Write a Review

Alice

All Rights Reserved ©

Summary

—Te amo —dije acercándome a ella. —No tanto como yo a ti —respondió segundos antes de besarme. Ese fue el mejor momento de mi vida, y el último que pasaríamos juntos.

Genre:
Thriller / Romance
Author:
Freider Korff
Status:
Complete
Chapters:
1
Rating:
n/a
Age Rating:
16+

Alice

—Te amo —dije acercándome a ella.

—No tanto como yo —respondió segundos antes de besarme.

Ese fue el mejor momento de mi vida, y el último que pasaríamos juntos. Ya han transcurrido más de seis meses y todos creen algo distinto. Gracias a una ola de desapariciones que ha azotado la ciudad, unos piensan que fue secuestrada y sus captores decidieron asesinarla, otros que se suicidó en el bosque y nadie pudo encontrar el cuerpo, e incluso hay quienes van más allá, y dicen que decidió escapar con alguien...


Despierto con el cuerpo adolorido, y me doy cuenta de que he vuelto soñar con ella. De hecho, desde aquel día no dejo de darle vueltas al asunto, aunque dejando eso de lado, esto no parece ser mi cuarto ni ningún otro sitio conocido. Está completamente oscuro, no hay ventanas, y por lo que puedo ver, la única forma de llegar a la salida es subiendo unas largas e interminables escaleras. Intento ponerme de pie, pero al apoyar las manos en el suelo, caigo de bruces y todo se desvanece...


Siento cómo alguien me observa y, asustado, abro los ojos. Logro ponerme boca arriba para barrer todo el recinto con la mirada, y según lo poco que puedo ver, estoy completamente solo. Dejo salir un pesado suspiro, y trato de recordar cómo demonios llegué hasta acá.

—¿Estás bien? Creí que nunca te volvería a ver —su voz aterciopelada interrumpe mis pensamientos y, al girarme, simplemente no lo puedo creer.

—¿Alice, eres tú? —pregunto incrédulo, y como siempre, ella se limita a sonreír.

Recorro todo su cuerpo con la mirada, y una vez más puedo apreciar su larga cabellera castaña, sus expresiones faciales, sus brillantes ojos verdes...

De repente, me hace una seña para que guarde silencio, y antes de que pueda preguntarle el motivo, escucho los pasos de alguien en las escaleras. Me quedo callado, y después de varios segundos, veo cómo una silueta camina hacia mí. A medida que se va acercando, noto que se trataba de un hombre. Este es alto y delgado, con marcados rasgos asiáticos y su lacia cabellera le cubre la mitad del rostro. Viste con un mono de trabajo verde que, a simple vista, se nota que está manchado de sangre.

—Vaya, ya despertaste.

—¿Quién es usted? —pregunto, mirándolo de arriba abajo.

—Lo sabrás cuando llegue tu turno —responde mientras se lamía los dedos—. Por ahora limítate a disfrutar de la soledad, pronto no podrás hacerlo.

—Un segundo, ¿a qué se refiere?

—Veo que no lo entiendes, chiquillo —niega con la cabeza—. Olvídalo, no vale la pena desperdiciar mi valioso tiempo en ti —agrega, y acto seguido, se va por dónde vino.


Despierto con el estómago rugiendo y un fuerte dolor de cabeza. No sé cuánto tiempo llevo aquí, pero parece ser una eternidad. Mi captor no ha vuelto a aparecer desde aquella vez, así que supongo que me dejará morir de hambre... Pensando en esto, escucho cómo se abre la puerta del lugar y, acto seguido, veo al asiático acercándose a mí. Esta vez viste un mono de trabajo blanco, y advierto que en su mano izquierda trae un enorme cuchillo. Comienza a acortar la distancia entre nosotros, e inmediatamente puedo ver lo que está tramando.

—Ha llegado tu turno —una sonrisa cínica se manifiesta en su rostro, y siento cómo se me forma un nudo en el estómago.

—Por favor, debe haber algún malentendido... —retrocedo varios pasos.

—No tengas miedo, será un solo golpe —se lame los labios—. Después no sentirás absolutamente nada.

—¿Qué demonios...? —intento dar otro paso hacia atrás, pero una pared me lo impide. Estoy acorralado.

El sujeto suelta una carcajada y levanta su cuchillo para acabar conmigo. Tan rápido como puedo, le conecto un puñetazo en la nariz, e intento quitarle el arma. Sin embargo, antes de que pueda hacer algo, el asiático logra derribarme con una llave de Judo y coloca su pie sobre mi garganta.

—Buen intento —limpia la sangre que brota de su nariz—. Lástima que no haya servido para nada.

Vuelve a levantar el cuchillo, y esta vez sé que no tengo ningún escape. Cierro los ojos con fuerza y, resignado, espero el final...

—¡Corre! —me ordena la voz de Alice—. ¡Voy detrás de ti!

Reacciono y veo que mi captor está tendido en el suelo. Inmediatamente, me pongo de pie, corro hacia la salida del sótano, y cierro la puerta detrás de nosotros.

—¿Tienes alguna idea de cómo podemos salir de aquí? —pregunto dándole un vistazo rápido a todo el lugar.

—¡Por allá! —señala una puerta blanca con aspecto desgastado.

Sin pensarlo, corremos hacia ella, y somos conducidos a lo que parece ser el depósito de una carnicería. Varios ganchos cuelgan desde el techo y, a su vez, estos sostienen distintas piezas de carne. A los lados, puedo ver enormes congeladores que, a simple vista, se nota que están llenos a tope. Toda la cerámica tiene manchones de sangre, tanto seca, como reciente, así que tal vez haya habido acción por aquí...

Observo los alrededores en búsqueda de cualquier cosa que sirva como arma, y localizo varios cuchillos sobre una mesa de madera. Rápidamente, me acerco a ella y noto que alguien había estado picando algunas piezas de carne. De inmediato, noté que se trataba de una pierna humana, y al girarme, observé que los cuerpos colgantes también eran humanos. Sentí unas fuertes náuseas, y sin poder contenerme, vomité sobre el suelo.

En ese momento, escucho entrar al sujeto, quien camina hacia mí con una escalofriante tranquilidad. Agarro el primer cuchillo que está a mi alcance, y él suelta una sonora carcajada.

—Esta vez no hay ninguna escapatoria —dice con un dejo de alegría en su voz—. Terminarás colgando en uno de estos ganchos.

—¿Tú mataste a todas estas personas? —veo cómo asiente orgulloso.

Aprovechando que estoy en shock, el asiático lanza varios tajos en mi dirección. Alice tira de mí, y gracias a ella logro esquivarlo. Intento contraatacar, pero recibo una profunda cortada a lo largo del antebrazo y esto me detiene en seco. Suelto un alarido, y siento cómo chorros de sangre comienzan a salir de la herida.

—¡Ve y llama a la policía! —grito a todo pulmón.

El asiático se gira extrañado, y mi chica lo golpea con algo que no logro distinguir. Como es de esperarse, el golpe lo deja aturdido por varios segundos, los suficientes para tomarla de la mano y salir de aquella habitación. Nuevamente llegamos al pasillo y ahí nos dirigimos a otra puerta. Esta nos lleva a lo que parece ser una sala de estar, puedo ver muebles de cuero y un elegante comedor hecho de madera. Mientras observamos la estancia, comienzo a sentir un fuerte mareo, las sienes me palpitan, y sé que si no conseguimos la salida lo más pronto posible, podemos darnos por muertos.

De repente, logro distinguir una pequeña ventana al fondo de la habitación, y sin perder tiempo, me dirijo hacia ella. Un atisbo de esperanza vuelve a mí cuando noto que al otro lado del cristal se encuentra una calle bastante amplia. Utilizando el brazo sano, lucho para abrirla, y luego de forcejear por varios segundos, esta cede. De inmediato, le ofrezco el paso a mi chica, pero ella insiste en que yo salga primero. Sé que lo peor que podemos hacer en este momento es discutir, así que decido hacerle caso. Saco las piernas por la ventana, y cuando estoy a punto de escapar, veo cómo el sujeto corre en nuestra dirección.

—¡Busca ayuda, yo me encargaré de él! —se coloca frente a mí.

—¡¿Estás loca?! ¡No voy a dejarte sola con ese enfermo! —levanto la pierna izquierda para volver a entrar—. ¡Me aseguraré de que...!

Siento cómo me empuja hacia el exterior, y a pesar de mis intentos, pierdo el equilibrio y caigo de espaldas sobre el césped. Hago un esfuerzo sobrehumano para levantarme, e inmediatamente voy hacia la ventana. Sin embargo, estando a un par de metros, observo cómo esta baja de golpe. Alice se despide de mí con la mano, y sus labios articulan dos palabras: “Te amo”. Las cortinas se cierran, y antes de que pueda hacer algo por ella, sus desgarradores gritos retumban en mis tímpanos...


Una enfermera sutura la herida de mi brazo, mientras que una y otra vez revivo todo lo sucedido. Aún no puedo creer todo lo que estuvo dispuesta a hacer por mí, me siento culpable. La policía registró los alrededores, pero aseguraron que Alice no estaba por ningún lado. En su lugar, encontraron decenas de cuerpos mutilados...


La enfermera termina su trabajo, me da el alta médica, y luego de algunas indicaciones para el cuidado de mi herida, abandona la habitación. Aprovecho el momento y, con cierta dificultad, voy hacia el exterior del hospital. Necesito algo de aire fresco... y no quiero que me vean llorar.

—No te preocupes, estoy bien —distingo su voz a mis espaldas.

—¡Alice! —me giro emocionado—. ¡Has vuelto! ¿Estás herida? ¿Quieres que llame a un doctor?

—No es necesario, solo vengo a despedirme.

—¿De qué hablas?

—Debo partir —baja la mirada.

—¿A dónde vas? Puedo acompañarte...

—Veo que aún no lo entiendes... —una sonrisa agridulce se manifiesta en su rostro—. Yo... yo morí hace seis meses.

—¿Qué? —quedé petrificado.

—Fui descuartizada por el mismo hombre que te secuestró.

—Pero...

—Cuando llegué al más allá supe que tú también caerías en sus manos, así que pedí una última oportunidad para salvarte. Ahora que estás fuera de peligro, debo regresar —se acercó a mí, y con suavidad, me planta un beso en los labios—. Te amo, nunca lo olvides, y por favor, no te culpes por lo sucedido.

Mientras habla, observo cómo su cuerpo comienza a desvanecerse frente a mí. Primero sus piernas, luego el torso, y finalmente la cara...

Continue Reading
Further Recommendations

Francoise: Comme toujours ce tome est super.Merci pour vos écrits.

burrichristine: Wann kommt das 2. Buch?

laselisakhanya: I feel like Cassie and Cole just need to sit down and have an honest chat about what they really want and what they expect from each other. And finally after conversation they just tell everybody that they are togetherThe book is great and well written I've enjoyed everything about it

Selina: Das Buch ist sehr spannend und auch schön geschrieben. Ich finde gut das es aus vielen Sichten geschrieben ist.

Carmen Mita: Súper intrigante, esperando la segunda parte

Sylvia: This was such a good read. Fast pace, second chance mate, badass heroine. Story just flowed and read it drom srart to finish. Cant wait to see what more this author brings out.

Laura: Ich habe das Buch innerhalb eines Tages durchgelesen . Konnte einfach nicht aufhören ☺️

Army gurl: I love this novel soo much

mitali: The book is quite interesting and the story line is also nice I will recommend this book to my friends

More Recommendations

ducora12: Super histoire j ai adoré beaucoup aimé tes personnages ta note d humour merci pour se moment partagé 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰 🥰

annemirl56: Toller Schreibstil wie immer und sehr erotisch 😘😘muss auch dabei sein, sonst istces langweilig 😘

Molly: I wasn’t sure if I wanted to start this one as the characters are a bit younger but I wanted to see if this poor girl would finally be able to be free of abuse and open to accept love (family) and be able to heal. It’s is great so far, minimal spelling errors, I think the Spanish isn’t necessary ...

Meegan: About to start book 4 omg I'm so so addicted to this series

About Us

Inkitt is the world’s first reader-powered publisher, providing a platform to discover hidden talents and turn them into globally successful authors. Write captivating stories, read enchanting novels, and we’ll publish the books our readers love most on our sister app, GALATEA and other formats.