Write a Review

"ʜᴏʟᴅ ᴍᴇ ᴛɪɢʜᴛ, ꜱᴡᴇᴇᴛ" [ᴷᵒᵒᵏᴹⁱⁿ] 국민 |OS|

All Rights Reserved ©

Summary

- Ven, Jungkookie~, ven a que te dé tus bien merecidos mimos. - JiMin, me harás adicto a esto. - ¿No quieres mimos de tu bebé? - Shí - hizo un dulce puchero, gateando en dirección al rubio. Donde JungKook es conocido por ser el icónico fuck boy, intocable y rudo en las afueras, cuando en realidad; JiMin le hace sacar su lado más vulnerable, su lado que nadie conoce mas que él mismo. → Historia única y mía. → No copias ni adaptaciones. → Fluff.

Genre:
Romance
Author:
Miri❇
Status:
Complete
Chapters:
1
Rating:
n/a
Age Rating:
16+

Capítulo único


Rosa y Negro, la mejor combinación”

Su puño enrojeció al instante en el que dio a parar a la mandíbula de aquel enorme muchacho, aquel de cuerpo gordo y mala vestimenta que se le había ocurrido lamer sus labios de forma morbosa al ver el bonito cuerpo de su novio, quien por cierto, tomaba el musculoso brazo del pelinegro, pidiéndole de favor que simplemente le ignorara.

— ¡Jodida mierda contigo! — bramó el hombre, evitando que la sangre que saliese de su boca y cayera al suelo, juntándose en su mano.

— ¡En tu puta y mísera vida vuelvas a mirarle así! — amenazó el pelinegro, señalándole incluso con el dedo índice, aún sintiendo a sus espaldas su bello bebé que le pedía que se calmara.

El hombre simplemente escupió la sangre, regresando a su caminata aún con la boca rota, quejándose a lo lejos del abominable dolor que se presenciaba.

— ¡Kook! — JiMin le jaló del brazo, calmándolo por fin — ¡No puedes pegarle a todos los que me miren! —regañó el rubio, apretando con fuerza su brazo.

— Oh, ¡claro que puedo! — se defendió, aún sin soltar la mirada del hombre, quien ya se encontraba dos cuadras lejos.

— Pero no debes, no me gusta — se negó, recargando la cabeza en el hombro de su novio —, ¿por qué eres así? en la casa...

— ¡Shh! — JungKook le miró rápidamente, llevando un dedo en medio de sus labios —. No me gusta que lo digas en público.

— Es que... — JiMin rió, lamiendo sus labios mientras le miraba detalladamente, acariciando incluso con su pulgar la mejilla del pelinegro —, mírate, lleno de tatuajes, perforaciones, vestimenta de cuero y de color negro. Bebé, ¿cómo es que puedes ser esto en la calle? — preguntó curioso, colándose de puntitas para besar la punta de su nariz —. Anda, vamos a casa.

JungKook sólo gruñó de brazos cruzados, virando los ojos para después gritar internamente. Hacía una semana que no dormía con JiMin, deseaba altamente y de todo corazón sentir aquellos regordetes deditos en todo su cuerpo, sentir esos bonitos, apetecibles y carnosos labios besar toda su cara, y sobre todo, escuchar aquella angelical y melodiosa voz en su oído.

---------

—Ven, Jungkookie~, ven a que te dé tus bien merecidos mimos — dijo el rubio en la cabecera de la cama; sus piernas cruzadas y un hueco en espera del cuerpo enorme de su novio.

— JiMin, me harás adicto a esto. — respondió el pelinegro en la orilla de la cama, enterrando las uñas en las sábanas mientras movía rudamente los talones en el suelo.

— ¿No quieres mimos de tu bebé? — elevó ambas cejas fingiendo sorpresa, seguido de dar una preciosa sonrisa, estirando ambos brazos y abrir sus manos, indicándole que se acercara —, ven aquí, mi precioso chico malo.

— Shí — JungKook hizo un dulce puchero con una sonrisa, gateando en dirección al rubio tiernamente.

Era increíble de lo que JiMin podía llegar a hacer con él.

JungKook se dejó caer a las piernas de su guapo novio, permitiendo que JiMin riera ante el acto y comenzara a acariciar los bellos mechones largos de su frente, aquellos que poco a poco y muy lentamente fue retirando para ver con mayor fijación el perfecto rostro de su novio. Muchas cicatrices se daban en la zona, JiMin no entendía cómo es que siguiera vivo a pesar de todas las peleas en las que se metía. Aunque, desde que ellos habían iniciado su relación se había vuelto más tranquilo y más tierno; así, justamente como ahora.

— ¿Te gusta, Kook? — preguntó JiMin, pasando sus dedos por el cuero cabelludo para después bajar a plantar un beso en la frente, seguido de en la nariz hasta bajar a sus labios, depositando pequeños besos una y otra vez, ambos sonriendo después.

— Me gusta, me encanta — respondió por fin, llevando sus manos por encima de su propio pecho, cerrando los ojos —. Adoro infinitamente cuando me tocas y me acaricias así, no pares, mi pequeño dulce.

JiMin sonrió, jalándole de las axilas para que éste quedara justamente pegado en su pecho y en medio de sus piernas. JungKook se sorprendió mas no se negó pues, JiMin ya se encontraba besando la mejilla del pelinegro mientras éste recargaba la cabeza en el pecho de su novio, de igual forma, podía sentir las manos de JiMin acariciar sus hombros hasta bajar por sus clavículas, dando círculos con sus dedos.

— Si tus amigos viesen cuán sumiso estás ahora...

— No — le interrumpió —, ni que lo digas, sabes que sólo me pongo así contigo.

— Y solamente así debe ser, Kook — advirtió el rubio, acomodándose mejor para tomar de su fuerte mandíbula al pelinegro, depositando otro beso en sus labios, sólo que a diferencia de los anteriores, JiMin atrapó su labio inferior, lamiendo con su caliente y húmeda lengua para después introducir la misma, acto que JungKook adoró y de igual forma conectó con su lengua, una danza entre ellas se dio mientras que JungKook llevaba sus manos al cabello de JiMin, apretándolo más contra sus labios.

— JungKook ~ — JiMin sonrió, parando el beso para mirar aquellos potentes ojos color avellana, aquellos ojos que brillaban ante el deseo.

— Dime, dulzura — de igual forma le miró, a diferencia de los suyos, los de JiMin eran unos hermosos ojos miel, unos ojos que de igual forma brillaban. Se permitió mirar sus labios, aquellos rojos donde él mismo había sido el causante.

— Te amo, bebé — contestó, sonriendo inclusive cuando JungKook soltó un jadeo, tomándole nuevamente de la nuca.

— Te amo más, mi dulce ángel — respondió, acercándolo a sus labios no sin antes murmurar —: abrázame y nunca me sueltes, amor.

Ambos continuaron con el beso, compartiendo mimos y caricias en donde sólo ellos dos podía presenciar tal acto tan envidiable.

Rosa y negro, la mejor combinación.

———— ♠ ————

Continue Reading
Further Recommendations

Anna: This book was amazing. The mother is a nut

Army gurl: I love this novel soo much

Hermorene: It's difficult to envision these adult, professional shifters constantly making juvenile jokes. I understand the animosity between the twins, but this doesn't feel like realistic sibling behavior, even given the circumstances.

mitali: The book is quite interesting and the story line is also nice I will recommend this book to my friends

Leslie Suttles: Sweet love story. Was slightly disappointing that the only sexual encounter prompted was the SA and nothing showing she was able to move past it

Ronni: Me encanta la temática es maravillosa el amor del Kookmin es bonito y los cachorros son tan tiernos 🫶🏻

Tine75: Tolle spannende Geschichte🥰freu mich schon auf den 2ten Teil😍

Bam.jk8338: Estuvo bien redactado y bien explicito, eso me gustó

More Recommendations

annemirl56: Gefällt mir sehr gut! Gut und zügig zu lesen.. deine Bücher laden zum entspannen ein.Danke dafür 🫶🫶🫶

Leticia: Esto es épico, la historia detrás, Y todo! Enserio Amo este trabajo, la creadora enserio es súper talentosaaa!!<3

Meegan: About to start book 4 omg I'm so so addicted to this series

Amy: Die beiden sind sooo süß zusammen.... und der Humor gefällt mir auch gut 😉 selbst Rita ist lustig 😂

marilyn: It's awesome to hear about all these shifters finding their fated mates. I can't wait to hear more about them. I also want to hear about the cubs. And for Daryl to find his mate.

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.