DOLLHOUSE [KOOKMIN]

All Rights Reserved ©

Summary

❝Pequeño niño ¿quieres jugar?...❞ - | ⸙: Terror/Suspenso | ⸙: Gore (escenas sangrientas/explícitas, si eres muy sensible a estas cosas, no lo leas) | ⸙: Kookmin (Jeon Jungkook + Park Jimin) | ⸙: Inspirado en la canción "Dollhouse" de Melanie Martinez. | ⸙: Historia de mi autoría, no adaptar sin mi autorización. D σ ʟ ʟ н σ υ ƨ ε ⏎ ⏝⏝⏝⏝ ⏝⏝⏝⏝ ⏝⏝⏝⏝ ║▌│█│║▌║││█║▌║▌║ - © ; idanikoiya 2018 [ 𝐬𝐚𝐠𝐚 𝐜𝐫𝐲 𝐛𝐚𝐛𝐲 ]

Status:
Ongoing
Chapters:
3
Rating:
n/a
Age Rating:
18+

D

❝ —Pequeño niño ¿por qué abres la puerta a desconocidos?, un demonio ha entrado a tu casa y tú lo tienes en brazos.❞

╔═══━━━─── • ───━━━═══╗

D O L L H O U S E

╚═══━━━─── • ───━━━═══╝

Observa los copos de nieve caer por la ventana a la vez que escucha el constante ruido de las manecillas del reloj.

"Tic tac, tic tac"

El aroma a diversos platillos y dulces inundan sus fosas nasales, aunque a un niño de cinco años, ansioso por recibir sus regalos, poco le importa el banquete en la gran mesa.

Ya casi serán las 12:00 a.m. y por fin podrán realizar el intercambio de navidad.

—Jimin, todavía falta media hora para navidad. Juega un rato con tus primos, no seas maleducado.

La sonrisa que le brindó su madre al decir esto último le hizo saber que, definitivamente, no era una sugerencia.

Asintió cabizbajo, se levantó del sofá, sacudió sus ropas y se retiró de allí.

Su caminar era sumamente adorable; los zapatos de charol pulidos, su traje a cuadros, su rostro angelical y su baja estatura hacían que pareciera un muñeco de porcelana.

Park Jimin era un niño muy lindo.

Aunque la gente no opinaba lo mismo, siempre decían que se veía diferente; afeminado.

Por esa razón no le gustaba jugar con otros niños. Odiaba que se burlaran de él.

Así que, en lugar de ir al patio trasero junto a sus primos, subió al ático de la mansión.

Allí había un tocador con el borde de madera completamente podrido y, por debajo, un viejo baúl lleno de disfraces y juguetes.

Sacó un lindo vestido rosa pastel y se lo puso por encima de sus prendas.

Se veía precioso, le encantaba verse al espejo con aquel atuendo. Se sentía lindo, perfecto; olvidaba por completo los problemas que tenía su familia.

"Tic tac, tic tac"

Miró como las manecillas se acercaban a el número "12" fijado en el reloj de pared.

Se quitó su vestido y bajó rápidamente hacia la sala de estar, donde estaba reunida toda su familia lista para brindar.

—Tres... dos... uno... ¡Feliz navidad! —gritaron al unísono, finalizando la cuenta regresiva.

Los adultos bebieron el vino en las copas y rieron mientras veían los rostros entusiasmados de los más pequeños, entre ellos, Jimin.

—Ya niños, tranquilos, enseguida comenzaremos con el intercambio —la mayor de sus tías sacó un gran saco cargado de regalos, haciendo que los pequeños hicieran todo lo contrario a tranquilizarse.

Fueron pasando por ellos uno por uno, obteniendo regalos estupendos, autos a control remoto, videojuegos, e incluso uno de sus primos mayores recibió el celular más caro del momento.

Jimin comenzaba a impacientarse.

—De: tía Mina, para: Jiminnie —leyó su madre en voz alta haciendo que, inmediatamente, el pequeño pelinegro se acercara con una sonrisa.

Sin embargo, a varias de las personas en aquel lugar les parecía extraño que Mina Park participara en el intercambio anual de regalos, ella era conocida por ser una mujer bastante extraña puesto que, en lugar de quedarse a disfrutar de sus riquezas (como todos los demás en la familia park), había decidido independizarse desde joven, yéndose a trabajar al extranjero y casándose con un reconocido pintor en Londres. Aun así, les parecía excelente que por fin decidiera volver al ambiente hogareño, aunque sea desde la lejanía de su departamento.

—¡Es un muñeco! —exclamó emocionado al abrir el regalo.

Sus tías dirigieron la mirada al muñeco de cerámica que Jimin cargaba entre sus brazos.

Era alto, Jimin apenas le lograba sacar un par de cabezas. Sus cabellos eran negros y lacios, tenía un pequeño flequillo cubriendo su frente, y vestía un suéter rojo con rayas azules, pantalones de gamuza y zapatos de charol.

Sus ojos eran almendrados y vacíos, sus labios estaban curvados en una pequeña sonrisa, además de tener algo de sonrojo en sus pálidas mejillas.

—¡Es precioso! —Jimin se acercó con el muñeco hacia sus padres —. ¡Mira mami!, parece un principe —rió.

—Parece un principito como tú bebé —su madre acarició sus cabellos bajo la atenta mirada de sus familiares, quienes sonreían con ternura ante las adorables risitas del pequeño.

Sin embargo, su madre no estaba contenta.

Tampoco lo estaba su padre, quién se limitó a sonreír fingidamente para luego subir de nuevo a su despacho, excusándose con tener que entregar un trabajo a la oficina.

Una vez los invitados se hubieron retirado, los gritos en el despacho de su padre no se hicieron esperar.

—¡¿Qué mierda piensa tu hermana?! —la apuntaba con el dedo acusándola —. Una muñeca, ¡le regalo una jodida muñeca! mi hijo no es ningún maricón Shinhye.

—Es un muñeco.

—¡Eso no importa! —exclamó —. Quiero que tire esa mierda a la basura antes de que lo queme o algo así.

—No será posible... —murmuró la azabache —. Mina recién nos contactó después de tantos años. Si mis hermanas se enteran de que Jimin perdió el muñeco se enfadarían.

—Sólo espero que Jimin no sea un jodido homosexual por culpa de tu hermanita.

—Jimin es muy pequeño todavía, además no es una muñeca —insistió —. Puede jugar a que son amigos o superhéroes, no sé. No creo que nuestro hijo sea un enfermo.

—No sé, ¿lo has visto? es afeminado —soltó su padre con asco —. Entiendo que sea pequeño, pero si sigue así al crecer lo desheredaré y lo echaré de casa.

Mientras tanto, Jimin escuchaba todo aquello detrás de la pared. Lloraba a la vez que abrazaba a su nuevo amigo.

¿Tanto se habían enojado con él?

No era su culpa.

—Yo sí te quiero... —acarició sus finos cabellos, pensando en qué nombre ponerle a su nuevo compañero de juegos —. Jungkookie.

Se quedó dormido en el suelo de su habitación con el muñeco en brazos.

╔═══━━━─── • ───━━━═══╗

D O L L H O U S E

╚═══━━━─── • ───━━━═══╝

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Kai Asper: You had me hooked to the story from start to finish. You raised the stakes so well, going from personal inner-turmoil to alienation to life and death till everything combined in the end for the ultimate "will he do it?" The story came full circle, answering the question Jack had but in a differen...

sam: Supererb do update frequently plssssssssss💕💕💕💕💕💕💕💘💘💘💘💘💘💘💘💘💘💝💝💝💝💝💝💝💝💝😘😘😘😘😘😘🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰😍😍😍😍😍🤩🤩🤩🤩

Sharon Anderson Sage: Djdjidj hdjdjd d drhfh ffg s s s s

Bell: Love it. Cantwait for more chapters.

Zzz Zzz: the authors writing style is really good

Tauanna Marshall: I actually ALMOST stopped reading this story. The heroine was about to die leaving the hero eternally devastated and heartbroken 💔.But, I finished an I am so glad that I did.I loved the raw emotions and passion. I could almost feel all of the love, fear, heartbreak and joy of the characters. ...

Alyssa: This book is so good.

Kristin: Such a great story

More Recommendations

Mariya_Graciya: This is awesome. You are really gifted and I am speechless darling. Yes I would live Twaan's pov. It would be great.

Rosemary Foulger: Fantastic story enjoying reading

merlekhan1963: I love the book and i would recomend it to all my friends

Craftistic Art: Everything is amazing .please make a simulation game out of this novel...Tue words give you the real feel 💟

Salma Montasser: Omg this story is amazing plz update

Lindeka Siyongwana: It's well written

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.