Write a Review

In our universe『ChanBaek』

Summary

❝Desde pequeño deseó llegar a una estrella, pero no a una estrella cualquiera, Sino a una estrella en especial. Y finalmente... Tenía la oportunidad de hacerlo.❞ ⸙ género: romance • fantasía • space-travel!AU • slight!ciencia ficción • ⚠ advertencia: m-preg ✎2017.12.30 ~ 2018.02.12

Genre:
Romance / Scifi
Author:
KariHannie
Status:
Complete
Chapters:
11
Rating:
5.0
Age Rating:
16+

UNO

[Siglo. XXXV ]

Park Chanyeol desde siempre había estado fascinado con las estrellas.

Desde que tiene memoria las estrellas han despertado su curiosidad y han sido su fuente de inspiración para los dibujos que alguna vez le dio a su madre de pequeño. A Chanyeol le fascinaba todo respecto al tema, desde las estrellas fugaces a las cuales le enseñaron a pedirles deseos, hasta las más comunes que formaban un manto estrellado por las noches en lo alto. En noches de cielos despejados él tenía la costumbre de tenderse especialmente en el suelo de su azotea para mirar el cielo porque se sentía más cerca de este. Le gustaba perderse en la vista y fantasear con un viaje al universo entre las estrellas… y su deseo creció con creces cuando se enamoró de una estrella.

Y sabía que no era cualquier estrella, sino una en especial.

Le costó un par de años averiguar que no era un simple cúmulo de materia plasma como las otras estrellas que siempre miraba, Chanyeol sentía que era algo más.

Cuando cumplió los catorce años estuvo más que seguro que esa estrella aparecía en el mismo lugar, en el noroeste del cielo, cada año; esta se mantenía ahí por todo un mes y después de eso desaparecía sin dejar rastro alguno. Ni una estela cósmica, alguna cabellera o algún indicio de que moría tras alguna explosión o algo por el estilo y si bien Chanyeol no había sido el único en percatarse de su existencia, si parecía ser el único interesado en ella.

Chanyeol le dedicó tanto de su tiempo libre para buscarle algún origen en el transcurso de su vida que terminó enamorado de ella. Al contrario de algunos astrónomos, él tenía opiniones distintas con respecto a la lógica de la estrella. El alto no creía que por todo un año la estrella estuviese cubierta por alguna neblina atmosférica como las miles estrellas en el universo y tampoco que tuviera una velocidad tan inmensa que ni los ojos humanos podrían percibir si la veían desde el espacio. Se sabía que pese a que las estrellas no estaban fijas en el cielo como lucían, estaban en un constante y rápido movimiento aunque a distancias tan grandes de la Tierra que sus cambios de posición se percibían sólo a través de los siglos. Esa estrella tampoco era un cometa o se miraba como alguno cuando al final de su visita llegaba y el alto se atrevía a mirarla a través de un telescopio. Entonces todo ese misterio que la rodeaba despertaba más el interés en Chanyeol.

Con los días, meses y años acumulándose de observación llena de fascinación a la estrella viajera, Chanyeol le dio el nombre de “pequeño universo” y se dispuso a que en su debido momento él iría en su encuentro pese a que su padre solía reprocharle mucho la obsesión (según las palabras del hombre) que desarrolló hacía ese simple astro. Su padre a comparación de él, tenía otros planes para su futuro según sus propias experiencias.

El señor Park fue un prodigio con un intelectual fuera de lo común y por lo cuál fue reclutado en una gran e importante agencia de aeronáutica y aeroespacial. Por otro lado, su madre fue una ama de casa que disfrutaba de trabajar desde ahí, así que ella lo educó y se ocupó de él en casa los primeros años de su vida mayormente sola debido a que su padre estaba demasiado ocupado en el trabajo como para tan siquiera pisar su casa por semanas enteras. Su crecimiento casi fue tan común y corriente como el de cualquiera en aquella época; vivió en uno de los pisos más lujosos de un edificio altísimo, estudió en una de las mejores y costosas escuelas del mundo cuando tuvo una edad avanzada y estuvo rodeado de muchas personas ostentosas. Chanyeol tuvo una vida casi normal y afortunadamente heredó el coeficiente intelectual de su padre según todos, sin embargo, y pese a la vida casi perfecta que tenían su familia y él, su madre dejó ese mundo cuando Chanyeol todavía era un adolescente y años más tarde el cansancio y trabajo interminable finalizó con la vida de su padre también.

Aunque años después de la muerte de su madre, su padre se retiró de su oficio y continuó dedicándose a la astronomía desde casa, su cuerpo ya había recibido el daño y sólo era cuestión de esperar.

Así, Chanyeol creció en casa rodeado del universo y la sabiduría de su padre con respecto al tema, desarrolló un increíble gusto por el oficio que nadie pudo cambiar, ni siquiera él cuando intentó replantearse su futuro y buscar uno más tranquilo y además creció con un enamoramiento hacia una estrella que sólo incrementó su deseo por viajar por el espacio, descubriendo mundos más allá del suyo tras toda la tecnología tan avanzada que había y a la cuál su padre aportó mucho, pues el reconocido astrónomo Park contribuyó a numerosos inventos, hizo bastantes hallazgos e investigaciones y llenó pilas de diarios de campo (porque el hombre era amante de lo clásico y a veces prefería escribir a mano pese a la avanzada tecnología que poseían) para dejar huella, y Chanyeol por supuesto que lo admiraba hasta la médula, por ello una vez que el hombre también dejó el mundo, él siguió con el legado.

A comparación de su padre que se especializaba en el área de la ciencia planetaria, él decidió concentrarse en el campo de las estrellas y formación de galaxias. Tenía el privilegio de trabajar en casa, salía muy poco y dejaba las compras del supermercado y quehaceres domésticos a la mujer que aseaba su casa, la señora Chloe. Aunque desde años atrás (cuando él estaba en crecimiento), los robots fueron mejorados y muchos preferían tener robots sirvientes, para Chanyeol todavía le resultaba incómodo el hecho y prefería compartir casa con otro ser humano, sobre todo para que la casa no se sintiera tan solitaria. Chloe constantemente se comportaba como una madre con él, solía regañarle cuando lo necesitaba, cuidaba de él y casi le rogaba por tener una vida fuera de su área de trabajo, socializar más y sobre todo comenzar a buscar una pareja, amorosa, no una laboral (y aunque se estuviese refiriendo a lo laboral, Chanyeol prefería trabajar solo) pero el alto continuaba negándose a esa petición aun sabiendo que sus padres hubieran querido lo mismo para él. No obstante, no por ello significaba que no estaba interesado en el amor, pese a que ahora se sentía bien con la vida solitaria que llevaba, siempre se detenía a pensar en su inexistente vida amorosa y que llegaría un futuro en el que le gustaría cambiar eso como cualquier ser humano, después de todo, los humanos estaban destinados a tener su otra mitad, a vivir por y con ella como el mito del andrógino de hace miles de años dictaba y el cual sigue pasando de generación en generación hoy en día. Por eso, cuando Chanyeol piensa en su futuro, piensa en el deber de consolidar una familia para dejar el legado. Y aunque Chanyeol quiere creer en que realmente existen las almas gemelas y en el profundo amor el cual todo humano necesita experimentar alguna vez en su vida de todas las formas posibles, él no ha encontrado a la persona que se acerque siquiera a la indicada por más deseos pedidos a las muchas estrellas fugaces que ha mirado en su vida.

Las personas en la actualidad se preocupaban poco por necesidades materiales al tener un montón de cosas a la mano. La tecnología en esos tiempos era tan avanzada, amplia y alcanzable que eran pocos los que tenían una vida carente de necesidades materiales (aunque claro, seguían existiendo las jerarquías). Era por ello que en pleno siglo XXXV y contando, la gente se preocupaba más por cuestiones amorosas como formar una familia y compartir sus bienes con la persona correcta para no volverse locos por la soledad, aunque claro, existen las excepciones. No todo podía ser una completa utopía al cien por ciento.

Chanyeol sabiendo esto y viendo como su padre se hundió únicamente en el trabajo al perder a su pareja elegida, no quería lo mismo para él, no obstante, tampoco la tenía fácil porque aunque lucía sencillo como simplemente salir a citas con alguien y generar algún sentimiento o vínculo, las cosas no funcionaban así. Su alma gemela, la otra parte de su hilo rojo atado al dedo meñique y aquel imán en la persona indicada que lo atraería en un parpadeo parecía no existir. Y aquello a veces era temible, las personas que no hallaban alguna pareja en la vida solían no encontrar la plena felicidad. Y puede que lo que ahora Chanyeol tenía fuera suficiente en su vida, pero en un futuro problablemente no le bastaría, le haría infeliz y en algún punto le mataría, porque aunque se cree que no se necesitaba de una persona para ser feliz, pronto el tiempo en una persona solitaria hacían cambiar eso.

Chanyeol comprendía la preocupación de Chloe, él ya no estaba tan fresco como una lechuga aunque tampoco era alguien viejo; él rondaba por los veintiocho años y sentía que no necesitaba de una pareja, lo único que pensaba hacer en esos momentos era terminar de prepararse para comenzar con su viaje espacial y esperar a que la persona indicada en algún momento de su vida llegará sin apresurarse y sin él echándose a correr para buscarla. Lo único que esperaba es que esa persona realmente algún día apareciera porque si seguía sin encontrar a la persona indicada, temería ser de esas personas que permanecían incompletas el resto de su vida, viéndose obligados a forjar lazos que no terminaban siendo una buena elección en muchas ocasiones.

Chanyeol decidió salir de la cama finalmente. Eran las nueve en punto y él tenía ya dos horas despierto mirando un punto en la nada de su techo mientras se sumergía en sus pensamientos. Se colocó su calzado para andar en casa e hizo unos cuantos estiramientos una vez que sus pies estaban enfundados y pisaron el piso alfombrado, entonces se movió dispuesto a salir de la habitación y comenzar con su día. Caminó hasta la puerta corrediza del baño dentro de su habitación y se abrió de manera automática cuando estuvo frente a ella, dándole el paso al interior. Chanyeol hizo sus necesidades, se lavó las manos y después la cara y volvió a moverse, saliendo del baño, después de la habitación y moviéndose hasta la cocina finalmente.

Su departamento era uno bastante lujoso y por ende caro. Equipado con la tecnología de la última generación y con todos los muebles necesarios; tres habitaciones y una sala de estar conectada con la cocina (sin nada que los separara) su área de trabajo que medía absolutamente todo lo de la primera planta estaba equipada con lo necesario y se encontraba en el último piso del edificio y en el siguiente piso del suyo. Ahí tenía una cámara de entrenamiento y dos almacenes con mucha maquinaria y lo necesario para su trabajo en los pisos debajo a los que vivía porque prácticamente el Stuck’s era su edificio. Poseía puertas corredizas que se abrían automáticamente por detector de movimiento, pantallas proyectadas con imágenes de alta calidad, táctiles y que desaparecen y aparecen con sólo presionar un botón; basadas en iconos gestuales, película de diodos y unos nanobastones que absorben la luz y distribuyen la carga eléctrica sobre una superficie. En ese siglo, prácticamente todo funcionaba de manera automática, como las luces encendiéndose y apagándose, las persianas abriéndose o cerrándose, y demás funciones de on/off y open/closet basadas ya sea en comando de voz, presionando un botón o por medio de un sensor de movimiento, haciendo las cosas más fáciles para los humanos.

Debido a que ese día la señora Chloe no estaba, Chanyeol se vio obligado a prepararse un desayuno, o algo así. De la superficie de la isla de la cocina esperó unos segundos a que saliera un tazón hondo, le pidió la leche al refrigerador, y vertió hojuelas de maíz en el tazón para desayunar cereal con leche y cuando estuvo por sentarse en el taburete de la isla, su teléfono sonó por toda la casa y Chanyeol se movió hasta la barra de la cocina en donde presionó un botón para abrir un compartimiento y tomar el teléfono inalámbrico que consistía de un auricular vía bluetooth el cual se colocó en el oído al contestar, sabiendo que la señal detectada era espacial.

— Hombre, ¡tanto tiempo sin hablar contigo! —escuchó enseguida la voz de Jongdae del otro lado.

Chanyeol sonrió y se movió hasta la isla para sentarse en el taburete y desayunar.

—Lo mismo te iba a decir yo, bastardo. —Jongdae rió.

—Te iba a llamar antes, te lo juro. Pero de pronto me vuelvo loco aquí arriba y no soy consciente del tiempo allá en la Tierra. —Chanyeol rió y se llenó la boca de cereal.

Jongdae era su amigo desde la adolescencia, un tipo genial y aunque no tenía un coeficiente tan alto como el suyo, era hábil para el manejo de todo tipo de naves. Ahora era el sub-capitán de una nave espacial con una gran tripulación viajando en una de las más grandes naves espaciales en medio de una misión que consistía en descubrir nuevos mundos para encontrar en otros vegetación y demás para ayudar a la restauración de vida en la Tierra y cosas que puedan ayudar a la humanidad.

Desde hace cinco años que Jongdae se había marchado, cinco y medio desde la última vez que se vieron personalmente y Chanyeol debía admitir que lo extrañaba.

— ¿En dónde te encuentras ahora?

—Una galaxia vecina a la Vía Láctea a 3.5 millones de años luz de la Tierra.

— ¡Hombre! Debes estar viejisimo justo ahora —bromeó y Jongdae rió.

—En realidad estoy volviendo a la Tierra —Chanyeol casi se atraganta con su cereal.

— ¡No bromees con ello!

—No estoy bromeando con nada, realmente estamos volviendo a la Tierra. Estamos esperando nuestro puente espacio-tiempo. Según los cálculos, un agujero de gusano está por aparecer en más o menos un mes justo donde estamos y nos dejará bastante cerca de la Tierra. Luego de utilizarlo, nos tomará tan sólo un par de semanas volver a casa. ¡Nos ha tocado una suerte divina!

Chanyeol sonrió inmensamente, fascinado con la idea de Jongdae volviendo a la Tierra y entusiasmado con saber que llegará antes de que él parta.

—Eh, ¿y tú? ¿qué tal la llevas?

—Sigo en proceso de entrenamiento, a punto de terminar —respondió Chanyeol, ya casi terminando su tazón de cereal. —Sigo teniendo un pequeño problema con eso de-...

—Park, si no puedes con esto será mejor que ni lo intentes. Sabes que te aprecio y no todas las personas son aptas para viajar al espacio. Además, tienes mucho en la Tierra y te lo aseguro, estando acá, te hace anhelar-...

—Sabes que no me detendré. Yo tengo que conseguirlo. Tengo qué.

—Tu obsesión por esa estrella me enferma. Ya te he dicho, es una estrella cualquiera.

— ¿Te has topado con ella ya? —Jongdae suspiró.

—No, pero los estudios no presentan nada especial.

Chanyeol evitó resoplar pero puso los ojos en blanco.

En ese tiempo se le daba bastante prioridad e importancia a la astronomía y la tecnología desarrollada en ese campo. La verdad era bastante sencillo que una persona con el dinero suficiente se diera el lujo de poseer una nave-casa bien equipada con todo lo necesario para un ser humano y andar en el espacio por puro gusto. Los humanos comenzaron a trasladarse al espacio luego de la cuarta Guerra Mundial tras llenarse de los devastadores daños colaterales que surgieron. Se empezó con simples pruebas y experimentos como conciertos y visitas guiadas por la luna hasta que la suficiente tecnología hizo que pudiera ser apto mudarse al espacio en naves de lujo. Sin embargo, para ello se necesitaba preparación previa y no todas las personas podían hacerlo. No todos lo soportaban y estaban dispuestas a ser lanzadas al espacio. A veces algunos ni siquiera eran aptos para abordar una nave espacial y por ello había restricción en ello aunque no necesariamente de ninguna agencia de aeronáutica y aeroespacial, de hecho, se podía viajar al espacio sin tener necesariamente su supervisión luego de su autorización a menos que se tratara de investigaciones espaciales y/o sub-temas de ello. Era por esto que Chanyeol fuera de su empleo y en una pausa de su trabajo, estaba planeando su visita al espacio sólo para mirar a su pequeño universo de cerca.

—Bien, no volveremos a discutir de lo mismo. Pero que conste que lo 0digo porque me preocupo por ti —Continuó Jongdae.

—Lo sé. Pero realmente ya no hay mucho de qué preocuparse. ¡Han pasado cuatro años Jongdae! Ya no soy el mismo piloto inexperto de antes.

— ¡Ay Park! ¿Dónde está tu padre para darte tus coscorrones cuando los necesitas? —Chanyeol rió. —Bueno, te llamaba para decirte la buena nueva. Espero hablar pronto de nuevo, ahora me apetece algo de café y quiero beber un poco antes de que los bastardos también abordo de la nave se terminen el recién hecho y tenga que esperar toda una semana para que vuelvan a preparar algo de la última reserva.

—Vale, estaré esperando tu llamada.

—Chao~ —Jongdae fue quien cortó la línea y Chanyeol se quitó el auricular.

Hace años atrás su padre le había espetado su deseo; él quería que Chanyeol formase una familia y laborara en algo menos duro y que no consumiera tanto de su tiempo. Trató de hacerle prometer una vida de casado y comenzar a formar una familia grande al menos a los veintisiete años, pero Chanyeol simplemente no pudo prometer algo como ello. Algunas veces cuando se detenía a pensar en eso, realmente sentía un peso en su pecho y sentía que de alguna forma le estaba fallando a su padre, pero el honorable señor Park tampoco se mostró realmente molesto con la elección de vida que él quería tomar y ahora tenía, por lo que el peso sólo disminuía un poco.

Chanyeol se levantó y dejó el tazón en el lavaplatos y volvió a su habitación para cambiarse de ropa y continuar planteándose la idea de tal vez ese día salir a dar la vuelta y no seguir encerrado. Respirar algo de aire fresco aunque en realidad la generación de hoy en día no sabe exactamente lo que es el aire fresco de épocas muy lejanas.




El tiempo transcurrió casi en un parpadeó cuando comenzó una cuenta regresiva para el día del despegue que asignó, teniendo en cuenta el tiempo que se llevaría en el viaje y la aparición siempre acertada de su pequeño universo.

Chanyeol trasbordo en el elevador junto a Chloe y Jongdae quien llevaba la sombra de una barba que el alto continuaba rogándole por afeitarse, pero que el tipo seguía insistiendo que la barba es sexy en tipos de nuestra edad.

—Realmente deberías afeitarte esa cosa, parece que tienes sucia la cara —dijo Chanyeol mientras continuaban ascendiendo en el elevador.

Estaban camino al último piso en donde se encontraba la cámara de prueba y la nave que perteneció a su padre en el pasado.

—Amigo, realmente no puedo creer que yo esté llegando y tú te estés yendo. Es como una mala pasada.

—Me has dicho que te tomaras un descanso. De seguro que vuelvo antes de que te marches de nuevo —Jongdae suspiró, ya resignado a que no iba hacer cambiar en nada a su amigo y menos a esas alturas.

Cuando llegaron, intercambiaron un par de palabras más y después la señora Chloe se abrazó a Chanyeol como si no hubiera un mañana, pidiéndole que se cuidara mucho y se alimentara bien. Chanyeol sonrió y asintió a todo, sintiéndose conmovido y un tanto nostálgico por irse.

—Sólo serán unos cuantos meses.

—Cuidare bien de la casa.

—Por favor, Chloe, nada de fiestas salvajes durante mi ausencia. —La mujer rió al igual que Chanyeol—. Bueno, llegó la hora...

Se giró hacia Jongdae y aspiró aire.

—Nos estaremos hablando, Dae.

—Tomas muchas fotos —Chanyeol bufo con diversión. —Disfrutalo si así lo quieres. Confío en que todo lo harás bien.

Chanyeol asintió y entonces Jongdae no lo resistió más, tomó al alto del hombro, jalandolo contra su cuerpo para rodearlo y darle unas palmadas en la espalda. Chanyeol correspondió el abrazo y sonrió.

Minutos después terminó de ponerse el traje espacial con ayuda de Chloe y subió a la nave. Encendió la nave con los controles, metió las coordenadas de la estrella que tanto estudió a través del telescopio y esperó que el techo se abriera para ahora sí, poner en marcha la nave.

Jongdae le ayudó desde la base en su casa dándole ciertas instrucciones que necesitaba y ayudándole a despejar su mente, cosa que también necesitaba. Chanyeol sostuvo el volante manual con fuerza, entrecerrando los ojos y elevando la nave casi de forma horizontal, yendo a la velocidad adecuada y totalmente concentrado en el frente hasta que comenzó a atravesar las capas de la atmósfera. El alto no tenía ninguna fobia o mala condición para pilotear una nave, sin embargo, sí tuvo un pequeño problema, uno que esperaba no apareciera en ese instante. En el simulador para despegar una nave siempre tenía una crisis al momento de cruzar la penúltima capa de la atmósfera, por alguna razón se desesperaba y tenía un pequeño ataque de nervios, uno en donde perdía el control y estropeaba todo. Pero ahora era diferente, se había mentalizado por un largo tiempo así que no lo estropearía esta vez.

Cumpliría finalmente su deseo antes de empezar a acomodar su vida fuera de su afición por el universo.

Cuando finalmente la oscuridad le abordó por completo al igual que el silencio sepulcral, Chanyeol finalmente expulsó el aire que estaba conteniendo, curvando sus labios en una sonrisa en cuanto sus ojos se maravillaron finalmente por la vista fuera de la Tierra.

—Hermano, por favor, no vayas a llorar —bromeó Jongdae por el interlocutor.

Chanyeol soltó una carcajada, fascinado con la vista.

— ¡Joder, esto es alucinante!

— ¡Lo sé! Nunca olvidaré mi primer viaje al espacio. Te lo juro, creí que me desmayaría —Chanyeol rió y miró a los lados, casi incrédulo.

Hubo innumerables veces en las que soñó con ese momento, en las que fantaseo y lo vivió en un simulador, pero nada se comparaba con ese instante, con la realidad de estar ahí porque inclusive su piel se puso chinita y sí, casi lloró.

—Bien Park, ya sabes como funciona esto. Así que te dejo... Pero nos estaremos hablando. Cualquier complicación, cosa o duda, puedes llamarme en cualquier momento, no lo dudes.

—Gracias, Dae.

—Adiós bastardo —Chanyeol rió y la llamada terminó.

Chanyeol inhaló y exhaló, mirando al frente y piloteando la nave. Ni en los simuladores fue así, era una total locura pero increíble.

El tiempo transcurrió, aunque no parecía hacerlo. Los meteoritos flotaban de aquí a allá (algunos chocando entre sí), los planetas y estrellas brillaban, pero la oscuridad devoraba todo y el silencio absoluto podría volver loco a cualquiera. Para Chanyeol el silenció no era un problema en realidad, después de meterse a fondo en su trabajo se acostumbró a ese tipo de silencios abrazadores y estaba bien con ello, al menos por el momento.

Chanyeol se concentró en el camino y en memorizar todo. Estaba seguro que después de esa primera experiencia iba a desear hacerlo una y otra vez porque era obvio que él había nacido para eso. Al diablo el amor y el formar una familia, él podía vivir para siempre viajando por el universo.

Llevó contando el tiempo en su reloj de muñeca, de otra forma no hubiera podido, y con cada día, cada semana pasando se acercó más a su destino hasta que el punto destinado estuvo ahí, frente a él. Sin embargo, llegó antes de tiempo como supusó y después de eso sólo le quedó esperar un par de días hasta el regreso de su pequeño universo.

Y cuando pasó, mierda, Chanyeol casi estaba temblando de la emoción, su corazón golpeando fuertemente contra su pecho y estando totalmente a la expectativa.

La estrella viajera se acercó con gracia, luciendo como un genuino cometa pero sin su estela, moviéndose con un rumbo fijo como si se tratara de una nave y deteniéndose en el lugar que debía, en el lugar de siempre donde se dejaba admirar desde la Tierra y... Chanyeol seguía sorprendiéndose de que esta estrella se moviera tan genuinamente veloz pero sin llegar a ser una amenaza, sin estar tan lejos de la Tierra y tremendamente brillante.

Chanyeol la observó en todo momento, totalmente embrujado por ella. Acercó peligrosamente la nave, olvidándose por un instante de su seguridad y admirando su belleza de cerca hipnotizado. Lucía como cualquier otra estrella, pero había algo distinto, algo que le hacía especial. Podía sentirlo. Por ello se acercó todavía más, hipnotizado por ella y entonces contuvo el aire cuando estuvo lo suficientemente cerca como para mirar una anomalía para una estrella, algo totalmente anormal que lo dejaría patidifuso al segundo siguiente. Su pequeño universo tenía algo que no debía, algo que no era lógico y que le dejó totalmente inmóvil, temblando de la emoción. Su corazón también se detuvo un instante, después su pecho se contuvo de la emoción y cayó en la incredulidad total mientras sus ojos se abrían de par en par tal vez al igual que su boca al verla.

¡Santas galaxias del universo!

Esa estrella sin duda alguna era distinta a las otras como siempre lo sintió, era totalmente especial y... y tal vez Chanyeol había encontrado la razón de su fascinación y enamoramiento por ella.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Liz: Tolle Geschichte und total spannend. Bitte mehrere Kapitel...Mach weiter so👍🏻

burrichristine: Schöne Liebesgeschichte ❤️❤️❤️

Anna: This book was amazing. The mother is a nut

Army gurl: I love this novel soo much

Nellie: This was definitely another wonderful book by Topper and while it seemed to be the end of the series, I am hoping that maybe we can get another book set in this story's world and timeline. I wouldn't mind seeing Anderson get a second chance mate or Lincoln maturing a bit. Maybe see Avery and Oliv...

Ingrid: Slight twist to the usual rejection plot which is good. However, linear in the 'world building' with too little to flesh out the narrative. Author has a great sense of humour with the characters. Would benefit having a proof reader going over the script.'

Arista: Vielen lieben Dank fürs Teilen auf Inkitt! Eigentlich brauche ich nicht unbedingt den stinkreichen Protagonisten, aber hier ist es so nett geschrieben, dass es gut passt :)

Ronni: Me encanta la temática es maravillosa el amor del Kookmin es bonito y los cachorros son tan tiernos 🫶🏻

More Recommendations

Bam.jk8338: Estuvo bien redactado y bien explicito, eso me gustó

Tamara: Mir gefällt die Geschichte

Amy Grindle: This book is hot from the beginning. Teacher with student is an amazing story line that never gets old.

Molly: I wasn’t sure if I wanted to start this one as the characters are a bit younger but I wanted to see if this poor girl would finally be able to be free of abuse and open to accept love (family) and be able to heal. It’s is great so far, minimal spelling errors, I think the Spanish isn’t necessary ...

annemirl56: Gefällt mir sehr gut! Gut und zügig zu lesen.. deine Bücher laden zum entspannen ein.Danke dafür 🫶🫶🫶

Amy: Die beiden sind sooo süß zusammen.... und der Humor gefällt mir auch gut 😉 selbst Rita ist lustig 😂

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.