticas de la manada.

Cómo Minhee ganó el corazón de los dos guerreros con cicatrices, Jimin nunca lo supo. Supuso que cada manada de hombres lobo valoraba la fuerza y el poder. Minhee encarnaba todos esos rasgos. Al igual que su padre y los otros líderes de la manada, Minhee se mantuvo en forma a pesar de estar cerca de los cuarenta. Minhee también compró a sus dos hijos de un matrimonio disuelto en la manada, y ambos eran lobos igualmente dominantes. Lo que era peor, Minhee no solo era oportunista, sino también carismático. Él sabía cómo manejar las palabras como armas.

—Hyungsuk, ya hemos hablado de esto, ¿recuerdas? —preguntó Minhee, ignorando a Jimin por completo.

Jimin evitó mirar a los ojos a los demás. A los veintiún años, todavía era incómodo como lo había sido desde que era un adolescente. No importaba lo que hiciera, todavía conservaba la forma del cuerpo esbelto heredado de su madre. No era de extrañar que la manada no lo viera más que a alguien a quien molestar.

—Sé que lo hicimos, pero en última instancia, esta es la decisión de Jimin, —respondió su padre.

Jimin se encontró con la sonrisa de su padre y sonrió de mala gana. Cada vez que la vida empeoraba, siempre supo que podía salir adelante. Nadie podría pedir un mejor padre. En lugar de descartarlo, Hyungsuk luchó para que Jimin permaneciera en la manada. Gracias a su padre, había llevado una vida relativamente cómoda. La mayoría de Omegas no lo hacían.

Respiró profundamente. Esta alianza era importante para su padre. Además, su padre le había insistido en repetidas ocasiones que nadie lo obligaría a aparearse con un hombre con el que no se llevara bien.

—Está bien. Estoy listo, —dijo Jimin.

—Eso está bien. Jimin también sabe lo que es mejor para la manada, ¿verdad? —preguntó Minhee, mirándolo.

Jimin tragó saliva, asintiendo. A veces se preguntaba si Minhee lo veía como una persona real, o simplemente un peón. Jimin nunca entendió realmente lo que su padre vio en el otro hombre. Eran lo suficientemente afectuosos, pero al final, era un matrimonio de conveniencia. Si su padre pudo hacerlo por el bien de su manada, Jimin podría hacer esto por su padre.

—Estoy listo, —dijo Jimin.

Su grupo lo presionó. El hombre enorme en el traje impecable debía ser Lee Yunsoo, porque era el único sentado allí. Con cicatrices, con el pelo gris y casi llegando a los cincuenta, aunque era difícil de decir, Yunsoo no era exactamente el compañero ideal de Jimin. Jimin sacudió lo último de sus nervios. No necesitaba amar a este hombre. Mientras le diera a Yunsoo cachorros, su trabajo había terminado.

—Hyungsuk, llegas tarde, —dijo Yunsoo enérgicamente.

A Jimin no le gustó el hecho de que Yunsoo no respetó los protocolos adecuados para dirigirse a otro Alfa. Yunsoo ni siquiera ofreció un apretón de manos, simplemente asintió con la cabeza hacia los otros sofás en la habitación. Se sentaron a hablar, con Jimin prácticamente empequeñecido por Minhee y su padre. Yunsoo recorrió con la mirada su grupo, finalmente se detuvo en Jimin por más tiempo.

—Así que este es el omega que tu manada está ofreciendo como mi compañero de cría. Tengo muchos Omegas en el gallinero, ¿qué podría ofrecerme éste? Es flaco y pálido y no parece que pueda darme niños fuertes.

Jimin sintió que su padre se ponía rígido a su lado. Apretó sus manos en puños. Sin embargo, nunca habían hablado antes como si fuera una clase de mercancía. Oh, Jimin tenía muchas réplicas, pero se mordió la lengua, recordando que su lugar era escuchar. La manada de Yunsoo era de casi cuarenta miembros, la última vez que Jimin oyó hablar de ellos, y tenían reglas estrictas para unirse.

Como su padre pareció perder repentinamente el habla, Minhee se hizo cargo. —Permíteme asegurarte personalmente, Alfa, que Jimin es mucho más fuerte de lo que parece. Además, tenemos registros que demuestran que también es fértil.

—Me gustan jóvenes, —dijo Yunsoo, su comentario y su mirada hicieron que Jimin curvara los labios—. Mírame, Omega.

A pesar de vivir bajo la protección de su padre, Jimin había encontrado momentos en su vida en los que su padre no podía salvarlo. En su experiencia personal al enfrentarse a otros matones, era mejor enfrentarse a ellos en lugar de permanecer agachados.

—Oh, me gusta el desafío en esos ojos, —dijo Yunsoo.

El idiota nunca lo tendría. Jimin había tenido la tentación de abrir la boca, pero la cerró cuando Minhee le dio un pellizco en el brazo. Bueno, no importaba. El infierno ardería primero, antes de que se acoplara con este imbécil.

—Tenemos que discutir… —comenzó su padre, pero Yunsoo lo interrumpió.

—Podemos hacer las cosas aburridas más tarde.

—¿Aburridas? —preguntó Hyungsuk.

Minhee se inclinó sobre el regazo de Jimin para darle un apretón a la mano de su padre. Yunsoo se puso de pie y estiró su traje. La ropa en una bestia no la hacía más civilizada en la opinión de Jimin. Su padre nunca lo dejaría casarse con este hombre, ¿verdad?

—Entregar el Omega como una muestra de buena voluntad, — dijo Yunsoo, enfureciendo a Jimin.

—Eso es inaceptable. No hemos llegado a un acuerdo y, además, quiero que las cosas se hagan de manera oficial, —dijo Hyungsuk firmemente, alejando su mano de Minhee para darle un apretón al hombro de Jimin.

Jimin no se atrevió a mirar a Minhee para regodearse. De cualquier forma, estaba seguro de que Minhee estaba silenciosamente furioso. Quería decirle a su padre que no había ninguna posibilidad de que fuera a aparearse con este hombre, pero se lo diría a su padre una vez que estuvieran solos.

Yunsoo consideró a su padre por un par de segundos y suspiró, como la respuesta lo incomodaba. —Muy bien. Mi PA se comunicará con usted.

Eso fue lo siguiente que supo, y Yunsoo y sus dos ejecutores se habían ido.

Una vez que la puerta se cerró, el Gamma habló: —¿Qué mierda pasó?

—Esto se suponía que era una discusión, —dijo su padre, poniéndose de pie y comenzó a pasearse por la habitación. Hyungsuk se volvió hacia Minhee—. ¿No le dijiste a Yunsoo que todavía teníamos muchos problemas que cubrir?

Minhee se encogió de hombros. —Lo hice, pero como te dije antes, es difícil tratar con él. Deberíamos organizar otra reunión…

—No me emparejaré con ese bastardo —rebeló Jimin. La contundencia en su voz lo sorprendió, pero nunca antes estuvo seguro de nada en toda su vida.

Hyungsuk hizo una pausa.

—Jimin, hemos hablado de esto. Te hemos preguntado una y otra vez, y dijiste sí, —comentó Minhee.

El padrastro de Jimin se frotó las sienes, luciendo como si estuviera sufriendo un dolor de cabeza.

—Eso fue antes de conocer al hombre, —protestó Jimin.

—Jimin, —comenzó su padre. —hablaremos de esto más adelante.

—No hay nada de qué hablar. Siempre dijiste que respetabas mis decisiones.

—Hyungsuk, ¿estás dejando que tu hijo se salga con la suya otra vez? —surgió la voz de desaprobación de Minhee.

Hyungsuk retrocedió, mostrando sus dientes ante esas palabras. —Todos se olvidan, todavía soy el Alfa aquí.

—Actúa como tal, —dijo Minhee simplemente.

Jimin quería golpear a Minhee en la cara, pero ¿a dónde llevaría eso?

—Jimin, hablaremos de esto más tarde, —dijo Hyungsuk lacónicamente.

—Pero… —comenzó Jimin.

—Sin discutir. —Su padre ya no lo miró. En cambio, un Alfa endurecido lo hizo—. Minhee tiene razón. Has estado actuando como un niño mimado y en parte es culpa mía.

—Papá, no puedes hablar en serio, —dijo Jimin.

—No más. No puedo lidiar contigo ahora mismo. Ya sabes lo importante que es esta alianza.

—Tenemos suerte de que al parecer Yunsoo se siente atraído por ti, —añadió Minhee inútilmente.

—¿Atraído? Solo soy un juguete nuevo para agregar a su colección, —dijo amargamente Jimin.

—Escolta a mi hijo a casa. Podría necesitar algo de tiempo a solas para reflexionar, —dijo su padre con ojos duros.

Jimin alejo al Beta que intentó agarrar su brazo.

—Puedo solo, —murmuró Jimin.

El Beta se encogió de hombros. Salió de la sala de forma voluntaria, dejando que el Beta lo condujera. Cuando le dio la espalda, vio a Minhee y a su padre hablando en voz baja. Por el aspecto de las cosas, parecían estar en algún tipo de vieja discusión. El Beta, Jon, era un hombre que Jimin había conocido toda su vida. Del mismo modo, Jon y él nunca se habían visto cara a cara. Jon lo llevó de vuelta a la casa de la manada, la casa de tres pisos que albergaba a la mayoría de los lobos de GreyPark Hills.

Una vez que Jon lo dejó, caminó hacia la casa, su alma aplastada. Evitó las miradas curiosas que lo enviaban los demás lobos que chismorreaban en el pasillo.

¿Cómo era posible que creciera en un hogar constantemente lleno de gente, otros shifters, y aun así siempre se sintiera solo?

Jimin fue directamente a su habitación y cerró la puerta de golpe. Podría irse ahora mismo. Nadie podría detenerlo. Podría sacar una bolsa de viaje y meter allí sus artículos básicos. Nada ni nadie podría detenerlo. Jimin todavía tenía algo de dinero ahorrado de trabajar en la cafetería local desde sus días de escuela secundaria. No era mucho efectivo, pero lo suficiente para comprar gasolina y alojamiento básico. Una vez que saliera, podría instalarse en alguna ciudad un tiempo y buscar trabajo.

Como siempre había sabido que algún día se emparejaría con el Alfa de otra manada, Jimin nunca pensó demasiado en su futuro. Terminó su carrera universitaria simplemente por el mero hecho de hacerlo, pero sabía que nunca usaría su título en contabilidad para nada. Jimin estaba a medio camino, llenando su bolsa con ropa cuando las razones de por qué él nunca salió de su casa volvieron a estrellarse, como un rudo despertar.

Toda su vida, le habían contado historias de horror de los Omegas de los que se tomó ventaja, especialmente aquellos que no tenían un protector o un compañero fuerte. Esas no eran historias, sino ejemplos de la vida real.

En el periódico Paranormal Times, siempre había noticias de algunos pobres Omega violados o abandonados sin vida por el camino después de que sus torturadores terminaran con ellos. Como shifters, Jimin sabía que no era un luchador. Como un Omega virgen, también emitía feromonas únicas que atraían a otros agresivos shifters como las moscas.

—Maldición, —murmuró.

Apartó la bolsa y se recostó en su cama. ¿Qué iba a pasarle ahora? Otra parte de él sabía que huir no era la mejor solución. Las primeras impresiones no lo eran todo, ¿verdad? Incluso si se acoplaba con Yunsoo, el Alfa podría cambiar, tal vez para mejor.

—O para peor, —murmuró Jimin en voz baja.

Todavía no podía sacudirse la imagen de la cara de Yunsoo, de la forma en que el Alfa lo evaluó en silencio. Yunsoo lo miró como un caballo roto que estaba ansioso por tener en sus manos. Si el bastardo ni siquiera mostraba mucho respeto por el padre de Jimin, un colega Alfa, ¿cómo vería a Jimin? Jimin era solo alguien con quien procrear, de vez en cuando lo sacaban para jugar con él, pero los shifters como Yunsoo no veían a los omegas como humanos.

Apretando su mejilla contra su almohada, Jimin pensó en la extraña reacción de su padre. ¿Minhee había hundido sus garras en su padre más de lo que pensaba? Deseaba los viejos tiempos otra vez, cuando solo eran su padre y él. Antes de que Minhee entrara en sus vidas, su padre parecía estar bien, capaz de separar el bienestar de la manada de su vida personal. Como Omega, Jimin eventualmente supo que tenía que aparearse con un lobo dominante, preferiblemente uno que no lo tratará como mierda.

Jimin cerró los ojos, pensando en este hombre invisible que no existía. La mayoría de los Alfas, incluso los lobos dominantes que formaban parte de grandes manadas que conoció, nunca se acercaron al amante fantasma que soñó en sus fantasías durante las noches solitarias. El amante de sus sueños era fuerte, poderoso, con una ferocidad capaz, pero también de dulzura cuando el momento lo requería. En público, ese hombre lo trataría como a un igual. Detrás de puertas cerradas había una historia diferente.

La mayoría de los Omegas sabían en el fondo, que habían nacido para servir. Había algo en su composición genética que explicaba su profunda necesidad de someterse, pero secretamente, a Jimin no le importaba ceder ante un hombre digno de él. Pensamientos oscuros y deseos ocupaban sus pensamientos en algunas noches, dejándolo sudoroso y frustrado. Al mismo tiempo, Jimin les tenía miedo. Sus necesidades eran una debilidad, algo de lo que cualquier lobo dominante podía aprovecharse. La confianza tenía que ganarse en cualquier relación, él lo sabía.

Sin embargo, Jimin tenía la sensación de que con Yunsoo no habría nada más que el no consentimiento. Se estremeció, curvando su cuerpo en la cama. Jimin se dijo que las cosas mejorarían por la mañana. Una buena noche de sueño podría ayudar a aclarar su cabeza y la de su padre. Entonces, Jimin haría una ofrenda de paz, y pediría que hablaran en privado sin que Minhee se acercara al lado de su padre, listo para vomitar veneno en el oído de su padre.

Resuelto ese problema, Jimin buscó debajo de las sábanas, cerrando su mano sobre su miembro. Conjuró a su amante invisible en su mente. Esta noche, sin embargo, se encontró con dificultades. La fantasía no tenía lugar cuando la fría realidad era tan dolorosa. El sueño de Jimin se fue, pero finalmente, el cansancio se apoderó de él.

Dos horas después, alguien golpeaba la puerta de la habitación de su cama. Con los ojos aturdidos y lejos de estar listo para enfrentar a su padre, Jimin pronto se daría cuenta de que la red de seguridad que él había dado por sentada toda su vida pronto sería brutalmente quitada.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

monicamcurry: I loved these stories. Each one was interesting, exciting and excellentlyWritten. I was not ready for the story to end. I felt like Part 3 was way too short. I can’t wait to read more by you author. I would have loved to see a part 4. Thank you author for for an amazing story.

NAT : Me gusta en si todo el libro 💜

jvjikookcb: Se que e dicho muchas veces que tus historias son buenas pero es que no miento, cada historia que tu haces es una obra de arte, me hace sentir muchas emociones como si yo fuera los personajes y esta historia no es nads diferente es muy entretenida y emocionante ✨️ te agradezco que cada historia q...

millant950: Good love story

Carolyn Russell: Loved this sweet short romance story. It was filled with life's drama, humor and love.

Pouty: Loved it 🥰 So sweet. Great job writing and great story!!!Well done 👍🏻.

Melissa: QUE HERMOSA HISTORIA MUY BUENA 👍👍

Elizabeth: Me he vuelto adicta a estas historias ya no tengo remedio

More Recommendations

Heloise: Fantastic story so worth reading! All the drama the get the one you love! Fantastic series!

Rhinz: I love all the charaters of your stories!

honeygirlphx: Absolutely loved this book! Can’t wait to read the next one

jsmoore18: Please add more chapters I know you currently have 3 books in progress and I can't wait to see where they all go. So far I have read all your books out on this site and on storysome.

luckyaktern: loving this story so far..❤️interesting

mgttkinsella: Great book really enjoyed it

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.