Write a Review

ATRAPADO

All Rights Reserved ©

Summary

Jeon Jungkook no tardó en darse cuenta de lo peligroso que era ser el mejor amigo del excéntrico científico Park Jimin cuando lo convirtió en su ratón de laboratorio. El problema era que el objeto de su estudio era la sexualidad humana... Y lo que más confundido lo tenía era que le estaba gustando el experimento. Ahora que Jimin lo había atrapado, él pensaba que no quería escapar...

Genre:
Romance / Humor
Author:
Paulina
Status:
Complete
Chapters:
28
Rating:
4.9 3 reviews
Age Rating:
18+

Chapter 1

- Y bien? - preguntó Park Jimin.


Apenas se le entendía, porque las palabras parecían salirle de algún lugar cercano a los dedos de los pies.


- ¿Qué te parece, entonces? ¿Crees que funcionaría?


- Creo que habría algunos problemillas para que las partes... digamos "relevantes" del cuerpo se mantengan en contacto.


- ¿Porqué?


- Bueno, verás... Con la anatomía masculina en condiciones... apropiadas de operatividad, y la anatomía femenina en esta posición, se corre el riesgo de... perder contacto, por decirlo de alguna manera.


Si la postura se lo hubiera permitido, Jungkook se habría palmeado a sí mismo en el hombro por la magnífica manera en que se había expresado.


Jimin se separó de él y se puso de rodillas sobre la cama mientras apuntaba la opinión de Jungkook en una libreta.


- ¿Lo que me has dicho es una suposición, o ya lo has experimentado?


- Jungkook no contestó, y Jimin lo miró con impaciencia, golpeándole el estómago con el lápiz.


- ¿Jungkook?


Jeon Jungkook se sentó y se pasó la mano por el cabello revuelto, preguntándose, y no por primera vez, cómo se había metido en aquella situación.


- Es sólo una suposición. Todavía no he salido con ninguna acróbata de circo, pero no te preocupes que te informaré puntualmente de ello si lo hago.


- Bien- contestó Jimin con la mente en otro lugar.


Pasó la página de su cuaderno de notas, se puso de pie y se dirigió al pequeño escritorio en el que había media docena de libros abiertos que mostraban dibujos y fotografías a todo color. Jungkook puso los ojos en blanco cuando él comenzó a leer detenidamente uno de ellos. Jimin no entendería una ironía ni aunque saltara encima de él y le diera un mordisco en su anatomía masculina.


Al parecer, el descanso había terminado. Jimin se colocó el bolígrafo detrás de la oreja y lo miró con una expresión que quería decir "volvamos al trabajo".


- Muy bien, probemos esta otra. Parece más fácil. Colócate allí.


Todavía maravillado por el modo en que había permitido que lo mangoneara desde que él tenía dos años, Jungkook dejó que jimin lo ayudara a incorporarse. Lo puso contra la pared, pero se apartó al instante de él con el ceño fruncido.


- Vaya, nuestros tamaños no concuerdan. Esto no funcionará.


Jungkook se cruzó de brazos y permaneció donde le habían dicho mientras él regresaba al pupitre y se ponía las gafas para estudiar el libro con más detenimiento.


- Vale. Soy yo el que tengo que estar contra la pared, y tú me tienes que subir- dijo mirándolo fijamente a través de los cristales de las gafas con sus ojos marrones- ¿podrías hacer eso, y a la vez actuar?


- Porsupuesto- replicó él, casi ofendido por la duda que encerraba su tono de voz.


- Bueno, pues vamos a intentarlo- dijo Jimin ocupando su puesto en la pared y atrayéndolo hacia sí - ahora tienes que levantarme.


Sacudiendo la cabeza con incredulidad, Jungkook le echó los brazos alrededor, lo levantó, y espero.


- ¿Y bien? ¿qué esperas?


- Vuestra siguiente orden, Alteza.


- ¿No has hecho esto antes?


Jungkook abrió la boca para responder, pero volvió a cerrarla al instante.


- No pienso responder a más preguntas concernientes a mi repertorio de posturas sexuales.


- No seas tan mojigato, Jungkook. Me ayudaría que pudieras decirme tú las cosas en lugar de tener que estar todo el rato comprobándolas. ¿Qué se supone que tendría que hacer yo ahora?


- Vamos a ver- contestó él mirando el techo con paciencia- échame alrededor los brazos y las piernas.


- Vale- contestó Jimin, obedeciendo- Y ahora, ¿qué?


- Para demostrarte lo que viene después tendríamos que quitarnos la ropa.


- Ya veo- comentó Jimin moviéndose para experimentar- no me parece que esta postura sea muy cómoda para ninguna de las dos partes. Vale, ya puedes bajarme.


- El sexo no tiene por qué resultar siempre cómodo.


- ¿Ah, no? - preguntó él mirándolo con súbito interés- ¿Y cómo es eso?


- Jimin, ¿no sería más sencillo que te buscaras un novio para experimentar con él? - dijo jungkook dejándolo caer sobre una silla mientras soltaba una carcajada de incredulidad.


- No seas tonto, sabes que soy homosexual y además con cero experiencia. No puedo experimentar con una mujer. Por eso te pedí ayuda. Quédate ahí- contestó Jimin mientras pasaba a toda prisa las páginas del libro en busca de una fotografía antes de sentarse sobre su regazo- estira las piernas. ¿Qué me dices de esta postura?


- Promete- murmuró Jungkook observando las líneas de su silueta mientras luchaba por contener la respuesta de su propio cuerpo- valdría la pena intentarlo. Suficiente investigación por hoy. ¿De acuerdo? - dijo apartándolo suavemente de sí.


- ¿Ya? - preguntó Jimin con el ceño fruncido- hay al menos una docena más de posturas que me gustaría probar.


- Lo siento, pero el conejito de indias está agotado.


- ¿Tan pronto? - contestó Jimin acomodándose sobre su regazo y colocando el bloc sobre su pecho- Bueno pues entonces te haré algunas preguntas. ¿Cuánto tiempo se tarda?


- Depende.


- ¿Depende de qué?


- De muchas cosas- contestó Jungkook observando casi divertido la expresión seria de su rostro- utiliza tu imaginación.


- Muy bien- murmuró Jimin sin dejar de escribir- dime cuál es tu postura favorita y por qué.


- Lo siento, pero esa es información confidencial- aseguró jungkook sacudiendo la cabeza.


Jimin se bajó de su regazo y metió la libreta en el bolsillo de la chaqueta.


- No puedo creerme que seas tan ñoño, Jungkook - aseguró algo molesto- Déjame intentar una cosa más.


Jungkook se rindió. Cualquier cosa con tal de salir de allí y darse una ducha de agua fría. ¿De verdad era Jimin tan poco consciente del efecto que su investigación tenía sobre él? ¡Joder! No le interesaban los hombres... Pero tampoco era de fierro.


- De acuerdo, una más y ya. Se me está haciendo tarde. Te recuerdo que tengo un vuelo a Londres.


Jimin lo echó sobre la cama y se tumbó a su lado.


- Sólo quiero saber cómo funciona la postura del misionero. No creo que te resulte muy difícil- aseguró Jimin tirando de él hasta colocarlo prácticamente encima- Enséñame cómo te moverías.


- No- contestó Jungkook colocándole un dedo sobre los labios para evitar que protestará- llámame mojigato si quieres, Jimin, pero no me hago responsable de las consecuencias.


- De acuerdo. Yo haré todo el trabajo.


Jungkook apretó los dientes mientras Jimin se movía encima de él sin experiencia. Luego observó con resignación como los ojos de Jimin se abrían como platos en estado de shock.


- De acuerdo- murmuró él renuente- esto me está excitando. Lo siento.


Jungkook esperaba una cara sonrojada por la vergüenza, pero Jimin lo sorprendió con una sonrisa de oreja a oreja.


- Esto es increíble. No tenía ni idea que fuera tan fácil excitar a un muchacho.


- ¿Un muchacho?


- Jimin no captó en aquel momento la indignación de su tono voz. Lo apartó de sí sin ninguna ceremonia y se sentó sobre la cama. Sacó la libreta del bolsillo de la chaqueta, se quitó el bolígrafo de la oreja y comenzó a escribir.


- Has sido de gran ayuda, Jungkook. Te lo agradezco de verdad.


Jungkook sintió de pronto una oleada de protección, y agradeció al cielo que Jimin le hubiera pedido a él que lo ayudara en aquella tarea, y no a algún imbécil que se hubiera aprovechado de él.


Aunque tampoco había tenido elección. Jimin había llamado a su puerta con una cartera llena de libros colgada al hombro preguntándole si podía ayudarlo a averiguar algo. Lo único que supo después era que Jimin estaba encima de él con una libreta en la mano, preguntándole cuestiones muy personales sobre su vida sexual.


Así era Jimin. Cuando quería saber algo, se metía de cabeza en ello con una determinación que solo podía compararse a la de una apisonadora. Tenía veintidós años, y, por lo que Jungkook sabía, nunca lo habían besado. Pero eso no le había impedido exigirle que le hiciera una demostración de las diferentes posturas sexual es. Aunque por suerte, no le había pedido que se quitara la ropa... todavía.



Continue Reading Next Chapter
Further Recommendations

Carmen Mita: Súper intrigante, esperando la segunda parte

Mandy: Das Buch ist gut geschrieben und spannend. Ich lese es bestimmt noch mal

Shakeicha Young: Really loved it!!

laulowinski: This is a very nice story, the pace is fast but very enjoyable.I recommend this book to everyone who like spicy stories

Army gurl: I love this novel soo much

Leslie Suttles: Sweet love story. Was slightly disappointing that the only sexual encounter prompted was the SA and nothing showing she was able to move past it

Tine75: Tolle spannende Geschichte🥰freu mich schon auf den 2ten Teil😍

annemirl56: Toller Schreibstil wie immer und sehr erotisch 😘😘muss auch dabei sein, sonst istces langweilig 😘

More Recommendations

jjapes: Gelungene Story. Hier und da ein paar Wort und Satz Fehler-lässt sich aber dennoch flüssig lesen. Danke dir fürs teilen deiner Phantasie!

Sheila: A good book I will read it further as it is finished

Saloni Acharya: The whole series is so good. It’s like you can’t keep it down without reading it the whole way and then start the next one. Time flies and you don’t realise it’s late night and you have to go to sleep 😂. The characters are awesome with strong plots and love every couple. 😍🥰

Mharms: It is nice that it is a serial of stories, book to book. The storyline is fast moving through history.

marilyn: It's awesome to hear about all these shifters finding their fated mates. I can't wait to hear more about them. I also want to hear about the cubs. And for Daryl to find his mate.

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.