howling cavern² 𝗞𝗢𝗢𝗞𝗠𝗜𝗡

Summary

Jimin está aterrorizado cuando una criatura irrumpe en su casa. El único pensamiento en su mente es proteger a su abuelo, luego aparecen dos hombres y lo matan. Amenaza con llamar a la policía, pero en cambio, lo llevan a las montañas. Jungkook se sorprende cuando descubre a su compañero en Howling Cavern, y el que es atacado por nada menos que un alimentador. Lo que lo atonta es el hecho de que Jimin acepta todo de la mejor manera. Pero corre el rumor de que los Shifter están investigando una posible venta de tierras, justo al lado de su territorio. Jesse y el sheriff son atacados, los hombres entran en sus bosques, y lo que la manada descubre sobre el rumor es peor de lo que pensaban. Todo lo que quiere hacer, es proteger a su pareja y al bebé que está por nacer, y si comenzar una guerra logra eso, entonces irá contra una milicia de humanos para mantenerlos a salvo.

Genre:
Romance / Fantasy
Author:
miel.
Status:
Complete
Chapters:
11
Rating:
★ 5.0 1 review
Age Rating:
18+

01.

—Entonces, estaba pensando, podríamos ir a nadar al arroyo más tarde o ahogarnos bajo la manguera. —Jimin lamía su helado mientras paseaba por la calle con su mejor amigo. — ¿Tienes alguna idea?

El sol ya comenzaba a ponerse, pintando el cielo con hermosos tonos de azul y rosa. Lástima que no podía alcanzar y sacar el algodón de azúcar de allí. —Podríamos pasar el todo el día en la tienda de comestibles. —Sugirió Félix. Tropezó, se volvió y miró la acera desigual, como si lo hubiera hecho a propósito.

—Ya lo intentamos y nos echaron. El propietario pensó que nos comportábamos de forma espeluznante, en la sección de productos agrícolas.

Le dio un largo sorbo a su helado, ignorando al tipo que caminaba hacia él, que lo estaba mirando.

—Le dije que estaba exprimiendo los melones para ver si eran firmes, no fingiendo que eran senos. —Se quejó Félix.

—Eres tan mentiroso. —Rió disimuladamente. —De todos modos, tengo que llegar a casa. Déjame saber qué quieres hacer más tarde.

—De acuerdo. —Dijo Félix, antes de cruzar la calle y dirigirse hacia Grant Street.

Cuando pasó junto a los botes de basura en borde de césped que separaba la acera de la calle, dejó caer su cono en uno de ellos. El helado había sido una gran idea en ese momento, pero ahora tenía sed. Se secó el sudor de la frente, deseando poder caminar desnudo. Lo haría si no creyera que lo arrestarían por exposición indecente.

Howling Cavern estaba demasiado tenso. Su vecina, la Sra. Hattie, pensó que era escandaloso cuando caminaba por su patio trasero sin camisa. Siempre llamaba a su abuelo y se quejaba. Una vez, incluso llamó a la policía.

Podía tener un cuerpo flaco, pero no era contra la ley mostrar su piel pálida a la luz del sol. Siempre y cuando continuara teniendo sus pantalones cortos puestos.

Poco sabía la señora Hattie que se sentaba en su patio trasero en plena noche desnudo. Se rió solo, mientras se dirigía a su entrada. Efectivamente, la Sra.

Hattie estaba en su porche, dándole una mala mirada.

Sonrió y saludó con la mano y su ceño se hizo más profundo. Lo que sea. Entró en la casa y gimió. El interior se sentía como una ardiente caja. Encontró a su abuelo sentado junto a un abanico de pedestales, vistiendo nada más que sus calzoncillos. Había superado el hecho de verlo con la barriga de cerveza colgando y la alfombra pegada a su pecho. El tipo era tan peludo como un oso, y el negro casi se había vuelto completamente gris.

—Hey, Pops.

—¿Alguien puede apagar el infierno? —Movió una mano frente a su rostro. —¿Por qué no prendiste el aire acondicionado?

—Porque dejó de funcionar hace tres años. —Fue a la cocina y agarró la bandeja de hielo del congelador. Lo dividió en dos vasos, luego los llenó con agua, antes de llevarle uno a su abuelo.

—¿Por qué no podemos arreglar el aire acondicionado? —Su abuelo bebió su agua de un trago. —Esto sabe a mierda.

—Nos quedamos sin agua embotellada. —No se molestó en discutir, por enésima vez, que costaba demasiado reparar la unidad de nuevo.

Pops tenía un ingreso fijo, y su trabajo apenas pagaba las facturas. Pero no era de los que se quejaban. Tenía un techo sobre su cabeza y comida en la mesa, que era más de lo que la mayoría tenía en esta pobre ciudad.

Caminó hacia el baño, luego colocó su vaso en el mostrador, antes de llenar la bañera con agua fría. Si no podía ir a nadar al arroyo, se ahogaría en la bañera. Justo cuando comenzaba a desvestirse, Félix llamó.

—Esto no es más tarde —, dijo cuándo respondió a su móvil, metiendo las piernas en la bañera y moviendo los dedos de los pies bajo el poco de agua que había en la bañera. —Pensé que nos encontraríamos en el arroyo, después de que se pusiera el sol.

Aunque probablemente no lo harían. Félix tuvo una extraña reacción a las picaduras de mosquitos. Su piel se hinchó en los puntos donde lo habían picado, y se rascó las picaduras hasta que sangro. Pero tuvo suerte. Era un shifter zorro y podía sanar en un instante después de cambiar. Él era tan solo un humano, y los mosquitos en el lago amaban atacarlo.

Félix le dijo que eso era porque tenía tanta sangre dulce. No le creyó. —Tengo que cancelarlo —, dijo Félix. —Mi papá se enteró de que estaba pasando tiempo contigo, y ahora está dándole un ataque.

Al padre de este no le gustaban los humanos. Lo descubrió cuando Félix se lo presentó. El Sr. Fox -sí, ese era realmente su apellido- lo había echado y le había dicho que se permaneciera lejos de su hijo. Pero su amistad era más importante que cualquier amenaza, así que comenzaron a escabullirse solo para verse.

Hubiera sido una historia romántica si Félix hubiera sido de su tipo. Pero su mejor amigo era tan flaco como él, y prefería a un hombre varonil, algo que Félix no era. —¿Cómo lo descubrió? Caminamos dos cuadras hacia el puesto de helados. Por lo general, está estacionado en su sillón reclinable a esta hora del día.

—Mi madre decidió enviarlo a la tienda. Nos vio —, susurró Félix. —Me tengo que ir. Te llamare mañana.

Arrojó su teléfono a un lado, decepcionado porque no se reunirían más tarde, para solo pasar el rato en su patio trasero.

La tina estaba casi a la mitad de su capacidad. Se levantó y se desnudó, luego se hundió profundamente en el agua, deseando que el padre de Félix se arrancara ese palo del culo. No era como si fuera una mala influencia para Félix. En todo caso, siempre evitó que su mejor amigo tomara decisiones descabelladas.

El Sr. Fox debería darle las gracias por sus servicios.

Cerró los ojos y suspiró, cuando el agua fría evaporó el calor de su cuerpo. Fuera de la puerta del baño, escuchó a su abuelo moverse. Probablemente se estaba preparando para ir a la cama, llevándose el ventilador del pedestal con él. Tenía un ventilador de caja en su habitación y era patético. Soplaba aire caliente y solo funcionaba en una configuración. Bajo.

Justo cuando comenzó a dormitar, escuchó un ruido sordo fuera de la ventana del baño. Últimamente habían tenido problemas con los coyotes que bajaban de las montañas y se metían en la basura. También aterrorizaron a los perros del vecindario y rompían todo lo que quedaba en los patios.

Se levantó de la bañera y, goteando, miró por la ventana. Entrecerró los ojos mientras miraba hacia el oscuro patio, pero no vio nada. Se dio la vuelta, listo para volver a la bañera, cuando escuchó un extraño ruido, clic.

¿Qué diablos?

Miró hacia atrás por la ventana, esforzándose por ver qué era lo que hacía ese sonido. Algo se movió en las crecientes sombras, y se pellizcó la nariz cuando un olor desagradable floto hacia él. Con la humedad sofocante, supuso que tenía que ser la basura alineada en el jardín de árboles arriba y abajo de la calle que olía tan asqueroso.

De nuevo, no vio nada en su patio trasero que no perteneciera allí. Metió la pierna en la bañera y gimió. Solo así de rápido su agua se había calentado. Tiró del tapón y se envolvió con una toalla alrededor de la cintura, luego salió del baño.

—Hey, Pops. ¿Escuchaste algo que provenía de afuera?

—Probablemente sea Greta quien intente espiarme. — Gritó Pops desde su habitación. —La mujer no puede aceptar un no por respuesta.

Dudaba que fuera la señora Hattie. Ella no tenía ningún interés en su abuelo, pero Pops juraba que estaba tratando de llegar a él para poder robarle sus cheques mensuales.

Entró en su habitación, cerró la puerta y dejó caer la toalla. Su habitación daba al jardín trasero, y su ventana estaba abierta de par en par. No se preocupaba porque alguien se metiera en su casa. No poseían nada que valiera la pena robar.

Además, con la ventana abierta, podía atrapar alguna brisa callejera durante la noche. Se dejó caer en la cama, extendió sus brazos y piernas, y deseó una tormenta de nieve.

Cerró los ojos, y luego los abrió de golpe, cuando oyó ese ruido de clic otra vez. Era un sonido muy extraño, y no podía pensar en nada que pudiera hacerlo. Lo único en su patio trasero era una pelota de fútbol, y no tenía idea de dónde venía. Algunos niños deben haberlo pateado allí, pero nadie había venido a reclamarla.

Por otro lado, el jardín de la señora Hattie estaba abarrotado de adornos de jardín. Cada vez que se sentaba en el porche trasero, juraba que los gnomos y los flamencos rosados lo estaba observando, tramando su desaparición. Las sonrisas de los gnomos eran siniestras cuando el sol se ponía, y él esperaba que cobraran vida.

Se dio la vuelta para mirar por la ventana y se quedó sin aliento. Una de las sombras se movía, balanceándose ligeramente mientras se deslizaba más cerca de la casa.

Se levantó de un salto, apagó la lámpara y bañó su habitación en la oscuridad. Se agachó junto a su cama, mirando por encima de la ropa de cama para ver cómo la sombra se convertía en.… en... ¿qué diablos era eso? Nunca había visto a alguien tan demacrado en su vida. Su piel estaba marchita, sus ojos hundidos, su andrajosa ropa colgaba holgadamente sobre su cuerpo, y seguía haciendo ese escalofriante chasquido. Su cuerpo era demasiado esquelético para decir si era un hombre o una mujer.

Se agachó cuando la cosa giró su cabeza hacia su ventana, maldiciendo el haber dejado su teléfono en el mostrador del baño.

Se arrodilló y se arrastró hasta su puerta, donde se escapó apresuradamente, corriendo a buscar su teléfono, antes de correr al dormitorio de su abuelo y cerrar silenciosamente la puerta.

—¿Qué estás haciendo? —Pops volteó en su cama y lo miró con los ojos muy abiertos. — ¿Está la casa en llamas? No huelo humo. ¿Gritó Greta llamando a mi puerta? Dile que estoy de viaje por negocios.

Su corazón se alojó en su garganta, cuando oyó que algo golpeaba. El ruido sonaba como si hubiera venido de su habitación. ¿Esa criatura había gateado a través de su ventana? ¿Estaba en su casa? La tabla del piso que estaba afuera de la habitación de su abuelo crujió y él corrió hacia la puerta y presionó su espalda contra la madera.

Pops se sentó. — ¿Qué ocurre con la contaminación?

Sus ojos se redondearon, cuando el pomo de la puerta se movió lentamente de un lado a otro. Tenía que haberse quedado dormido en la bañera y tenía que ser una extraña pesadilla. Su cerebro no podía entender el hecho de que algo parecido a un zombie estaba al otro lado de la puerta.

Gritó cuando la puerta se abrió ligeramente. Empujó su cuerpo contra ella y la puerta se cerró de golpe.

Su abuelo palideció. — ¿Alguien está queriendo entrar?

—Llama a la policía. —Arrojó su teléfono celular a la cama de Pops. — Diles... diles... — Estaba perdido. No podía decirle a su abuelo, que les dijera a los policías que un zombi estaba tratando de llegar hasta ellos. —Diles que unos matones irrumpieron en nuestra casa.

Si esa cosa todavía estaba allí, cuando llegaron los policías, podrían dispararle. No le importaba lo que hicieran, siempre y cuando lo sacaran de su casa.

Su corazón tronó, cuando escuchó otro choque en el pasillo. ¿Había más de una de esas criaturas? De ninguna manera abriría la puerta para descubrirlo. — Llámalos.

—Lo estoy intentando —, dijo Pops. —No puedo desbloquear tu teléfono.

Pops nunca se había familiarizado con la tecnología. Todavía estaba confundido acerca de cómo usar el microondas. Y en ocasiones, cuando hacía una llamada, aún intentaba llamar a un operador para pedir un número de teléfono que comenzara con un nombre. Nunca entendió por qué lo había hecho. —¡Sácalo de la casa!

No reconoció la voz que venía de algún lugar de la casa. ¿Ya habían aparecido los policías? Tal vez habían estado detrás de esa cosa y finalmente la habían atrapado.

—¿Qué diablos crees que estoy tratando de hacer? —Dijo otra persona. —El hijo de puta sigue tratando de morderme.

La curiosidad superó su prudencia, y abrió una rendija la puerta del dormitorio. Su mandíbula cayó, cuando vio a dos hombres grandes tratando de enfrentar el aspecto de zombis. Esos no eran policías. Por un lado, no estaban usando uniformes. Dos, los policías no eran tan guapos. Al menos, nunca había visto a nadie.

Un hombre vino desde atrás y utilizó un doble bloqueo de hombros para inmovilizarlo, mientras el otro empujaba su puño contra el pecho de la criatura. No tenía idea de lo que sucedió después. Cerró los ojos con fuerza, mientras la bilis trepaba por la parte posterior de su garganta. No solo era la imagen de lo que esos hombres estaban haciendo asqueroso, sino que el olor estaba a punto de hacerlo vomitar.

—Sácalo de aquí —, dijo uno de los hombres. —Tenemos que asegurarnos de que no haya más alimentadores por aquí.

¿Alimentadores? ¿Qué significaba eso? Abrió los ojos y abrió la puerta un poco más. Las bisagras chirriaron, y uno de los hombres miró en su dirección. Cerró de golpe la puerta y presionó su espalda contra ella otra vez.

Un suave golpe sonó en la puerta. —Abre.

¿De verdad? ¿Se suponía que debía abrirle la puerta a alguien que había irrumpido en su casa? —¡Llamaré a la policía!

—No puedo dejar que hagas eso —, dijo el hombre. —Abre. Prometo que no te haré ningún daño.

Era inocente acerca de muchas cosas, pero no era tan tonto como para creerle.

La manija de la puerta giro. Tragó con fuerza cuando presionó sus pies en el piso, pero sabía que no podría mantener al extraño fuera si realmente quería entrar. ¡Ambos hombres eran enormes!

Chilló y tropezó cuando la puerta se abrió. Estuvo a punto de caer sobre su abuelo, antes de que el extraño lo atrapara y lo ayudara a estabilizarse.

—Te dije que no te lastimaría.

—¿Qué... qué era esa cosa? —Miró a los ojos del color de los arándanos. El tipo tenía el pelo oscuro, rapado, y tenía barba y bigote recortados. Pero la mirada en sus ojos decía que estaba diciendo la verdad, o al menos realmente esperaba que así lo fuera.

—Espera un minuto—dijo Pops, mientras se levantaba de la cama para ponerse de pie. —No sé quién eres, pero... —Sus cejas se arrugaron, como si hubiera olvidado lo que estaba a punto de decir.

Pops tenía setenta años y no estaba bien de salud. Él constantemente intentaba que comiera mejor, pero la comida sana era cara. Pero en los últimos dos años, se había vuelto senil, y su memoria no era tan buena.

El extraño inclinó la cabeza hacia un lado, mirándolo fijamente. Olfateó el aire, y se preguntó si olía la horrible basura. El olor se había vuelto más fuerte, y deseó poder taparse la nariz.

El tipo tiró de sus labios hacia atrás, mostrando dos dientes afilados. —¡Mío!

El extraño trato de atraparlo, y él se agachó justo a tiempo.

—¡Lo prometiste! —Agarró la mano de su abuelo, tratando de salir apresuradamente de la habitación, pero Pops se movía lentamente, haciendo su escape imposible.

El otro tipo entró en la habitación y agarró al que había intentado ponerle las manos encima. —¡Guau, baja la velocidad, Jungkook!

—Él es mi... —Jungkook negó con la cabeza, agarrando sus sienes. —No puedo dejarlo aquí con alimentadores peinando la ciudad.

—¿Estás seguro? —Preguntó el otro tipo.

Jungkook dejó caer los brazos, mirando incrédulo a su amigo. —¿Qué clase de pregunta es esa? Mi lobo se está volviendo loco y quiero morderlo.

¿Su lobo? Félix no le había dicho que había más tipos de shifter en el mundo que solo zorros. Iba a patear el trasero de su mejor amigo cuando lo viera.

Levantó su mano. —Preferiría que no me comieran.

El extraño se rió. —No te va a comer. Lo prometo.

—Sin ofender. —Dijo. —Pero Jungkook prometió que no me haría daño, y por la forma en que actúa, estaba mintiendo. No voy a creerles ninguna otra palabra.

—Soy Avery. —Dijo el hombre —Y puedes confiar en mi palabra.

Resopló. —¿Me veo como si hubiese nacido ayer? Ni siquiera te conozco.

—Tenemos que salir de aquí. —Jungkook dio un paso atrás, mirándolo con hambre en sus ojos azul oscuro. —Necesito llevarlo a casa.

Avery hizo un gesto con la mano hacia la puerta de la habitación. —Eso fue un alimentador. Si no hubiéramos estado rastreando, esa criatura te habría secado. Hay más aquí, en tu ciudad, y no podemos dejar que te quedes.

Se sintió mareado. Miró a su abuelo, que estaba mirando a ambos hombres con curiosidad. Se rascó el peludo pecho, eructó y sonrió. —Soy Park Seohyun. —Pops le tendió la mano, y se la agarró, impidiendo que su abuelo le estrechase la mano.

—Pops, simplemente irrumpieron. No son humanos. Uno de ellos quiere comerme. Deja de ser tan educado.

—Reúna algunas cosas —, dijo Jungkook, mientras giraba para salir de la habitación. —No volverás aquí.

Agarró su teléfono de la mano de Pops. —Llamaré a la policía. No puedes venir aquí todo aterrador y esperar que te escuche.

Avery entrecerró los ojos. —Estoy tratando de ser amable porque esta es una situación muy mala, pero harás lo que dice Jungkook y empacar algunas cosas.

—¿Esperas que escuche a un extraño, que deje a mi abuelo atrás mientras voy a Dios sabe dónde?

Avery miró a Pops. —Tienes razón. No podemos dejarlo atrás. ¿Tiene parientes con los que se pueda quedar?

Nadie en quien pudiera pensar. —No.

Avery gruñó. —Entonces él viene también.

Intentó marcar su teléfono, pero Avery se lo arrebató de la mano y se lo guardó en el bolsillo trasero.

— ¡Devuélvemelo! —Trató de agarrar su teléfono, pero Avery lo esquivó fácilmente.

—Tienes cinco minutos, luego te vas, ya sea que hayas empacado o no —, dijo Avery.

Esto fue irreal. Se quedó allí, furioso cuando Avery salió de la habitación. Si viviera aquí solo, se arrastraría por una ventana y se marcharía, pero no podía arrastrar a su abuelo con él.

Salió furioso de la habitación, luego se detuvo cuando vio esa cosa en el piso con un gran agujero en el pecho. Ahora sabía de dónde venía ese horrible olor. Rodeó el cuerpo y siguió a Avery a la cocina.

Jungkook estaba de pie junto a la puerta trasera, con los brazos cruzados sobre el pecho.

—¿A dónde nos llevas exactamente? —Le preguntó.

Jungkook se volvió, mostrando las puntas de sus caninos. —A las montañas.

Tragó. Había oído hablar de hombres que vivían allí. Hombres que vivían según su propio conjunto de reglas. Hombres que no eran más que salvajes.

Su barbilla sobresalió, mientras cuadraba sus hombros. —No voy a ir a ninguna parte contigo.

Jungkook estaba al otro lado de la habitación antes de que pudiera parpadear. Lo arrojo por encima del hombro y salió corriendo por la puerta, cuando le dio un puñetazo en la espalda y gritó como loco.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Fredelyn Abreu: Esta novela tiene varias cosas que la hacen merecer esta valoración, entre ellas esa narración impecable, sin faltas ortográficas , un buen desarrollo de espacio, tiempo y personajes, felicito a Elena por darnos tanto y con esa calidad que la caracteriza. ❤️

Brittany: It’s pretty good I like it so far just wondering if it’s a bit going for me but I will definitely finish it and let you know my thoughts. Great plot!

sarahalexander7: Really enjoyed this book. At last a sassy, independent woman that wasn't an annoying character. Enjoy the book so much I read it in one sitting. Really like your style of writing. Look forward to reading more from you

kadzma15: I like the novel but don't like the way I have to wait for the other parts

Ashley phosphate : If you are looking to read an amazing book that will have you captivated and wanting to read more? This is it, you found now. Now make your self some honey lemon tea to help relax and enjoy!

More Recommendations

Cristal Bollinger: keeps getting better and better the more I read

Mary Ann Rogers: Sweet sweet love story. ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️Loved it

Tumalano: The book is amazing 😌

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.