Royale Stakes 🐶👨 {Kookmin} L4

Summary

Sinopsis Jungkook Royale tiene la mejor suerte de la historia, estaba parado allí, ocupándose de sus propios asuntos, matando a un cazador, y los policías aparecen. Peor aún, cuando Ultionem contrata a Kook un abogado, Jimin Capezio, el hombre que Kook odia con pasión. Esta es su primera vez tan cerca, y cuando Jimin toma asiento, un olor espeso, almizclado y tentador golpea a Kook en el estómago. Jimin es su compañero. Jimin toma el caso de Kook porque le pagaron generosamente, pero no puede negar que también quiere empujar la cara de Kook en el hecho de que ahora la libertad del idiota está en sus manos. Simplemente no esperaba enamorarse de Jungkook, o casi ser explotado por un coche bomba... o dos L4: Royale Apuesta ° Serie: Caballeros Oscuros Personajes Anterior: Kivani Davenport (Lobo Alfa) Joelle Lovejoy (Humano) ° Personajes Actuales: Jungkook Royale (Alfa León, Perro del Infierno) Jimin Capezio (Humano) ° Adaptación Esta historia es una adaptación del libro original solo por entretenimiento sin fines de lucro. La historia no es de mi pertenencia por lo tanto Todos los creditos a su Autora Original. 🔞🚫📎👬

Genre:
Erotica / Romance
Author:
Nancy AE
Status:
Complete
Chapters:
10
Rating:
n/a
Age Rating:
18+

Ep 01💖🐶

Jungkook tenía la peor de las suertes. En serio.
Él estaba parado, ocupándose de sus propios asuntos, matando a un Cazador, y aparecieron los policías.
Bayne, el Dark Knight que había estado con él, se había escapado, pero después de que la policía había rodeado a Jungkook, no tenía más remedio que rendirse.
Después de todo, tenía un cuerpo muerto a sus pies.
Uno de los policías le dijo que un vecino había visto a Jungkook y llamó.
Eso era lo que sucedía cuando matabas a un tipo en un patio al azar.
Jungkook podría haber derribado a los policías y haberlos vencido, pero la comunidad sobrenatural, especialmente los líderes, fruncían el ceño ante los cambiaformas que se transformaban frente a los
humanos.
Era un gran No-No.
Ah, y matar policías, también.
Jungkook no lo habría hecho de todos modos.
Tenía un insano respeto por los hombres de azul.
Pero no cuando tenían sus nueve milímetros emitidos por el gobierno apuntando en su cabeza y su pecho.
Ahora estaba en la cárcel, con un atuendo de color naranja y calcetines que picaban, sandalias de plásticas feas como mierda, y jódeme, no quería pensar en la ropa interior reciclada que llevaba puesta, mientras esperaba su audiencia por la fianza.
Fue enviado a la cárcel del condado porque la cárcel local estaba llena.
Su única esperanza era que Bayne hubiera llamado a la gente adecuada para sacarlo de aquí.
Si a Jungkook se le asignaba un defensor público, podría estar jodido.
No es que no hubiera defensores públicos que supieran cómo hacer su trabajo, pero debido a la forma en que corría su suerte, estaría atrapado aquí hasta su juicio.
Y esa mierda no iba a funcionar. Jungkook saldría de este infierno antes de tener que quedarse aquí tanto tiempo.
No estaba seguro de cómo lo haría, pero encontraría la manera.
Jungkook había estado aquí solo un día, pero su león se estaba volviendo loco.
Siguió observando al tipo que desfilaba como si fuera un rudo, intimidando a los otros internos.
Era un gran hijo de puta, y Jungkook estaba ansioso por derribarlo.
Pero en su estado de ánimo actual, podría arrancarle la garganta al jodido.
Eso sería malo.
—¡Jungkook Royale!
Jungkook giró la cabeza.
No tenía idea de por qué el guardia lo quería, pero rezó como el infierno porque alguien que pudiera ayudarlo estuviera allí.
El guardia lo esposó y luego llevó a Jungkook a una habitación con una sola mesa, dos sillas y una malla de acero como una única ventana.
Doblar esa malla no sería un problema si él decidiera ser un fantasma.
Se sentó y reprimió un gruñido cuando el guardia cerró sus esposas en la mesa.
Las esposas, por supuesto, también eran una broma.
Jungkook podría romperlas si quisiera.
El guardia no dijo una palabra y tampoco Jungkook.
La pequeña charla no era uno de sus mejores habilidades.
Tendía a decir mierda que lo metía en problemas, y dado que ya estaba en un infierno de problemas, Jungkook se mantuvo de parlotear.
La puerta se abrió y entró Jimin Capezio.
¿Era jodidamente en serio?
Era el tipo que había ayudado a salvar a Joelle cuando el compañero había sido secuestrado.
Jimin había visto a los Cazadores llevar a Joelle a un edificio de oficinas en el centro de la ciudad y había llamado a las personas adecuadas, lo que llevó a Kivani, el compañero de Joelle, al edificio para rescatarlo.
Jungkook y Jimin no se habían visto cara a cara esa noche y lo había despedido bruscamente. Jimin lo había insultado, y Jungkook había tratado de ir tras él para golpearle la cara, pero Kivani lo había detenido.
Ahora aquí estaba el pinchazo, sonriéndole burlonamente.
—Tienes que estar jodidamente bromeando, —gruño Jungkook.
Jimin dejó su maletín de cuero sobre la mesa.
—No me emociono exactamente cuándo Maverick me llamó por su arresto y me pidió que fuera su asesor legal.
—El bastardo presumido se sentó y cruzó las piernas, apoyando las manos en las rodillas.
—Fue encontrado de pie sobre un cadáver, señor Royale.
—Estaba paseando por los patios traseros y lo encontré.
—Jungkook quería cruzar los brazos sobre su pecho para parecer tan superior como Jimin, pero las esposas se interponían en el camino.
Jungkook tuvo la maldita tentación de liberarse, pero eso sería malo.
Además, ¿qué tan superior podía actuar cuando estaba esposado a la maldita mesa?
—¿O buscabas a tu perro perdido cuando encontraste el cuerpo?, —dijo Jimin.
—¿Qué le dijiste a la policía cuando te arrestaron?
—No le he dicho ni una maldita palabra a nadie excepto a ti.
—¿Por qué lo tomaba Jimin, por un idiota? Jungkook había estado en este juego demasiado tiempo para volverse repentinamente estúpido.
Este podría ser su primer arresto, lo que era un milagro teniendo en cuenta el tipo de vida que llevaba, pero sabía que no debía decir una palabra hasta que un abogado pusiera este problema a su favor.
—Bien. —Jimin asintió.
— Asegúrate de mantenerlo así. Te veré en la audiencia de libertad bajo fianza de la mañana, luego hablaremos
desde allí.
—¿Eso es todo? —dado que esta era la primera vez que Jungkook estaba en la cárcel, no había estado seguro de qué esperar. Pero que su abogado se fuera después de una conversación de diez segundos lo hacía querer ahogar al bastardo.
Jimin se inclinó sobre la mesa.
—No es como si pudiera ponerte en mi bolsillo y sacarte de aquí, —dijo.
Sólo quería hacer contacto antes de mañana en la mañana.
Jungkook se acercó, diciendo que no jodiera esto.
Le gustara o no, necesitaba al rico bastardo para que lo sacara de aquí.
Abrió la boca, inseguro de lo que iba a decir, cuando un olor espeso, almizclado y atormentador lo golpeó en el estómago.
Jungkook se echó hacia atrás, cerrando los puños mientras miraba a Jimin con los ojos abiertos.
—¿Cuál es su problema ahora, señor Royale? —preguntó Jimin con irritación.
El problema era que Jungkook estaba mirando a su jodido compañero.
Él dejó caer su cabeza a la mesa.
—Esto no me puede estar pasando a mí, —se quejó.
—Soy el mejor.
Obtendrás tu fianza, —espetó Jimin.
Si solo supiera por qué Jungkook estaba gimiendo.
No era por falta de confianza en su abogado.
Era su suerte de mierda con el destino.
🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻
Jungkook levantó la cabeza y frunció el ceño.
—¿Por qué demonios tienes que ser tu? —tenía ganas de citar a Casablanca, sobre los bares, las ciudades, los mundos, y tener que ser Jimin el que entrara en
el suyo.
Las oscuras cejas de Jimin se hundieron, luego negó con la cabeza.
—Solo mantente fuera de problemas hasta la mañana.
Jungkook bajó la cabeza hacia la mesa, porque no podía levantar su mano, y darle un saludo a Jimin con su dedo medio.
Con un sonido de disgusto vibrando en su garganta, Jimin se puso de pie y agarró su maletín.
—Tienes mucha suerte, a Maverick le importas lo suficiente como para sacarte de aquí.
Y Jungkook lo estaba. Simplemente no podía evitar insultar a Jimin.
No cuando acababa de descubrir que el destino lo había jodido.
—No he olvidado que me llamaste pedazo de mierda,
—dijo Jungkook.
—Cuando esto termine, te patearé el trasero.
Jimin sonrió. —Podrías intentar.
Pero hasta entonces, estaré cenando en un buen restaurante, luego iré a mi casa en mí ático para trabajar en tu caso mientras comes comida del condado y tratas de pensar en más insultos patéticos para lanzarme.
Eso en realidad hizo que Jungkook se riera en lugar de molestarlo.
—No te atragantes con tu comida. Te necesito aquí.
—Trataré de no hacerlo.
—Jimin se pavoneó hacia la puerta como si supiera que era el jodido mandamás, y que el futuro de Jungkook dependiera de los talentos de Jimin.
Jungkook se inclinó hacia un lado y miró su trasero.
Su trasero se marcaba muy bien en su traje de Kiton, y Jungkook se endureció cuando se imaginó golpeando su polla en él.
Jimin se volvió.
Jungkook se enderezó, haciendo contacto visual, sin importarle que Jimin acabara de pillarlo.
—Que tengas una buena noche Jungkook.
—Jimin se fue.
Jungkook dudaba que eso pasara.
No cuando estaba atrapado aquí.
🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻
Defender a Jungkook sería complicado.
No porque Jimin no pensara que pudiera ganar, sino porque Jungkook era un dolor en el culo.
Su descaro hacia rechinar los nervios de Jimin, sin embargo, aunque odiaba admitirlo, Jungkook le encantaba.
Era todo en lo que Jimin había pensado la noche anterior, y la primera persona que se le vino a la cabeza cuando se despertó esta mañana.
Su pene se había quedado duro la mayor parte de la noche, pero Jimin se había negado a tocarse.
Estaría condenado si se masturbaba con imágenes de Jungkook chupando su polla.
Se duchó, luego se arregló para asegurarse de que se veía increíble, mientras se decía que no lo estaba haciendo por Jungkook.
Esta era su rutina matutina.
No había nada extra al respecto.
Jimin terminó su taza de café, dejó a un lado su tablet y se dirigió a la puerta, pero no antes de agarrar su chaqueta y su maletín.
Bajó por el ascensor, asintió con la cabeza al portero y se deslizó dentro de su Lincoln que había estado esperando en la acera.
—Buenos días, jefe, —dijo Jacob, su chófer. —¿Directo a la corte?
—Sí.
—El viaje no debería haber tomado mucho tiempo, pero la congestión del tráfico hizo que fuera un viaje lento.
Cuando llegaron al juzgado, Jimin estaba nervioso.
Vería a Jungkook esta mañana. Quería estar irritado, pero su cuerpo y su cerebro se negaron a cooperar.
En realidad, estaba deseando ver al idiota.
Tan pronto como Jimin entró en la sala del tribunal, buscó a Jungkook.
Incluso con ese atuendo horrible de prisión, se veía bien follable. Jimin se obligó a mirar hacia otro lado.
Jungkook Royale era su cliente, no un posible compañero de cama.
Necesitaba mantener esos pensamientos fuera de su cabeza, ganar este caso, y deshacerse de... Jimin apretó la mandíbula ante las palabras descriptivas que pasaban por su mente, dios del sexo, digno de babear, vigoroso, macizo, arrebatador.
Jimin suspiró interiormente mientras se acercaba a Jungkook.
No iba a dejar que este hombre lo fastidiara.
Jimin era un profesional.
Daría lo mejor de sí mismo en este caso e ignoraría cualquier desagrado que tuviera que soportar.
—En realidad apareciste, —dijo Jungkook.
—Estoy sorprendido.
—Como yo, —replicó Jimin.
Cuando el juez llamó al número del caso de Jungkook, Jimin se puso de pie.
Discutió con el fiscal, le dijo al juez que no había riesgo de que Jungkook se fugara, pero al final, el martillo del juez bajó cuando dijo, —la fianza está fijada en medio millón de dólares.
Jungkook se volvió hacia Jimin, con los labios curvados.
—Sí, me conseguiste una fianza, pero ¿cómo diablos se supone que debo pagar el diez por ciento de eso?
—El Ultionem lo va a pagar.
—Jimin se alejó antes de que Jungkook pudiera insultarlo. Después de llamar a Maverick para decirle el monto de la fianza—el cambiaformas lobo actuó como si una fianza de más de cincuenta mil dólares no era gran cosa—Jimin esperó fuera del juzgado para que se pagara la fianza de Jungkook y se liberara del irritante.
Cuando Jungkook finalmente salió, Jimin hizo una doble toma. La única vez que había visto al hombre era la noche en que secuestraron a Joelle y Jungkook había estado en su Escalade.
Jimin no se había acercado esa noche, no lo había visto con su ropa de calle.
No era lo que Jimin había esperado.
En lugar de pantalones vaqueros, llevaba pantalones negros que abrazaban muy bien sus tonificados muslos.
Tampoco llevaba una camiseta. Era un suéter negro de cachemir Brunello Cucinelli, y los oxfords marrones de Salvatore Ferragamo completaban el look.
Jimin se quedó sin palabras por un momento.
¿Jungkook había matado a alguien vestido con eso?
Pero su molestia se perdió cuando Jungkook pasó a su lado, como si Jimin no existiera.
—No puedes simplemente caminar libre y volver a tu vida, —dijo Jimin mientras alcanzaba a Jungkook.
Estaba enojado porque tenía que perseguir a Jungkook.
Por lo general, era lo contrario.
Los clientes generalmente lo perseguían.
Jungkook se volvió y lo miró.
—Hiciste tu trabajo. Me sacaste.
—Eres un imbécil insoportable, —dijo Jimin.
—El Ultionem me ha pedido que establezca algunas reglas que debes respetar.
—¿Por ejemplo? —una de las cejas de Jungkook se arqueó.
Era una mirada sexy en él.
—Por ejemplo, no debes cazar hasta que se resuelva esta situación.
No se te permite pasar un dedo fuera de línea, lo que significa que no habrá más problemas.
No debes salir de la ciudad.
Y lo más importante, es que tampoco puedes ir tras Kovachi.
Jimin no tenía ni idea de lo que habían querido decir con cazar, o quién era Kovachi.
Tampoco había preguntado. Ese no era su problema.
Pero a juzgar por la expresión de Christian cuando Jimin se había reunido con él, era imperativo aclarar esas reglas para Kook.
—¿Estás bromeando? —Kook escupió.
—¿Qué demonios se supone que debo hacer, quedarme en casa y tejer crochet?
—Lo que sea que te levante la falda.
—Jimin bajó los escalones del juzgado.
Se detuvo cuando llegó a la acera y miró a Jungkook.
—Me dijeron que transmitiera el mensaje que si vas en contra de cualquiera de esas reglas, pasarás un mes en el inframundo.
Lo que sea que eso signifique.
Jungkook mostró sus caninos a la vista del público, pero
afortunadamente nadie parecía prestarle atención.
—Estoy bastante seguro de que eso también va en contra de las reglas, señor Royale, —dijo Jimin—Te veré en mi oficina a primera hora de la mañana.
Tenemos que revisar tu caso. Estoy seguro que recuerdas dónde está el edificio, mi oficina está en el piso superior.
Jungkook le dio un adiós antes de salir a la calle.
Jimin negó con la cabeza y se subió a la parte trasera de su Lincoln.
—¿A dónde, jefe? —preguntó Jacob.
Jimin había estado temiendo esto desde que había recibido la llamada telefónica la noche anterior.
Era la razón por la que tenía que programar su reunión con Jungkook para mañana.
Jungkook era fácil en comparación con el insoportable padre de Jimin.
Alberto Capezio gobernaba a su familia con puño de hierro.
Era él quien le había ordenó a Jimin que se convirtiera en abogado para que pudiera sacar a su familia de los constantes líos en los que se metían.
En verdad, su padre no había querido que Jimin se convirtiera en abogado.
Quería que su primer hijo se convirtiera en un maldito
hacedor de milagros.
También era el único hombre al que Jimin temía.
Se pasó una mano por la mandíbula bien afeitada.
—La casa de mi padre.
Jacob hizo una mueca mientras miraba a Jimin por encima de su hombro.
—Lo tienes, jefe.
🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻
—Por favor, qué alguien me diga que diablos está pasando con los Caballeros Oscuros, —dijo Zeus a los otros miembros del Ultionem, que estaban sentados alrededor de la mesa de conferencias en la oficina de Christian.
—Uno decidió renunciar, —dijo Nazaryth.
—Otro perdió el uso de su brazo. Ahora Jungkook fue arrestado por matar a un cazador. ¿Alguien hizo enojar al karma? Quiero decir, nos juntamos por los cincuenta mil dólares para sacar a Jungkook de la cárcel. Alguien que me diga que valió la pena.
—Estaba haciendo su trabajo, —argumentó Maverick.
—No tengo ningún problema en entregar el dinero.
Los Caballeros Oscuros estaban derribando a los Cazadores y ayudando al mundo sobrenatural a respirar más fácil.
—Le dije a ese hijo de puta que, si alguna vez se me acercaba otra vez, lo destriparía donde esta, —dijo Sebastián.
—El bastardo alteró mi ADN con ese invento suyo.
Pero es muy bueno en lo que hace, y pagar su fianza porque su suerte es una mierda, ni siquiera debería ser un tema de conversación.
—Está bien, —dijo Maverick.
—¿Hemos terminado con esta reunión súper secreta?
Tengo una vida a la que volver.
Cuando los demás se levantaron y se fueron, Christian agarró el brazo de Maverick para detenerlo.
—Necesitamos hablar.
—Odio esas cuatro palabras, —se quejó Maverick.
—Cada vez que Cecil me las dice, termino gastando una gran cantidad de dinero para compensar algo que ni siquiera sabía que había hecho mal.
—Se trata de Jungkook.
—Christian soltó su brazo.
—¿Te preocupa que se nos escape?
—Maverick no creía que Jungkook se fuera de la ciudad. Tenía demasiado honor, aunque era mordaz y ligeramente desequilibrado.
—Ambos sabemos lo que no estaba en su archivo, —dijo Christian.
—Lo que hemos escondido de los demás.
Eso era que Jungkook era el hijo de Rythicam, un Sabueso del Infierno nacido de las entrañas del infierno.
La madre de Jungkook había sido un cambiaformas león que había huido cuando se enteró de lo que era Rythicam.
Maverick solo lo sabía porque Panahasi le había contado a Christian cuando Panahasi había descubierto que Jungkook era parte de los Caballeros Oscuros.
Maverick le había dicho a Sebastián quien a regañadientes, había acordado mantener en secreto el linaje de Jungkook.
Ni siquiera Jungkook sabía de su padre.
Pero Sebastián había insistido en que el Dr. Sheehan le hiciera una serie de análisis de sangre a Sebastián para asegurarse de que no tenía ningún ADN de Sabueso del Infierno por el tranquilizante de Jungkook.
Afortunadamente, y nadie pudo averiguar por qué, las pruebas resultaron negativas.
—¿Crees que sus rasgos Sabueso del Infierno saldrán?, —preguntó Maverick.
—No lo han hecho hasta ahora, y si estás tan preocupado por eso, ¿por qué le permitiste que se quedara como un Caballero Oscuro?
—Es el mejor rastreador que he visto en mi vida.
Él está en su cuarta lista de cazadores, mientras que todos los demás todavía están trabajando en su segunda.
Es como si hubiera nacido para esto.
No dejas que ese tipo de talento se desperdicie.
—No estoy viendo el problema, —dijo Maverick.
—¿Honestamente crees que algún humano lo vio y llamó a la policía?, —preguntó Christian.
—Jungkook es demasiado inteligente, demasiado cuidadoso.
—El caso de Jungkook irá a juicio.
Los fiscales tendrán que nombrar a su testigo.
—¿Cuánto quieres apostar que se le pagara a un humano para que testifique sobre algo que nunca vio?, —dijo Christian.
—Necesitamos llegar al fondo de esto antes de que Jungkook se enfrente a un juicio.
Si el culpable no es humano...
—¿No dijeron que Kovachi era un hechicero?, —preguntó Maverick.
—¿Y si le hizo esto a Jungkook?
Christian se sentó detrás de su escritorio.
—Podría muy bien ser él.
Panahasi no puede solucionar el problema de Kovachi.
Está usando algún hechizo para esconderse.
Pero Panahasi está trabajando con el Guardián para contrarrestar ese hechizo. Desafortunadamente, tomará tiempo.
—En lo que necesitan estar trabajando es en una forma de matar al bastardo, —dijo Maverick.
—Lástima que Lucinda se volvió loca.
Podríamos haber usado a esa bruja para ayudarnos.
Cuando Hephner, el líder original de los Cazadores, fue asesinado, la hija de la Muerte se volvió loca.
Nadie sabía que se había enamorado de Hephner.
Ella había jurado venganza no solo contra su padre, sino por casi todos los no humanos que existian.
No había manera de que los ayudara a derrotar a Kovachi.
Por otra parte, no había manera de que Jaden dejara salir a su hija de donde la había encarcelado.
Christian suspiró.
—Y pensé que formar los Caballeros Oscuros reduciría nuestros problemas, no que los aumentarían.
—Haré que Jimin contrate a alguien para vigilar a Jungkook, —dijo Maverick.
—Aunque dudo que sea una amenaza.
Christian se rio.
—¿En serio? Sabrá que alguien lo está vigilando en el momento en que lo contraten.
No, necesitamos que el mismo Jimin vigile a Jungkook. Es el abogado del tipo.
Jungkook no sospechará nada si Jimin es nuestro espía.
A pesar que había sido la sugerencia de Maverick, aún así, no se sentía cómodo con mantener un control sobre uno de sus Oscuros.
Era deshonesto, y Maverick sintió que estaba traicionando a Jungkook.
Aunque no sabía por qué se sentía así.
—Conozco esa mirada, —dijo Christian.
—Pero es por su propio bien. Mientras trabaja para nosotros, debemos asegurarnos de que Rythicam no descubra que tiene un hijo.
¿Te imaginas lo que pasaría si lo hiciera?
Rythicam era pura y jodida maldad.
Si se enteraba de la verdad sobre Jungkook, Maverick no quería imaginarse a qué distancia iría para poner sus manos en el cambiaformas león e intentar llevarlo a su lado oscuro.
Por así decirlo.
—Bien, —dijo Maverick.
—Haremos esto a tu manera.
—Se sentía sucio como una mierda por hacer esta mierda detrás de la espalda de Jungkook.





Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Annouck Van Den Bosch: I'd like to read more

Kerri Burch: I like the story

Patricia Celia: I like the storyline!Its not like a common werewolf story and his mate.Will always wait for her update 😍😍😍

Debbie Natareno de Arreaga: I loved Mía and Dominic's story.I enjoyed reading all the books. You deserve the highest score! Waiting for your next book

Liza McAulay: I love this book I love the love between the two . I don't like that it ain't complete. Please hit me up when there are any updates of this book. Love it. Thank you

More Recommendations

Melissa Syverson: Every book is different. No two are the same. There is this great combo of the godmother and her assistant, right hand man, Pierce. Amazing heros and forces to behold. I was expecting more dancing but the date night was nice. All in all 5 stars.

chungshantae344: I loved every last second of reading these books, from the beginning to the last letter of the last chapter of the book. No one is perfect and there are some mistakes in spelling and grammar, but nothing that could not have been over looked. This series was a 10/10 and I most definitely will be r...

Tammy: It's awesome really getting good. I can't wait to see what happens next

Cris.mx.: I'm enjoying this book very much on Galatea. I wish it was an app that was more on the affordable side, because I can hardly wait the 6 hours in between chapters. I can't wait to find out the secret Sebastian has been hiding and if she will choose him- her mate, fated by the moon goddess, or her ...

Dey: The author has their own type of writing style I personally like it. there are hardly any grammar mistakes which makes it easy to read to.

Jennifer Leigh Anne Ciliska: Awesome read thank you for sharing your story with me

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.