Write a Review

Cuentos de Sora

All Rights Reserved ©

Summary

"Yo nunca me he enamorado y nunca nadie se ha enamorado de mí". Fue lo que le dije a Sora, pero ella no me cree. Sora es el espíritu del tiempo y sé que ha visto algo en mis antiguas dieseis vidas que le hace pensar que alguna vez fui amada. No le creo, sé que es imposible, pero es tanta su insistencia y demasiada mi curiosidad que ahora tengo que escuchar los cuentos que tiene para mí. Una vez que ella termine de contármelos, resolveré el misterio de mi supuesto amor pasado. Sin embargo, siento que hay algo que me está ocultando, ¿me pregunto que será?

Genre:
Other / Romance
Author:
Dove Silver
Status:
Ongoing
Chapters:
2
Rating:
n/a
Age Rating:
16+

Encuentro (Parte 1)

¿Saben? Siempre me he preguntado: ¿Por qué estamos vivos? ¿Por qué nacemos, crecemos y luego nos desvanecemos? O al menos nuestro cuerpo físico lo hace. Hay muchas preguntas que el ser humano no ha podido resolver porque simplemente hay cosas que no tienen una explicación lógica o porque no se ha descubierto una razón exacta y de entendimiento para el hombre. Una de esas circunstancias sin lógica es acerca de a dónde vamos después de la muerte de nuestro cuerpo físico. ¿Será al cielo junto a Dios? ¿O viviremos una próxima vida en otro cuerpo? Si ese es el caso...¿Cuántas vidas ya habremos vivido y cuántas nos faltan por vivir? A cada momento suelo tener vagas ideas acerca de ello y ronda en mi mente una y otra vez esa idea, aunque de verdad me gustaría recordar las cosas que hice en mi vida pasada. Si morí joven o si alguna vez me enamoré de alguien, pero no creo que esto último haya sido posible. De verdad sería algo interesante de contar.

Creo que estoy hablando de más, pero no estoy aquí para hablar específicamente de mí, sino de ella. Mi amiga, mi confidente, mmm...la verdad no sé como referirme a ella. Solo sé que su nombre es Sora. Sí, ella existe, aquella persona que escucha y siente tus lamentos y alegrías sin necesidad de estar junto a ti, pero no muchos logran conectar con ella. Sin embargo, existen algunos afortunados que son capaces de escuchar sus historias y saber lo que aconteció en sus vidas pasadas, lo que ocurre ahora y el futuro que espera por venir.


Hoy en día, debajo de un puente...

-¡¡¡¡SORA!!!! ¡¡¡¡SORA!!!! ¡¡¡¡SORA!!!! ¡¡¡¡SORA!!!! ¿Dónde estás? Te necesito. Dijiste que él no moriría. Lo prometiste. Dijiste que él y yo estaríamos juntos hasta la vejes. Juraste que en está vida Eduardo y yo estaríamos juntos, fue una promesa. ¡Él ya no está conmigo! ¡¿Dónde estás?! ¡¡¡¡SORA!!!! ¡¡¡Fue una promesa!!! ¡¡Fue una promesa!!! ¡Fue una promesa! Dijiste que no te involucrarías con él. Lo juraste. - voz ahogada.



Hace 12 años...

Desde el anterior verano que vengo a casa de mis abuelos con buenos ánimos. Tengo la suerte de que ellos vivan en la costa de este país.

Descubrí que la sensación de libertad que me ofrece el mar me hace olvidar todos los malos momentos y, para ser franca, creo que algunos de ustedes a veces sienten lo mismo que yo.

Antes no me gustaba para nada venir a casa de mis abuelos, ¿la razón? Mi padre, quien siempre me obliga a viajar trece horas desde mi casa hasta la casa de mis abuelos y sin mi consentimiento, ¿pueden creerlo?. No es que los odie. De echo, en cierto sentido me agradan, pero a nadie le gusta regresar a un lugar en el que no se siente para nada cómoda o cómodo, incluso siendo tu propia casa.

Mis abuelitos viven en la costa de mi país como ya se los mencioné antes. Aquí puedes hallar fervientes mares y brisas embriagadoras de aventura; sin embargo, el solo hecho de pensar en las cosas que me esperan en esa casa, es decir, nada agradable, hace que todo lo bueno se desvanezca como las huellas en la arena a las orillas del mar.

Apenas llego a la casa de mis abuelitos, una casa grande con muchos inquilinos, dejo mi mochila y mis libros. Luego, trato de escabullirme de la multitud de inquilinos que quieren ver a mi papá. Él trata de evadirlos para saludar a su padre y como no me siento cómoda con tantas personas que no conozco, me muevo más rápido y es así como tengo éxito en mi misión de escape.

Agarro mi bicicleta y mi dirijo hacia la playa, la cual no está muy lejos del hogar de mis abuelitos. Me toma unos 10 minutos llegar. Cuando tiro mi bicicleta en la arena, me detengo un instante para poder oler el fresco aroma a mar que siempre se percibe cuando se está cerca del mar. Me acerco a las orillas de este y dejo que el agua toque mis pies, no sin antes quitarme mis zapatillas blancas. Lo bueno es que el día de hoy estoy usando shorts así que puedo mojarme hasta las rodillas.

Recuerdo que una vez fui a ver el mar con una falda larga y cuando quise entrar al mar, creí que no me iba a mojar y como toda la suerte del mundo está conmigo, entonces me mojé toda. Mi mamá se molestó mucho cuando regresé a casa toda empapada y obtuve un refriado en verano. Y sí, soy de esas personas que se resfrían en verano, aunque no lo crean.

Lo bueno de viajar en las noches es que llegamos a la casa de mis abuelitos por las madrugadas y siempre aprovecho esas ocasiones para poder visitar este precioso lugar. El amanecer es tan bello que me hace olvidar a las personas con malas intenciones que viven en la casa de mis abuelitos.

Siento que hoy es un día peculiarmente ordinario. Sigo caminando por las orillas del mar mientras observo a las gaviotas volar por el cielo azul, me pierdo un rato en ese azul inmenso, hasta que me percato que estoy cerca del río. Sé que debo alejarme, mi querida madre siempre me dice que no me acerque al puente que está cerca del río. Debe ser porque fue ahí donde reportaron la desaparición de esa chica que tenía mi edad. Fue muy triste saber que una chica de quince años desapareciera así de repente. Dicen que fue una famosa mafia la que la secuestró y que la contactaron por medio de redes sociales para que se reunieran en ese lugar. Esa es la razón por la cual mucha gente piensa que en ese lugar siempre secuestran a las niñas.

Para ser sincera, no sé si debo alejarme o no, pero siento que el día de hoy va a ser diferente a los demás que he pasado en anteriores veranos. Así que decido acercame al río, justo en donde las dulces aguas del río se mezclan con las saladas aguas del mar. Sigo yendo en dirección opuesta al río mientras sostengo mis zapatillas en mi manl derecha hasta que estoy a solo unos pasos de estar debajo del puente.

Camino y camino. Un pequeño pánico me va invadiendo lentamente a medida que me voy acercando. Este nerviosismo hace que accidentalmente tropiece con una piedra y caiga de rodillas en el agua justo debajo del puente. Si que tengo mala suerte, no solo me mojé yo, sino que, también, mojé mis zapatillas al momento de caerme. Eran nuevas, mi madre si que se va a molestar. Ya puedo imaginarme la expresión que pondrá en su rostro cuando me vea. Bueno, ¿que puede ser peor?

Todo se empieza a tornar oscuro y más oscuro, lo cual parece aterrador, porque hasta hace unos instantes podía observar los rayos del sol y podía oír la preciosa melodía de las olas del mar. El sonido se va atenuando de a poco, lo que me hace pensar que está fue la peor decisión de mi corta vida. Claro, que he tomado peores, como la decisión de mudarme cuando estaba en segundo grado de primaria. Fue la peor, pero creo que justo ahora no es el mejor momento para ir comparando malas decisiones del pasado. Lo único que sé es que no quiero morir ahora.

- Interesante... - escucho a una voz hablar desde alguna parte de esa oscuridad - Es la primera vez en siglos que veo a una mortal que se aferra tanto a la vida. No es que sea algo nuevo para ver, pero esta es tu decimoséptima vida y puedo ver que aún no has cumplido con tu propósito...

- Disculpa ¿Quién eres tú? - Digo bastante confundida y algo temerosa.

- Oh, algo más interesante. Lograste pasar mi barrera. Esto es intrigante. Me pareces familiar. ¿Nos conocimos antes? ¿Cómo te llamas?

- No debería preguntar lo....

- Yo pregunté primero.

- Soy Paloma. Paloma Ramírez Rojas. Y tú, ¿quién eres?

- Mmm...Paloma, Paloma...no recuerdo ese nombre.

- ¡Oye! Aún sigo aquí. ¿Quién eres?

- Bueno, creo que mi existencia es muy difícil de explicar para una simple mortal. Así que solo te diré que mi nombre es Sora. Siento que nos hemos conocido antes, pero es un gusto conocerte Paloma Ramírez Rojas. Creo que desde ahora nos veremos más seguido.

Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Kimberly: You are doing it!! Your stories hold my attention from beginning to end. Keep 'em coming'!

Stephanie: Bis jetzt sehr spannende Geschichte

Beverley: I enjoyed the book and the storyline was funny sad and well written I look forward to reading more of your storys

Teila: Nicely written, not too long and very interesting, held my attention. I look forward to reading more books by this author

mmarisolb: It’s funny slow to start but getting interesting wondering what the Warren would say about it

Army gurl: I love this novel soo much

Leslie Suttles: Sweet love story. Was slightly disappointing that the only sexual encounter prompted was the SA and nothing showing she was able to move past it

annemirl56: Toller Schreibstil wie immer und sehr erotisch 😘😘muss auch dabei sein, sonst istces langweilig 😘

More Recommendations

Bluehope: Ich bin gespannt wie es weiter geht. Musste einmal schmunzel da sie mit ihrem Haar durch seine Haare ging. Hand war wohl gemeint ;) Sehr gelungene Story und gut nach zuvollziehen. Bin sehr gespannt wie es weiter geht. Und welche Gefahren auf die zwei noch zu kommen.

Meegan: About to start book 4 omg I'm so so addicted to this series

LaQuiche: Amazing for this slow build up to be so satisfying! Definitely a guilty pleasure!

marilyn: It's awesome to hear about all these shifters finding their fated mates. I can't wait to hear more about them. I also want to hear about the cubs. And for Daryl to find his mate.

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.