REIKA (Español)

All Rights Reserved ©

RECAPITULACÍON Parte 1/3

N/A: Se sugiere lean El Beta Germofóbico antes de leer Reika. El libro hace muchos referencias a él.


EPÍLOGO DEL BETA GERMOFÓBICO


REIKIA

Era nuestro décimo octavo cumpleaños hoy, y los tres nos dirigiríamos a un campamento de entrenamiento para Alfas por los próximos tres meses. Papá intentó convencernos de que no fuéramos, pero queríamos hacerlo. Mamá dijo que incluso cuando éramos más fuertes que los demás, era importante que aprendiéramos y que entrenáramos para nuestro futuro, como lo haría cualquier otro Alfa. Papá todavía tenía recuerdos terribles de cuando fue al campamento y dijo que realmente no lo necesitábamos.

Mi papá siempre se veía serio, pero era un amor. La gente no sabía esto porque nunca permitió que muchos se le acercaran demasiado. Papá nunca lo dijo, pero sabía que era una persona sentimental. Al crecer, papá fue el que principalmente nos cuidó. Mamá también estaba siempre ahí, pero papá era el que insistió en limpiarnos, alimentarnos y siempre se sentaba con nosotros para hacer todas las tareas. Hizo todo lo posible incluso cuando le hicimos la vida un infierno. ¡Lo molestábamos tanto!

Me di cuenta de que él no era completamente normal una vez que fui a la escuela, y observé la forma en que actuaban otros padres y adultos. Papá evitaba a la gente, sobre todo tocarlas, y se mantenía a tres pasos de todos, incluso cuando estaba conversando. Además, no le gustaba dar apretones de manos y la mayor parte del tiempo dejaba a la gente con las manos colgando. Muchos decían que él era un grosero a sus espaldas, pero mi padre era una persona cariñosa. Toda la situación era confusa, así que hablé con mamá y ella me explicó todo. Una vez que lo hizo, muchas de las cosas que hacía empezaron a tomar sentido.

En casa, nunca actuó así con nosotros. Nunca nos había evitado, pero todavía tenía la necesidad de limpiarnos, limpiarnos la cara y lavarnos las manos. Me sentí mal por todas las veces que corrí hacia él mientras estaba llena de tierra, y él me esperaba con los brazos abiertos y una gran sonrisa. A medida que pasaban los años, papá comenzó a acercarse poco a poco a la gente y a estrechar más manos, pero no a todos.

Arden, Emmett y yo, le dimos muchos problemas a papá. Siempre tramabamos cosas en su contra y nos uníamos para poder salirnos con la nuestra. King, el lobo de papá, nos ayudaba.

Al crecer, King nos dejaba escabullirnos por la casa y robar dulces. King distraía a papá e incluso lo hacía tropezar para ayudarnos. Siempre que estábamos haciendo algo que no deberíamos estar haciendo, King nos decía cuándo papá se estaba acercando para que pudiéramos ocultar lo que fuera.

Siempre nos decía algo como:

—¡Qué se joda! No está mirando. Hagan lo que quieran.

Mamá nunca dejaba que papá maldijera frente a nosotros, pero King no tenía filtro. Recuerdo reírme con todas las cosas estúpidas que solía decir a espaldas de mamá, papá y Kendra. King también nos pasaba bromas. Arden siempre caía en ellas. No ha habido un solo día en mi vida en el que no me haya reído de algo que dijo King.

Cambiar en nuestros lobos y salir a correr con King siempre fue divertido. Papá lo odiaba, pero sabía que era importante para nosotros aprender a vivir en la naturaleza, así que lo permitió.

Incluso cuando éramos trillizos, éramos muy diferentes entre sí. Emmett era sencillo y le gustaba mantener las cosas en extremo orden. Arden era un desastre viviente, y yo era lo que llamas normal. Incluso luchábamos de manera diferente. Yo era la más fuerte. Al igual que mamá, mi lobo era feroz. Emmett era inteligente y luchaba en defensa, siempre teniendo una estrategia o plan bajo la manga. Su lobo era cauteloso. Arden era impulsivo, siempre a la ofensiva, lanzando ataques rápidos que desorientaban a sus adversarios. Su lobo era enorme y agresivo. Yo era inteligente e impulsiva, así que tomaba riesgos, pero medía las consecuencias rápidamente en el acto.

A Emmett le encantaba leer. Se parecía a papá, cabello castaño oscuro, ojos castaños y alto. Emmet usaba anteojos porque siempre estaba leyendo libros. Definitivamente era un tipo tranquilo, pero no inocente.

Arden se parecía más a mamá. Tenía cabello oscuro y rizado y ojos verde azulados. Él también era alto, como papá. Todos los eramos. A Arden le gustaban las motocicletas. Papá le dejó tener una, pero no le permitió montarla. Papá no confiaba en la imprudencia de Arden lo suficiente como para dejarlo conducir esa cosa. Mamá siempre le decía que Arden tendría que cometer errores y aprender de ellos. Salía mucho con chicas. Era como si cada mes tuviera un interés diferente. Nunca lo había visto llamar novia a ninguna de ellas. Con él, nada era oficial. Muchos pensaron que era un jugador. Yo sabía que era inseguro y, aunque tomar decisiones simples era fácil para él, tomar decisiones serias lo aterrorizaba.

Emmett era todo lo contrario. Él era el tipo de persona que le gustaba tener relaciones serias. Ya había tenido un par de relaciones estables a largo plazo. Emmett era cariñoso y lo daba todo cuando se trataba de amor. Sus dos novios anteriores eran chicos que conoció en la escuela pero que estaban entrenando para convertirse en guerreros, así que tenía su preferencia.

¿Yo? A mi me gustaba perder el tiempo. Tuve un par de aventuras amorosas, pero nunca las tomé demasiado en serio. Coqueteaba demasiado. Algunos de ellos los calenté y no comí, otros los calenté y devoré. Ya que era pansexual, me atraían todos los géneros, incluidos los no binarios. No tenía ninguna preferencia. Todos me atrajeron por igual. Prácticamente salía con quien capturara mi interés en el momento.

Mi lobo era un él. Su nombre era Jules. Tenía un poco del encanto de King y mucho del poder de Kendra. Jules también era pan, así que no tuvimos ningún problema en ese departamento.

Mamá nos preparó una comida para celebrar nuestro cumpleaños antes de dirigirnos al campamento. Ya teníamos nuestras cosas empacadas y en el auto. Papá le dio las llaves a Emmett. Dijo que Emmett era el conductor más responsable. Él estaba en lo correcto. Yo conducía más rápido y Arden era una amenaza al volante.

Esta sería la primera vez que íbamos a estar fuera de casa y solos. Todos nos sentíamos tristes, pero nadie lo dijo en voz alta.






Continue Reading Next Chapter

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.