LITTLE BIT OF HEAVEN~ KVM

Summary

Jeon Jungkook se disgusta cuando su padre le dio un ultimátum. Se emparejaba con las hijas de la manada vecina o perdería a su hermano menor. Jungkook decidió escapar con sus dos hermanos. Pero antes de que eso pueda suceder, tiene que salvar a una familia de tigres de Bengala blancos que permanecen en el territorio de su padre. Jungkook se sorprende cuando descubre que el más dulce de los hombres que rescata, Park Jimin, es su pareja, y eso significa que Jungkook es un Alfa. Obligados a escapar por sus vidas, Jungkook toma a su nueva familia y se dirige hacia el único lugar donde sabe que puede estar seguro, la casa de otro Alfa. Yoongi Mihos le prometió refugio, ¿pero será aún válido cuando el hombre descubra que Jungkook es ahora un Alfa por derecho propio? ¿Y cómo de molesto va a estar cuando descubra que el hermano y Beta de Yoongi, Taehyung, también es compañero de Jungkook? ¿Los ayudará o los entregará a quienes los cazan? Con su familia creciendo cada vez que se da la vuelta, ¿Jungkook será capaz de mantener a salvo a todos de aquellos que los quieren muertos? ¿O perderá a sus nuevos compañeros antes de que él tenga la oportunidad de reclamarlos?

Genre:
Romance / Erotica
Author:
Sweetkookmin
Status:
Complete
Chapters:
12
Rating:
n/a
Age Rating:
18+

¹

- ¡Los quiero fuera de aquí!

Jeon Jungkook levantó la cabeza de su almohada y miró hacia la puerta de su dormitorio. ¿Alguien está gritando? ¿A esta hora? El reloj de la mesita de noche decía que ni siquiera eran las cuatro de la mañana.

¿Quién demonios estaba levantado a esta hora de la noche?

Tal vez se lo había imaginado. Había llegado a casa sólo una hora antes y apenas si se arrastró dentro de la casa y subió las escaleras hacia su habitación. Estaba agotado, después de haber estado en una misión diplomática de su padre, el Alfa Aldo Jeon.

Jungkook odiaba las misiones diplomáticas, sobre todo porque su padre no sabía nada acerca de compromisos. Por lo general terminaba tratando de evitar que le cortaran la garganta en vez de resolver cualquier negocio que su padre quería.

- Me importa una mierda como tengas que hacerlo. ¡Solo hazlo!

«¡Demonios!» Alguien estaba gritando. Jungkook gimió mientras rodaba hacia un lado de la cama y balanceaba los pies hacia el suelo. Al ponerse de pie y dirigirse hacia la puerta, estaba agradecido de no haber tenido la energía para desnudarse completamente. Había dejado de mostrar sus pequeñas partes años atrás.

Empezó a abrir la puerta cuando le llamó la atención un suave chasquido detrás de él. Jungkook se puso rígido y luego miró hacia la puerta de su armario mientras se abría lentamente. Tan pronto como vio el pelo negro largo hasta el cuello y un par de intensos ojos azules, Jungkook se relajó.

- Esta vez ha perdido la cabeza, Jungkook -dijo Boone, el hermano de Jungkook, en voz baja mientras caminaba por el pasaje secreto entre sus habitaciones. Jungkook no estaba en absoluto sorprendido cuando su hermano menor, Simon, salió del armario justo detrás de Boone-. Está hablando de matar a una familia entera sólo porque se quedaron en la ciudad por unos pocos días.

Las cejas de Jungkook subieron en su frente. -¿Qué familia?

- No sé sus nombres, Jungkook, pero se han estado alojando en el Hotel Main Streetpor los últimos tres días.

- ¿Son cambiaformas? -preguntó Jungkook.

Boone asintió. -Sí, pero ellos vinieron y le informaron a Padre que se iban a quedar en la ciudad durante cinco días, tal y como exige la ley. Ellos están aquí por algún tipo de negocio con un par de tiendas de la ciudad.

- Son artesanos, toda la familia -dijo Simon-. Esperan llegar a un acuerdo con algunas de las tiendas de la ciudad, para que puedan vender sus artesanías aquí. Han estado yendo a todas las manadas a todo lo largo de la costa haciendo lo mismo.

Jungkook frunció el ceño. -¿Han violado alguna ley?

- No, de hecho, parece que hacen todo lo posible para atenerse a ellas.

- Entonces, ¿por qué Padre está tan disgustado? -Jungkook estaba aún más confundido de lo que ya estaba cuando sus dos hermanos desviaron la mirada-. ¿Qué me estoy perdiendo?

- Son tigres de Bengala blancos -respondió Simon. Y eso lo explica todo.

- ¡Joder! -Jungkook pasó la mano por su pelo negro largo hasta el cuello en un gesto de frustración. Un montón de mierda estaba a punto de caer, y Jungkook no estaba seguro en la cabeza de quién iba a aterrizar. Sospechaba que nadie estaría a salvo de las consecuencias.

Aldo Jeon no era conocido por su tolerancia a cualquier tipo de cambiaforma que no fuera león. Y Dios nos libre de que alguien fuera humano. Por lo general clasificaban aún más abajo en su lista. Aldo los odiaba a todos, pero odiaba a los humanos aún más.

- Está bien -dijo Jungkook mientras arrastraba su mano por la cara. Dioses, él estaba tan jodidamente cansado-. Si Padre sigue adelante con este plan suyo, saben que él será sancionado. Incluso podría ser removido de su cargo como Alfa.

Boone resopló. -Ahora, hay una idea.

- Yo no quiero ser Alfa, Boone. Sabes eso.

- Puede que no tengas opción, Jungkook -dijo Boone-. Si Padre hace esto, el Consejo lo sustituirá, y ya que has estado siendo entrenado para tomar su lugar, ellos te elegirán para remplazarlo.

- Eso no va a suceder, hermano. -Jungkook se mostró inflexible. La idea de hacerse cargo en lugar de su padre como Alfa de su manada le daba urticaria. Disfrutaba de su entrenamiento cuando era más joven, porque era un tonto y no entendía exactamente quién era su padre. Sólo era feliz de pasar tiempo con el hombre.

A medida que crecía, Jungkook había aprendido lo que significaba ser el hijo del Alfa, y odiaba cada maldito minuto de ello. A menudo deseaba haber sido adoptado. No quería estar relacionado con Aldo Jeon.

El hombre era un monstruo.

Y ser entrenado como reemplazante del Alfa era un infierno. Aldo esperaba que Jungkook fuera como él. Cualquier signo de debilidad fue castigado severamente. Y cualquier muestra de compasión o emoción era considerada una debilidad.

Jungkook tenía las marcas para demostrar cuan desquiciado estaba su padre. Demonios, la mitad de los miembros de su manada tenía marcas de latigazos dejadas por el Alfa. El hombre gobernaba con mano de hierro, y destruía a cualquier persona que fuera en contra de él, lo que significaba que no muchos lo hicieron.

Jungkook se congeló cuando oyó pasos que se acercaban hacia la puerta. Cuando se detuvieron justo delante de su puerta, le hizo un gesto con la mano a sus hermanos, esperando que se dieran prisa en regresar al armario. Era un pasadizo secreto del que su padre no sabía nada, y los tres hermanos esperaban que nunca lo hiciera. A menudo era la única forma en que podían comunicarse sin que su padre lo supiera.

Oyó el clic de la puerta del armario cerrándose justo cuando la puerta de su habitación se abrió y su padre dio un paso dentro. Jungkook sabía que no tenía forma de explicar que estaba haciendo en calzoncillos de pie en medio de la habitación, así que no dijo nada. Eso habitualmente era el mejor curso de acción —mantener la boca cerrada.

- Te demoraste en regresar -dijo el Alfa.

- Las negociaciones con el Alfa Mihos tomaron más tiempo de lo esperado.

Jungkook esperaba no reírse de la fea mueca que se extendió sobre el rostro de su padre. Aldo odiaba al Alfa Yoongi Mihos por la sencilla razón de que el hombre se había emparejado, no sólo con dos compañeros, sino con dos compañeros masculinos.

La procreación era la única razón por la que la gente se emparejaba en la mente de su padre. Si un hombre pudiera quedar embarazado, entonces sería perfectamente aceptable. Entre más cachorros pudieran producir para la manada, más fuerte era la manada.

Su padre había proporcionado tres cachorros a través de la madre de Jungkook, pero él sospechaba que tenía unos cuantos hermanos más en la manada. Solamente no podía probarlo. Había al menos otros cuatro hombres en la manada que se parecían mucho a Jungkook y sus dos hermanos. También tenían posiciones poderosas en la manada. Tres de ellos eran ejecutores, y uno era un rastreador.

- El Consejo debería de haberlo cazado hace mucho tiempo. El hombre es una desgracia para las manadas de todas partes.

Sí, esa era la respuesta habitual para cualquiera que no pensara como su padre —cazarlos a todos ellos. Jungkook trató de ignorar las palabras de su padre mientras se acercaba a su cama y luego se volvía para mirarlo.

- Es muy tarde, Padre, y me gustaría dormir un poco. ¿Hay algo más que quieras?

- Estarás en mi oficina a las nueve de la mañana para conocer a tus nuevas compañeras. No llegues tarde.

La boca de Jungkook cayó. -¿Mis nuevas qué?

- Tus compañeras -dijo Aldo-. Negocié un acuerdo con el Alfa de la manada vecina. A cambio de una gran parte de su territorio, así como la garantía de que vas a ser el Alfa de las dos manadas, cuando llegue el momento, el Alfa DeLuca ha accedido a que te emparejes con sus dos hijas mayores. Al mismo tiempo, Boone se emparejará con su hija menor. Todavía estoy trabajando en un acuerdo con el Alfa Hamilton por la otra compañera de Boone y las parejas de Simón.

- No puedes elegir a nuestras parejas.

Un momento después, Jungkook se frotó su dolorida mandíbula cuando se levantó del piso después de que su padre le dio un golpe en la cara. Rápidamente ocultó el odio en sus ojos dejándolos caer al suelo. Jungkook estaba seguro de que su padre pensó que estaba siendo respetuoso.

Si sólo supiera.

- La manada de DeLuca, especialmente la línea familiar del Alfa, tiene una alta tasa de cachorros. Dos compañeras aumentarán ese número. Tendré a mis nietos a finales de año o alguien más tomará tu lugar como el próximo en línea para Alfa.

Jungkook curvó sus labios hacia arriba, el impulso de decirle a su padre lo que pensaba de ese plan estaba en la punta de su lengua. Pero entonces su padre siguió hablando, y las palabras del hombre le robaron todo lo que Jungkook iba a decir directamente de su boca.

- Tenemos un problema, y quiero que te ocupes de ello antes de que el Alfa DeLuca llegue con sus hijas en la mañana. -El Alfa Jeon cruzó las manos detrás de la espalda y comenzó a pasearse por la habitación-. Hay una familia de tigres de Bengala blancos que se aloja en el hotel de la ciudad. Los quiero fuera de aquí. No me importa cómo lo hagas, sólo hazlo.

- ¿Ellos se anunciaron y solicitaron el tiempo habitual para estar en nuestro territorio? -No importa cuántas veces se había visto obligado a cumplir las órdenes de su padre, se negaba a romper las leyes del Consejo. Si su padre quería llevar su culo a la cárcel, que así sea, pero Jungkook no tenía la intención de estar tras las rejas por ninguna razón.

- Sí, sí. -El Alfa agitó hacia Jungkook una mano de forma despectiva-. Ellos siguieron todas las leyes del Consejo, pero aun así los quiero fuera de aquí antes del amanecer. No me importa lo que tengas que hacer, sólo asegúrate de que estén bien lejos de mi territorio o muertos y enterrados, antes de que el Alfa DeLuca llegue. Si el Alfa DeLuca encuentra tigres blancos en nuestra ciudad, puede negarse a permitir a sus hijas emparejarse contigo y tu hermano.

Maldita sea, eso entristecía tanto a Jungkook. No.

- Si ellos no rompieron la ley, Padre, no puedo hacer que se vayan. Y si ellos se anunciaron y pidieron el tiempo requerido en el territorio de la manada, seré sancionado por el Consejo si les hago daño de alguna manera.

La cara del Alfa Aldo se ensombreció cuando la levantó para mirar desde el otro lado de la habitación a Jungkook. Levantó la mano en el aire, y Jungkook se preparó para ser golpeado otra vez. Él sabía muy bien que no debía esquivar los puños de su padre. Eso sólo lograba que lo golpeara aún más. Pero entonces el Alfa bajó lentamente la mano y una sonrisa maliciosa se difundió a través de sus labios. Y eso asustó a Jungkook más que el puño en alto de su padre.

- Deshazte de ellos o tu hermano va a pagar por tu insolencia.

Jungkook apretó los dientes. Su padre sabía muy bien que él haría cualquier cosa para mantener a su hermano menor a salvo, especialmente de su padre. Jungkook había tomado más de una paliza en lugar de Simon.

- Ya he negociado un acuerdo para ti y Boone. Si el otro acuerdo sigue adelante, como estoy seguro que lo hará, ya que fue el Alfa Hamilton quien se acercó a mí, traerá cuatro nuevas hembras a nuestra manada.

- Aldo parecía muy satisfecho consigo mismo, y Jungkook quería vomitar-. El Alfa Hamilton quiere que Simon se una a su manada, pero estoy seguro de que puedo hacer otros arreglos si tu hermano no está disponible.

- No... -Jungkook tragó saliva, un escalofrío de terror se hundió en su cuerpo-. ¿No estar disponible? ¿Por qué no iba a estar disponible?

La sonrisa maliciosa estaba de vuelta, y esta vez era aún más malvada. -No hagas lo que te ordené y lo sabrás.

Jungkook miró a su padre salir como una tromba de su habitación. A pesar de que no lo había puesto en palabras, él no se hacía ilusiones con lo que su padre quería decir con sus crípticas palabras. Si no hacía exactamente lo que su padre quería, Simon pagaría el precio, muy probablemente con su vida.

- Pienso que ha llegado la hora de poner en práctica ese plan nuestro, Jungkook.

Jungkook se volvió para ver a Boone y Simon de pie dentro de la habitación. Boone parecía enojado. Tenía los labios apretados y las esquinas curvadas hacia abajo. Simon simplemente lucía aterrorizado.

- Es hora de fugarnos, hermano. -Boone apretó una mano en un puño. La otra la envolvió alrededor de los temblorosos hombros de Simón-. Si ya ha escogido a nuestras parejas, no me voy a quedar por los alrededores para conocerlas.

- Te das cuenta de lo que estás diciendo, ¿verdad? -Jungkook tenía que estar seguro. Él y sus hermanos habían tramado un plan para dejar la manada años atrás, cuando se dieron cuenta de que los tres eran gays. Se negaban a ser forzados a emparejarse con mujeres sólo para que pudieran proporcionar más cachorros a la manada. Demonios, simplemente se negaban a ser emparejados con mujeres.

- Sí, y no voy a dejar que Padre envíe a Simon a ninguna otra manada. Él no sobreviviría, y lo sabes.

Jungkook lo sabía. Él amaba a sus hermanos más que a la vida misma, pero tenía una debilidad especial por Simon. Tanto él como Boone la tenían. Simon no sólo era el bebé de la familia. Él era especial.

Él era un Omega.

Los Omegas eran tan raros en las manadas que Jungkook ni siquiera había conocido a uno. Ellos eran el pegamento que mantenía unida a una manada. Hacían al Alfa más accesible y actuaban como intermediarios para la manada.

Ellos creaban sensaciones de paz y tranquilidad donde quiera que fueran y se dedicaban por completo al bienestar de la manada que los cuidaba y protegía. Y cuando una manada descubría que tenían a un Omega entre ellos, usualmente era el miembro más protegido de todos los miembros de la manada.

Y el Alfa Aldo Jeon no tenía ni idea de que su hijo menor era un Omega. Jungkook tenía toda la intención de mantenerlo de esa manera. Y eso significaba que Boone estaba en lo cierto. Era el momento de poner en práctica el plan de escape que habían discutido por años.

- Empaquen todo lo que no quieran dejar atrás, pero empaquen ligero. Sólo tomen lo esencial, incluyendo algunos cambios de ropa. Cualquier cosa que no llevemos con nosotros lo podemos comprar una vez que lleguemos a donde vamos.

Las cejas de Boone se levantaron. -¿Dónde vamos exactamente?

Jungkook sonrió. Aunque no había discutido sobre el asunto con sus hermanos en un par de años, él había seguido planeándolo. Su reciente viaje para reunirse con el Alfa Mihos fue para mucho más que solo negociar un acuerdo para su padre. El hombre tenía conexiones.

- Tengo un lugar en mente, pero no voy a hablar de ello dentro de estas paredes.

Boone asintió con la cabeza y luego tiró de Simon hacia el pasaje oculto en el armario. -Vamos a ir a empacar.

- Voy a empacar una bolsa y luego te la daré -dijo Jungkook-. Padre tiene que verme salir de casa para ir a cumplir sus órdenes. Quiero que tú y Simon salgan a hurtadillas y se encuentren conmigo al final del camino.

- Entendido.

Jungkook esperó hasta que la puerta secreta en su armario se cerrara y luego agarró la bolsa que había escondido debajo de su cama. Ya había empacado la mayoría de las cosas que necesitaba llevar con él. Sólo habían unos pocos artículos personales que le faltaba tomar —la única foto de su madre que le habían permitido mantener después de su muerte, un collar que había sido heredado en su familia por generaciones, y su pequeño libro de contactos que había reunido a lo largo de los años.

Todo lo demás podía quedarse allí y podrirse.

Jungkook rápidamente se vistió con sus jeans desteñidos, una simple camisa blanca con botones y sus botas marrones de vaquero. Cogió su chaqueta de cuero del armario y se lo puso, luego se dirigió al pasaje secreto. Golpeó dos veces y luego esperó a que la puerta que daba a la habitación de Boone se abriera. Una vez que lo hizo, le entregó la bolsa a su hermano.

- ¿Están casi listos?

- Sí, Simon se está poniendo el abrigo.

- Está bien, ve por la ventana como solíamos hacer cuando éramos niños y encuéntrense conmigo calle abajo. Y permanezcan ocultos hasta que sepan que soy yo. Si incluso Padre sospecha que ustedes dos se están yendo conmigo, no estaremos aquí para ver el próximo amanecer.

- Estaremos allí.

Jungkook asintió y luego salió de su armario cuando la puerta secreta se cerró. Cerró la puerta del armario y luego se dirigió al centro de su habitación. Jungkook echó un último vistazo alrededor de la habitación, esperando no olvidar nada importante. Sabía que en el segundo que su padre se enterara que había salido volando, todo en su habitación sería destruido.

Iba a extrañar su habitación, sus libros y baratijas, la vista desde su asiento de la ventana. Incluso extrañaría algunos miembros de su manada. No todos ellos pensaban igual que su padre. Pero bastantes lo hacían, por lo que Jungkook no sentía ni una pizca de culpa por irse. Esta no era su manada, y nunca lo sería.

Jungkook salió de su habitación, sabiendo que nunca volvería. Bueno, deseando nunca volver. Si su padre se enteraba de lo que él y sus hermanos estaban haciendo, Jungkook no tenía ninguna duda de que el hombre haría todo lo posible para detenerlos, incluso matarlos.

Jungkook casi tropezó cuando vio a su padre de pie a los pies de las escaleras. Respiró profundamente y luego suavemente soltó el aliento mientras bajaba las escaleras. Tenía que actuar fríamente.

- ¿Quieres que los siga hasta el borde de nuestro territorio y asegurarme de que se vayan? -preguntó, esperando que su padre dijera que sí. Le daría algunas horas de ventaja sobre el Alfa.

- Si tienes que hacerlo. -La mirada del Alfa Aldo era de desaprobación mientras cruzaba los brazos sobre el pecho. Jungkook sabía que el hombre preferiría que él sencillamente matara a cualquier cambiaforma que lo cabreara-. Sólo asegúrate de estar en mi oficina a las nueve.

Jungkook apenas se contuvo de rodar sus ojos. En su lugar, se dirigió a la puerta, pero cuando llegó allí, se detuvo con la mano en la puerta, y miró por encima del hombro a su padre.

- ¿De verdad esperas que me empareje con dos mujeres a las que nunca he conocido?

- Son mujeres buenas y respetuosas -dijo Aldo-. Conocen su lugar. No van a interferir en cualquier... err... —Aldo miró despectivamente de arriba abajo a Jungkook—, actividad extracurricular que decidas seguir.

Por un momento, miedo abyecto llenó a Jungkook mientras se preguntaba si su padre sabía que era gay. Jungkook rápidamente desechó esa idea. No había manera de que su padre lo supiera. Él nunca se permitió algo en cualquier lugar cerca del territorio de su padre, y él ciertamente nunca había estado con nadie más de una vez.

También sabía que su padre tenía varias amantes dentro de la manada. Había empezado a acostarse con cualquiera, incluso antes de que su madre falleciera. El hombre era un lujurioso.

- A diferencia de ti, Padre, me niego a engañar a mi pareja. Las únicas actividades extracurriculares en las que me involucraré son los dardos en el bar, boxear con mis hermanos, leer libros y ocasionalmente hacer un postre.

Aldo se burló. -Eres igual que tu madre, siempre leyendo y cocinando. Deberías haber nacido niña.

- Tal vez. -sonrió Jungkook-. Pero entonces nunca habrías sido capaz de llegar a un acuerdo con el Alfa DeLuca por sus hijas, ¿ahora lo tendrás?

Jungkook dio un paso fuera de la puerta principal y la cerró detrás de él antes de que su padre pudiera responderle, y Jungkook sabía que su padre le respondería. Bueno, gritaría y despotricaría, y tal vez golpearía a Jungkook varias veces por ser irrespetuoso.

Oyó el fuerte rugido de su padre mientras se dirigía hacia su camioneta, y sonrió. Nunca había esperado tener la última palabra cuando se trataba de su padre, y sin embargo la tenía. Desafortunadamente, sabía que si no le advertía a esa gente que su padre los quería fuera, y luego salía volando de la ciudad, su padre tendría la última palabra.

Jungkook subió a su camioneta y la echó a andar. Manteniendo un ojo en la carretera frente a él y el otro en el espejo retrovisor, Jungkook se alejó del único hogar que había conocido. Y él no podía decir que estaba triste. De hecho, cuanto más lejos conducía por el camino de entrada, más feliz se empezaba a sentir.

Cuando se detuvo al final del camino de entrada, sus hermanos se apresuraron a salir de entre la oscuridad de los árboles a un lado del camino y se subieron a la camioneta. Simon se metió en la parte trasera de la cabina. Boone subió en el asiento del acompañante, arrojando la bolsa de Jungkook en la parte de atrás.

- ¿Todo va bien? -preguntó Boone.

- Hasta el momento -dijo Jungkook mientras ponía otra vez la camioneta en movimiento y giró por la carretera principal en dirección a la ciudad-, pero Padre puede que sospeche algo. Me arrinconó antes de que pudiera salir por la puerta principal.

- Eso no es bueno -dijo Simon desde el asiento trasero.

- No, no lo es -respondió Jungkook-, así que vigila la ventana trasera. Si ves luces de faros, házmelo saber. Ese hijo de puta no va a dejarnos ir sin pelear.
Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Jade Corrie: Loved this so much great!!

memejkt5: Looking forward to more of the story.

Jopartner: Loved his epiphany and that she didn’t allow him to dismiss her.

kimberleyhudson83: Great story line keep up the good work

Thv Park 🥀 : Chille arto pero de emoción

sonia: Omg like seriously that's crazy he's not dead but he's alive so sad tho at least they can be a family again I hope the 2 find their mates soon !!

sonia: Still loving the series will definitely tell others about this site and your wonderful books

sonia: Absolutely love this story can't wait to read the rest of them loving the short stories but quick to the point

Yo..: En lo personal yo podré decir que esta es una de las mejores historias que yo he leído

More Recommendations

karenlabuschagne58: The topics are relevant and relatable and I like that it is about real life and trials of couples and I would recommend it to my friends

amessickrash: Very good story I hope there is more to come talk about a cliffhanger….. lol. ( more pages please)

Rozzyros Constantine: Good story well developed plot. Enjoying it so far.

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.