Write a Review

Bear Instincts 🐻🐰 {Kookmin} L6

Summary

Sinopsis De camino a casa desde Krave, Jimin pasa por un callejón donde escucha a un hombre gemir. Al estar junto al club, Jimin cree que una pareja está teniendo sexo, hasta que alguien susurra pidiendo ayuda. Su primer instinto es seguir adelante, pero hay algo en esa voz que atrae a Jimin, donde descubre a un hombre imponente que parece borracho. Solo que JeonGguk no está borracho. Ha estado bajo el hechizo de un hechicero, y después de que Jimin perdió a toda su familia por un hada oscura hace más de un año, no quiere tener nada que ver con el fornido oso. JeonGguk no recuerda lo que le sucedió durante los últimos días. Para él todo está en blanco. Cuando un pequeño cambiaformas conejito viene a su rescate, Gguk está decidido a proteger a Jimin, a cualquier precio. Si tan solo su pareja dejara de intentar huir de él y se diera cuenta de que JeonGguk es su única forma de sobrevivir. L6: Instintos de Oso ° Serie: Caballeros Oscuros Personajes Anterior: Raven ( Alfa Puma) Caled (Humano) ° Personajes Actuales: JeonGguk (Alfa Oso) Jimin (Omega Conejo) ° Adaptación Esta historia es una adaptación del libro original solo por entretenimiento sin fines de lucro. La historia no es de mi pertenencia por lo tanto Todos los creditos a su Autora Original. 🔞🚫📎👬 °Prohibida su copia, otras adptaciones pedir permiso.

Genre:
Erotica / Romance
Author:
Nancy AE
Status:
Complete
Chapters:
10
Rating:
★ 5.0 1 review
Age Rating:
18+

Ep 01🍂🌸

¡Candy! Si Jimin tenía que gritar su nombre una vez más, iría a la cabina del DJ y lo desconectaría todo.
Krave estaba lleno, y su mejor amiga estaba a tres asientos de él, encantando a un idiota para que la llevara a casa. Jimin podía decir por la sonrisa felina en su rostro y la forma en que seguía tocando al chico que él le daría a ella prácticamente todo lo que quisiera.
Era un juego que jugaba muy bien, un juego que Jimin no deseaba dominar.
Se apartó de la barra y bajó hasta donde ella estaba sentada. Tenía al chico comiendo de sus palmas. Tenía las mejillas enrojecidas, la corbata suelta y la cabeza prácticamente se estrelló contra sus pechos mientras la miraba con admiración.
Hubo momentos en que sintió lástima por los imbéciles que ella bromeaba y atraía con sus seductores ojos. Ella iría a casa por la mañana, pero el chico con el que se iba a casa se obsesionaba con ella.
A veces, Jimin estaba seguro de que era una sirena.

—Me voy a casa, dijo cuando la alcanzó.

Ella se volvió y lo miró, como si recién se diera cuenta de que no estaba sola con su admirador. Sus pestañas se abrieron un par de veces mientras parpadeaba y luego le sonreía a Jimin.
—Querido. ¿Por qué te vas?
Este lugar está lleno de muchos chicos guapos.
A veces, realmente la odiaba.
No en el mal sentido, pero sus labios eran demasiado perfectos, cubiertos de brillo labial rosa, y su peluca era increíble.
El look negro y recto complementaba su piel aceitunada, y la mayoría de las mujeres sentirían envidia de cómo se veía con el vestido rojo picante que se pegaba a su cuerpo y hacía juego con sus tacones de aguja.
Sin duda, ella era la mujer más sexy de Krave.
—He tenido suficientes perdedores que me coquetearon por una noche.
Necesito un baño de burbujas y algo para mi migraña.
Candy empujó al chico y se volvió hacia Jimin. Su admirador parecía angustiado y trató de agarrarla, pero una mirada severa lo hizo soltar las manos.

—¿Necesitas que me vaya a casa contigo? ella preguntó.
Jimin resopló y le hizo un gesto con la mano al chico sentado a su lado.
—¿Y quitarle la diversión? No, quédate aquí. Puedo llegar a casa yo solo.

El hombre sonrió y palmeó el hombro de Jimin con una mano descoordinada.
—Gracias.
Jimin lo ignoró y se preguntó si sabía que Candy era realmente un chico, pero de nuevo, estaban en el club gay más popular de la ciudad, así que tenía que saberlo.
—Buena suerte con éste, dijo Jimin. Su sonrisa era brillante y amplia.
—Prometo no romperlo.
Con un giro de los ojos, Jimin caminó hacia la salida. Tuvo que empujar a un grupo de universitarios que se gritaban y chocaban los cinco como si acabaran de encontrar el paraíso y estuvieran a punto de saquear su recompensa.
¿O sería un botín? Jimin miró a cada uno de ellos, preguntándose si valdría la pena llevarse alguno a casa, luego decidió que su baño sonaba mejor. Había lidiado con
perdedores antes, y si se hubiera quedado, probablemente podría haber encontrado algunos al azar con los que divertirse, pero por alguna razón, esta noche simplemente no estaba sintiendo esta multitud.
Mientras se dirigía por la calle, la música tecno se desvaneció. Era mejor pedir un Uber fuera del club para que el conductor no tuviera que adivinar quién era Jimin entre todos los demás hombres que estaban afuera.
Sacó el teléfono del bolsillo trasero y abrió la aplicación cuando escuchó un gemido bajo.
No era raro que los chicos encontraran un nicho o un callejón para follar. Demonios, Jimin los había usado una o dos veces para ensuciarse, así que no se molestó en mirar cuando pasó por el callejón.

—Ayuda.

Esa palabra fue dicha tan bajo que Jimin casi no la entendió.
Si no fuera por su audición sobrenatural, podría no haberlo hecho. Redujo la velocidad y entrecerró los ojos, tratando de ver quién había hablado. Borracho, Jimin no tenía problemas para entrar en un callejón tan cutre. Pero estaba sobrio y, aunque era más fuerte que la mayoría de los humanos, no tenía ni idea de cómo luchar.
Los conejitos eran criaturas amables, que preferían correr en lugar de que les patearan el trasero. Pero quienquiera que hubiera hablado repitió esa única palabra con tanta desesperación que Jimin no pudo ignorarla.
Mordiéndose el labio, con el teléfono aferrado en la mano, Jimin se acercó de puntillas y olió el aire. Su conejito se quejó por su estupidez, pero... diablos, Jimin ni siquiera estaba seguro de por qué estaba haciendo esto, pero algo lo atrajo más adentro cuando pasó por encima de la basura y se acercó al contenedor de basura. La noche era sofocante, pero un escalofrío
se apoderó de él, como si le advirtiera que se girara y corriera. Las sombras lo rodeaban y las débiles voces de los transeúntes en la calle resonaban en las paredes.
El sonido de la bocina de un auto lo hizo saltar mientras miraba por encima del hombro para asegurarse de que nadie lo hubiera seguido hasta el callejón.
Quizás debería volver a buscar a Candy. Actuaba remilgada y frágil, y solo medía cinco y seis de estatura, pero Jimin la había visto golpear a un chico en su trasero.
Ella era como una pequeña ninja compacta cuando se enojaba.
El corazón de Jimin se aceleró cuando rodeó el contenedor de basura. Jadeó, mirando a un tipo que era tan jodidamente enorme que si quisiera, podría romper a Jimin por la mitad con una mano atada a la espalda. Jimin solo deseaba poder ver el rostro del hombre, pero tenía la cabeza vuelta.

Jimin había retrocedido, listo para correr cuando el extraño lo agarró de la pierna.
—Ayúdame.
—Amigo, has bebido demasiado.
—Jimin trató de liberar su pierna, pero el hombre tenía un agarre de acero.
—Déjame ir o llamaré a la policía.

Mucho bien que haría. La policía no respondia rápidamente en este vecindario. Jimin estaría muerto, tendido de espaldas con la garganta cortada y la sangre ya fría, para cuando aparecieran.

—Sin policías. —El extraño rodó, se puso sobre manos y rodillas y se puso de pie, balanceándose mientras se agarraba al contenedor de basura. ¡Santo cielo!
Se elevaba por encima de la altura de cinco pies cuatro de Jimin, y tres Jimin combinados no coincidirían con su enorme tamaño.
Pero todavía no podía ver el rostro del hombre. Estaba envuelto en la oscuridad del callejón.
Jimin se dio la vuelta y arrastró el culo, no estaba dispuesto a quedarse para descubrir si era solo un pobre idiota que realmente necesitaba ayuda o un tipo que lo engatuso para poder robar a Jimin... o algo peor.
Algo golpeó detrás de él. Jimin se detuvo cuando llegó a la acera y miró hacia atrás.
El tipo se había caído. Mierda, mierda, mierda. Caminó frente al callejón, debatiendo si debería llamar a una ambulancia, irse a casa o regresar para ayudar a Goliat.
El sentido común dijo que me vaya a casa.
El buen ciudadano que había en él dijo que llamara a una ambulancia. Las malas decisiones que siempre tomaba Jimin decían ir a ayudar.
Con un suspiro de resignación, Jimin avanzó lentamente hacia el extraño.

—Hey amigo.

El tipo empujó hacia arriba, sacudiendo la cabeza, su cabello rubio cubriendo su rostro.
Se puso de rodillas y se agarró las sienes.
—No estoy borracho.
—Seguro que no estás sobrio. ¿Tomaste alguna droga?
—No.
—Entonces, ¿qué te pasa?
—Jimin mantuvo una buena distancia entre ellos para asegurarse de que el tipo no lo volviera a agarrar. Si lograba controlar bien a Jimin, se terminaría.
—Necesito a los Caballeros.
No tenía ningún sentido. —¿Necesitas a las noches 2? No sé lo que eso significa.
—Necesito llamar a Devil.

Se frotó las manos fornidas a través de su desordenado cabello rubio.

—Necesito a Devil.
—Parece que ya tienes al diablo 3 en ti, dijo Jimin.
—Lo que sea que hayas tomado o bebido, me mantendría alejado de ello en el futuro.

Una risa profunda e inquietante retumbó en el pecho del chico, y finalmente miró en dirección a Jimin. ¡Oh Dios mío!
Él era hermoso. Ahora bien, ¿por qué Jimin no pudo haberlo conocido en el club? Mientras el hombre estaba sobrio. Él habría estado en todo eso. Pero estaban en un callejón y el extraño lo asustó muchísimo. Aunque parecía estar fuera de sí, tenía un aura de poder a su alrededor, un aura que hizo temblar a Jimin en sus zapatos.

—Necesito que lo llames.
—El hombre trató de levantarse pero maldijo y volvió a caer de rodillas.

Presionó una mano contra el costado del contenedor de basura. El contenedor estaba lleno y tenía que pesar una tonelada, pero se movió unos centímetros.
De ninguna manera un humano podría hacer eso. Jimin se acercó y olfateó el aire. Sus cejas se levantaron mientras tomaba aire.

—Eres un cambiaformas oso.

Los ojos azules del hombre se clavaron en Jimin, luego desvió la mirada y cerró los ojos con fuerza.

—Tengo que salir de aquí antes de que me encuentre.

Vas a ayudarlo, ¿no es así? Vas a meter la nariz en sus asuntos y conseguir que te maten.
Jimin ignoró sus pensamientos y se acercó.
—¿Puedes ponerte de pie? —De ninguna manera Jimin podría cargar a este tipo.
—JeonGguk.
—¿Ese es tu nombre?
—Si.
—JeonGguk se dejó caer sobre manos y rodillas, se volvió y utilizó el ladrillo para ponerse de pie. Se balanceó, pero logró mantenerse erguido.
—Tengo que salir de aquí.
—Ya lo dijiste.
—Jimin se acercó un poco más.
—Voy a guiarte fuera de aquí, pero un movimiento en falso y me voy.

JeonGguk apretó el talón de sus palmas en sus ojos.
—No voy a hacerte daño.
—Jimin, dijo.
—No voy a hacerte daño, Jimin.
—JeonGguk pasó la mano por el borde del contenedor de basura y Jimin hizo una mueca.

No se sabía cuántos gérmenes tenía ahora.
El contenedor de basura parecía sucio y JeonGguk lo estaba tocando. Ew.
—Venga. —Jimin se acercó a JeonGguk y comenzaron a caminar lentamente hacia la calle.
—¿Dónde tienes que ir? Puedo pedirte un aventón.
Jimin realmente no tenía dinero extra para pagar un Uber para él y JeonGguk, pero no iba a dejar al tipo aquí cuando estaba en problemas. ¿Por qué? No tenía ninguna maldita idea.
—Solo necesito que llames a mi amigo.
—¿El diablo?, Cuando despejaron el callejón, Jimin lo ayudó a apoyarse contra el edificio.
—Su nombre es Devil.
Jimin resopló. Con un amigo que tiene ese nombre, no es de extrañar que estés tan jodido.
Su nariz tembló. Jimin olió el aire, preguntándose por qué su conejito estaba lloriqueando.
Así que estaba ayudando a un pobre tipo de mala suerte.
JeonGguk había resultado no ser tan malo, así que Jimin no podía entender por qué su conejito… Sus cejas se arquearon mientras retrocedía.
JeonGguk levantó lentamente la cabeza, como si se acabara de dar cuenta de la dura verdad al mismo tiempo. Se miraron el uno al otro, con el corazón de Jimin en la garganta.

—Llévame a tu casa, gruñó JeonGguk.

Agarró a Jimin, pero Jimin esquivó su fornida mano, casi tropezando con sus propios pies. Tropezó hacia atrás, pero se contuvo antes de caer de culo.
El cambiaformas oso era su compañero. La comprensión fue como un puñetazo en la cabeza. Jimin estaba tambaleándose mientras miraba fijamente a JeonGguk.
—No te llevaré a ningún lado.
—No es seguro aquí, espetó Gguk.
—Tenemos que ponernos en movimiento antes de que me encuentren.
Su teléfono todavía estaba aferrado en su mano. Jimin lo movió hacia JeonGguk.
—Dame el número de tu amigo.
Cuando JeonGguk lo recitó, Jimin marcó y presionó el teléfono contra su oído, mirando hacia Krave. Necesitaba encontrar a Candy. Ella sabría qué hacer.
Ella podría ayudar a llevar a JeonGguk a un lugar seguro, un lugar que no fuera el apartamento de Jimin.
Podrían ser compañeros, pero Jimin no quería que Gguk supiera dónde vivía hasta que se enterara de lo que estaba pasando.

—Devil McKellen.

¿Quién diablos llamaba a su hijo Devil?
—Hola, dijo Jimin.
—No me conoces, pero tengo a un amigo tuyo aquí que necesita tu ayuda. Dice que se llama JeonGguk.
—¿Dónde diablos estás? gritó el hombre en el oído de Jimin.
El tono agresivo de Devil hizo que Jimin quisiera colgar, no darle su ubicación.
Pero una mirada a JeonGguk inclinado allí, frotándose la cara, luciendo como un santo
infierno, hizo que Jimin hiciera lo contrario de lo que su sentido común le decía que hiciera. Que corriera.
—Estoy cerca de un club llamado Krave, dijo Jimin. —¿Conoces el lugar?
JeonGguk gimió y empezó a deslizarse por la pared.
—Mierda, espera. Jimin se guardó el teléfono en el bolsillo trasero y trató de ayudar a JeonGguk a levantarse.
Su peso era aplastante cuando se inclinó hacia Jimin.
—Vas a hacer que los dos nos caigamos. Jimin gruñó, empujando su cuerpo contra el de JeonGguk.
—¿Qué eres, todo músculos? Sus piernas ardían mientras Jimin usó sus manos para empujar el pecho de Gguk y sus pies para sujetarse. Era como intentar evitar que un edificio se caiga.

—Aléjate de él.

Jimin giró la cabeza para ver a un extraño acercándose rápidamente a ellos.
¿Era este el hombre al que tenía miedo JeonGguk? Si es así, Jimin estaba en problemas.
El recién llegado no era tan alto como JeonGguk, ni tan ancho, pero todavía se elevaba sobre Jimin y era musculoso.
Si se acercaba demasiado, Jimin dejaría ir a JeonGguk y usaría a su pareja para aplastar al recién llegado.
—Retrocede, joder, dijo Jimin.
—Tratas de lastimarlo y te patearé el trasero.
Era una amenaza que Jimin no podría cumplir. Pero, maldita sea, lo intentaría.
—¿Que está pasando? Un tipo bajito con cabello negro y ojos color miel se acercó detrás del recién llegado.
—Maldita sea, Ryan. Te dije que te quedaras en mi oficina.
—No cuando sales volando de allí como si estuvieras en llamas, espetó Ryan mientras cruzaba los brazos sobre el pecho.
Se volvió y miró a Jimin. Luego en JeonGguk. —¡Mierda! Lo encontraste.
Jimin miró al más grande de los dos.
—¿Eres Devil?
El chico asintió. —Necesitamos llevarlo adentro. Lo tomaré desde aquí.
—Dijo que alguien lo perseguía. Jimin se hizo a un lado cuando Devil agarró a JeonGguk y tiró del brazo de JeonGguk sobre sus hombros.
—Gracias por tu ayuda. —Devil comenzó a alejarse con el compañero de Jimin.
Podría lavarse las manos ahora mismo de la situación si quisiera.
Desafortunadamente, su conejito no se lo permitió.
—¡Espera!
Pero Devil no se detuvo. Se dirigió a la puerta de la parte trasera del club.
Jimin asumió que conducía a la oficina de un gerente o al almacén.
—Ryan, ábrelo por mí, dijo Devil.
El hecho de que todos lo ignoraran cabreó a Jimin. Hundió un dedo en la espalda de Devil. —No voy a ninguna parte.
Olió a Devil y descubrió que estaba lidiando con un cambiaformas lobo, pero Ryan olía a humano.
Saber que Devil era un lobo puso a Jimin realmente nervioso.
—Tienes cinco segundos para largarte de aquí antes de que haga que te vayas. Devil atravesó la puerta cuando Ryan la abrió.
Ryan levantó la mano para evitar que Jimin los siguiera adentro. —Haría lo que él dice.
—No me iré hasta que me devuelvas a mi pareja.
Jimin golpeó la mano de Ryan mientras fruncía el ceño.
—No me estás impidiendo entrar.
Ryan arqueó las cejas mientras asentía.
—Está bien, entra.
Jimin pasó corriendo junto a él y se encontró en una oficina. Devil acostó a JeonGguk en un sofá a la derecha y luego se volvió hacia Jimin.
—¿Qué diablos pasó?
Jimin se encogió de hombros y extendió las manos.
—¿Cómo diablos debería saberlo?
Lo encontré en el callejón junto al club. Pensé que estaba borracho o algo así.
Devil se encorvó junto al sofá.
—Oye, JeonGguk. ¿Puedes escucharme?
—Alto y claro, gruñó JeonGguk. Un brazo le cubrió la cara y el otro la cabeza.
—¿Dónde está mi maldito compañero?
—Él está aquí, dijo Devil.
—Pero necesito que me cuentes lo que pasó.
¿Kovachi te jodió la cabeza?
JeonGguk empezó a roncar.
El sonido era tan fuerte que Jimin medio esperaba que las paredes se vinieran abajo o el techo se derrumbara.
—¿Quién es Kovachi?
— Preguntó Jimin. —¿Y cómo podría meterse con la cabeza de JeonGguk? Se retorció las manos mientras miraba a Gguk.
Jimin todavía estaba asombrado de que el enorme cambiaformas oso fuera su compañero y estaba preocupado por la condición de JeonGguk. Si no estaba borracho o drogado, ¿qué demonios le pasaba?
Sin apartar la mirada de Gguk, Devil dijo:

—Un hechicero empeñado en destruirnos.

Jimin jadeó cuando dolorosos recuerdos pasaron por su mente. Su respiración se volvió superficial y desigual cuando dio un paso atrás. ¿Un hechicero? No, Jimin no podía hacer esto.
El tenía que salir de ahí. Se apresuró hacia la puerta en el lado opuesto de la que había entrado.
—Realmente espero que Gguk mejore, pero no me inscribí para esto, dijo Jimin.
—¿Un maldito hechicero? Sacudió la cabeza.
—En paz, amigos.

Agarró el pomo y salió disparado de la oficina, encontrándose de nuevo dentro de Krave. Jimin fue al bar, pero Candy se había ido. Mierda.
Se apresuró a regresar a la salida y dejó a Krave por segunda vez esa noche.
Esta vez no se detuvo en ningún callejón ni pidió un Uber. Disparó calle abajo para alejarse lo más posible de todo ese lío.
A mitad de camino a casa, Jimin dejó de correr. Sus hombros se hundieron cuando se volvió para mirar calle abajo. Se las había arreglado para evitar la locura de su mundo durante más de un año y no quería ser arrastrado de vuelta.
Y Devil había dicho hechicero.
Jimin golpeó el suelo con el pie y se mordió la uña.
Los compañeros eran raros y preciosos. ¿Estaba dispuesto a alejarse del suyo? Jimin pensó en la muerte de su familia a manos de la magia, magia de hadas oscuras para ser exactos.
Jimin no podía volver a pasar por eso. Simplemente no podía. La pérdida de su madre, su padre y sus hermanas casi lo destruyó.
Decidido, se dirigió a casa otra vez.

🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻

Devil tomó su teléfono y marcó a Kivani, que ya estaba dentro del club.
—Necesito que persigas a un tipo por mí, dijo cuando el Caballero respondió.
—¿Algún tipo en particular en mente y Ryan va a matarnos a los dos si hago esto?
—Es el compañero de JeonGguk, gruñó Devil. —Y no tengo tiempo para explicar.
El tipo es un cambiaformas conejito.
Cabello corto, castaño rojizo y ojos color avellana. Lleva jeans desteñidos, un polo rojo y tenis negros. Lo más probable es que se dirija hacia la puerta. Búscalo y tráemelo.
—Lo tienes. —Kivani colgó.
—Deberías ir tras él, dijo Ryan. —Viste cómo se veía.
—Necesito cuidar a JeonGguk, dijo Devil. Llamó al médico sobrenatural, el Dr. Nicholas Sheehan. —Tengo otro paciente para ti.
Encontramos a JeonGguk y parece bastante desordenado.
—Voy a tener que enviar al Dr. James McNeal.
—Estoy en Krave. Cuando Gguk comenzó a temblar, Devil agarró la manta del respaldo del sofá y lo cubrió con ella. Solo esperaba que Kovachi no se hubiera apoderado de la mente de Gguk como se había hecho cargo de la de Raven.

Panahasi había puesto un muro en la mente de Raven para mantener alejado al hechicero, y hasta ahora Raven se las estaba arreglando, pero sería bueno matar a Kovachi y acabar con toda esta mierda.
Escuchó al doctor hablando con alguien en la habitación, luego volvió a Devil.
—Carter va a buscar al Dr. McNeal. Debería estar allí en breve.
—Dile a Carter que le debo, dijo Devil. Mucha gente se lo debía. Carter era el principal medio de transporte de los médicos e indispensable para que el Dr. Sheehan o el Dr. McNeal llegaran a una situación de crisis en segundos.
—Le avisaré a Carter. El Dr. Sheehan colgó.
—Siento que debería estar haciendo algo.
—Ryan se paró al lado del sofá, mirando a Gguk con preocupación.
—Hervir un poco de agua o ponerle un paño húmedo o estimularlo. ¿Qué crees que le pasa?
—No tengo idea. —Devil sintió cuando Carter y el Dr. McNeal aparecieron en la habitación.
El Dr. McNeal fue directamente a JeonGguk. —Déjame echarle un vistazo.
Nicholas me ha estado manteniendo informado sobre lo que ha estado pasando con ese hechicero. Suena como un tipo encantador.
—Es tan encantador como una serpiente venenosa. —Devil se apartó del sofá y se cruzó de brazos. Necesitaba decirles a los otros Caballeros que habían encontrado a JeonGguk, pero ahora solo podía quedarse allí, conteniendo la respiración y rezando para que JeonGguk estuviera bien.
El Dr. McNeal examinó las pupilas de JeonGguk con su linterna y luego miró a Devil.
—Si quieres mi opinión honesta, parece drogado. Pero no lo sabré con certeza hasta que lo lleve de regreso a la clínica.
—¿Cómo puede ser drogado? — Preguntó Devil.
—Las drogas humanas no funcionan en nosotros.
—Pero no estás tratando con un humano, dijo el Dr. McNeal.
—No se sabe qué tipo de brebaje preparó Kovachi.
Devil apretó los dientes. Ya lo había dicho cien veces antes, y lo diría cien más. No podía esperar hasta que ese maldito hechicero estuviera muerto.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Sharon: Great story haven’t put it down since started reading it

⯌ΑΙΝδ: Who wouldn't want to read this amazing novelette!

michellecsnelling: I love this book. It keeps you on the edge of your seat. Jessie Tate is a fabulous writer and this book so far has been written so well it keeps the reader wanting more.

Kaari: I love the fact that these don't have to be long stories to really get involved with the story and the characters.

Kaari: OMG the drama! Twists turn and plots seasoned with well written steamy scenes between multiple couples. I'm seriously obsessed

Maria: Es una historia linda y fresca.

Pournima Ganapathy Raman: Something new and you can never guess what will happen next

Lisa: I love the story line so far but there needs to be a hit more background on the characters.

More Recommendations

Danny: Me re gustó que digo me encantó...Lamentablemente no me gustó que...hayaterminado 😭100/10

CROCNOIR: L'intrigue est on ne peut plus original et très bien rédigé, bien détaillé donc on se plonge dedans très facilement ! Perso j'aime beaucoup et j'ai hâte de voir la suite !! 😉

Ayisha Bhandari: I really loved it one of the best on inkitt❤️

Kaela: I love the blind Alpha and I am so happy they are second chance mates now. They deserved it. Wonderful plot and good writing!

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.