Meeting His Destiny 🐾👨{Kookmin} L2

Summary

Sinopsis: Jimin Dickerson tiene la peor suerte con los hombres. No solo ha sido objeto de engaños varias veces, sino que su conexión más reciente confiesa que ya está en una relación. Él está harto de que le pisen el corazón. Pero cuando va al departamento de su amigo para quejarse de su último fiasco, es secuestrado por un extraño alto y musculoso que exige saber dónde vive. JeonGguk Roman es un simple respaldo cuando su amigo va en busca de un Cazador. No había esperado encontrar a un hombre con pantalones cortos y zapatillas de tenis en el camino. Gguk lo agarra antes de que Jimin pueda entrar en una situación peligrosa, pero después de darse cuenta de que esté es su compañero, Gguk no planea dejar ir al pequeño y sexy jovencito. Lástima que Jimin no quiera saber nada de él. Pero Gguk ve el anhelo en sus ojos, y está decidido a mostrarle a su pareja que no todos los hombres son rompecorazones. L2: Encuentro con su Destino ° Serie: Caballeros Oscuros Personajes Anterior: Dévil McKellen (Lobo Alfa) Ryan Baker (Humano) ° Personajes Actuales: JeonGguk Román (Oso Alfa) Jimin Dickerson (Humano) ° Adaptación Esta historia es una adaptación del libro original solo por entretenimiento sin fines de lucro. La historia no es de mi pertenencia, Todos los creditos a su Autora Original. 🔞🚫📎👬 °Prohibida su copia, otras adptaciones pedir permiso

Genre:
Erotica / Romance
Author:
Nancy AE
Status:
Complete
Chapters:
11
Rating:
★ 5.0 1 review
Age Rating:
18+

Ep 01💖🐾

-¿Me estás cagando?
–Esa fue la mejor respuesta que Jimin pudo encontrar después de descubrir que el tipo con el que había estado jodiendo ya estaba en una relación.
Una abierta, pero aun así. Jimin solía soportar muchas cosas cuando salía con un chico, pero jugar con alguien que ya había sido tomado no era su tipo de fiesta. Si Spike estaba metido en eso, podría encontrar a alguien más. Pero el hermoso idiota se quedó allí, mirando como si lo que acababa de revelar no fuera gran cosa.
-Me dijiste que sea sincero contigo –argumentó Spike desde el otro lado del sofá.
–¿Ahora estás cambiando de opinión? Dios, ordena tu maldita mente.
Jimin se quedó sin palabras, y eso no sucedía con demasiada frecuencia.
Ojalá hubieran ido a casa de Spike para que Jimin pudiera irse, pero estaban en su apartamento, y Spike todavía estaba muy desnudo.
-¡Eso no es mantenerlo real idiota! –Jimin era propenso a los arrebatos, o como su mejor amigo Ryan los llamaba, polla metida.
A Jimin le gustaba su descripción mejor. Le hizo parecer menos gilipollas. Pero en este momento, este imbécil lo enfureció.
–Lárgate y no vuelvas.
Jimin agarró sus zapatillas de tenis por la puerta y se asomó al pasillo, donde se detuvo para ponérselas.
En lugar de tomar el ascensor, se dirigió hacia la escalera, dejando a Spike en su apartamento. Debería haberse quedado para asegurarse de que Spike se fuera, pero si no se iba ahora, arrojaría todo lo que poseía al bastardo.
No le importaba que todo lo que tenía era un par de pantalones cortos para niños. Los residentes del edificio podrían besar las nalgas que colgaban fuera si no les gustaba.
-¡Jimin, espera! –Llamó Spike. Jimin giró, fulminándolo con una mirada con dagas, luego su mandíbula cayó.
Spike todavía estaba desnudo.
-¿Vas a salir conmigo mientras tengo esta erección? –Señaló su furiosa erección.
Jimin farfulló, con los ojos saltones, y su mente se puso completamente en blanco.
No podía negar que Spike tenía un cuerpazo, pero eso no era lo que ató la lengua de Jimin y restregó su mente de algo inteligente que decir.
Fue el hecho de que Spike tuvo una erección mientras estaba de pie en el pasillo. Y, por supuesto, lo que acababa de decir. ¿El hombre no tiene vergüenza?
-¡Oh, Dios mío! –Jimin se apresuró hacia Spike, lo pasó, y regresó a su apartamento. Agarró la ropa y las botas de Spike, y volvió a él.
–Toma tu ropa antes de tirarla por la ventana, mierda de mierda.
-No tienes que ser una zorra sobre esto. –Spike le arrebató la ropa de las manos a Jimin, luego la dejó caer a sus pies y se puso la ropa interior, luego los calcetines.
A Jimin le tomó un segundo superar su sorpresa antes de que explotara.
–¿Quieres ver una perra? –Gritó. –Te mostraré una perra.
Jimin regresó adentro y agarró la cosa más cercana a la puerta, una lámpara de mesa, luego salió por la puerta y se la arrojó a Spike.
Luego agarró un plato de caramelos que había comprado en una tienda de segunda mano y solo tuvo que tener porque coincidía con la decoración.
Cuando Jimin salió, Spike estaba completamente vestido, pero sin los zapatos. Jimin arrojó el plato, gruñendo cuando se perdió la cabeza calva de Spike y se estrelló contra la pared.
–¡Solo espera, mi puntería mejorará!
-Estás jodidamente loco –gritó Spike antes de bajar por la escalera.
Jimin quería perseguirlo con la otra lámpara de mesa, pero la puerta de la escalera se cerró detrás de Spike.
Uf, él tenía el peor gusto en hombres. Era como si tuviera estampado bobo en la frente y solo los perdedores lo vieron.
Lo suficientemente furioso como para golpear a alguien, de preferencia a Spike…Jimin bajó las escaleras. Con suerte Ryan estaba en casa, porque necesitaba desahogarse, y dado que Ryan era su único amigo, tendría que escuchar a Jimin lanzar una rabieta.
No le gustaba que lo tomaran por tonto.
Antes de que Jimin empezara a meterse con Spike, había estado en una relación de cuatro meses, pero Lance había dicho que Jimin estaba demasiado loco por él, por lo que Lance se había separado. Pero luego descubrió que había sido una excusa porque Lance lo estaba engañando.
Jimin todavía estaba alimentando ese desamor y había pensado que Spike podría ayudarlo a superar a su ex.
-¡Ja! –Dijo mientras salía de la escalera, dando un portazo con fuerza. La broma cósmica estaba en Jimin. Él nunca encontraría la pareja perfecta.
Jimin pasaría el resto de su vida solo, recogiendo gatos y caminando con una bata extragrande con rulos en el pelo. Oh Dios, se convertiría en su tía Betsy.
Levantó la mano para llamar a la puerta de Ryan, sintiéndose lúgubre por su futuro, cuando fue derribado mientras una mano le abofeteaba la boca.
-Shhh –le susurró alguien al oído.
Pensó que era Spike, por lo que trató de darle un codazo, pero fue puesto de pie. Furioso, giró, abrió la boca y luego la cerró cuando vio que era Devil, el novio de Ryan, y no estaba solo.
Dos hombres musculosos estaban detrás de él. Pero eso no fue lo que provocó a Jimin.
Era el hecho de que el Devil era peludo, con un hocico largo y garras largas y gruesas.
¿Qué demonios era él? Podía decir que era Devil, pero parecía como si fuera medio hombre y
medio peludo... algo.
Ryan le había dicho a Jimin que Devil era un cambiaformas lobo, pero demonios si Devil se parecía a uno en este momento. Él no estaba en cuatro patas. Estaba parado alto y volviendo loco a Jimin. Jimin abrió la boca de nuevo, listo para gritar ante lo aterrador que tenía enfrente, pero uno de los hombres detrás de Devil agarró a Jimin y tiró de él hacia el ascensor.
Todo sucedió tan rápido que la cabeza de Jimin giró. Estaba confundido sobre lo que estaba pasando, sobre lo que acababa de ver. Pero él todavía estaba siete tipos de enojado, también.
Esta vez fue capaz de plantar su codo. El tipo siseó y lo dejó en el suelo.
–Detente antes de que te lastimes.
El extraño no estaba equivocado. Su estómago era una sólida pared de carne y el codo de Jimin realmente dolía.
–¡Tienes cinco segundos para decirme quién eres y por qué me estás secuestrando antes de gritar!
-¿En qué piso vives?
Esos ojos color avellana de ensueño distraían. Jimin era un fanático de los ojos bonitos, y tener todos esos músculos tan cerca estaba causando estragos en su cuerpo casi desnudo.
Pero se necesitaba más que buena apariencia para descarrilarlo. De acuerdo, no mucho más, pero ese no era el punto. –Como si te lo dijera.
-Podemos estar en este ascensor por el resto del día –amenazó el tipo.
–No tengo nada mejor que hacer, pero parece que necesitas mear.
–El lado de su boca se curvó en una sonrisa mientras tiraba de Jimin y lo apretaba contra su pecho. –¿O es eso estar duro por mí?
-Bájame. –El Sr. Gigante y sexy no lograría que admitiera una maldita cosa.
-Tan pronto como me digas en qué piso vives. –Su agarre se apretó, como para demostrar que no estaba mintiendo.
Y Jimin realmente tenía que orinar. –Bien. –Jimin le dio su mejor gruñido amenazante.
–Quince.
-¿Ves? Eso no fue tan difícil.
–Dejó a Jimin abajo y bajó la vista de la cara de Jimin a su erección. –Pero todavía lo estás, Dulce.
-¿Dulce? –Jimin soltó una risa burlona. –No soy tu Dulce, miel, pastel de dulce, o cualquier otro término que quieras usar.
–Metió el dedo en el botón de su piso como si hubiera asesinado a su familia. –Y una vez que esté arriba, puedes irte a la mierda.
-¿Por qué estás tan enojado conmigo? –Preguntó el hombre.–¿Qué te he hecho?
-Me secuestraste.
-No, no lo hice. –Cruzó sus brazos sobre su enorme pecho, una sonrisa en sus labios besables.
–Te salvé.
-¿Me salvaste? –Jimin farfulló.
–¿Cómo te imaginas eso?
-Vamos a tu casa y te lo explicaré todo.
Las puertas del ascensor se abrieron. Jimin salió, pero no fue a su departamento. Su corazón estaba acelerado, y su aliento salió en jadeos.
El desconocido tenía que tener al menos seis con seis y podía aplastar a Jimin como un insecto si lo decidía. Solo porque este hombre había estado con Devil no significaba que fuera genial. ¿Verdad?
-No hay nada que explicar.
–De acuerdo, entonces Jimin estaba tomando su enojo por Spike con este tipo, y preguntándose por qué fue tomado en primer lugar.
Y, lo que es más importante, ¿qué demonios había sido Devil? –Pero puedes decirme qué está sucediendo abajo.
¿Por qué el extraño seguía sonriéndole? El humor no había desaparecido de sus ojos cuando se unió a Jimin en el pasillo.
Él sacó su gran y carnosa mano. –Soy JeonGguk Roman.
-Déjame adivinar –dijo Jimin sin temblar. –No me vas a decir nada.
-Hasta que estemos en tu apartamento. –Gguk le guiñó un ojo. –Captas bastante rápido, Sexy.
-No. –Jimin movió un dedo hacia él. –Sexy no es mejor que dulce.
-¿Qué apartamento?
Jimin levantó las manos.
Era como discutir con una pared lúdica de músculos. La sonrisa de Gguk no había flaqueado ni un poco. En todo caso, había crecido... encantador. ¿Él solo había pensado eso? Sus pantalones cortos deben estar más ajustados de lo que pensaba y atrapaban toda su sangre abajo, porque sus células cerebrales estaban siendo privadas si se sintiera atraído por un chico que acababa de secuestrarlo.
Jimin gruñó para sí mismo cuando se dio cuenta de que no había cerrado la puerta de su apartamento antes. Caminó hacia su apartamento y entró, Gguk cerrándola mientras miraba a su alrededor.
–Buen lugar.
-Esta no es una cita –Jimin le recordó. –Ahora dime qué está pasando.
-El ex de Ryan lo tenía a punta de pistola.
El mejor amigo de Jimin estaba abajo con su loco ex y estaba tentado por los coqueteos de JeonGguk. Jimin cargó hacia la puerta, pero la inmensa estructura de Gguk le impidió bajar las escaleras y empujar esa arma por el culo de Jeff.
–¡Muévete!
-Devil y Kivani tienen todo bajo control. Estarás en el camino.
-¡Pero ese es mi mejor amigo!
–Golpeó a Gguk en el pecho y lo lamentó. Su pobre mano palpitó mientras lo sacudía. ¿Gguk tenía una placa de acero debajo de la piel?
-Te dije que no te hicieras daño. –Gguk le guiñó un ojo otra vez.
–Pero si darme una paliza es tu gusto, soy un niño grande.
Puedo manejar tus bofetadas ineficaces.
-Eso fue un golpe –gruñó Jimin.
-Oh. –Soltó una ronca carcajada. –Pensó que soplaba una brisa.
Quería golpear a Gguk en su culo sexy y besar al idiota al mismo tiempo.
–No tienes todas tus canicas, ¿verdad?
Cuando Gguk se encogió de hombros, sus músculos se flexionaron y la baba se acumuló en la boca de Jimin.
–Soy inteligente pero fácil de llevar.
Miró a Gguk. –Hasta que alguien te moleste.
Algo se movió detrás de sus ojos color avellana antes de que la chispa del humor volviera.
Eso le dijo a Jimin que Gguk era un hombre peligroso cuando se lo provocaba.
–Para ti soy una presa fácil. Un enorme oso de peluche.
-Pero ni siquiera me conoces –argumentó Jimin.
¿Y por qué Gguk había enfatizado la última palabra? Cuanto más tiempo permanecía Jimin allí, más se daba cuenta de que podría haberse lastimado gravemente si Devil, cualquiera fuera el infierno que hubiera sido y sus amigos no habían aparecido.
Jimin habló un buen juego, pero no era un luchador.
Podría haber empeorado la situación si hubiera entrado en el departamento de Ryan.
Jimin no sintió pánico al saber que Devil y otro tipo estaban con Ryan. Devil no dejaría que nada le sucediera a su novio.
-Necesito saber que Ryan está bien. –Jimin cargó contra la puerta de nuevo, dándole a Gguk una mirada fulminante que desafió al idiota a detenerlo.
Y JeonGguk impidió que Jimin se fuera. –¿Pensé que pasamos esto?
Jimin miró la lámpara de mesa que no le había lanzado a Spike. –Sal de mi camino o te meto esa lámpara por el culo.
Un destello de ira cruzó la cara de Gguk antes de que volviera a brotar la sonrisa exasperante.
–La mierda abajo está siendo manejada.
-Entonces dime qué diablos era eso –demandó Jimin.
-¿Tienes algo para comer? –Preguntó Gguk. –Incluso tomaré algo dulce.
–Movió sus cejas y maldita sea, Jimin sonrió.
-Tengo que verificar a mi mejor amigo. Seriamente. Jeff es un gilipollas, y no dejaré que él lastime a Ryan.
-No está lastimado –dijo Gguk con confianza. –Devil lo destrozará. En todo caso, debes preocuparte por alimentarme. Me pongo de mal humor cuando tengo hambre.
Jimin se colocó las manos en las caderas, entrecerrando los ojos, preguntándose por qué Gguk había ignorado su pregunta sobre qué demonios era.
–¿Alguien te ha dicho que eres un idiota?
-No, pero si quieres llamarme así mientras estás desnudo, no me importaría.
Eso le recordó a Jimin que solo llevaba un par de pantalones cortos y sus tenis. No era de los que se sonrojan fácilmente, pero el calor se extendió por su cuerpo mientras retrocedía hacia su habitación.
Gguk lo siguió, el hambre oscurecía sus ojos, y esa mirada no tenía nada que ver con la comida. –Por favor, déjame ayudarte a desvestirte.
-Estaba a punto de ponerme algo de ropa. –La espalda de Jimin golpeó la pared. Levantó la vista hacia la hermosa cara de Gguk: su pulso se aceleró, su pene se endureció y la boca de Jimin se secó completamente.
-Aw, Sexy, no cubras una obra de arte tan hermosa. –Colocó sus manos en la pared, a cada lado del cuerpo de Jimin, y bajó la cabeza, inhalando profundamente. –Como sueños húmedos recubiertos de azúcar.
-Yo-yo ni siquiera sé lo que eso significa. –Oh infierno. Gguk lo hizo tartamudear. Jimin nunca hizo eso. Él siempre tenía el control, era mandón y, a veces, travieso. Nadie le había hecho esto... ni siquiera estaba seguro de cómo llamarlo ahora.
Pero cachondo definitivamente sería una de las palabras.
-Sabes que me quieres. –Gguk acarició el costado de la cara de Jimin, luego le lamió la mejilla. Gguk lo lamió. Jimin jadeó, su polla se endureció aún más, si eso era posible.
-¿Qué te hace pensar que te quiero?
Jimin gritó cuando Gguk agarró su pene a través del delgado material.
–Este endurecimiento me dice todo lo que necesito saber.
Gguk tenía el aspecto, pero ¿tenía el mismo tic que Jimin?
Si él fuera el paquete completo, Jimin moriría, simplemente moriría.
Pero Jimin no era una puta. Había pateado a Spike hace una hora. Y no se metía en la cama con cualquiera, incluso si sentía una conexión extraña y profunda con Gguk, como si Jimin hubiera conocido al tipo toda su vida.
Golpeó la mano de Gguk y se agachó bajo su brazo, retrocediendo hacia su habitación.
Gguk debe haber pensado que Jimin lo estaba invitando a entrar, porque sus párpados se volvieron pesados mientras trataba de seguirlo.
Jimin dio un portazo en la cara de Gguk y gritó: –¡Puedes mostrarte a ti mismo!
Gguk lanzó un profundo gruñido, uno impresionante también.
El cuerpo de Jimin zumbaba por la necesidad, pero no cedía, no importaba cuán angustiosa era la forma de Gguk. Especialmente la forma en que su camisa abrazó sus músculos y la forma en que sus jeans ahuecaron su culo.
Jimin amaba a los grandes, y JeonGguk era enorme.
Deja de pensar en lo bien que se ve antes de cambiar de opinión.
-Volveré –dijo Gguk desde el otro lado de la puerta. –Y cuando regrese, quiero mis dulces.
Jimin sonrió ante la amenaza.
–No va a suceder –cantó.
La risa estruendosa de Gguk hizo que Jimin sonriera como un idiota.
–Ya veremos, Dulce.
Cuando la puerta principal se cerró, Jimin se mordió el labio inferior, todavía sonriendo mientras se quitaba los zapatos y se dirigía a la ducha.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Tina Renea Paradise: Very good story but still missing a lot of the story since it cuts off usually in mid sentence.

Marja de Boer: Nice book and plot to read

Cece: Which is actually good since the typical sci-fi pacing tends to get boring quickly for me. Great writing. Love how she actually had helpful that required her to be smart. The writing on the connection was lovely as well.

violabayoo: Your books are magical! Leave this gibberish magical, there's a way you weave reality that feels so so real. I wish I could hug you, am definitely getting these all in hard cover once they are out. You are on incredibly talented human being and iam absolutely honored to have explored your world. ...

Viktoria: It wasn’t over the top, it felt safe in a way and it’s well written. I hope the author does finish it

rpvm6zw4dp: Have enjoyed all the books so far, can’t wait for more. 😁 I will be reading some of the others by this author 😍

Catherine Holder: I just can't seem to put down this book. This book deserves to be paid for and I'd gladly buy it just like I have many more. I holds me captive till the end. Can't wait for more. Luuuuuuuvvv it

KHUSHI: It's really beautiful story to read.P. S. I kinda missed listening to the Moon Goddess 😂I love the characters and the plot was very naturally flowing with great twists and turns to make it seem more real than anything fiction!Keep writing!❤️

More Recommendations

D: So so so cute. Love Tate and his little foxy mate. Probably my favorite couple.

D: I like how he had to work for it. The 10 year long crush 😻 and the moment she thought they weren’t mates lol

D: This was one of the more scary books because for a moment thought we lost a love character

pnmalosa: Most if the reactions are predictable. It's we e asy to tell what will come next. Good story otherwise. Quite enjoyable

Wanda Colson Center: A sweet story. Wish it was longer, but still enjoyable read

Faybia: Amazing story. From the first sentence to the last had me on the edge of my seat. Well written in that it was hard to know the murder until the end; Gloria was a welcomed surprise. Wonderful that Jason and Jessie had their happy ending.

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.