Baby and The Bear ūüĆě[Jikookmin]

Summary

Sinopsis Para ser un adorable contador de mediana edad, Jimin estaba teniendo un mal d√≠a. Su novio lo hab√≠a dejado. Hab√≠a evitado por poco golpear a un oso salvaje y estrell√≥ su auto. Estaba perdido en una tormenta de nieve y era probable que muriera de hipotermia. El √ļnico refugio que pudo encontrar parec√≠a haber sido reclamado por el oso salvaje al que casi hab√≠a golpeado antes, y ahora lo miraba como si fuera un buen bocadillo. Todo el a√Īo del shifter oso Jungkook hab√≠a comenzado mal y hab√≠a ido cuesta abajo desde all√≠. Estaba de parto y si su familia lo encontraba matar√≠an a su cachorro. Necesitaba ayuda, necesitaba un milagro. Cuando el humano al que hab√≠a tratado de ahuyentar no solo se neg√≥ a irse sino que se convirti√≥ en su partera sustituta, Jungkook comenz√≥ a preguntarse si finalmente hab√≠a encontrado su milagro. Personajes : Jungkook ( Oso Omega ) Jimin (Humano) ¬į Adaptaci√≥n Esta historia es una adaptaci√≥n del libro original solo por entretenimiento sin fines de lucro. La historia no es de mi pertenencia, Todos los creditos a su Autora Original. ūüĒěūüöęūüďéūüϨ ¬įProhibida su copia, otras adptaciones pedir permiso

Genre:
Romance / Erotica
Author:
Nancy AE
Status:
Complete
Chapters:
6
Rating:
‚ėÖ 5.0 1 review
Age Rating:
18+

Cap 01ūüćľūüĎ∂ūüźĽ

Jimin mir√≥ por el parabrisas y desaceler√≥ a√ļn m√°s a medida que la nieve parec√≠a hacerse m√°s espesa. Su limpia parabrisas funcionaba al m√°ximo y el GPS le dec√≠a que todav√≠a le quedaban otros 6 km por recorrer.
Desafortunadamente, estaba oscuro, y la carretera en la que se encontraba podría llamarse pista por cualquier estándar normal.
Deber√≠a haber sabido que despu√©s de esta ma√Īana el resto de su d√≠a ir√≠a cuesta abajo. Hab√≠a sorprendido a Matty esta ma√Īana con su intenci√≥n de marcharse de inmediato, pero cuando terminaron de pelear, Jimin a√ļn estaba decidido a irse pero se hab√≠a hecho tarde.
‚ÄĒ¬ŅEsto es una broma?, Matty finalmente grit√≥ despu√©s de leer el correo electr√≥nico y el folleto de alquiler que hab√≠a incluido en el sobre que mostraba una puesta de sol perfecta sobre el lago.
Jimin había contado hasta diez antes de responder. Dijimos que necesitábamos algo de tiempo juntos para hablar.
Te encanta la nieve, agregó esperanzado.
‚ÄĒMe encanta esquiar en resorts exclusivos de cinco estrellas, respondi√≥ Matty.
‚ÄĒNo me encanta que me abandonen en alg√ļn monta√Ī√©s remanso ...
Eso no es justo, argumentó Jimin. Incluso tiene su propio jacuzzi.
‚ÄĒOh, bueno, respondi√≥ Matty con sarcasmo, eso hace toda la diferencia.
Pensé que esto era lo que querías. Jimin intentó ser razonable.
Apenas nos hemos visto √ļltimamente.
El trabajo había sido una pesadilla durante tres meses mientras Jimin había facilitado su departamento a través de la adquisición, y Matty se había quejado amargamente cada vez que llegaba tarde a casa.
Tenía la esperanza de considerar comprar algunas casas de vacaciones y armar el negocio del que hablamos.
Esta área está a menos de tres horas de Charlotte y Atlanta, y debido a que cuatro de las propiedades necesitan reparación, podríamos obtener un buen trato.
‚ÄĒ¬ŅReparar?, Matty chill√≥. Necesitan demolici√≥n.
De acuerdo, uno necesitaba urgentemente un techo nuevo, pero todos ten√≠an unas vistas preciosas del lago, y Jimin estaba ansioso por hacer gran parte del trabajo √©l mismo. El a√Īo que viene ten√≠a cuarenta y un a√Īos y ya estaba harto de la carrera de ratas.
‚ÄĒJimin, Matty lo engatus√≥ y se acerc√≥.
Sé que hablaste sobre el área del lago, pero tenemos que ir un poco más lujosos.
No hay vida nocturna y nadie va a conducir tres horas para llegar a un club decente.
Jimin se trag√≥ su decepci√≥n. Realmente hab√≠a pensado despu√©s de su √ļltima discusi√≥n que Matty hab√≠a estado a bordo, pero luego Matty cambi√≥ de opini√≥n como Jimin se cambi√≥ los calcetines.
Sabes lo que dijo el doctor despu√©s de mis √ļltimos examenes. Necesito reducir la velocidad.
De hecho, le habían dicho que el estrés lo mataría si no hacía grandes cambios.
‚ÄĒExactamente, dijo Matty triunfalmente. Necesitas que te mimen y te cuiden.
Algunos de los mejores resorts brindan a los huéspedes su propio chef personal y un mayordomo dedicado.
Al repasar la conversaci√≥n mientras conduc√≠a a la caba√Īa por su cuenta despu√©s de que Matty se hab√≠a ido, Jimin supo que hab√≠a sido esa oraci√≥n final la que lo clav√≥.
Matty había dejado en claro que no sería él quien cuidaría de Jimin.
Esperaba que Jimin contratara a alguien para que lo hiciera. ¬ŅQuiz√°s nunca hab√≠an encajado bien? Matty era un torbellino de huesos delicados que parec√≠a deslumbrante sin esfuerzo. Pretty ni siquiera se acerc√≥.
¬ŅY Jimin? Jimin era todo menos eso.
Con la luz adecuada, podr√≠a calificarse de tierno, pero su nariz se hab√≠a roto demasiadas veces jugando al f√ļtbol en la universidad y le dol√≠a la rodilla cuando iba a llover. Siempre se hab√≠a preguntado qu√© hab√≠a visto Matty en √©l esa noche, hace casi dos a√Īos, cuando hab√≠a estado en un club para una fiesta de Navidad del trabajo y Matty le hab√≠a invitado a bailar.
No es que Jimin supiera bailar, pero se había quedado allí amablemente mientras Matty casi lo usaba como un poste.
Había intentado ser lo que Matty quería.
La dieta fue la más difícil, incluso teniendo en cuenta las cosas que el médico quería que
hiciera. Beber batidos verdes que nunca supo lo que Matty pon√≠a en ellos, eran repugnantes. Pod√≠a comer f√°cilmente pechugas de pollo en lugar de hamburguesas, pero extra√Īaba tanto la comida real que lo hac√≠a enga√Īar.
Matty siempre estaba tan decepcionado cuando lo hac√≠a pararse en la b√°scula del ba√Īo cada maldita ma√Īana, y todav√≠a no hab√≠a perdido peso.
Y poco a poco, su confianza se fue debilitando hasta que comenzó a afectar su trabajo.
En lugar de ser decisivo, había comenzado a cuestionarse a sí mismo.
Los pensamientos de Jimin se detuvieron abruptamente mientras, reflexivamente, pisaba los frenos y se detenía en seco.
¬ŅQu√© fue eso? Mir√≥ a trav√©s de la nieve a la forma oscura. ¬ŅUn oso? Jimin exhal√≥ un largo suspiro cuando el animal pareci√≥ mirar fijamente su coche y luego deambul√≥ hacia
el bosque.
Osos negros, se dijo. T√≠mido de los humanos. Generalmente no es agresivo a menos que dicho humano haya hecho algo realmente est√ļpido.
Sin embargo, estaba contento de no haberlo golpeado. ¬ŅSu? O incluso un cachorro. Parec√≠a peque√Īo, pero a pesar de que los osos negros por lo general solo med√≠an alrededor de cinco pies de altura, ese hab√≠a parecido a√ļn m√°s peque√Īo.
El teléfono celular de Jimin sonó justo cuando estaba en una curva. Echó un vistazo al nombre de Matty en la pantalla y una aguda llamarada de esperanza le picó el pecho.
‚ÄĒHola.
Silenciosamente agradeció a los dioses de Bluetooth porque no se habría atrevido a quitar ninguna mano del volante.
‚ÄĒAcabo de aterrizar en Canc√ļn, dijo Matty sin rodeos. Podr√≠as estar aqu√≠ ma√Īana.
Jimin apretó las manos sobre el volante, aplastando la tentación de darle la vuelta al coche y hacer exactamente eso. Estoy demasiado lejos.
Matty se rió. Estás a solo treinta minutos del aeropuerto y ya compré tu billete.
Jimin frunci√≥ el ce√Īo. Matty le hab√≠a comprado un billete de avi√≥n.
¬ŅDesde cu√°ndo hizo algo as√≠? Matty no ten√≠a dinero para las entradas ya que Jimin le hab√≠a quitado las tarjetas de cr√©dito ... de nuevo despu√©s de tener que pagar los saldos.
Quiero decir que no estoy en casa, admiti√≥ Jimin. Tengo una semana libre del trabajo, as√≠ que decid√≠ conducir hasta la caba√Īa.
El silencio fue tan completo que Jimin se preguntó si Matty habría colgado.
‚ÄĒ¬ŅMatty?
‚ÄĒ¬ŅQu√© quieres decir con que est√°s de camino a la caba√Īa?, Matty sonaba distante, a la defensiva.
Pens√© que la forma en que dejamos las cosas estaba hecho, se√Īal√≥ Jimin.
Después de dar vueltas en círculos, Matty le había dicho a Jimin que no tenía que preocuparse por morir de un ataque al corazón, porque el aburrimiento lo llevaría mucho antes de eso, y no se quedaría para verlo.
Luego cerró la puerta de un portazo y se subió al taxi que acababa de estacionar para llevarlo al aeropuerto.
‚ÄĒPero no puedes.
Jimin frunci√≥ el ce√Īo. Estoy bastante seguro de que puedo.
‚ÄĒNo, Matty trag√≥ audiblemente. ‚ÄĒQuiero decir que realmente no puedes.
La sospecha se enroscó en el estómago de Jimin.
¬ŅQu√© hiciste?
‚ÄĒLos llam√©, dijo Matty malhumorado despu√©s de un momento. Tuve que esperar mi vuelo y estaba realmente enojado contigo.
¬ŅQue hiciste qu√©?, Jimin pronunci√≥ cada palabra.
‚ÄĒY estaban muy contentos porque ten√≠an una lista de espera, as√≠ que utilic√© el dinero en efectivo para reservar tu vuelo, pero luego llamaron mi vuelo, as√≠ que tuve que esperar hasta aterrizar para devolverte la llamada.
Pero no te darían los detalles de mi tarjeta de crédito, dijo Jimin completamente conmocionado.
‚ÄĒPfft, se burl√≥ Matty. Como si no los tuviera de todos modos.
Pero lo importante aquí es que hice esto por ti, para mostrarte lo mucho que me importas.
Jimin se sinti√≥ enfermo. Hizo una se√Īa y se detuvo porque estaba oscuro y nevaba, y le temblaban las manos.
D√©jame hacer esto bien. ¬ŅEstoy a seis kil√≥metros de una caba√Īa que reserv√© para una semana y que lograste cancelar? No dijo que estaba oscuro y nevaba.
Matty pensar√≠a que eso har√≠a que su decisi√≥n fuera a√ļn m√°s justificada.
‚ÄĒ¬ŅB√°sicamente no tengo d√≥nde quedarme?
‚ÄĒQue es tu culpa, no m√≠a, dijo Matty, sonando perfectamente razonable.
‚ÄĒSolo necesitas dar la vuelta y dirigirte al aeropuerto. T√ļ mismo me dijiste que faltaban menos de tres horas.
Jimin se pasó una mano por la cara.
Hab√≠a tanto que pod√≠a decir, pero en realidad, ¬Ņcu√°l era el punto? Se hab√≠a estado enga√Īando a s√≠ mismo con Matty. Quer√≠a casa y familia. Noches acogedoras con pel√≠culas y palomitas de ma√≠z. Matty quer√≠a ver el club m√°s reciente o volar a alguna playa ex√≥tica.
La idea de Jimin de unas vacaciones perfectas en la playa era ayudar a su hijo a construir castillos de arena. No es que eso fuera a suceder ahora tampoco.
‚ÄĒHemos terminado, Matty.
Que tengas unas buenas vacaciones, mi próxima llamada será para denunciar todas mis tarjetas de crédito como robadas, así que espero no uses ninguna de ellas esta semana.
Terminó la llamada no lo suficientemente rápido como para no escuchar el grito de indignación e inmediatamente buscó el contacto de la empresa de alquiler y los llamó.
Se disculparon, pero no podían hacer nada. La familia en lista de espera ya había recogido las llaves.
Jimin tragó saliva. Tenía dos opciones.
Pod√≠a darse la vuelta y conducir a casa o ver si ten√≠an algo m√°s. Veinte minutos m√°s tarde, Jimin admiti√≥ la derrota despu√©s de que la compa√Ī√≠a lo intent√≥ en todas partes en un radio de ochenta kil√≥metros y dio la vuelta con su auto para conducir a casa.
Qu√© completo desastre de un d√≠a. Las √ļnicas caba√Īas que no estaban ocupadas no estaban en condiciones de estarlo. Una mezcla de sin electricidad o sin techo, pero de cualquier manera no iba a conseguir nada. Solt√≥ un suspiro cansado y mir√≥ hacia abajo cuando recibi√≥ un pitido de advertencia de su tel√©fono para indicar una notificaci√≥n.
Fueron menos de un par de segundos, pero fue suficiente, cuando miró hacia arriba, reaccionó instintivamente y giró el volante para tratar de esquivar la forma que se alzaba frente a su auto.
Frenando violentamente, patinó sobre la nieve y se deslizó hacia los arbustos y la maleza al costado de la pista antes que el automóvil se detuviera. Cómo diablos no chocó contra un árbol estaba más allá de sus conocimientos.
¬ŅQu√© hab√≠a pasado? El coraz√≥n de Jimin lat√≠a casi dolorosamente contra sus costillas.
Al principio pensó que era un oso, pero luego vio un rostro humano mirándolo. Mierda.
¬ŅY si lo choc√≥? ¬ŅY si estaba herido?
Sin pensarlo, se apresuró a desabrocharse el cinturón de seguridad y salió del automóvil usando su teléfono como linterna y alumbrando el área frente a él.
El coche había bajado una pendiente, pero cuando hizo girar la luz sobre los arbustos y la tierra compacta congelada, no pudo ver nada, ni humano, ni animal, y dejó escapar un suspiro de alivio.
El chillido que rompió el silencio hizo saltar a Jimin. Había escuchado gatos monteses antes, y solo en la oscuridad, no le importaba lo poco amenazantes que se suponía que fueran, no tenía deseos de encontrarse con uno y se apresuró a regresar a su auto.
Supuso que, con la suerte que estaba teniendo ese día, no debería haberse sorprendido cuando su pie se atascó en la raíz de un árbol y lo envió al suelo, el teléfono se le escapó de la mano.
Joder, maldijo como casi nunca lo hacía y trató de buscar su teléfono que al dejarlo caer había apagado la luz. Lo encontró logrando pararse sobre él y se encogió al escuchar el chasquido.
¬ŅQu√© m√°s iba a salir mal?
Al menos las luces del coche estaban encendidas, pero dado que el motor se había parado cuando chocó, debería empezar a preocuparse por la batería.
Tomada la decisión, se apresuró a regresar al auto y subió.
Inmediatamente presionó el botón de arranque y se golpeó la cabeza con el volante en frustración cuando no pasó nada.
Sin embargo, podría ser el interruptor de inercia, y Jimin tomó el manual.
Le tomó otro par de minutos descubrir que eso no iba a funcionar, y los nervios finalmente se asentaron. Apagó las luces del auto para ahorrar batería y pensó mucho.
No ten√≠a tel√©fono que funcionara. Estaba f√°cilmente a cinco o seis kil√≥metros de la caba√Īa que deber√≠a haber alquilado, pero se supon√≠a que hab√≠a otros en el √°rea.
Ten√≠a una linterna en el maletero y un equipo b√°sico de seguridad que inclu√≠a barritas de prote√≠nas, agua, botas gruesas, una manta y una pala peque√Īa.
Ten√≠a comida empacada para un par de d√≠as, pero ser√≠a mejor dejarla en el coche. Tambi√©n estaba nevando mucho y faltaban unas buenas diez horas, tal vez doce, antes del amanecer, y no le gustaban sus posibilidades contra la hipotermia. Quedarse en el autom√≥vil y congelarse, o correr el riesgo de caminar unos kil√≥metros y tal vez encontrarse con la vida silvestre. Tambi√©n exist√≠a la posibilidad que se perdiera y se congelara de todos modos, pero se supon√≠a que la carretera lo llevar√≠a cerca del lago y las otras caba√Īas. ¬ŅSeguramente ver√≠a pronto la luz de alguno de ellos?
Sinti√©ndose incre√≠blemente tonto y comenzando a cuestionar sus elecciones de vida una vez m√°s, Jimin vaci√≥ la peque√Īa bolsa de lona que hab√≠a tra√≠do de libros y otros art√≠culos no esenciales, y maldijo que hab√≠a dejado su computadora port√°til en casa porque estaba decidido a tener una semana de vacaciones. Llen√≥ la bolsa con barritas de prote√≠nas, agua, la linterna, pilas extra y un cortaplumas.
Se puso una chaqueta de nieve más gruesa sobre la de vellón con la que había estado conduciendo, cambió sus zapatillas por las botas y tomó el mango de la pala.
Cerró el coche, guardó las llaves en el bolsillo y empezó a caminar, decidido a tener cuidado.
O no ser comido, lo que sea. A menos de un kilómetro, Jimin apagó la linterna por un momento para que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad para poder ver a ambos lados de la carretera.
Quer√≠a comprobar que no se estaba perdiendo nada, pero su GPS le hab√≠a dicho que siguiera por esta carretera durante cuatro kil√≥metros y que girara a la izquierda. Ech√≥ un vistazo a los densos √°rboles a la derecha y luego a la colina de la izquierda. Nada. Espera un momento. ¬ŅEso era una luz? Entrecerr√≥ los ojos, y s√≠, definitivamente era una luz en la colina. Quiz√°s estaba m√°s cerca de lo que pensaba, pero la luz significaba electricidad y gente. Encendiendo de nuevo la linterna, vio un camino, a√ļn m√°s angosto, que conduc√≠a en la direcci√≥n de la luz y se puso en marcha.
Jimin respir√≥ hondo cinco minutos despu√©s cuando se detuvo, su necesidad de ox√≠geno superaba su necesidad de seguridad, y entrecerr√≥ los ojos para ver la caba√Īa escondida entre los √°rboles. Ahora no vio una luz encendida y no hab√≠a se√Īales de un veh√≠culo. De hecho, no hab√≠a se√Īales de vida en absoluto, pero despu√©s de un par de respiraciones m√°s, se acerc√≥ con cautela. Estructuralmente, no es que fuera un experto, parec√≠a s√≥lida. Y por eso pudo ver que el techo parec√≠a estar intacto.
También lo estaba la puerta, que podría ser algo bueno para mantener alejados a los animales no deseados, pero algo malo para Jimin, quien con toda probabilidad necesitaba más que una pala para entrar si estaba vacía.
Pero acercándose con cautela, pudo ver un tenue resplandor de algo desde el borde de una de las ventanas cubiertas junto a la puerta, y su pulso se aceleró.
No es el momento de pensar en la afición de Matty por ver películas de terror, pero si veo a alguien que se parece a Kathy Bates, me voy de aquí.
Llamó a la puerta con fuerza y contuvo la respiración. Nada.
Ech√≥ un vistazo a la ventana. El tenue resplandor todav√≠a era visible, pero supuso que exist√≠a la posibilidad de que los ocupantes estuvieran dormidos, por lo que volvi√≥ a llamar a√ļn m√°s fuerte.
‚ÄĒHola, llam√≥.
‚ÄĒSiento molestarle, pero mi coche est√° averiado. Esperaba usar un tel√©fono.
Todavía nada.
‚ÄĒMi nombre es Jimin McNally, agreg√≥. Y hace mucho fr√≠o aqu√≠.
A√Īadi√≥ el √ļltimo comentario como un intento de broma.
‚ÄĒ¬ŅPuedo mostrarte mi licencia?
Probó la manija de la puerta, pero estaba cerrada. Jimin exhaló otro suspiro de frustración. Hacía frío y se estaba poniendo más frío. Estaba nevando y tenía hambre. También estaba harto y casi listo para llevar su pala a la puerta. Al menos si lo arrestaban, la cárcel estaría cálida. Jimin se estremeció y tomó una decisión.
Iba a irrumpir. Seguramente tenía suficiente emergencia para justificar una medida tan
desesperada. Probó de nuevo la manija, luego tomó la pala y metió el borde de acero entre la puerta y el marco. La puerta crujió de forma alarmante, luego, cuando Jimin puso todo su peso contra la puerta y giró la pala, la puerta se abrió de golpe y Jimin entró tras ella, cayendo de rodillas.
Otro momento despu√©s y Jimin supo que no ten√≠a que preocuparse por ser arrestado porque iba a morir. Un enorme oso negro se incorpor√≥ sobre sus ancas y abri√≥ sus aterradoras mand√≠bulas para rugir de rabia. Durante un segundo incre√≠blemente largo, Jimin mir√≥ fijamente al animal que estaba a punto de mutilarlo hasta la muerte, y justo cuando parec√≠a que sus m√ļsculos congelados funcionaban y se levant√≥, buscando la pala como una especie de arma, el oso pareci√≥ doblarse, y su grito de ira son√≥ como si se hubiera transformado en un grito de dolor.
No es que Jimin estuviera dando vueltas para averiguarlo, y corrió hacia la puerta, dando una mirada hacia atrás mientras la abría más y casi se desmaya en el acto.
El oso ya no era un oso, o no del todo. O había perdido la cabeza. Porque mientras Jimin miraba completamente desconcertado, el pelaje desapareció y el oso se encogió a falta de una palabra mejor hasta que un hombre se colocó en su lugar.
Quizás cuando el coche se salió de la carretera se golpeó la cabeza.
Quiz√°s lo hab√≠an llevado a la sala de emergencias y le hab√≠an dado medicamentos realmente buenos. Tal vez realmente estaba en Canc√ļn y beb√≠a c√≥cteles fuertes.
Pero luego, en lugar de tomar la decisión más sabia y salir de allí, se fijó en el estado del hombre frente a él. Decir que parecía enfermo era quedarse corto.
Enormes sombras p√ļrpuras se alineaban debajo de sus ojos, y su rostro ten√≠a una cualidad demacrada.
‚ÄĒ¬ŅEst√°s bien?, Jimin pregunt√≥ gentilmente, su instinto protector super√≥ su terror.
Los ojos del hombre se agrandaron, claramente sorprendido por la preocupación de Jimin, pero antes de que pudiera responder, el rostro del hombre se arrugó por el evidente dolor y se alejó tropezando. Jimin no esperó una invitación, simplemente cerró la puerta rota detrás de él.
Tres cosas lucharon dentro de Jimin, partes iguales conmoción, asombro y en general, qué demonios.
En primer lugar, el hombre que claramente estaba sufriendo estaba completamente desnudo.
En segundo lugar, a menos que sus propios ojos y la enorme barriga tensa del hombre lo estuvieran enga√Īando, se ve√≠a exactamente igual que su hermana Rachel cuando ella se puso de parto.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Karis: I love the book but I dislike the way they updated it,I would love to recommend it to my friends cause we're fans of werewolf stories.

Heather: I have been looking for a new author for awhile now...so glad I found this story!

Elishia: Amazing story loved how suportive her friends and family were.

marys3angels: Love it! This is my 3rd time reading the entire series!!

rpvm6zw4dp: Have enjoyed all the books so far, can‚Äôt wait for more. ūüėĀ I will be reading some of the others by this author ūüėć

Greg Anderson: Excellent read that is well constructed and developed from the start.

DestinyKitten: Really interesting and amazing story. It's funny, relatable to some degree and exciting, while an interesting plot. Other than needing a bit more detail and mistakes, it was perfect and definitely fit for the stores. It would be great to seen the other character's more.

viewcoco2007: Awesome book!!! I can't wait for you to write more books. This book has so much humor and it had intense moments at times. I like this book so much I plan on reading it again. Even though it had some punctuation and grammar problems every now and then. I do recommend this book for all to read. Th...

Casian A Beckford: Greeat book every story was unique and enjoyable. Words cant describe how great this series is. i love it

More Recommendations

Connie Jenny: Love it can’t wait for more updates to I can see what happens

D: Really I was expecting more for the oldest brother. One of my least favorite couples

pnmalosa: Most if the reactions are predictable. It's we e asy to tell what will come next. Good story otherwise. Quite enjoyable

Luna Black: I just got started I‚Äôm on the second book it is absolutely fantastic. I have read a lot of series in my life and this one is one of the best. I hope other people agree with me and if not their loss. ‚̧ԳŹūüß°ūüíõūüíöūüíôūüíúūü§ćūüíĖ fantastic

Faybia: Amazing story. From the first sentence to the last had me on the edge of my seat. Well written in that it was hard to know the murder until the end; Gloria was a welcomed surprise. Wonderful that Jason and Jessie had their happy ending.

IrieP: Dragging but great story and writing

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.