Write a Review

Siempre a tu lado

All Rights Reserved ©

Summary

Dos jóvenes universitarios se encuentran en un lugar no tan visitado y ahí comienza todo. Primero, son compañeros de dormitorio, después, de departamento y trabajo. Inconscientemente, ninguno quiso separarse y seguían juntos, pero todo cambio cuando uno de ellos, Tae, se da cuenta de sus sentimientos hacia Tee y se arriesga a confesarse. Nunca imaginó que Tee estuvo enamorado de él desde ese día en el reloj. Sintiéndose confiado, Tee acepta su amor, prometiendo siempre estar a su lado. Shipp: TaeTee Advertencias: •Amor de chicoxchico. •Sexo explícito. •Si no te gustan este tipo de historias pasa de largo y deseo que encuentres lo que te gusta ;) •Obra totalmente mía. Historia dedicada a @Jeff_Supassit Portada y banners hechos por @Jeff_Supassit Publicada: 6/09/2022 en Wattpad.

Genre:
Romance / Other
Author:
Josseppar
Status:
Complete
Chapters:
1
Rating:
3.0 1 review
Age Rating:
18+

Único

TaeTee


Una mañana tranquila en la ajetreada ciudad de Bangkok, dos compañeros de departamento y trabajo, se dirigían hacia la oficina que compartían desde hace varios años.

Llegaron a un edificio de cuatro pisos y tomaron el elevador después de checar su hora de entrada en recepción.

—¿Tae, tienes brillo labial?, Siento muy resecos los labios —dice Tee buscando en su portafolios su brillo que no encontraba.

—No tengo, pero si quieres mi saliva puede ayudar —contesta Tae muy coqueto, ya tenía días insinuando cosas que Tee todavía no alcanzaba a comprender.

Tee lo volteó a ver inexpresivo, pero después hizo una mueca que le indicó a Tae que no entendió la referencia.

—¡Que asco!, ni que fueras mi mamá para querer poner saliva en mi cara para limpiarla.

Todo el ánimo de Tae de coquetear se había caído al suelo en un santiamén, ¿cómo era posible que Tee fuera tan despistado?

Sí, efectivamente, como ya lo han de suponer, Tae lleva enamorado de Tee dos años exactamente, una mañana tranquila en su departamento se cuestionaba el porqué ninguna chica le atraía. ¿Seré asexual?, se preguntaba, ¿por qué no me atrae nadie? ¿Tendré que ir a un médico?

Cuestiones que a diario se preguntaba y más cuando le decían si tenía pareja o alguien que le llamara la atención. En su departamento de trabajo había hombres y mujeres bellos, pero ninguno le llamaba tanto la atención como para pedir una cita.

Preguntándose cuestiones sin resolver, Tee salió del baño, solo en toalla, con algunas gotas de su cabello cayendo por su cuello. Curiosamente siguió esa maldita gota por todo su recorrido, se le hizo agua la boca y envidió esa maldita gota, llegó a dónde nadie había llegado. Sí, Tee era virgen. Tragó grueso y regresó su vista a los ojos de Tee, su corazón comenzó a sonar como fiesta de caníbales a punto de devorar a su presa.

Su cerebro hizo click, ¿quería una respuesta a sus incógnitas?, ahí la tenía, frente a sus ojos y no era cualquier respuesta. Conocía a Tee desde la universidad, era un chico muy inteligente, todavía lo es, y el más guapo de la universidad. Todos y todas lo envidiaban porque le tocó estar en los dormitorios junto a él.

Se hicieron los mejores amigos, y por suerte de los dos, quedaron en la misma empresa y decidieron rentar un departamento para los dos y dividir los gastos de manutención, llevaban ya 6 años viviendo juntos en ese departamento, pero hasta hace dos años observó que no solo como amigos le llamaba la atención Tee. ¿Se sentía cómodo con Tee? Sí, pero era más que eso. Si no era con él, no le gustaba hacer nada. Era su compañero, su complemento. Pero, Tee, ¿sentía lo mismo hacia él?

Varias veces le dió indirectas y como siempre, éste no las llegaba a comprender o tal vez se hacía el que no las comprendía.

Esa mañana decidió jugarse el todo por el todo, amaba la amistad que tenían, pero no soportaba más sin saber si su amigo sentía lo mismo que él. Observaba que a Tee tampoco le llamaba la atención alguna persona. Muchos lo invitaban a salir y él siempre los rechazaba, porque decía que prefería estar en el departamento con su mejor amigo viendo una película o cocinando juntos.

—Tee, ¿te puedo llevar a un lugar después del trabajo? —se animó a preguntar.

—¡Claro!, ¿a dónde me vas a llevar? —contestó emocionado, eran raras las veces que su amigo lo invitaba a algún lugar.

—Es una sorpresa, espero que te guste —tomó el mentón de Tee y sonrió con dulzura.

Y ahí sucedió algo nunca antes visto por él, Tee se sonrojó, no creyendo lo que vió, soltó el mentón de su amigo y continuaron en silencio hasta que se abrieron las puertas, salieron del elevador y comenzaron a trabajar.

Después de eso, ninguno se atrevió a decir nada. Tae, solo pensaba: Tantas veces que dije indirectas y no había ningún resultado y ahora que lo toque de forma más íntima y lo vi a los ojos fue cuando una chispa de esperanza se encendió. Quería que pronto pasarán las horas laborales para averiguar a profundidad qué fue eso.

Dicen por ahí que los ojos son la ventana del alma. Pero, ¿Tee realmente sentía algo por Tae o solo le sorprendió la caricia hecha hacía él? En unas horas más lo sabría a ciencia cierta. Por lo pronto se dedicaron a sus respectivos trabajos, pero lo curioso fue que Tee no pudo sostener la mirada de Tae en todo el día.

Llegó la hora de salida y se fueron al estacionamiento, solo tenían un coche, les parecía un desperdicio y un daño al medio ambiente el tener dos coches si realmente los dos tenían el mismo lugar de trabajo y por lo regular siempre entraban y salían a la misma hora.

Se subieron al coche y como estubo sucediendo en todo el día, Tee se sonrojó al ver a los ojos a Tae, pareciera que éste hubiera descubierto su debilidad y se sentía vulnerable, en el buen sentido de la palabra. Porque Tee sonreía cual niño feliz siendo llevado a la heladeria.

Llegaron a la hermosa Torre del Reloj en la Alameda de la comunidad de Pickadaily. Lugar donde se vieron por primera vez.

***

Flashback

Un joven con muchas ilusiones llegaba a la ciudad en el tren de la mañana. Tenía tiempo de curiosear por el lugar y le recomendaron la Torre de reloj en la Alameda de la comunidad de Pickadaily, tomó un taxi que lo llevó hasta ahí. Subió al reloj para admirar el paisaje pero no imaginó que encontraría a alguien más ahí.

Buscaba un lugar tranquilo sin mucha gente en él y le recomendaron ese lugar, al parecer a éste joven igualmente se lo recomendaron, o también buscaba tranquilidad. Se sonrieron y admiraron juntos el paisaje y la tranquilidad de escuchar el sonido del tic tac del reloj.

Con una mirada y asentir de cabeza se despidieron y cada uno tomó su rumbo, sin esperar siquiera volverse a encontrar. Pero su sorpresa fue enorme al verse en la misma universidad y la misma carrera.

Con el tiempo, llegaron a formar una muy linda y sólida amistad.

Fin flashback.

***

—¿Qué hacemos aquí, Tae? —dijo Tee con el corazón latiendo a mil por segundo, ni el sonido del engranaje del reloj opacaba el sonido de su acelerado corazón.

Efectivamente, Tee se había enamorado de Tae, desde el principio y precisamente, éste había sido el lugar donde comenzó todo.

Le pareció interesante el chico que estaba a su lado ese día. Callado, observador, amante del paisaje. No habló mucho ese día con él. Pero su sonrisa al observar a través del cristal del reloj, lo decía todo.

Fue maravilloso verlo en la universidad y más aún en su misma carrera. Estaría con él 4 años. Ideó un plan para estar siempre junto a él.

***

Flashback

—Mamá, tú me puedes ayudar, ¡por favor! Y te amo más que ayer —rogaba a su madre, la directora del plantel, que lo pusiera como compañero de habitación en el campus de la universidad.

—Pero bebé, tú no necesitas estar en los dormitorios, puedes ir y venir conmigo —a una mamá nunca la podrás engañar y ella tenía intuición de que éste chico llamó demasiado la atención de su hijo.

Hace ya varios años habían hablado de la sexualidad de su hijo y aunque le tomó por sorpresa y además tardó en comprenderlo, su amor de madre le hizo razonar y comprender que: amor es amor, y no importa qué o quién hiciera feliz a su hijo. Lo realmente importante era precisamente eso, ¡qué fuera feliz! Y hasta ahora lo ha apoyado en todo, pero quería que él mismo le dijera la verdadera razón del porqué quería estar en los dormitorios y en especial con el joven Tae Darvid.

—Ok, mamá, tú ganas, me gusta… —dijo apenas audible.

Y como toda mamá que se respeta, comenzó a fastidiar a su hijo.

—¿Qué dijiste, bebé?, no te escuché —decia poniéndose una mano en su oreja, señal de que supuestamente no había escuchado.

A Tee se le venía un color y otro a su rostro, aunque tenía mucha confianza con su madre, era difícil para él hablar de estos temas.

—Que Tae me gusta, mamá, y quiero estar a su lado.

—Bebe, ¿ya analizaste las consecuencias de estar a su lado si él no te llegará a corresponder?

Claro que le preocupaba, sabía que habían entablado una hermosa amistad, pero si su hijo se adentraba a querer buscar el amor de Tae y no lo conseguía, sufriría mucho y eso como madre no estaba dispuesta a permitirlo. Sin embargo, también sabía que su hijo debía madurar y saber las consecuencias de sus actos.

—Sí, mamá, lo sé y créeme, estoy dispuesto a quedarme en el único lugar donde no me verá, si eso sucede: a su lado.

Su madre no quería aceptar eso, pero viendo cómo era feliz al lado de Tae, lo apoyó incondicionalmente. Después de unos años seguía diciéndole que ya dejé a Tae hacer su vida y él haga la suya, pero Tee, no lo deseaba, mientras Tae no lo haga a un lado él seguirá estando junto a él y para él. No importa si es solo como amigos.

Fin flashback.

***

Lastimosamente así sucedió. Su compañero de cuarto y ahora de departamento solo se dedicaba al estudio y después al trabajo. Tae nunca se dio cuenta de sus sentimientos hacia él. Pero eso no importaba, juró estar siempre a su lado y lo estaba cumpliendo. Sin embargo, hace unos días, comenzó a notar que coqueteaba con él. Pero solo lo vió como algún juego de parte de su compañero, tal vez, solo para hacerlo reír y divertirse.

Llegaron a la torre y comenzaron a platicar todo el tiempo en que han estado juntos, anécdotas, sufrimientos, dificultades por las que habían pasado.

Sorpresas como el hecho que después de verse por primera vez ahí, se vieran en la universidad. El hecho de que Tee fuera hijo de la directora del plantel o el que siendo un niño rico como lo era Tee jamás dejó ver arrogancia en él o prepotencia y era una de las muchas cosas que le agradaba a Tae de él.

Pero en un momento dado se quedaron callados, viéndose a los ojos y Tae tomó la iniciativa, besando a su compañero. Beso que fue una gran sorpresa para Tee, no supo cómo reaccionar y solo se limitó a empujar a Tae y reclamar con lágrimas en los ojos.

—¿Por qué haces esto?, —gritó con un nudo en la garganta —¿te gusta burlarte de mí, tanto, que ahora me besas?

—¡No!, —Tae negó y se acercó a tomar el rostro de Tee —jamás jugaría así contigo.

No creyendo las palabras de Tae, Tee se iba a soltar pero Tae no lo permitió, lo abrazó más fuerte y lloró. Acción que sorprendió a Tee.

—Dime qué está pasando Tae, tú jamás has mostrado interés en mí, ¿por qué de repente me besas así? ¿Es acaso que tú sabes…

—¿Saber qué? —interrumpió Tae.

¿Acaso era posible? Tee nunca mostró tal interés en él o ¿Sí? ¿Había sido tan estúpido como para no darse cuenta? La respuesta al parecer era sí, vió a su compañero y sus ojos le dijeron todo lo que tenía que saber.

—Lo único que sé —continuo Tae —es que me gustas Tee, no, más bien, estoy enamorado como un loco de tí. Te sueño en las noches y no de una manera muy decente que digamos. Me vuelves loco cada vez que sonríes, cada vez que te preocupas por mi, cada vez que me das palabras de aliento, cada vez que te tomas la molestia de hacerme un aperitivo mientras termino todo el trabajo atrasado. El que te sientas a ayudarme y a consolarme cuando pienso en mis padres.

Tee seguía sin poder creer que su amor platónico de hace más de diez años estaba ahí, diciéndole que lo amaba, si era un sueño, no quería despertar.

—Dime algo, dime qué tú sientes lo mismo que yo, por favor. Si no es así dame la oportunidad de conquistarte y que te enam…

No termino de decir cuando Tee ya lo estaba besando. ¡Sí! Su Tee lo estaba besando y ¡Dios! Sonará egoísta pero quería que se detuviera el tiempo y que jamás transcurriera para quedarse ahí con él toda la vida. Pero bueno, la vida debe continuar y todos tienen que seguir adelante y ahora a él le tocaba seguir. Pero ya más confiado preguntó:

—Tee, ¿quieres ser mi novio?

—Sí, —con una enorme sonrisa contestó —Tae, sí quiero ser tu novio.

Se abrazaron fuertemente, no queriendo dejarse ir nunca. Años habían pasado como para que ahora que ya se tenían uno al otro como siempre habían querido, no iban a ser tan tontos como para dejarse escapar, no, eso jamás pasaría, iban a luchar uno al lado del otro para que esto funcionará. ¿Práctica?, ya la tenían. Años de vivir juntos les daba experiencia en sobrellevar un noviazgo exitoso.

***

Pasaron días, semanas y meses, los compañeros de trabajo cuando se enteraron solo se limitaron a decir: "Ya era hora". Incluso ellos habían notado que eran el uno para el otro.

Llegaron de un día cansado de trabajo y mañana tocaba descansar. Era su día libre. Pero Tae tenía otros planes. Ya tenían meses de ser novios pero no habían llegado más allá de besos, abrazos y dormir juntos. Era un paso serio y querían que fuera especial. Pero la espera estaba matando a Tae.

Tee entró a la ducha a asearse y concienzudamente lo hizo, ya que él también tenía planes diabólicos, según él.

Salió con solo una toalla en su cintura y con gotas bajando de su cabello. Sí, recordó lo que Tae le había dicho alguna vez en cuanto a cómo es que supo que estaba interesado románticamente en él. Así que pensó que esta sería una excelente manera de provocarlo.

Y vaya que lo logró. Tae, al verlo trago grueso. ¡Dios! Cómo envidiaba esas malditas gotas, se acercó lentamente a Tee sin dejar de ver esas gotas pero más bien ese hermoso abdomen trabajado y esa zona V que tanto quería tocar.

Llegó hasta él y lo besó, pero no un beso tierno sino uno apasionado, con deseo, celos y toda la lujuria que le provocó el ver esas malditas gotas recorrer la piel de su amado.

—¿A qué estás jugando? —dijo Tae con la respiración agitada.

—¿Yo? —con falsa inocencia contestó —no estoy jugando a nada y ¿tu? ¿Por qué ese beso tan apasionado?

—Porque te amo —se limitó a contestar e irse a la ducha.

Ya estando en la cama, Tae no lo soportó más y encaró a Tee.

—Tee… —con un ujum de parte de Tee, Tae continuó —deseo hacerte mío.

—Ya soy tuyo —interrumpió Tee haciendo que la poca cordura de Tae se fuera por el caño.

—No, totalmente, no eres mío. Necesito sentir tu piel, entregarme a ti por completo, necesito ser el primero y el último. Por favor —comenzó a besar a Tee y se subió encima de él —déjame hacerte el amor.

—Ya te estabas tardando —con una sonrisa de diablillo de caricaturas, tomó el cuello de Tae y comenzó otro beso más apasionado, un beso hambriento y voraz, tal parecía que estaba degustando un riquísimo festín, después de días sin comer.

Tae comenzó a quitarle la camisa del pijama. Recorrer con sus manos ese hermoso abdomen y esas deliciosas tetillas. No pudiendo aguantar más esa sensación de ansiedad por probar algo que se te antoja a muerte. Se dirigió a las tetillas y comenzó a chupar.

Tee solo gemía y disfrutaba, ¡diablos!, esto era mejor de lo que se imaginó. Tantos años deseándolo, que sentía como si fuera su última cena y moría mañana en la horca, pero eso qué importaba, ahora disfrutaría de su amado y ya mañana será otro día.

Tae llegó a la zona más codiciada por esos casi tres años. Saboreo y ¡rayos, qué sabor tan exquisito! Digno festín de los dioses. Comenzó a quitar el pantalón de Tee y ¡Jesucristo!, no tenía más que solo el pantalón y alguien salió a recibirlo gustoso.

—Eres bellísimo, pequeño, jamás me atreví a verte desnudo porque sentía que te incomodaba, ahora entiendo porqué, pero el hecho de que hayas hecho eso, me hace sentir como si estuviera descubriendo un gran tesoro y soy inmensamente feliz de ser yo el que lo encontró. Te amo y gracias por dejarme ser el primero en tu vida.

—Eres el primero y serás el único. Te amo igualmente, y no sabes cuánto desee este momento. Ahora, ¡cállate!, y sigue en lo que estabas.

Tae solo rio ante lo dicho y con una señal cuál soldado entrado, dijo: "A sus órdenes capitán". Siguió degustando tan exquisito festín.

Él mismo se desnudó y siguió con su labor. Para sorpresa de Tae, Tee ya estaba preparado, solo le señaló el buró del lado izquierdo y ahí había todo: condones, lubricantes, pastillas para el dolor… ¡todo! Su amado había previsto todo.

Tomó el lubricante y puso una porción generosa en sus dedos, comenzó a llevarlos lentamente a la zona V de Tee, jamás se cansaría de tocarla. Se dirigió por su miembro, lo llenó de lubricante y continuó por sus testículos, Tee solo gemía y disfrutaba. Llegó a esa zona prohibida para todo el mundo menos para él.

Acarició en círculos y volvió a llenar sus dedos de lubricante, sabía que era la primera vez de Tee, ¡vaya que lo sabía!, así que no iba a permitir que su pequeño TeeTee, como le decía de cariño, sufriera dolor, bueno, solo el necesario. Llevó un dedo a la entrada de Tee y éste gritó en modo de satisfacción. Sentía una tortura la lentitud con la que estaba actuando Tae. Pero al mismo tiempo lo disfrutaba.

Al sentir que su dedo salía y entraba con facilidad, llevó un segundo y así hasta tener los cuatro dedos haciendo movimientos circulares y de tijeras, quería dilatar muy bien a su pequeño.

Estando listo Tee, le pidió a Tae que ya, por favor, entrará, que no soportaría más tiempo. Y éste obedeció. Tomó un condón, se lo puso y lo llenó de lubricante. Comenzó a introducirse lenta y tortuosamente. Ya estando todo dentro, espero a que Tee se acostumbrara, dando besos y algunas caricias para relajarlo.

Tee sonrió y comenzó a moverse, señal para Tae de que debería comenzar a hacer disfrutar como nunca a su pequeño. Comenzó con vaivenes suaves y "deliciosos", como Tee mismo se lo susurraba al oído.

Pero en un momento dado, Tee, no soportó y pidió más y más fuerte, Tae había dado en un punto inexplorado y se sintió que bajó del cielo al infierno en un segundo. Sentía estar en el paraíso pero al mismo tiempo las llamas del infierno lo estaban consumiendo. ¡Qué cúmulo de sensaciones tan satisfactorias!

Jamás cambiaría nada de lo que hizo por estar al lado de Tae, jamás se arrepentiría de permanecer junto a él, en las buenas y en las malas. Se juró estar con Tae hasta que él lo echara de su lado y por fortuna eso nunca sucedió y ahora, ya era suyo completamente. Tanto dolor y sacrificio ahora estaban rindiendo frutos y de la mejor calidad.

Tae jamás se arrepentiría de permitir entrar a su vida a ese pequeño humano que se encontró en un lugar tranquilo y que se convirtió en su lugar favorito. Pero ahora Tee era, no solo su lugar favorito, sino su lugar seguro y jamás lo iba a dejar.

Tae tomó el miembro de Tee y comenzó con vaivenes al ritmo de sus estocadas, causando un espasmo maravilloso entre la sensación de que te estén masturbando y al mismo tiempo dando en tu punto más sensible, fue un estallido de deseo y gran satisfacción que sintió, al venirse en la mano de Tae, comenzó con grandes espasmos. Al mismo tiempo apretaba el miembro de Tae que todavía seguía dentro de él.

—Oh-ahh sí mi pequeño, aprietas maravillosamente bien —decía Tae con los ojos en blanco.

Tae continuaba dando estocadas y después de unas cuantas más, se vino dentro de Tee en el condón. Se quedó un momento así, unido a él. No quería salir pero era el momento. Si no, su amiguito iba a despertar y no se iba a poder detener. Sabía perfectamente que Tee estaría adolorido y no quería que el día de mañana estuviera sufriendo las consecuencias. A regañadientes salió de él. Se quitó el condón y se volvió a acostar al lado de Tee.

Se abrazaron y besaron tiernamente.

—Gracias, gracias por dejarme ser el primero. Por favor, jamás te vayas de mi lado, déjame ser siempre quien esté contigo —dijo Tae con lágrimas en los ojos de felicidad absoluta.

Seguía sin creer lo que acaba de pasar, fue maravilloso y no lo cambiaría por nada ni por nadie. Tee sonrió y besó nuevamente los labios de Tae.

Para Tee el haber encontrado a Tae ese día de desolación en el lugar que siempre había sido su refugio, ese magnífico reloj, que le decía que el tiempo jamás se detenía, que debía seguir adelante, pasará lo que pasará. Ahora, esa promesa que hizo frente a ese reloj viendo a la persona que estaba a su lado, hace ya muchos años, la estaba cumpliendo y la cumpliría siempre. Daba gracias al tiempo, por llevarlo ese día, en ese preciso momento y conocer al amor de su vida.

—Jamás me iré a menos que tú me lo pidas, —respondió igualmente con lágrimas de felicidad en los ojos —estaré "Siempre a tu lado".


Fin.

***

Nota de autor:


Espero que hayan disfrutado éste pequeño regalo.

Siempre les he dicho que amo MewGulf, soy incondicional de ellos. Pero también me gusta leer de otras shipp, y ahora mi hermosa Jeff_Suppasit me pidió un one shot de ellos. Vi la serie y me gustó mucho (Triage). Así que tuve inspiración para hacerlo. Disfruta tu regalo, bebé.

Disfruten mucho.

De mi parte con mucho amor para tod@s ustedes...


JossePpar 😚😚



Continue Reading
Further Recommendations

burrichristine: Wann kommt das 2. Buch?

laselisakhanya: I feel like Cassie and Cole just need to sit down and have an honest chat about what they really want and what they expect from each other. And finally after conversation they just tell everybody that they are togetherThe book is great and well written I've enjoyed everything about it

Selina: Das Buch ist sehr spannend und auch schön geschrieben. Ich finde gut das es aus vielen Sichten geschrieben ist.

Carmen Mita: Súper intrigante, esperando la segunda parte

Trudi: Awesome continuation. I hope this series continues irs

Mandy: Das Buch ist gut geschrieben und spannend. Ich lese es bestimmt noch mal

Ronni: Me encanta la temática es maravillosa el amor del Kookmin es bonito y los cachorros son tan tiernos 🫶🏻

Tine75: Tolle spannende Geschichte🥰freu mich schon auf den 2ten Teil😍

More Recommendations

Bam.jk8338: Estuvo bien redactado y bien explicito, eso me gustó

annemirl56: Gefällt mir sehr gut! Gut und zügig zu lesen.. deine Bücher laden zum entspannen ein.Danke dafür 🫶🫶🫶

Meegan: About to start book 4 omg I'm so so addicted to this series

Sheila: A good book I will read it further as it is finished

Saloni Acharya: The whole series is so good. It’s like you can’t keep it down without reading it the whole way and then start the next one. Time flies and you don’t realise it’s late night and you have to go to sleep 😂. The characters are awesome with strong plots and love every couple. 😍🥰

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.