Write a Review

Matando a la Reina ♛ Kookmin Adap.

Summary

𝐀𝐖 𝟖| Han pasado meses desde que Jimin estuvo a punto de convertirse en un lobo salvaje y, sin embargo, todavía siente la agitación del peligro. Después de escapar de la casa de la reina vampiro con su pareja, Jimin no puede olvidar el pasado o los recuerdos que lo golpean sin piedad. Recuerdos de sangre y tortura. Recuerdos que incluso los brazos de su amada pareja no pueden ahuyentar. Jeon Jungkook nunca perdonará a la reina por lo que hizo pasar a su pareja, ni a él mismo por la manera fría y cruel con que trató a Jimin cuando se conocieron. Él cree en Jimin. Él también lo siente en el aire. El peligro acecha, los vampiros han estado atacando a la manada implacablemente, y esta vez la reina no abandonará a su presa tan fácilmente. Jimin tiene algo que la reina quiere desesperadamente. Jimin está cargando al hijo de Jungkook, y la reina vampiro ama darse un festín con los jóvenes...

Status:
Complete
Chapters:
12
Rating:
5.0 1 review
Age Rating:
18+

1. ♛

Jimin #1 ↔️ Hoseok
Jungkook #2 ↔️ Yoongi

—Míralo. Está llorando.

Jimin tembló. Él no podía mover la cabeza. Había algo mal con él, y no podía moverse.

Otro de los hombres con rostros blancos como la tiza se inclinó.

La criatura abrió la boca, revelando dientes puntiagudos.

No sólo colmillos. Todos sus dientes se veían así.

Siseó en la cara de Jimin, obligándolo a sentir el calor de su aliento y a oler el hedor.

Los vampiros realmente apestaban como letrinas.

—No creo que le guste eso.

Jimin tiró de las ataduras que lo amarraban a la silla. Una luz brillante se estableció inmediatamente sobre su cabeza. Apenas podía ver una cosa a pesar de eso. O tal vez ese era el punto.

La correa alrededor de su cabeza le impedía mirar a su alrededor. ¿Dónde estaba Jungkook? Él había sido tomado, también. Si al menos estuviera aquí, entonces Jimin podría saber que no estaba solo.

No. Él se estaba mintiendo a sí mismo. Jimin estaría listo para mear sus pantalones incluso si Jungkook estuviera aquí con él para consolarlo.

Uno de los vampiros agarró la mano de Jimin, y sintió que algo se le metía en las uñas.

Debajo de sus uñas.

Jimin gimió, tirando de las correas de cuero mucho más duro, pero no cedieron.

—No te muevas tanto —canturreó el vampiro—. No quiero empujarlo más profundo de lo necesario.

—Podemos divertirnos contigo —dijo el otro, respirando en la cara de Jimin, también—. A Su Majestad no le gusta que no hables. Simplemente dinos lo que necesitamos saber, y esto se detendrá.

Pero no se detendría. Jimin podía ver eso. Lo cual era jodido porque todavía quería hablar. Quería contarles a esos imbéciles todo lo que querían escuchar. Incluso sabiendo que no ayudaría, quería hacerlo solo por la pequeña posibilidad de que lo perdonarían.

Pero él no sabía nada. La reina quería información sobre algunos fugitivos. Quería saber algo sobre Sehun y Baekhyun, y Jimin no sabía nada, y por eso, incluso antes de que las agujas se metieran bajo sus uñas, les suplicaba que pararan, llorando y suplicando incluso con la anticipación del dolor.

Y cuando lo sintió, gritó. Él gritó por Jungkook.

Y luego se liberó de la silla en la que había sido atado y se sentó con un grito duro.

El crepitar de un rayo sonó, sacando su atención de esa habitación brillante cuando se desvaneció. Miró a la ventana mientras la habitación se oscurecía. Una mano le tocó el hombro, y él se estremeció.

Jungkook retiró su mano bruscamente y luego alcanzó a Jimin y lo tomó en sus brazos.

Jimin fue, aturdido al principio, pero luego apretó más fuerte a su compañero, agarrando el pecho desnudo de Jungkook como si fuera su salvavidas.

Él nunca quería dejarlo ir.

—¿Otra pesadilla?

Jimin asintió. Él sorbió. En realidad, había estado llorando mientras dormía. Casi había sentido el dolor. Mierda. ¿Había gritado en voz alta también?

—¿Te desperté? —Preguntó, su voz sonaba mucho más frágil de lo que pretendía.

—No te preocupes por eso —Jungkook acarició el cabello de Jimin, y Jimin sintió un beso asentarse sobre su cabeza cuando su pareja lo abrazó—. Nunca te preocupes por eso.

Pero él sí se preocupaba. Ese era el problema con él. Le preocupaba tanto que había momentos en los que no podía pensar en otra cosa.

Incluso meses después, cuando la nieve se había derretido y su vida debería haber avanzado, se sentía de nuevo en ese lugar miserable.

Tal vez necesitaba que pasara al menos un año. Apenas habían pasado seis meses desde que él y Jungkook habían sido secuestrados, desde que Jimin había sido torturado hasta el punto de que su lobo casi había salido de él, un monstruo salvaje, y cuando Jungkook tuvo que reclamar a Jimin como su compañero solo para asegurarse de que eso no sucedería.

Ahora Jimin tenía el control de su lobo, pero no sentía que tuviera el control de su vida.

No. Sentir era la palabra incorrecta. No era un sentimiento. Era la declaración de un hecho. Él no tenía control sobre su vida. Esa era la peor parte.

—¿Crees que puedes volver a dormir?

Jimin miró el reloj al lado de su cama. Eran casi las tres de la madrugada, demasiado pronto para levantarse, pero tampoco creía poder dormir.

Jimin negó con la cabeza.

—¿Quieres salir a correr?— Jimin casi sonrió ante eso.

—Apenas puedo correr contigo como ésto está ahora.

La mano de Jungkook tocó el vientre de Jimin. Se fue haciendo más grande a medida que pasaban los meses.

Los shifters alfa podían fecundar a sus omegas. Jungkook definitivamente era un alfa, y Jimin definitivamente era su omega. Los cuerpos de los shifter cambiaban de maneras tan extrañas, y Jimin todavía se estaba acostumbrando a lo extraño que era esto, pero sabía que podía hacerlo mientras Jungkook estuviera allí con él para ayudar.

—No me importa salir contigo —Jungkook miró hacia la ventana, a la lluvia que caía sobre ella—. Nos mojaremos un poco, pero eso nunca nos detuvo antes.

Jimin tragó, súbitamente abrumado por una extraña sensación de timidez.

Él lo empujó.

—Creo que hay algo más en lo que puedes ayudarme.

—¿Qué cosa?

Jimin miró a su compañero. El hombre por el que no sentía más que adoración y amor. Incluso ahora, apenas podía creer que no hubiera habido un momento en que Jimin no se dejara tocar ni besar por este hombre. Que podría haber un momento en que él y Jungkook no se hubieran llevado bien.

Jungkook era su todo. Su roca. Su protector y su alfa, y Jimin necesitaba solo recordarse a sí mismo de esas cosas cuando se inclinó y presionó su boca contra la de Jungkook.

Jungkook no se había afeitado la mañana anterior, por lo que a Jimin llegó a gustarle la barba incipiente. Gimió cuando se apretó contra el otro hombre, sus manos recorrieron músculos perfectamente esculpidos, un poderoso pecho y anchos hombros antes de que su dedo bajase mucho más abajo, hasta la cintura de los pantalones cortos que Jungkook había llevado a la cama.

Su compañero pareció captar la indirecta rápidamente. El hombre gimió con aprobación, lo que se convirtió en un gruñido bajo y estruendoso.

Un sonido del que Jimin conocía el significado del todo muy bien en este punto de su relación.

Bueno. Eso era algo bueno.

Las manos de Jungkook comenzaron a moverse. Estiró la mano entre las piernas de Jimin, acariciando su polla a través de los largos pantalones de algodón que había llevado a la cama. Jimin suspiró, empujando sus caderas en esa mano, su polla despierta y palpitando por más.

—Se siente bien —gimió.

Jungkook no dijo nada. Se inclinó, presionando su boca en el cuello de Jimin, justo sobre la cicatriz de la mordedura que lo marcaba como perteneciente al alfa.

Como su omega y como su compañero.

Jimin se dejó caer en el calor, la sensación placentera que insistía en volverlo loco.

Fue suficiente para hacerlo olvidar. Él quería olvidar. Sobre los sueños que aún lo atormentaban. Sobre los recuerdos que de repente aparecían frente a sus ojos cuando estaba despierto.

A veces, Jimin aún podía ver vívidamente a esa chica muerta en las afueras de su puerta, tendida en el suelo, con el cuello torcido en un ángulo extraño.

Todo porque él había tratado de salvarla.

—Ven acá.

Jimin no necesitó hacer nada porque, a pesar de la orden, Jungkook puso sus manos sobre la cintura de Jimin y lo puso sobre su regazo.

Jimin curvó las piernas alrededor de la cintura de su compañero sin apretar, únicamente interesado en el calor de la boca del hombre mientras se besaban.

Jimin empujó sus caderas juntas, sus pollas se frotaban una contra la otra con cada movimiento hacia delante y hacia atrás.

Fue tan bueno. Tan absolutamente bueno que cada movimiento aumentaba su placer e hizo que Jimin deseara a Jungkook dentro de él mucho más.

Apenas podía creer que hubo una vez en la que no quería que Jungkook lo tocara. La primera vez que Jungkook lo había besado, Jimin lo había empujado y había salido corriendo de la habitación, limpiándose la boca en el camino.

La infancia de tener a su padre besándolo le había dejado un mal sabor de boca, y siendo bisexual, había reprimido su deseo por los hombres como algo enfermo y retorcido, algo provocado por lo que le había pasado.

Él pensaba que era heterosexual. Insistió en eso incluso. Si él y Jungkook no hubieran sido secuestrados, y la memoria de Jimin le hubiera sido arrebatada brevemente, todavía podría estar negando su atracción por Jungkook.

Puede que no estuviesen juntos ahora, su hijo en camino.

—Te quiero dentro de mí —gimió Jimin entre besos.

Él solo quería sentir lo bueno. Él solo quería recordar lo bueno. Esa era una tarea difícil cuando, incluso ahora que su compañero lo tocaba, lamía y acariciaba, todavía pensaba en su infancia y en el tiempo que pasó en la mansión de la reina vampiro, pero si había alguien que podía hacerlo, era Jungkook.

Jungkook, como siempre, era un hombre de pocas palabras cuando estaban a punto de complacerse. Eso estaba bien con Jimin, siempre y cuando obtuviera lo que necesitaba desesperadamente de este intercambio.

El hombre levantó a Jimin como si no pesara nada, colocando a Jimin sobre su espalda mientras se colocaba entre las piernas de Jimin. El hombre continuó follando en seco un par de veces más, como si necesitara la fricción antes de poder pensar en otra cosa.

Jimin gimió. Él apretó los ojos cerrados, empujando de vuelta contra el otro hombre.

Más. Él quería mucho más. Jungkook era bueno en darle a Jimin todo lo que necesitaba, y sin embargo, a pesar de eso, Jimin ansiaba más.

Con un fuerte gruñido, Jungkook se separó del cuerpo de Jimin, llevándose el calor de su cuerpo, pero él enganchó su dedo en la pretina de los pantalones de pijama de Jimin y se los bajó por las caderas con facilidad.

Se deslizaron de su cintura como mantequilla derretida. La polla de Jimin se levantó, golpeando su vientre hinchado. La tomó en la mano por instinto, necesitando aferrarse para evitar el repentino cambio de temperatura.

Hacía calor aquí, demasiado calor, pero el aire alrededor de su polla se sentía casi frío en comparación.

Jungkook gimió al verlo. Se deslizó sobre el cuerpo de Jimin, tomando su polla en la mano justo antes de dejar que su lengua se deslizara a lo largo del eje de su pene.

Jimin se estremeció antes de soltar un largo gemido.

Jungkook se llevó la cabeza a la boca y todo en lo que Jimin podía concentrarse, todo en lo que podía pensar era humedad, calor y la lengua resbaladiza que se deslizaba perversamente alrededor de la cabeza justo antes de que Jungkook hundiera los labios, abajo, abajo, abajo.

Jimin arqueó su espalda. Él se vino. No tenía intención de hacerlo. Había querido correrse cuando Jungkook estuviera dentro de él, pero no pudo evitarlo y no podía contenerlo. No había nada que él pudiera hacer por eso.

Jungkook reaccionó rápidamente. Él siempre lo hacía. El hombre gimió, se ajustó, tragó todo lo que Jimin le dio y luego lo lamió antes de retirarse, mirándolo con esa expresión de satisfacción en su rostro.

Él realmente debería haber sido un shifter gato. La forma en que había mirado a Jimin en ese momento era toda inteligencia felina y picardía.

—Eso fue rápido.

Jimin respiró hondo y todavía no sentía que hubiera suficiente aire en la habitación.

—Lo siento. No tienes que lamerlo todo.

Aún lo avergonzaba la forma en que su pareja trataba el sexo. La forma en que tragaría el semen de Jimin cada vez, la forma en que adoraba el cuerpo de Jimin.

Casi como si estuvieran teniendo sexo novelesco. Jimin nunca había pensado que ese tipo de cosas fuera real. Nunca había esperado que alguien lo tratara así en la cama. Especialmente no un hombre.

Especialmente no Jungkook.

Fue a mostrar cuánto sabía sobre el mundo.

—¿Estás bien?

Jimin tragó saliva y luego asintió. Casi se había dejado arrastrar nuevamente a ese terrible estado de ánimo. Él no quería eso.

Quería estar aquí con su compañero. Alcanzó a Jungkook. El hombre se acercó a él, gateando sobre él, permitiendo que Jimin lo besara.

Jimin empujó su lengua contra los labios de Jungkook. Jungkook abrió, y Jimin probó el interior. El interior era tan dulce ahora que podía probar a su compañero y a sí mismo en la lengua de Jungkook.

Se quedó así por un tiempo. Había muy poco que Jimin encontrara más agradable que una buena sesión larga de besos con su compañero. Jungkook era un buen besador. Jimin nunca hubiera pensado eso sobre él cuando se conocieron.

Acerca de lo único que creía que le gustaba más era su creciente colección de cartas de Force of Will.

Jimin todavía quería más. Su polla se había suavizado considerablemente, pero todavía sentía los estremecimientos de interés.

La necesidad no era la misma que cuando Jungkook y él habían pasado por su celo de apareamiento y follaban como conejos todos los días, pero su deseo por el hombre todavía era fuerte.

Estaba demasiado avergonzado para decirlo.

—¿Puedes... todavía puedes...?

Pedir ser follado era un poco diferente cuando el calor del momento ya no estaba allí.

Jungkook sonrió a Jimin como si hubiera dicho las palabras favoritas de Jungkook.

—Absolutamente, cariño.

♛❀❀❜❜

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Margaret South: If you're looking for something different this is the place 🌹

queeny sasa: To be honest I didn't think it would be this good at start but it's juss so ka-yute and Maddie was like her mom wild like hell Mikage was super badass the story was awesome

Columbine Pirouette: I'm so entertained with this beautiful novel! Got to read more from this author! 👍👍

Daniela: Me gusta mucho el como se desenvuelve está novela soy muy fan de la aurora de hecho la sigo también en tik tok y ufff las novelas q crea son muy impresionante sigue haci autora 😻

Arianna: I absolutely loved it

dontknowlove26: I can't believe I am so far in the series all ready there is no way it should be almost done 😞 Great read Thank You!

sonia: Still loving the series will definitely tell others about this site and your wonderful books

sonia: I am absolutely loving this series quick and to the point no reading unnecessary info a 100times before getting to the good stuff well written !!

More Recommendations

Dawn : Good plot, characters, excitement, like mc gangs. Not as graphic or bloody. Moral story.

Dana: Super tolle Geschichte, auch super geschrieben. Nur das Ende war Kacke. Hoffe das es noch einen 2. Teil gibt bzw. folgt

Kmi: Es demasiada buena la saga lástima.qie tuvo final podría seguir leyendo mil libros de esta historia

dontknowlove26: I LOVE these stories but I don't know if it's me or the story seems like it jumps some maybe I will just have to reread them just to make 😊 Thank You for your story

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.